Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Olvido. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Olvido. Mostrar todas las entradas

Ya nadie apuesta por nadie.

Ya lo se, todo esto pasa. Que es solo un momento. Que un día ya solo será otra parte de mis recuerdos, Que las personas son así, un día te regalan un sueño y al siguiente lo olvidan por otro nuevo. Que todos los momentos compartidos no son más que un puñado de hechos para lograr un objetivo. Que ya nadie apuesta por nadie. Que cruzar una mirada con quien significó tanto para ti y que se quiebren los cristales duele. Que intentas no sentir la tristeza, pero no puedes evitarlo. Que te decepcionaste, te decepcionaron y tú también lo hiciste. Que no sabes dónde ni cómo pudiste llegar a esto. Que ya tienes la última página entre tus manos para pasarla…pero no eres capaz de cerrar el libro.

-Autor Desconocido

Ya lo se, todo esto pasa. Que es solo un momento. Que un día ya solo será otra parte de mis recuerdos, Que las personas son así, un día te regalan un sueño y al siguiente lo olvidan por otro nuevo. Que todos los momentos compartidos no son más que un puñado de hechos para lograr un objetivo. Que ya nadie apuesta por nadie. Que cruzar una mirada con quien significó tanto para ti y que se quiebren los cristales duele. Que intentas no sentir la tristeza, pero no puedes evitarlo. Que te decepcionaste, te decepcionaron y tú también lo hiciste. Que no sabes dónde ni cómo pudiste llegar a esto. Que ya tienes la última página entre tus manos para pasarla…pero no eres capaz de cerrar el libro.

No fuiste tú quien se marchó, fui yo que no te supe retener.

Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, si te fuiste hace un rato o ya son mil años que no vives aquí. Con las telarañas de cada rincón de esta desolada y triste habitación -será, que tengo que limpiar, cada recuerdo tuyo. Tus huellas que en mi piel aún se dejan ver. Tu nombre que no sé olvidar, perdóname, entiéndeme, si pienso en ti otra vez.  No fuiste tú quien se marchó, -que va fui yo- Fui yo que no te supe retener, no fuiste tú quien dijo no, y te pienso sin querer. Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, Cuánto puse de mi parte o en qué parte de este cuento fue, que yo te perdí, y me doy la vuelta imaginándome, que en cualquier momento vas aparecer. Será, Que yo tengo que olvidar, ¿A ver lo que hay que hacer?, Si aún te puedo ver, Si aún te puedo oler, Si aún me lates en la sien. Me preguntaba qué, ¿Qué había de mi antes de ti?, No sé. Yo creo que empecé a vivir después de que te conocí.   -Franco De Vita y Gloria Trevi.

Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, si te fuiste hace un rato o ya son mil años que no vives aquí. Con las telarañas de cada rincón de esta desolada y triste habitación -será, que tengo que limpiar, cada recuerdo tuyo. Tus huellas que en mi piel aún se dejan ver. Tu nombre que no sé olvidar, perdóname, entiéndeme, si pienso en ti otra vez. 
No fuiste tú quien se marchó, -que va fui yo- Fui yo que no te supe retener, no fuiste tú quien dijo no, y te pienso sin querer. Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, Cuánto puse de mi parte o en qué parte de este cuento fue, que yo te perdí, y me doy la vuelta imaginándome, que en cualquier momento vas aparecer.
Será, Que yo tengo que olvidar, ¿A ver lo que hay que hacer?, Si aún te puedo ver, Si aún te puedo oler, Si aún me lates en la sien. Me preguntaba qué, ¿Qué había de mi antes de ti?, No sé. Yo creo que empecé a vivir después de que te conocí.


-Franco De Vita y Gloria Trevi.


No sé si llegues a leerme aunque espero que cuando llegue la soledad me leas por error.



