Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta sonrisas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sonrisas. Mostrar todas las entradas

Así somos las mujeres.


Aveces necesitamos de un beso apasionado y sentir que volamos en el espacio, otras veces lo único que queremos es un tierno beso, y hasta un abrazo sincero en el que podamos sentir la mayor seguridad... Somos vulnerables, caprichosas, dulces, tiernas, inocentes, traviesas, arrogantes, orgullosas y hasta odiosas algunas veces... Basta un pequeño detalle,el mas sencillo y eso puede hacer que nuestros ojos brillen como estrellitas, y que en nuestra cara la sonrisa nos acompañe todo el día, basta un minuto de silencio para entristecer, y basta un piropo para que nuestras mejillas se sonrojen...



Supe que estaba enamorada cuando tu sonrisa tuvo más sentido que todo lo que escribía.


Supe que no tenía salvación cuando todas las canción de amor cobraron sentido, cuando te comencé a ver entre la gente, entre los libros, entre cualquier letra de una canción cualquiera y entre películas románticas. Te metiste entre mis ideas y arrancaste mil suspiros, entonces, supe que ya era demasiado tarde, que vendrían noches de desvelo, días en los que no sabría como sacarte de mis pensamientos, días de no saber como llamarte y noches en las que todo tiene doble sentido. Supe que estaba enamorada cuando tu sonrisa tuvo más sentido que todo lo que escribía.

Se busca corazón dispuesto a romperse con el mio.

Me colgué un cartel en el pecho que decía: "Se busca corazón dispuesto a romperse con el mio y aprenda a querer sobre los cristales. Busco sonrisa que quiera desgastar sus labios a besos, que se rompa los dientes por mis caderas, una boca que se pierda si no le orienta mi lengua. Busco a alguien que me encuentre cuando ando perdida y que me muestre que todo mapa que necesito está entre sus piernas."

Me colgué un cartel en el pecho que decía: "Se busca corazón dispuesto a romperse con el mio y aprenda a querer sobre los cristales. Busco sonrisa que quiera desgastar sus labios a besos, que se rompa los dientes por mis caderas, una boca que se pierda si no le orienta mi lengua. Busco a alguien que me encuentre cuando ando perdida y que me muestre que todo mapa que necesito está entre sus piernas."

Desde el mismo día en que te fuiste ella entró a mi vida.

Desde el mismo día en que te fuiste ella entró a mi vida.

Si te dijeron, que desde el mismo día en que te fuiste ella entró a mi vida..no te mintieron..Llegó a la casa justo en el momento de tu despedida..no la esperaba..sin preguntar abrió la puerta, y entró en mi alma se aprovechó de mi tristeza, de mi nostalgia..y hoy me acompaña..Si te dijeron..que está conmigo a cada instante, a todas horas..no te mintieron..pues como sombra me persigue, no me deja a solas..te conocía, sabía todo, fuiste tu quien le contaste, y al verme solo..no dudó en aprovecharse.. vino a buscarme...y se sienta en la mesa y me acompaña en el café y contempla en silencio tu retrato en la pared..luego pregunta por tí...si te dejé de pensar y me sigue me lleva hasta el cuarto y me dice que tengo que olvidar..y se mete en la cama y siento su respiración, que recorre mi cuerpo..siento que me hace el amor..luego la veo sonreír, creo que se burla de mi..y se acerca y me dice al oído que me olvide de ti....y se sienta en la mesa y me acompaña en el café y contempla en silencio tu retrato en la pared..luego pregunta por tí...y hoy que te encuentro...y me confiesas que me quieres y aun me extrañas..y me preguntas quien es esa que hoy me acompaña, tu la conoces....ella es....LA SOLEDAD......

El amor es el sentimiento más antiguo del mundo.

