Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Echar de menos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Echar de menos. Mostrar todas las entradas

Carta a un viejo Amor.


14 de Agosto, 2016


Voy e escribirte… porque es lo que mejor se hacer, porque es la única manera que tengo para que tu extraña sensación dentro de mi desaparezca, esa que tú engendraste en mi sin que yo me diera cuenta, y que ahora siglos después he descubierto que solo tú eres capaz de activar ese sensor que me hace querer salir corriendo.

Lo cierto es que te echo de menos. Te echo más de menos que antes de todo aquello que paso. Tu sonrisa, las locuras y esa las ganas de siempre reír sin parar. Te echo de menos a ti y lo que eras en mi. A nuestra particular relación sin empezar, sin terminar, pero con tanto que compartir.

Quizás hoy, no hubiera dejado irse todo aquello. Quizás hoy puede que igualmente nuestros caminos se hubieran separado y yo hubiese seguido luchando. Aun recuerdo cómo querías todo de mí y cómo te conformabas con lo mínimo. ¿Dónde te fuiste? No se, lo que si se, es que ya nunca serás el mismo. Lo vi en tus ojos y lo reconozco en cada minuto que pasa y todo ha acabado olvidado para siempre.

Probablemente, solo seas una gran historia que siempre podré recordar mientras se me pone la carne de gallina. Quizás, solo conocí esa parte de ti que rozó lo agradable, hermoso y placentero de mi.

Y ahora después de releer esta carta que nunca recibirás solo me pregunto: ¿Cuándo será el puto día que te deje de escribir y recordar?.


Nunca más tuya,
                          MaryM


Cuando nadie me ve.


-Alejandro Sanz - Cuando Nadie Me Ve.

A veces te miro y a veces te dejas. Me prestas tus alas, revisas tus huellas. A veces por todo aunque nunca me falles. A veces soy tuyo y a veces de nadie. A veces te juro de veras que siento no darte la vida entera, darte sólo esos momentos ¿Por qué es tan dificil?...Vivir sólo es eso...Vivir, sólo es eso... ¿Por qué es tan dificil? Cuando nadie me ve puedo ser o no ser, cuando nadie me ve pongo el mundo al revés. Cuando nadie me ve no me limita la piel. Cuando nadie me ve puedo ser o no ser. A veces me elevo, doy mil volteretas. A veces me encierro tras puertas abiertas. A veces te cuento por qué este silencio y es que a veces soy tuyo y a veces del viento. Te escribo desde los centros de mi propia existencia donde nacen las ansias, la infinita esencia. Hay cosas muy tuyas que yo no comprendo y hay cosas tan mias, pero es que yo no las veo, supongo que pienso que yo no las tengo. No entiendo mi vida, se encienden los versos. Que a oscuras te puedo, lo siento no acierto. No enciendas las luces que tengo desnudos el alma y el cuerpo. A veces me elevo, doy mil volteretas. A veces me encierro tras puertas abiertas. A veces te cuento por qué este silencio. Y es que a veces soy tuyo y a veces del viento. A veces de un hilo y a veces de un ciento y hay veces, mi vida, te juro que pienso: ¿Por que es tan dificl sentir como siento?


-Alejandro Sanz - Cuando Nadie Me Ve.

No fuiste tú quien se marchó, fui yo que no te supe retener.

Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, si te fuiste hace un rato o ya son mil años que no vives aquí. Con las telarañas de cada rincón de esta desolada y triste habitación -será, que tengo que limpiar, cada recuerdo tuyo. Tus huellas que en mi piel aún se dejan ver. Tu nombre que no sé olvidar, perdóname, entiéndeme, si pienso en ti otra vez.  No fuiste tú quien se marchó, -que va fui yo- Fui yo que no te supe retener, no fuiste tú quien dijo no, y te pienso sin querer. Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, Cuánto puse de mi parte o en qué parte de este cuento fue, que yo te perdí, y me doy la vuelta imaginándome, que en cualquier momento vas aparecer. Será, Que yo tengo que olvidar, ¿A ver lo que hay que hacer?, Si aún te puedo ver, Si aún te puedo oler, Si aún me lates en la sien. Me preguntaba qué, ¿Qué había de mi antes de ti?, No sé. Yo creo que empecé a vivir después de que te conocí.   -Franco De Vita y Gloria Trevi.

Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, si te fuiste hace un rato o ya son mil años que no vives aquí. Con las telarañas de cada rincón de esta desolada y triste habitación -será, que tengo que limpiar, cada recuerdo tuyo. Tus huellas que en mi piel aún se dejan ver. Tu nombre que no sé olvidar, perdóname, entiéndeme, si pienso en ti otra vez. 
No fuiste tú quien se marchó, -que va fui yo- Fui yo que no te supe retener, no fuiste tú quien dijo no, y te pienso sin querer. Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, Cuánto puse de mi parte o en qué parte de este cuento fue, que yo te perdí, y me doy la vuelta imaginándome, que en cualquier momento vas aparecer.
Será, Que yo tengo que olvidar, ¿A ver lo que hay que hacer?, Si aún te puedo ver, Si aún te puedo oler, Si aún me lates en la sien. Me preguntaba qué, ¿Qué había de mi antes de ti?, No sé. Yo creo que empecé a vivir después de que te conocí.


-Franco De Vita y Gloria Trevi.


Supe que estaba enamorada cuando tu sonrisa tuvo más sentido que todo lo que escribía.


Supe que no tenía salvación cuando todas las canción de amor cobraron sentido, cuando te comencé a ver entre la gente, entre los libros, entre cualquier letra de una canción cualquiera y entre películas románticas. Te metiste entre mis ideas y arrancaste mil suspiros, entonces, supe que ya era demasiado tarde, que vendrían noches de desvelo, días en los que no sabría como sacarte de mis pensamientos, días de no saber como llamarte y noches en las que todo tiene doble sentido. Supe que estaba enamorada cuando tu sonrisa tuvo más sentido que todo lo que escribía.

No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

Los días pasan. Es inevitable. Pasan las horas y los minutos. Y el tiempo te va cambiando. El tiempo te hace más fuerte, más sabio, más constante y coherente…o todo lo contrario. El tiempo te hace pensar que quizás no merece la pena esperar tanto por nada, o te dice a gritos que cuando le encuentres, quizás haya merecido la pena tanto tiempo. Las arrugas no solo aparecen en la piel de las personas. Todo acaba arrugándose. Los recuerdos, las letras de canciones, los papeles en los que escribías aquellos versos, las sábanas donde un día compartimos más que un sueño y un abrazo. Se arrugan y se secan como hojas de el otoño. Si. El otoño ya mismo volverá y con él la nostalgia y los días más tristes y largos. Los días con ese sabor a frió y helado que trae el invierno. Y será entonces cuando de nuevo recuerdes el calor que desprendía su corazón al latir cerca del tuyo…Esperaré paciente. Si. No sé cuánto tardará en pasar el tiempo. Pero no creo que los días duren más de 24 horas. Mientras, seguiré viviendo un verano especial. Un verano cualquiera de cualquier año. Seguiré disfrutando de los días de Sol que traen luz a mi vida. Mientras tanto…seguiré aquí. No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..


No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

Luna, tu que lo ves, dile cuanto lo extraño.

Luna, tu que lo ves, dile cuanto le amo. Luna, tu que lo ves, dile cuanto lo extraño. Esta noche se que el esta contemplándote igual que yo. A través de ti quiero darle un beso. Tu que sabes de soledad  aconséjale por favor de que vuelva convéncelo te ruego. Luna, tu que lo ves, dile cuanto es que sufro, luna dile que vuelva porque ya es mucho. Tu que sabes en donde esta, acaríciale con mi amor. Dile que es a quien yo mas, mas quiero. Tu que sabes por donde va ilumínale con tu luz su sendero porque quizás no es bueno pero dile que lo quiero.
Luna, tu que lo ves, dile cuanto lo extraño.
Artist: Ana Gabriel
Album: Luna
Released: 1993

Te veré al otro lado de la cama.


