Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Miradas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Miradas. Mostrar todas las entradas

Me enamore de la forma en que me miraba.


Tenia que ser él. Me enamore de la forma en que me miraba, en el reflejo que sus ojos guardaban, y en la chispa que se notaba. En su sonrisa torcida, sus labios en curva de lado, mirando mis ojos, mi cabello, mis manos, todo y nada a la vez. Supe que tenía que ser el indicado porque no se fijo en mi ropa, en el color de mis prendas, ni en la marca de mis etiquetas. No miró mis zapatos, ni en mi bolsa de mano, y tampoco mi cuerpo. Sólo me miraba a mí, directo a mis ojos con un brillo sorprendente que me hacia arder por dentro por tan sólo mirarlo. Supe que sería él cuando tomo mi mano y la acarició suavemente, tomando un mechón de mi cabello mientras lo enredaba en sus dedos. Sin duda, supe que tenía que ser él cuando se acercó a mi cuello, inhaló profundamente y llevo uno de sus dedos a mis labios susurrando despacio "a partir de ahora somos nosotros".


Tenia que ser él. Me enamore de la forma en que me miraba, en el reflejo que sus ojos guardaban, y en la chispa que se notaba. En su sonrisa torcida, sus labios en curva de lado, mirando mis ojos, mi cabello, mis manos, todo y nada a la vez. Supe que tenía que ser el indicado porque no se fijo en mi ropa, en el color de mis prendas, ni en la marca de mis etiquetas. No miró mis zapatos, ni en mi bolsa de mano, y tampoco mi cuerpo. Sólo me miraba a mí, directo a mis ojos con un brillo sorprendente que me hacia arder por dentro por tan sólo mirarlo. Supe que sería él cuando tomo mi mano y la acarició suavemente, tomando un mechón de mi cabello mientras lo enredaba en sus dedos. Sin duda, supe que tenía que ser él cuando se acercó a mi cuello, inhaló profundamente y llevo uno de sus dedos a mis labios susurrando despacio "a partir de ahora somos nosotros".

Aprendí a estar sin compañía.

Aquí estoy todavía.   No hubo pataletas, no hubo gritos ni cosas lanzadas   por el aire en tu contra. Sólo hubo tristeza.    Sólo quedó algo de esperanza.   Casi nada ha cambiado.   Lo único nuevo que puedo exhibir   es la capacidad de despertar si ti,    de conversar a solas conmigo,   de ver desde el aire dónde estoy.    A pesar del dolor, hubo ganancia, hubo darse cuenta.   Cada día, mientras veía tu silla vacía,   comía sin mucho paladear;   como si lo hiciera para solo sobrevivir.   Mientras escuchaba música,   me traicionaban mis manos y te buscaban en el sofá.     Poco a poco aprendí a estar sin compañía,   sin alguien que ocupase mis miradas,   mis caricias, mis picardías.     Todo eso se envolvió en un regalo agridulce   que me hizo enterarme de mí, de que existo,   de lo que quiero, de lo que necesito.

Aquí estoy todavía.
 No hubo pataletas, no hubo gritos ni cosas lanzadas
 por el aire en tu contra. Sólo hubo tristeza.

Sólo quedó algo de esperanza. 
Casi nada ha cambiado. 
Lo único nuevo que puedo exhibir
 es la capacidad de despertar si ti, 
 de conversar a solas conmigo, 
de ver desde el aire dónde estoy.

A pesar del dolor, hubo ganancia, hubo darse cuenta. 
Cada día, mientras veía tu silla vacía,
 comía sin mucho paladear;
 como si lo hiciera para solo sobrevivir. 
Mientras escuchaba música,
 me traicionaban mis manos y te buscaban en el sofá. 

Poco a poco aprendí a estar sin compañía,
 sin alguien que ocupase mis miradas, 
mis caricias, mis picardías. 

Todo eso se envolvió en un regalo agridulce 
que me hizo enterarme de mí, de que existo, 
de lo que quiero, de lo que necesito.


Sueños que quedaron por el camino.