"Hoy estás lejos y el olvido está cerca, tu olvido, de mí, de mis horas, de las dulces noches poseídas por la poesía. Tu ausencia que llega liviana y silenciosa como el filo de la mañana, mis manos se congelan en el frío de tu recuerdo y la vida es amarga como el café que has dejado servido. No me queda más consuelo, más miseria, que regarte como agua en mis palabras, para que así a mis letras le crezcan flores y nazca un jardín en la parte trasera de los ojos. No sé si llegues a leerme aunque espero que cuando llegue la soledad me leas por error cuando cruces la calle y ahí pueda tocar tu corazón. No es fortuna, es un verdadero triunfo."

-Juan Felipe M

No he conocido todavía al hombre que sea capaz de manejar sentimientos.


¿Quién puede asegurar que el tiempo es olvido?, ¿Quién puede asegurar que el transcurso de los años se vuelvan asesinos del amor? Yo creo que nadie. No he conocido todavía al hombre que sea capaz de manejar sentimientos como si hilos de marioneta se tratara.


 ¿Quién puede asegurar que el tiempo es olvido?, ¿Quién puede asegurar que el transcurso de los años se vuelvan asesinos del amor? Yo creo que nadie. No he conocido todavía al hombre que sea capaz de manejar sentimientos como si hilos de marioneta se tratara.

Necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire.

Tengo guardados tantos recuerdos en cajas que a veces olvido que están ahí,
 tengo almacenados tantos sentimiento que a veces exploto, 
tengo escritas tantas palabras que a veces pierden sentido, 
tengo reservados tantos besos que a veces dejan de tener sentido.

Me falta tanta gente que quiero que a veces me veo sola,
 necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire, 
tengo tantos sueños que a veces me pierdo,
 he derramado tantas lágrimas que a veces creo que no puedo llorar mas.

 He perdido tantas sonrisas que a veces creo que no volveré ha hacerlo, 
me han roto tantas veces el corazón que creo que ya no lo uso,
 me han demostrado tantas veces que la amistad no es nada
 que ya desconfió de todo el mundo,
 me han dicho que pida perdón y a veces 
soy yo la que espera que le pidan perdón.

Tengo guardados tantos recuerdos en cajas que a veces olvido que están ahí,  tengo almacenados tantos sentimiento que a veces exploto,  tengo escritas tantas palabras que a veces pierden sentido,  tengo reservados tantos besos que a veces dejan de tener sentido.  Me falta tanta gente que quiero que a veces me veo sola,  necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire,  tengo tantos sueños que a veces me pierdo,  he derramado tantas lágrimas que a veces creo que no puedo llorar mas.   He perdido tantas sonrisas que a veces creo que no volveré ha hacerlo,  me han roto tantas veces el corazón que creo que ya no lo uso,  me han demostrado tantas veces que la amistad no es nada  que ya desconfió de todo el mundo,  me han dicho que pida perdón y a veces  soy yo la que espera que le pidan perdón.


Recordar es vivir.



Sólo porque alguien no te amo como tú quieres, no significa que no te amo con todo su ser



Que rica es la sensación que genera devolverse en el tiempo y recordar los buenos momentos que han marcado nuestra existencia. Nunca debes borrar de tu mente todas las citas románticas que has tenido, los inicios de una historia de amor porque son fantásticos, en cierto modo, la vida se llena de magia en esa etapa. Los buenos momentos son los que realmente valen la pena recordar. Olvida los días nublados, y AGRADECE tus horas de sol y tus noches estrelladas. "Sólo porque alguien no te amo como tú quieres, no significa que no te amo con todo su ser." Podemos amar de mil maneras hasta el infinito y tal vez nunca suplir la necesidad de la persona amada. 

Recordar es vivir.




 Recordar es vivir.

Perdona y encuentra la paz.


A veces es necesario dejar el orgullo a un lado, para respirar los aires frescos de un perdón. El perdón implica olvido, pero no un olvido amnésico de trama de telenovela ... Para dejar ir no hay que olvidar con la cabeza, no hay que borrar los hechos .... hay que perdonar con el corazón.