Y pensar en lo triste que es ver cómo se hace cenizas -frente a tus ojos- lo que quieres construir con alguien; el lugar, las esperanzas, todo lo que pusiste en ello: las ganas, las ilusiones, todo. A veces siento que estoy en una caída en un abismo sin fondo y que tú no vendrás a salvarme; a veces siento que estoy por volverme cuerdo y que tú no vendrás a sacarme a bailar. Hay noches en las que me da por desviar la mirada a la luna y querer que tú me eches de menos. De que, en cualquier día de estos, saldrás corriendo y tocarás la puerta, o entrarás por la ventana y te veré al otro lado de la cama. Y haremos temblar al frío.

                                           Benjamín Griss

 Hay noches en las que me da por desviar la mirada a la luna y querer que tú me eches de menos.

Hoy mi pasado me vuelve a atrapar.


Sábanas revueltas. Lágrimas, sombras y recuerdos.

El pasado vuelve, la atrapa, y la sumerge.

De repente, despierta.

Mira por toda la habitación, está asustada.

La ventana sigue abierta, pero todo es oscuridad.

Saca los pies de la cama, se incorpora y va al baño.

Está pálida y sudorosa. Tiene un aspecto horrible..

Recoge su pelo en una coleta alta, 

y se apoya en el lava-manos. 

Se lava la cara y regresa a su cuarto.

Son las cuatro y media de la mañana,

pero no tiene sueño.

Parece como si hubiera dormido

tres días sin pausa.

Se asoma a la ventana y una ráfaga de viento frío

hace que se le erice la piel.


Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Si la vida borrara de repente todas mis horas vividas y así todo mi ser se extinguiera sin quedar rastro de mi, si todo volviera a resurgir de la nada y mi alma comenzara nuevamente a existir, sólo quiero la bendita suerte de volver a tenerte, de quedarme en tus brazos y todo lo vivido, volverlo a vivir. Necesito un "Te amo" de esos que te erizan la piel. Ya no recuerdo que lindos se escuchan.

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

La vida se acaba, los sueños se gastan...



Me quedé observandole, estoy obsesionada con la sincronización con la que respira, con su pecho hundiéndose y su corazón latiendo con tranquilidad. Quería acariciarle pensé que sería egoísta Pero no me importo si despertaba, si el sueño se acababa, sujete su brazo y me enrolle en él. Desperté con la leve impresión de sentir un calor abrigador, abrí mis ojos y no lo encontré ahí, ahí donde siempre quise que estuviera. "La vida se acaba, los sueños se gastan..."



Todo lo que necesito es una caricia de Buenas noches.


Este blog es mi pedacito de cielo, mi almohada, 
mi diario vivir, mis subida y bajadas.
Aquí escribo en noches que me siento fuerte,
 en días que soy mas débil que el viento.

En una noche como esta así me siento.
Todo lo que necesito es una caricia de  
Buenas noches.

Aquellas canciones me siguen diciendo lo mismo.

En realidad nada ha cambiado,

 aquellas canciones

 me siguen diciendo lo mismo, 

el sol brilla con la misma intensidad, 

y todo lo que hace un tiempo 

despertaba con mucho ruido 

a esa manada de hormigas en mi tripa, 

sigue haciendo el mismo ruido.

 Y las mismas cosquillas.


Eso de que al final te acostumbras es pura patraña.


A ella la marca se la dejó la diferencia de haberse tenido que acostumbrar a casi todo. A entrar sin llamar y salir con la traición clavada en los ventrículos y en las aurículas. También se ha acostumbrado a oír sin escuchar y a que la oigan sin ser escuchada. Pero no se ha acostumbrado a todo. Hace dos semanas dicen que gritó ante las estrellas del cielo rotundo que seguiría la bonita costumbre de permanecer enamorada del amor y de la sonrisa eterna. Lo prometió el día que llorando por dentro se dio cuenta que eso de que al final te acostumbras es pura patraña.