Hoy miro atrás en el libro de mi vida
 y veo a una niña que vivió feliz, 
veo tachones y nombres a medio borrar,
 veo experiencias de las que aprendí
 y sueños que quedaron por el camino.

Veo olores y sabores, personas que nunca
 llegaron a saber lo importantes que fueron en mi vida, 
veo miradas ingenuas que aun hoy siguen sin entender, 
pero sobretodo veo cimientos, 
los cimientos que fundaron un camino
 que a día de hoy sigo construyendo.
La humanidad progresa. 
Hoy solamente quema mis libros;
 siglos atrás me hubieran quemado a mi.


Hoy miro atrás en el libro de mi vida   y veo a una niña que vivió feliz,   veo tachones y nombres a medio borrar,   veo experiencias de las que aprendí   y sueños que quedaron por el camino.    Veo olores y sabores, personas que nunca   llegaron a saber lo importantes que fueron en mi vida,   veo miradas ingenuas que aun hoy siguen sin entender,   pero sobretodo veo cimientos,   los cimientos que fundaron un camino   que a día de hoy sigo construyendo.




Siento que no tengo nada pendiente.

Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.


Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.


Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.
 Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.
Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.
 Al fin estoy aquí, sumida en mi tranquilidad. Al fin llegué donde quería, donde necesitaba. Siento que no tengo nada pendiente, que nadie me espera a destiempo, que no tengo que mirar hacia algún lado particular. Siento que si me duermo ahora, no cambiaría mi posición…ni mi sonrisa. La mirada se me pierde entre nubes, montañas, agua, gente que no pregunta ni espera respuesta. Mis pasos se sienten en bajada, como cortando la brisa que me viene a encontrar. Siento que todos los vacíos de mi pasado comienzan a rebosarse y derramarse sobre quienes me rodean, sembrando tranquilidades, alegrías, conformidades. Entre los vaivenes de mis párpados alcanzo a recordar a quienes me tendieron su mano y se me llenan los bolsillos de agradecimiento… Gracias a todos.


Hay miradas que besan todos los rincones del alma.



¿Cómo entender el dolor de una mirada ? Una mirada es algo más que simplemente mirar algo, es poder expresar con tus ojos lo que tu corazón siente; una mirada es un tipo de magia y descifrarlas es toda una ciencia. ¿Cómo entender el dolor de una mirada en la que no se asoma ni una sola lágrima?.   Ella puede decir todo sin palabras, puede decir cosas que incluso entre versos calla quien te la muestra. Y sin duda "Hay miradas que besan todos los rincones del alma."


¿Cómo entender el dolor de una mirada ? Una mirada es algo más que simplemente mirar algo, es poder expresar con tus ojos lo que tu corazón siente; una mirada es un tipo de magia y descifrarlas es toda una ciencia. ¿Cómo entender el dolor de una mirada en la que no se asoma ni una sola lágrima?.

Ella puede decir todo sin palabras, puede decir cosas que incluso entre versos calla quien te la muestra. Y sin duda "Hay miradas que besan todos los rincones del alma."




¿Cómo entender el dolor de una mirada ? Una mirada es algo más que simplemente mirar algo, es poder expresar con tus ojos lo que tu corazón siente; una mirada es un tipo de magia y descifrarlas es toda una ciencia. ¿Cómo entender el dolor de una mirada en la que no se asoma ni una sola lágrima?.   Ella puede decir todo sin palabras, puede decir cosas que incluso entre versos calla quien te la muestra. Y sin duda "Hay miradas que besan todos los rincones del alma."


El Amor En La Madurez.