A veces es necesario dejar el orgullo a un lado, para respirar los aires frescos de un perdón. El perdón implica olvido, pero no un olvido amnésico de trama de telenovela ... Para dejar ir no hay que olvidar con la cabeza, no hay que borrar los hechos .... hay que perdonar con el corazón.


Más vale tarde que nunca.

Olvidar es de cobardes.


¿Cómo era esa frase?… ¡Ah, sí!..“Nadie es perfecto.” Y sí, es cierto… Todos cometemos errores, unos más y otros menos, pero al fin y al cabo todos lo hemos hecho mal alguna vez. Pero, ¿sabés qué? Que no me importa equivocarme, porque también hay otras famosas frases que dicen que   “De los errores se aprende” y que “Rectificar es de sabios”. Y creo que yo he aprendido muchas cosas de mis errores, incluso más de lo que puedes imaginar, me han hecho fuerte ¿sabés? Los errores me han enseñado que esta vida no vale la pena si no sonríes, pero no olvidar, eso es de cobardes, lo importante es saber recordar sin que te duela. Es más, he rectificado, o al menos lo he intentado… y si lo he hecho más tarde que pronto, no importa, “Más vale tarde que nunca”.


Más vale tarde que nunca.


Abrir el corazón significa estar dispuesto a perder.


Fui lastimada, una y otra vez. Me dejé hacer algunas de las muchas cicatrices que llevo en la piel, y muchas otras, me las infringí. Quería ser querida, quería que la gente, aquel hombre y mis conocidos me quisieran. Lo quise con tanta desesperación que dejé de respetarme, de quererme, olvidé que soy humana y me duele que me pongan en segundo lugar, que no les importe si me duele, que le de igual tenerme a su lado, que un día me quería y al otro, me despreciaba. Me han matado, pero sobreviví. Y ahora soy yo quien debe llevar las heridas día a día como marcas que el tiempo grabo en mí, como si no fuesen las huellas que dejaron quienes me lastimaron, quienes rompieron mi corazón y dejaron los restos para que los recoja. Me dicen que abra mi corazón, que confíe, que no me dañarán pero todos en el fondo sabemos que cuando uno confía, es cuando las peores cosas pasan. Abrir el corazón significa estar dispuesto a perder.


Porque no todos los días bloqueas recuerdos.


Querido pasado,

Esta noche ha empezado como otra cualquiera. Planificando qué hacer, cómo distribuir el tiempo de la que es una bonita noche por delante para mí, pensando en cómo desarrollar mi Yo, en cosas sin más. Y pensando en cosas, he pensado que era un buen momento para desempolvar esa parte del armario que todos tenemos y que hace mucho tiempo que no nos atrevemos a tocar por miedo a lo que pueda haber ahí. Además, que la parte de mi armario en cuestión es la más alejada, arriba al lado de la pared… es decir, bastante intocable. El caso es que me he puesto a hurgar, teniendo suerte de ser de siempre bastante escrupulosa y esta ordenado. Lleno de polvo, pero ordenado. Sacando cosas y más cosas, he sacado triunfal una caja. No es más grande que un cuaderno mediano de anillos. Y con querubines como decoración. Algo ñoños, con caras algunos a punto de disparar su flecha mortal, con cartas selladas en una mano otros. Lo primero que he pensado ha sido en contarlas. Y lo siguiente, en abrirla… claro. Al momento un olor a papel cerrado me ha golpeado. Y encuentro la caja llena. Hasta arriba. De cartas.