Hoy día me parece increíble estar llena de planes y sueños, llega a asustarme el sentimiento de querer
estar con una persona hasta el día de mi muerte, siempre me pregunto: ¿Cómo es que lo deje entrar en mi vida?,¿Será que no usó las estrategias absurdas de otros?, ¿Será que me gustaba su manera de hacerme reír?, ¿Será que vi en sus ojos sinceridad?, no lo sé; sólo sé que fue un acuerdo de ver si nos entendíamos y cuando menos lo pensé lleno mi vida de paz,  tranquilidad, de cariño y respeto, de cosas que nunca tuve, como seguridad. La yo independiente se convirtió en alguien que necesitaba
lo único que no tenía, AMOR.
El amor es el sentimiento más antiguo del mundo. "Tiene 3.000 millones de años y surgió en el momento en el que una bacteria se preguntó si había alguien más ahí porque no podía sobrevivir sola."


Sólo cerrando puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.

Aunque sientas el cansancio...
...aunque el triunfo te abandone,
aunque un error te lastime,
aunque una traición te hiera,
aunque una ilusión se apague,
aunque el dolor queme tus ojos,
aunque ignoren tus esfuerzos,
aunque la ingratitud sea la paga,
aunque la incomprensión corte tu risa,
aunque todo parezca nada…
¡¡ VUELVE A EMPEZAR!!

Cuando me parece que todo se vuelve en contra,
cuando todas las puertas parece que se cierran,
automáticamente me viene a la cabeza la frase
 "¿dónde está la ventana?"
 y comienzo a buscar. 

Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


Una torta y un beso. Una sonrisa y una lágrima a la vez.
Perder la cabeza, guiarse por impulsos y decir siempre las cosas claras,
tragándome la vergüenza y el orgullo a bocados, que no engordan.

Arriesgarme, saltar y subir el volumen al máximo de mi canción favorita.
Y escaparme de casa, viviendo al día, sin pensar en lo que pueda pasar mañana.
Pidiendo perdón antes que permiso, sin nada que me preocupe 
ni que me haga pensar más de la cuenta.

Sé que estaría bien eso de reflexionar un poco antes de actuar, 
pero me gusta más ir improvisando,
sin saber las posibles consecuencias ni calcular el daño que pueda sufrir.
De arriba abajo y de abajo arriba en una milésima de segundo.
Sin parar, como una frenética montaña rusa que parece no tener fin.

Muchos dicen que he cambiado, que antes yo no era así;
pero la verdad es que no me apetece parar a pensarlo.
Que antes pensaba, que ahora estoy loca, que camino sin rumbo fijo.
Todo por ese punto fuerte, o débil, según cómo lo mires.

El todo y la nada. Los dos extremos de la balanza; 
un desequilibrio constante que se me ha contagiado,
se ha introducido en mi sangre, y ya corre por mis venas envenenada.
Con ganas de gritar, de saltar, y automáticamente de quedarme en silencio.

Que nadie lo entienda, me da igual, no lo pretendo.
Darlo todo por una sonrisa, arriesgándome a tirar todo por la borda.
Pero, ¿sabes qué?
No hay tiempo de pararse a pensar, además, quien no arriesga, no gana.
Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.




Buenos días ya es Jueves.


Es verdad que se puede ser feliz, conseguir los propósitos de la vida, cumplir cada uno de tus deseos,
reír por cada tontería como si dependieras de ello. Levantarte cada mañana y pensar que vas a hacer lo que sea porque ese sea el mejor día de tu vida. Y cuando lo consigas, al día siguiente igual. Sacarle una sonrisa a los demás y otra a ti mismo. Ver las cosas de otro color, como si fuesen mejor de lo que son. Al Fin y al Cabo, No es tan difícil.

 Es verdad que se puede ser feliz, conseguir los propósitos de la vida, cumplir cada uno de tus deseos,  reír por cada tontería como si dependieras de ello. Levantarte cada mañana y pensar que vas a hacer lo que sea porque ese sea el mejor día de tu vida. Y cuando lo consigas, al día siguiente igual. Sacarle una sonrisa a los demás y otra a ti mismo. Ver las cosas de otro color, como si fuesen mejor de lo que son. Al Fin y al Cabo, No es tan difícil.