El amor es como una llave que nos permite entrar a un mundo de situaciones inesperadas. A los 18 años esas situaciones inesperadas son llamadas “locuras de amor” En la madurez esas situaciones inesperadas son más bien decisiones alocadas. Como mujer con experiencia, puedo decir que las decisiones amorosas te permiten una vida sentimental más plena. Tomarlas significa ser consciente de los riesgos, y saber que existen riesgos incrementa mis ganas de afrontarlos.   La Madurez es una etapa de experiencia, de sabiduría, de energías, de ímpetu, de pasión. Y también es una etapa de reconocimiento. Me veo ahora como una mujer que no tiene por qué renunciar a los placeres que solo el amor puede brindarme.   En estos momentos ciertas opiniones me parecen ridículas y sin sentido: que las mujeres maduras pierden la capacidad de amar, que no disfrutan plenamente de la vida sexual, que son menos sensibles. ¡Mentiras! La Madurez nos permite hacer todo lo que esos comentarios absurdos niegan, y mucho más. El amor no tiene edad y puede sorprendernos a la vuelta de cualquier esquina. Solo el espejo nos depara una imagen distinta físicamente, pero nuestro corazón siempre es el mismo. Siempre necesitamos la mirada, la compañía y vivir el mundo de a dos.    Así es que ¡Paren el mundo, que quiero amar!


El amor es como una llave que nos permite entrar a un mundo de situaciones inesperadas. A los 18 años esas situaciones inesperadas son llamadas “locuras de amor” En la madurez esas situaciones inesperadas son más bien decisiones alocadas. Como mujer con experiencia, puedo decir que las decisiones amorosas te permiten una vida sentimental más plena. Tomarlas significa ser consciente de los riesgos, y saber que existen riesgos incrementa mis ganas de afrontarlos.

 La Madurez es una etapa de experiencia, de sabiduría, de energías, de ímpetu, de pasión. Y también es una etapa de reconocimiento. Me veo ahora como una mujer que no tiene por qué renunciar a los placeres que solo el amor puede brindarme.

En estos momentos ciertas opiniones me parecen ridículas y sin sentido: que las mujeres maduras pierden la capacidad de amar, que no disfrutan plenamente de la vida sexual, que son menos sensibles. ¡Mentiras! La Madurez nos permite hacer todo lo que esos comentarios absurdos niegan, y mucho más. El amor no tiene edad y puede sorprendernos a la vuelta de cualquier esquina. Solo el espejo nos depara una imagen distinta físicamente, pero nuestro corazón siempre es el mismo. Siempre necesitamos la mirada, la compañía y vivir el mundo de a dos.

Así es que ¡Paren el mundo, que quiero amar!


-Datos recopilados de la red.

¡Paren el mundo, que quiero amar!


Silencios...


Nos es más fácil hacer, que ser y estar. Mientras haces, queda justificado tu tiempo, tu ayuda queda materializada en una acción, pero cuando alguien te pide sencillamente que le acompañes, que le escuches, que te pongas en su lugar, no se puede medir tu logro, no puedes calcular el tiempo que te va a llevar, ni cuando va a finalizar lo que se necesita de ti y no poder controlar algo, suele hacernos sentir incómodos. Igual sucede con los silencios, para mantener un silencio, se necesita confianza, sinceridad, honestidad, empatía y saber escuchar el silencio del otro. Hablar desde la mirada, desde la piel, desde el corazón,sin pronunciar palabra....


Nos es más fácil hacer, que ser y estar. Mientras haces, queda justificado tu tiempo, tu ayuda queda materializada en una acción, pero cuando alguien te pide sencillamente que le acompañes, que le escuches, que te pongas en su lugar, no se puede medir tu logro, no puedes calcular el tiempo que te va a llevar, ni cuando va a finalizar lo que se necesita de ti y no poder controlar algo, suele hacernos sentir incómodos. Igual sucede con los silencios, para mantener un silencio, se necesita confianza, sinceridad, honestidad, empatía y saber escuchar el silencio del otro. Hablar desde la mirada, desde la piel, desde el corazón,sin pronunciar palabra....

Te invito a soñar.


