Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Enrique Guisado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Enrique Guisado. Mostrar todas las entradas

Hoy vi..ese primer rayo que se adentró por la ventana.


Hoy vi… una noche convertida en el día, un susurro que creció hasta convertirse  en el grito de reclamo que llamaba, a esas letras  que caminaron al regazo de los sueños  que habitan tu almohada. Hoy vi… como la luz devolvía ese brillo que tu ser desprendía,  como los pasos no se borran en esa arena  que a veces fue tormenta y otras una plácida playa. Hoy vi… esa sonrisa que gana siempre a la magia de la media noche,  una estrella que adorna el firmamento y sirve de dulce compañía a la luna. Hoy vi… como tus manos guardan esa huella invisible que dejaron las mías,  como de tus labios nacían nuevos besos que entregar en la mañana. Hoy vi… el camino recorrido como un inmenso valle,  donde esta primavera crea versos entre las flores que con paciencia colorea. Hoy vi… como entre tu pelo el viento jugaba a esconderse,  enredando una y otra vez hasta peinar esa trenza  y dejar allí oculto ese último segundo de un beso. Hoy vi… el lugar donde guardas todas las caricias que fueron entregadas,  impregnadas del tacto de seda, del perfume fresco con la que las bañas. Hoy vi… como ni mi soledad importaba, como miles de mis anhelos se tornaron en un ciclón,   y como en ti desembocaron para venir a mi vera de nuevo  y entregarme un breve latido de tu corazón. Hoy vi… ese primer rayo que se adentró por la ventana  y que dibujó delicadamente nuestras siluetas bajo las sábanas.
Hoy vi…
una noche convertida en el día, un susurro que creció hasta convertirse 
en el grito de reclamo que llamaba, a esas letras 
que caminaron al regazo de los sueños  que habitan tu almohada.
Hoy vi…
como la luz devolvía ese brillo que tu ser desprendía,
 como los pasos no se borran en esa arena
 que a veces fue tormenta y otras una plácida playa.
Hoy vi…
esa sonrisa que gana siempre a la magia de la media noche,
 una estrella que adorna el firmamento y sirve de dulce compañía a la luna.
Hoy vi…
como tus manos guardan esa huella invisible que dejaron las mías, 
como de tus labios nacían nuevos besos que entregar en la mañana.
Hoy vi…
el camino recorrido como un inmenso valle,
 donde esta primavera crea versos entre las flores que con paciencia colorea.
Hoy vi…
como entre tu pelo el viento jugaba a esconderse, 
enredando una y otra vez hasta peinar esa trenza 
y dejar allí oculto ese último segundo de un beso.
Hoy vi…
el lugar donde guardas todas las caricias que fueron entregadas,
 impregnadas del tacto de seda, del perfume fresco con la que las bañas.
Hoy vi…
como ni mi soledad importaba, como miles de mis anhelos se tornaron en un ciclón,  
y como en ti desembocaron para venir a mi vera de nuevo 
y entregarme un breve latido de tu corazón.
Hoy vi…
ese primer rayo que se adentró por la ventana 
y que dibujó delicadamente nuestras siluetas bajo las sábanas.

La ley de la vida establece que lo viejo debe morir para dar paso a lo nuevo.

La ley de la vida establece que lo viejo debe morir para dar paso a lo nuevo.
 Se terminó lo viejo.
 Habrá un nuevo día, habrá una nueva etapa.
Así se despidió nuestro amigo Guille Silva al cerrar su blog.

Sus palabras me dejaron pensando y reflexionando porque decir adiós es duro, pero tenemos que buscar nuevos caminos y nuevos horizontes y los que me leen saben que mi vida se volvió un desastre en un abrir y cerrar de ojos,
 pero yo como Guille quiero dar entrada a una luz de esperanza.

Estoy cansada del mismo cielo celeste
sin un sol para brillar,
quiero nuevos sueños, nuevas emociones
 quiero nuevos ojos para mirar,
nuevos labios para besar,
nuevos sueños que buscar.

"Todas las cosas negativas las dejare salir
 y  empezare a procesar mis sentimientos."