Te invito a ser feliz. Feliz cumpleaños.


Te invito a descubrir cosas nuevas: reír, reír y reír, hasta no poder más, cantar alguna canción, bailar bajo la lluvia, saborear cada segundo, pedir deseos a las estrellas fugaces, contar un secreto, saltar de alegría, enviar una carta, soplar las velas cada vez que cumples años, sonreír a alguien, llorar, abrazar y ayudar...Te invito a que disfrutes conmigo de cada uno de estos momento y muchos otros.


Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.


Dicen que la gente que los amigos vienen y van. Hay personas que conoces en una estación de paso y eso ya condiciona la relación. Va a ser solo eso, una parada. Luego cada cual se ira y seguirá su camino. Quizá alguna vez recuerdes ese amigo de paso, pero no trascenderá. Solo se queda en eso. Hay otras personas que llevas contigo siempre, aunque no las puedas ver todos los días, aunque incluso pasen meses…da igual, son personas que han calado hondo, han dejado huellas y pase lo que pase, siempre te acordarás de ellas. Incluso aunque a veces el recuerdo duela. Es inevitable. Si una marca se graba con fuego, no se puede quitar. Y luego están otras personas, que empiezan siendo amigos, gente con la que compartes muchas cosas, risas, noches, días, películas, llantos, miles de cosas. Gente con la que te sientes bien, pero un día las cosas se tuercen. Las personas cambian, nosotros cambiamos, y si el cambio se produce por ambas partes, se produce una escisión en la amistad, una rotura por ambas partes, por lo que se nota menos. Sin embargo si el cambio solo viene de parte de uno entonces surgen la distancia y el dolor, porque es solo uno el que ve. Porque uno no puede luchar por acercarse cuando el otro solo le pone barreras. Puedes tener paciencia, pero seamos realistas, la paciencia no cura las heridas, y no puedes esperar eternamente a que esa persona que era, aparezca de nuevo. No va a aparecer porque si ha cambiado ha sido por algo, quizá simplemente ha dejado una parte de su ser de lado, la pena es que sea la parte que te hacía estar ahí por él (o por ella). Cuando eso pasa te ves en una situación complicada. Tienes muchos recuerdos buenos, pero tienes también muchas rencillas producidas por el cambio. Rencores, o frases que te has callado por hacer caso a la paciencia (que a escondidas de todos te susurraba: chsss no digas nada, tiene un mal día, no le des importancia a tal o cual comentario). Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos. Estás en guerra, una guerra que si no acabas te hace meterte en un círculo difuso que parece no tener fin (por algo los círculos son infinitos). No le dices nada porque ya apenas le ves pero si tienes oportunidad de verle luchas por estar callado y no causar problemas (porque para una vez que le ves no merece la pena gritar). Entonces asumes la realidad, que ese amigo con el que tienes años de recuerdos ya no está, y lo que más duele, no va a volver. Te das cuenta de que solo compartís los mismos silencios incómodos, que es eso lo que tenéis en común, las pausas eternas donde nadie dice nada porque ninguno se atreve a lanzar ,al aire o a la cara, la excusa adecuada para rechazar la invitación ( y así no tener que verse) Y cuando descubres todo esto, cuando te paras a pensar y ves lo que fuisteis y lo que nunca más volverás a ser, te envuelve una nostalgia extraña. Pero el tiempo pasa, y al final lo que es nostalgia se convierte en indiferencia. Aunque es cierto que a veces esa indiferencia viene porque, el cambio ha producido tantos golpes, que ya eres inmune. Eres inmune a las frases mal dichas, a desprecios, desplantes y a cualquier cosa que pueda herirte. Y con esa indiferencia como arma podrías romper el círculo, pero en realidad no se rompe. Sigue ahí, con el silencio de palabras que todo el mundo sabe pero nadie se atreve a decir. Bueno yo creo que ya es hora de decir algo, algo que me he dicho a mi misma: Felicidades, has perdido un amigo. La parte positiva es que, no merece la pena ponerse triste. Si se ha ido, ha sido por cuenta propia. Uno solo no puede tirar del carro. Esto es ley de vida. Y como último consejo: las cosas nunca vuelve a ser como antes. Nunca. Mejor asumir y seguir sonriendo junto a las personas que de verdad quieran tu sonrisa. Estas son mis reflexiones y así las he contado. . Y deja de coser tu sombra a mis pies.

Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.

Algún día todas las sonrisas le ganaran el pulso al dolor.




Y eres consciente de que hay respuestas que quizá deban cambiarse. Que te equivocaste. Es preciso partir para volver a encontrar el camino. Y dice el corazón que no, que me equivoco, que fuimos felices juntos. Me coge por un brazo, me lo aprieta con fuerza. Porque cuando alguien a quien quieres se te va, intentas detenerlo con las manos, con la mente, con todo tu cuerpo. Esperas poder atrapar así también su corazón. Pero no, no es así. El corazón tiene pies que no ves. Y sigo pensando y sigo creyendo. "Algún día todas las sonrisas le ganaran el pulso al dolor".



Cometí muchos errores porque la vida no viene con manual de instrucciones.

Cometí muchos errores, lloré por quien no debía y reí con falsas amistades. 
Tropecé dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que no lo haría más, 
me empujaron y caí estampada contra la tercera. 
Perdoné mucho, demasiado; callé tantos "te quiero" que, 
por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire, 
a veces los digo camuflados en besos.

Regalé bastantes "te quiero" simplemente por cumplir,
 muchas veces me desperté con ganas de comerme al mundo 
y otras me parece que el mundo me comía a mí, 
grite con fuerza pero mi voz nunca salía. 

Callé verdades por no hacer daño.
 Salí de fiesta sin ganas, y volví con los tacones rotos de tanto bailar. 
Hay días que dormía solo para poder verte en mis sueños
 y días en los que no podía dormir pensando
 que a la mañana siguiente te tendría a mi lado. 

Fui una niña inmadura e insensible y madure a base de palos.
 Creí en lo imposible hasta que se destrozaron mis metas,
abrace a la persona que pensé que nunca me haría daño
 y me di cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel. 

Canté en la ducha hasta que mi garganta no podía más.
 Hubo días que me sentía preciosa y otros que no quería ni mirarme al espejo. 

Disfruté de pequeños detalles, y aprendí poco a poco en que consiste la vida...

*El secreto de la vida esta en no arrepentirse de nada y afrontar todo con una sonrisa,
 el secreto de la vida esta en vivirla.

Cometí muchos errores, lloré por quien no debía y reí con falsas amistades.  Tropecé dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que no lo haría más,  me empujaron y caí estampada contra la tercera.  Perdoné mucho, demasiado; callé tantos "te quiero" que,  por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire,  a veces los digo camuflados en besos.  Regalé bastantes "te quiero" simplemente por cumplir,  muchas veces me desperté con ganas de comerme al mundo  y otras me parece que el mundo me comía a mí,  grite con fuerza pero mi voz nunca salía.   Callé verdades por no hacer daño.  Salí de fiesta sin ganas, y volví con los tacones rotos de tanto bailar.  Hay días que dormía solo para poder verte en mis sueños  y días en los que no podía dormir pensando  que a la mañana siguiente te tendría a mi lado.   Fui una niña inmadura e insensible y madure a base de palos.  Creí en lo imposible hasta que se destrozaron mis metas, abrace a la persona que pensé que nunca me haría daño  y me di cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel.   Canté en la ducha hasta que mi garganta no podía más.  Hubo días que me sentía preciosa y otros que no quería ni mirarme al espejo.   Disfruté de pequeños detalles, y aprendí poco a poco en que consiste la vida...  *El secreto de la vida esta en no arrepentirse de nada y afrontar todo con una sonrisa,  el secreto de la vida esta en vivirla.