 Muchas veces no sabemos hasta donde alcanza un acto que para nosotros puede parecer simbólico, como una sonrisa de acogida a alguien, como una mirada de cariño, como escuchar a un amigo, como mandar un e-mail, como hacer una llamada, como ser los primeros en disculparnos, como decirle a alguien "Te quiero" , como devolver una estrella al mar o como enviar en una imagen un trozo de cielo a alguien, por que de alguna manera estamos construyendo un cielo en miniatura y aunque para el resto de los humanos pase desapercibido, seguro que para esa persona es importante.    Hoy los invito a soñar,   porque el cielo puede estar en cualquier lugar   y no necesitamos morir para mirarlo.

Muchas veces no sabemos hasta donde alcanza un acto que para nosotros puede parecer simbólico, como una sonrisa de acogida a alguien, como una mirada de cariño, como escuchar a un amigo, como mandar un e-mail, como hacer una llamada, como ser los primeros en disculparnos, como decirle a alguien "Te quiero" , como devolver una estrella al mar o como enviar en una imagen un trozo de cielo a alguien, por que de alguna manera estamos construyendo un cielo en miniatura y aunque para el resto de los humanos pase desapercibido, seguro que para esa persona es importante.

Hoy los invito a soñar, 
porque el cielo puede estar en cualquier lugar
 y no necesitamos morir para mirarlo.


 Muchas veces no sabemos hasta donde alcanza un acto que para nosotros puede parecer simbólico, como una sonrisa de acogida a alguien, como una mirada de cariño, como escuchar a un amigo, como mandar un e-mail, como hacer una llamada, como ser los primeros en disculparnos, como decirle a alguien "Te quiero" , como devolver una estrella al mar o como enviar en una imagen un trozo de cielo a alguien, por que de alguna manera estamos construyendo un cielo en miniatura y aunque para el resto de los humanos pase desapercibido, seguro que para esa persona es importante.    Hoy los invito a soñar,   porque el cielo puede estar en cualquier lugar   y no necesitamos morir para mirarlo.

Lo quiero todo con el.



Quiero recorrer el mundo, quiero conocer cada rincón de este infinito suelo a su lado.     Porque no tendría sentido hacerlo sola, no se sentiría igual.     Quiero mirar a un costado y encontrarlo, sonriendo como yo,     por las mismas cosas, por las mismas estupideces.    Porque esos pequeños detalles son los que hacen la diferencia para mi,     son los que después de años, uno recuerda y los siente como si estuviese pasando,     en ese mismo instante. Quiero acompañarlo en sus viajes de soledad,     en el silencio y decirle que lo quiero con solo una mirada.



Quiero recorrer el mundo, quiero conocer cada rincón de este infinito suelo a su lado. 

Porque no tendría sentido hacerlo sola, no se sentiría igual. 

Quiero mirar a un costado y encontrarlo, sonriendo como yo, 

por las mismas cosas, por las mismas estupideces.

Porque esos pequeños detalles son los que hacen la diferencia para mi, 

son los que después de años, uno recuerda y los siente como si estuviese pasando, 

en ese mismo instante. Quiero acompañarlo en sus viajes de soledad, 

en el silencio y decirle que lo quiero con solo una mirada.


Un día siempre será un instante, un parpadeo, haz de ese instante algo único.

Un día puede tener el color que diga tu corazón,
 nublado, lleno de vida, azul como las ilusiones, rosa como los sueños.
 Pero un día siempre será un instante, un parpadeo,
 haz de ese instante algo único.

Quizás sólo lo consigas con una mirada, con una sonrisa, 
con un pensamiento, pero intenta que cada día
 sea una foto única en el paseo de tu vida.

Vive la vida en colores porque ella ya es en blanco y negro.
Basta con que le pongas una gotita de violeta,
 para que tu vida sea color de rosa.

Un día puede tener el color que diga tu corazón,   nublado, lleno de vida, azul como las ilusiones, rosa como los sueños.   Pero un día siempre será un instante, un parpadeo,   haz de ese instante algo único.    Quizás sólo lo consigas con una mirada, con una sonrisa,   con un pensamiento, pero intenta que cada día   sea una foto única en el paseo de tu vida.    Vive la vida en colores porque ella ya es en blanco y negro.  Basta con que le pongas una gotita de violeta,   para que tu vida sea color de rosa.