Me ha sorprendido no haber reconocido antes esa caja. Pero ahí estaban. Todas las cartas de mi pasado. Perdón. Mi Pasado. Porque creo que no tengo en mi vocabulario una palabra con mayor propiedad que esa, Pasado. ¿Por qué? Muy simple, porque de él no queda hoy NADA. Bueno, eso creía hasta esta noche. Ahora tengo esta caja, y estas cartas. Muchos de esos pasados simplemente fueron disolviéndose, haciéndose difusos al principio para finalmente desaparecer. Otros están ahí, latentes pero tan lejanos que posiblemente no les reconocería hoy en día. Y luego está ese otro Pasado. El que hizo daño. El que dejó una herida que nunca va a cerrar y que sé que va a ser la causa de muchas de mis decisiones y actitudes. Ese Pasado. El único que todas las mañanas me repito que no es pasado porque, simplemente, niego su existencia. Es un ejercicio duro, porque no todos los días bloqueas recuerdos. Y lo consigo. Y lo he conseguido.  Lo sé porque esta noche ha sido cuando lo he comprobado. No he sentido nada. Ni rabia, ni pena, ni siquiera lo he echado de menos. Tan sólo lo he visto, y he sonreído. Porque ese pedacito es enteramente mío. Y aunque el día de hoy sé que niego la existencia de las personas que escribieron ese Pasado en esas cartas, también sé que hubo un día en que esas personas eran diferentes, éramos diferentes. Y era bonito. Así que he tomado una decisión. Tras desempolvar las un poco, coger algunas que aún danzaban por otra caja que sí tengo localizada y reunirlas con sus hermanas, y mirarlas por última vez hasta la próxima vez, he cerrado cuidadosamente la tapa. He limpiado el polvo que tenía por encima y la he vuelto a dejar donde estaba, en el hueco olvidado del armario.   Pero ahora será diferente. Ya puedo olvidar tranquila.

Me ha sorprendido no haber reconocido antes esa caja. Pero ahí estaban. Todas las cartas de mi pasado. Perdón. Mi Pasado. Porque creo que no tengo en mi vocabulario una palabra con mayor propiedad que esa, Pasado. ¿Por qué? Muy simple, porque de él no queda hoy NADA. Bueno, eso creía hasta esta noche. Ahora tengo esta caja, y estas cartas. Muchos de esos pasados simplemente fueron disolviéndose, haciéndose difusos al principio para finalmente desaparecer. Otros están ahí, latentes pero tan lejanos que posiblemente no les reconocería hoy en día. Y luego está ese otro Pasado. El que hizo daño. El que dejó una herida que nunca va a cerrar y que sé que va a ser la causa de muchas de mis decisiones y actitudes. Ese Pasado. El único que todas las mañanas me repito que no es pasado porque, simplemente, niego su existencia. Es un ejercicio duro, porque no todos los días bloqueas recuerdos. Y lo consigo. Y lo he conseguido.  Lo sé porque esta noche ha sido cuando lo he comprobado. No he sentido nada. Ni rabia, ni pena, ni siquiera lo he echado de menos. Tan sólo lo he visto, y he sonreído. Porque ese pedacito es enteramente mío. Y aunque el día de hoy sé que niego la existencia de las personas que escribieron ese Pasado en esas cartas, también sé que hubo un día en que esas personas eran diferentes, éramos diferentes. Y era bonito. Así que he tomado una decisión. Tras desempolvar las un poco, coger algunas que aún danzaban por otra caja que sí tengo localizada y reunirlas con sus hermanas, y mirarlas por última vez hasta la próxima vez, he cerrado cuidadosamente la tapa. He limpiado el polvo que tenía por encima y la he vuelto a dejar donde estaba, en el hueco olvidado del armario.


Pero ahora será diferente.
Ya puedo olvidar tranquila.


Ojalá los malos recuerdos se desvanecieran tan fácilmente como las pompas de jabón.


"Los recuerdos regresan y nos perturban una y otra vez." !Que frase tan intensa! Solo el que lo vive sabe lo que significa. Borrar la memoria y ponerla de colores rosa y quitar el negro no es tan fácil.. Ojalá los malos recuerdos - se desvanecieran tan fácilmente como las pompas de jabón. Necesito olvidar. Para poder vivir este presente.

 Ojalá los malos recuerdos se desvanecieran tan fácilmente como las pompas de jabón.


Que difícil es poner punto final a una historia de amor.