Quiero aprender lo que de verdad significan las miradas y las sonrisas.


El silencio es piadoso y prudente y guarda secretos profundos.
Quiero aprender todos los secretos que guarda el silencio.
Quiero aprender lo que de verdad significan las miradas y las sonrisas...

Así de pequeña soy.


No soy grande. Muchos ni siquiera saben que existo. Pero hay días en los que siento que tengo el mundo a mis pies. Porque no soy grande, pero hay gente que así lo piensa. Porque para muchos ni existo, pero para otros soy insustituible. Porque tengo abrazos si los necesito. Porque me regalan sonrisas sin reembolso. Porque tengo sin pedir. Porque doy sin esperar recibir. Así de pequeña soy.

Así de pequeña soy.

Necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire.

Tengo guardados tantos recuerdos en cajas que a veces olvido que están ahí,
 tengo almacenados tantos sentimiento que a veces exploto, 
tengo escritas tantas palabras que a veces pierden sentido, 
tengo reservados tantos besos que a veces dejan de tener sentido.

Me falta tanta gente que quiero que a veces me veo sola,
 necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire, 
tengo tantos sueños que a veces me pierdo,
 he derramado tantas lágrimas que a veces creo que no puedo llorar mas.

 He perdido tantas sonrisas que a veces creo que no volveré ha hacerlo, 
me han roto tantas veces el corazón que creo que ya no lo uso,
 me han demostrado tantas veces que la amistad no es nada
 que ya desconfió de todo el mundo,
 me han dicho que pida perdón y a veces 
soy yo la que espera que le pidan perdón.

Tengo guardados tantos recuerdos en cajas que a veces olvido que están ahí,  tengo almacenados tantos sentimiento que a veces exploto,  tengo escritas tantas palabras que a veces pierden sentido,  tengo reservados tantos besos que a veces dejan de tener sentido.  Me falta tanta gente que quiero que a veces me veo sola,  necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire,  tengo tantos sueños que a veces me pierdo,  he derramado tantas lágrimas que a veces creo que no puedo llorar mas.   He perdido tantas sonrisas que a veces creo que no volveré ha hacerlo,  me han roto tantas veces el corazón que creo que ya no lo uso,  me han demostrado tantas veces que la amistad no es nada  que ya desconfió de todo el mundo,  me han dicho que pida perdón y a veces  soy yo la que espera que le pidan perdón.


Con una sonrisa busco lo que quiero volver a sentir.


Ha sido de golpe, como un piano saltando por un balcón y precipitándose al vacío, así me ha invadido tu ausencia. En nuestro tiempo pasado sentirte tan cerca y a la vez tan lejos me sumió en un mar de dudas. Es complicado mantener el equilibrio si no sabes donde pisas. Forcé interrumpir el fluir de nuestros días dando forma de palabras a mi incertidumbre, fue una cuestión de supervivencia.
Cada interrogante se enredaba en mi cuello provocándome hipoxia y confusión suprema, por eso me vi obligada a llevarte al abismo y comprobar si se desplegaban tus alas, pero ahí no había nada. Hoy me ahogo en esta confusión. Con una sonrisa busco lo que quiero volver a sentir, que dista mucho de lo que estoy sintiendo. Y es que te echo en falta. Nuestras rutinas se han reducido a ausencias, tu tiempo ahora ya no está pendiente del mío. Cada poro de mi piel te echa de menos y me recuerda lo que nunca tuve. Las risas son silencios en nuestras calles, no hay deseo en los rincones. Sigilosos, los centímetros de mi cuerpo se repliegan rindiéndose a la evidencia y me enredo en mi cama donde una vez tuve el espejismo de sentirte cerca.



Esas pequeñas sensaciones.

A veces una vieja estación deja de serlo y es un precioso lugar. A veces una sencilla comida servida sin mantel, es un sofisticado manjar lleno de glamour. A veces un parque es una ola azul donde sumergirnos entre risas. A veces por tanto, nada es lo que parece.