Te quieros que dolían más que las mentiras.

Echarte de menos. Recuerdos. 
Escuchar canciones dedicadas, románticas, olvidadas. 
Lo que no he olvidado es llorar. 
Qué bonito era todo. 

Mentiras. Verdades a medias. Ilusiones. Sueños sin futuro. 
Esperanzas que se esfumaron. 
Frío. Más llanto. 
Heridas cicatrizando que nunca llegarán a sanarse.
Tacones, fiestas y alcohol. 

Felicidad aparente: 
Sonrisa en la cara y lágrimas en el corazón..
Mensajes baratos; conversaciones. 
Muchas palabras. 

Te quieros que dolían más que las mentiras. 
Dudas. 
Caminar entre el amor y el odio. 
Sentimientos contrarios e incomprensibles. 
Largas historias.
 Quizás juntos o tal vez separados. 



Hemos formado parte de este juego y eso, 
quieras o no, 
a los dos nos dejó marcados.

Solo a veces te extraño.


A veces tu, a veces yo, a veces si, a veces no,
a veces quisieras que fuese como tu progenitora,
a veces martes, a veces 13, a veces días, semanas, meses
como a veces quisiera desaparecer del mapa.

"A veces, solo a veces te extraño"
 Hoy no sé de promesas rotas, ni de palabras olvidadas,
solo sé que EXTRAÑO más que nunca la ternura de tu mirada.


No te veo, no te hablo, no te llamo, pero cuando escribo te pienso.


El desamor:

Quizás pensamos que mientras más lo "vivamos" menos nos dolerá pero ahí esta. ¿Y cambiaría en algo si te dijera que nadie te iba a querer nunca como yo pude haberte querido? Te dije que yo no escribía para ti, ¿ y que esperabas idiota ? Esas palabras fueran falsas. No te veo, no te hablo, no te llamo, pero cuando escribo te pienso. Nunca aprendí a quejarme pero sí a sentir. Hay otras hombres en el mundo lo sé, lo he sabido siempre. Más guapos, más altos, más listos, pero no son tú, no serán tú.


Lindo.

Hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre.


No he sabido dejar de echarte de menos. Porque puedo ser cualquier cosa menos infiel a lo que siento. “Hay personas que nos hablan y ni las escuchamos, hay personas que nos hieren y no dejan ni cicatriz; pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre.”¿Cómo hacer para olvidarte?


No he sabido dejar de echarte de menos.

¿Cómo hacer para olvidarte?

Odio pelearme por una estupidez con gente que realmente me importa.


Debo confesar que cuando estoy incomoda agarro el celular y hago como que hago algo. Que en mi mente planeo conversaciones que nunca se van a llevar a cabo. Que odio pelearme por una estupidez con gente que realmente me importa. Que odio cuando me dicen " Te extraño " y no hacen nada para verme. Confieso que a mi también se me paró el corazón, que yo también tuve un nudo en la garganta cuando me entere de algo y tuve que fingir que estaba todo bien. Que cuando no entiendo lo que alguien me esta diciendo, yo solo sonrió hasta que se calle. Confieso que yo también tuve un ataque de sinceridad y después pensé:¿Para qué carajo se lo dije?



 Debo confesar que cuando estoy incomoda agarro el celular y hago como que hago algo. Que en mi mente planeo conversaciones que nunca se van a llevar a cabo. Que odio pelearme por una estupidez con gente que realmente me importa. Que odio cuando me dicen " Te extraño " y no hacen nada para verme. Confieso que a mi también se me paró el corazón, que yo también tuve un nudo en la garganta cuando me entere de algo y tuve que fingir que estaba todo bien. Que cuando no entiendo lo que alguien me esta diciendo, yo solo sonrió hasta que se calle. Confieso que yo también tuve un ataque de sinceridad y después pensé:¿Para qué carajo se lo dije?