Claro que no estoy sola,
 detrás de esa puerta esta la felicidad esperando por mí,
lo difícil de reunirme con ella es cruzar el umbral del olvido...
Las cajas llenas de recuerdos que están amontonadas a mis espaldas, 
tienen mi nombre escrito y siento como si me sujetaran, sin embargo, 
el aire tiene olor a derrota irrevocable y el piso esta todo inundado de lágrimas y dolor.
¡Las paredes curtidas de este espacio desierto, 
no tienen ya ni un mínimo espacio para que yo escriba tu nombre una vez más,
por las ventanas hace tiempo que no pasa la luz de la esperanza!
Me encojo de hombros, me siento confusa...
¿Es aquí de veras donde quiero quedarme?
¿Es aquí donde quiero gastar mis días?
Afuera la soledad me aguarda con una sonrisa y aquí adentro, 
la sombra de tu adiós me rodea de tristeza.
¿Porqué es tan difícil cambiar todo este dolor por una nueva ilusión? 
¡Que difícil es poner punto final a una historia de amor inconclusa, 
que difícil es... Remendar mi corazón!

La Soledad.


Llega otoño y con el se van los recuerdos.


Tristemente caen las hojas de otoño, y tras el cristal de mi ventana veo la tarde gris que cede el paso a la noche que nuevamente invade mi vida triste y sombría desde el día que perdí el amor de mi vida.
Las gotas de lluvia caen lentamente en mi piel, y se confunden con mis lágrimas que derraman mis ojos por el amor que hoy no está a mi lado, la melancolía envuelve mi alma y la soledad nuevamente hace presa de mí. El corazón quiere gritarle al viento que te ama, pero le digo que no puede amarte, que eres un ser efímero que ya no volverá, que te has ido lejos y jamás regresarás, como lejos se van los recuerdos que duelen en el alma. La luna con sus reflejos de plata tratan de iluminar mi alma en la penumbra, esa penumbra que invade mi vida desde que tu no estás, ay corazón como te extraño, cuanta falta me haces, pero esta es la realidad, tu ya nunca más volverás. Tarde gris de otoño, en donde recuerdo tristemente el día de tu partida, solo me queda el dolor, el vacío y el desamor que has dejado después de tu triste huida.


Ama, perdona y olvida.

Todos nos vamos a morir algún día, por eso lo importante no es cuánto tiempo vivamos, sino que estemos orgullosos de cómo vivimos el tiempo que nos toco estar.

1 ¿A quién le dirías Gracias?
2 ¿A quién le pedirías Perdón?
3 ¿A quién le Pegarías?
4 ¿A quién le darías el último Abrazo?
5 ¿A quién le harías la última Pregunta?
6 ¿A quién le dirías el Te Amo que nunca le dijiste?
7 ¿A quién le contarías que te vas a Morir?
8 ¿A quién le darías el Beso que nunca le diste?
9 ¿Con quién tendrías tu última Charla?
10 ¿Con quién pasarías la última Noche?

Ama, perdona y olvida.  "Ahora" no mañana.

Ama, perdona y olvida.


¿Cómo hago para olvidarte?

Ya no sé como matar estos recuerdos   que no me dejan avanzar  y sacarte de mi mente,   de mi piel y de mi memoria.


 ¿Cómo hago para olvidarte?
Como hecho de menos lo que un día fuimos, 
lo que por mucho tiempo sentimos juntos. 
Ya no sé como matar estos recuerdos 
que no me dejan avanzar
y sacarte de mi mente, 
de mi piel y de mi memoria. 
No quiero pensar mas en ti, 
ni en todo el bien y todo el dañó 
que nos hemos hecho juntos...
Necesito olvidarte.
¿Cómo LE HAGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO?

No quiero pensar mas en ti,  ni en todo el bien y todo el dañó  que nos hemos hecho juntos...  Necesito olvidarte.

Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.