Somos nosotros los que dotamos de magia los momentos y les dotamos de vida. 
Somos nosotros los que nos entregamos en una sonrisa, en una mirada, en un silencio, en un abrazo, los que nos dejamos sorprender y sorprendemos, los que nos dejamos descubrir y descubrimos, somos nosotros los de siempre y los que acabamos de nacer, los que encerramos toda la sabiduría del mundo y toda su ingenuidad, y yo me siento feliz por tan bella entrega.

Sentir, sentir, sentir, sin miedo, porque el miedo se fue al sentirse derrotado tal y como la vida le enseñó, y algunos guerreros valientes somos capaces de ganarle cuando él ya sueña en la victoria.

Con los ojos abiertos, con la sonrisa abierta, con la piel abierta, con el corazón y el alma bailando en una balada donde la música no necesita de violines para sonar sublime en nuestros oídos y donde ni siquiera se necesita seguir el ritmo para sentir que estas bailando con el alma entre los brazos.

A veces solo a veces la realidad puede ser más bella que lo imaginado y entonces
 rompes el silencio sin necesidad de palabras y sigues sonriendo y bailando
 sin moverte del sitio y sientes que sientes y sentir te hace feliz. 
Y echas de menos un abrazo y un beso incluso antes de que se hayan separado de tu piel.
 Y sabes que la vida puede estar llena de momentos perfectos solo tienes que dejarte fluir solo eso.

¿Tú me preguntas si soy feliz?

¿Tú me preguntas si soy feliz?

Tú me preguntas si soy feliz, Si la dicha es una habitación vacía, Con botellas vacías, Y ceniceros llenos de cigarrillos a medio fumar. Entonces te contesto si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz Si la dicha es el teléfono que no contesta. Y la tarde que no se acaba. Y las cartas que nunca mandas. Entonces te aseguro que soy feliz feliz feliz. Tú preguntas si soy feliz. Si la dicha es una cama desecha. En una habitación desecha. Donde en un espejo desecho se ve el rostro de una mujer desecha. Entonces te lo juro si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz. Pero si la dicha es una sonrisa. Si la dicha es una mirada. Si la dicha es una ternura. Si la dicha es una caricia. Entonces te contestare con lágrimas. Es verdad que no soy feliz no. Verdaderamente no. 

Hace mucho rato nadie se queja, nadie llora, nadie pregunta.

Sentada aquí, puedo ver la sombra bien definida de una nube que pasa justo encima de mí. En los árboles cercanos, puedo ver los pájaros que se posan en sus ramas, como mirándome, para luego irse cantando. Por algunos instantes sentí que la gente que pasaba a mi alrededor me veía y sonreía, sin abrir los labios, para luego seguir su camino. Siento alegría. No sé por qué, pero por encima de cualquier dificultad, siento alegría. Siento, de vez en cuando, que soy el centro de la atención de buenos mensajes. Siento que soy la destinataria de buenas nuevas, aunque no sepa, por ahora, cuáles son. Al abrir la puerta, siento una brisa que en vez de soplar, me susurra algo. Veo La hamaca en el patio; se mueve como si hubiese sido usada para agradar a alguien. Hace mucho rato nadie se queja, nadie llora, nadie pregunta. A todos les ha dado por leer, por sonreír, por descansar en la hierba, por dormirse con la ventana abierta, como dejando de lado el miedo a la vulnerabilidad descubierta.  Parece que estoy en un paréntesis mágico, en un oasis, sin espejismos, que invita a aprovechar este minuto, esta hora, esta vida.

Hay un día precioso allá fuera y la vida esta esperando a que sonrías de nuevo.

“No tengas miedo de caer, aprende y levántate, sacúdete el polvo,
 respira profundo y mira a tu alrededor… "
"Hay un día precioso allá fuera y la vida esta esperando
 a que sonrías de nuevo”