Hoy el día es diferente y el aliento aunque pareciera igual, se desvanece con el paso de las horas… Las palabras fluyen y entre la razón y el sentido todo encuentra lugar, pero al trasladarse al sentimiento el corazón se apresura, y entonces el dolor y la nostalgia invaden mi ser. Mi voz tiembla al sentir el vacío que emerge de mi alma, y un grito ensordecedor se emite desde lo más profundo, una voz sin eco sacude todo mi interior, cuando el alma desalentada pierde fuerza y se siente opaca.

Entre las tareas cotidianas el tiempo pasa y el afán del día no deja sentir el paso del silencio, de la pregunta, del vacío, de la soledad…No hay vuelta atrás el camino continua, a veces entre la niebla y la lluvia que acrecientan el frío y la nostalgia…Qué duele? La ausencia, la resignación, la falta de valor, el exceso de amor al trabajo, la falta de perspectiva. Hasta las palabras huyen de la tristeza… sin lugar a dudas mi corazón se esta rompiendo bajo mi mirada y puedo sentir como su aliento se debilita y ahoga las lágrimas que quieren brotar sin cesar. Todo se silencia y el mundo se cubre de nubes, nubes que esconden las imágenes de una historia desahuciada… Crónica de una vida terminada…

Es casi imposible atravesar la vida...sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que un amor nos abandone, sin que nadie de la familia fallezca, sin equivocarse en un negocio. Ese es el costo de la vida. Sin embargo lo importante no es lo que suceda, sino, como se reacciona. Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.


Recuerda que...Las noches no son eternas.

Recuerda que una sonrisa, puede cambiarte la vida. Recuerda que no hay mal que por bien no venga. 
Recuerda que siempre las cosas pasan por algo, aunque aveces no encontremos el porque. Recuerda que nada esta perdido. Recuerda que por mucho que uno sueñe, siempre hay que realizarlos y no quedarse en el sueño. Recuerda que no hay mal que dure 100 años. Recuerda que una pena compartida, es mejor. Recuerda que no por mucho errar hay que dejar de jugar. Recuerda que la vida es una sola, y hay que saber vivirla. Recuerda que siempre que te caigas tienes que levantarte.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

¿Qué se siente cuando ya no se siente nada?

Y es hoy, cuando me miro al espejo y no tengo que convencerme de lo que soy,
 es hoy que mi reflejo me sorprende gratamente 
y veo de mi rostro borradas las heridas que me causaste.
 Ni odiarte puedo. ¿Qué se siente? No siento nada.
 Años amándote y de pronto te sales de mi vida. 
No te conozco, no sé quién eres, ni siquiera recuerdo tu nombre. 
Creo que hasta eso era falso en ti.
Amanecerá pronto el día y yo junto con el,
 respirare aire profundo hasta llenar mis pulmones y volveré a nacer.



Ojalá pase algo que te borre de pronto.



Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan para que no las puedas convertir en cristal.
Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo. Ojalá que la luna pueda salir sin ti. Ojalá que la tierra no te bese los pasos. Ojalá se te acabe la mirada constante la palabra precisa, la sonrisa perfecta. Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora un disparo de nieve. Ojalá por lo menos que me lleve la muerte, para no verte tanto para no verte siempre en todos los segundos en todas las visiones. Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones. Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda. Ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz. Ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado. Ojalá que el deseo se vaya tras de ti a tu viejo gobierno de difuntos y flores.
Ojalá se te acabe la mirada constante la palabra precisa la sonrisa perfecta. Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora un disparo de nieve. Ojalá por lo menos que me lleve la muerte para no verte tanto para no verte siempre en todos los segundos en todas las visiones. Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.



Echa la vista atrás, repasa tu vida, no te costará.


Todos los títulos buenos ya están cogidos y todas las palabras ya están dichas. A menudo, la Musa olvida que ya le contó ese mismo chiste a otro hace algún tiempo. La excusa era el recuerdo. Echa la vista atrás, repase tu vida, no te costará, todos lo hacemos a menudo. No recordarás semanas completas, ni días, ni tan siquiera horas...Recordarás momentos -más largos o más cortos- pero tan sólo momentos.