Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Juramentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juramentos. Mostrar todas las entradas

Nunca nos dijimos para siempre, pero tampoco hasta nunca.


Nunca fuimos de esos que hacen las cosas como se han de hacer. Nunca fuimos juntos de viaje. Nunca fuimos juntos a lavar el coche. Nunca estuvimos juntos en ninguna boda. Nunca nos dijimos “para siempre”, pero tampoco “hasta nunca”.
Yo siempre fui tu puerta abierta. Tu vida y tus arrugas de expresión. Tú fuiste mi último primer amor. Mi cara más bonita sin enojarse. Mi precipicio emocional.
Pero no recordemos nuestras carencias. No hagas que piense de nuevo en las vidas que podría haber vivido mientras esperaba a que la tuya arrancara. No me mires como lo haces, como si estuvieras delante mío ahora. Y no, tampoco me toques la mejilla como si fuera de cristal. Te aseguro que si no me había decepcionado ya, ahora es el momento.


Nunca fuimos de esos que hacen las cosas como se han de hacer. Nunca fuimos juntos de viaje. Nunca fuimos juntos a lavar el coche. Nunca estuvimos juntos en ninguna boda. Nunca nos dijimos “para siempre”, pero tampoco “hasta nunca”.  Yo siempre fui tu puerta abierta. Tu vida y tus arrugas de expresión. Tú fuiste mi último primer amor. Mi cara más bonita sin enojarse. Mi precipicio emocional.  Pero no recordemos nuestras carencias. No hagas que piense de nuevo en las vidas que podría haber vivido mientras esperaba a que la tuya arrancara. No me mires como lo haces, como si estuvieras delante mío ahora. Y no, tampoco me toques la mejilla como si fuera de cristal. Te aseguro que si no me había decepcionado ya, ahora es el momento.




Juré no volver a enamorarme y me volvió a pasar.


Jurar nunca deberíamos. Muchas veces juré no volver y volví, muchas veces juré no irme y me fui, juré amar para toda la vida y olvide. Juré no volver a perdonar pero mentí, perdoné varias veces. Juré no volver a enamorarme y me volvió a pasar.

Y yo juré no volver a llorar y seguí llorando. Nunca le prometí a nadie un mundo, ni un hijo, ni una vida eterna y ser feliz a su lado. Tampoco he prometido nunca más de cuatro besos y dos medios abrazos. Si no lo he hecho, quizás sea porque nunca nadie se lo haya merecido. O no, quizás sea yo soy la que no se lo merece.
Las promesas significan todo,
 pero cuando no se cumplen
 las disculpas no significan nada.


 Jurar nunca deberíamos. Muchas veces juré no volver y volví, muchas veces juré no irme y me fui, juré amar para toda la vida y olvide. Juré no volver a perdonar pero mentí, perdoné varias veces. Juré no volver a enamorarme y me volvió a pasar.    Y yo juré no volver a llorar y seguí llorando. Nunca le prometí a nadie un mundo, ni un hijo, ni una vida eterna y ser feliz a su lado. Tampoco he prometido nunca más de cuatro besos y dos medios abrazos. Si no lo he hecho, quizás sea porque nunca nadie se lo haya merecido. O no, quizás sea yo soy la que no se lo merece.  Las promesas significan todo,   pero cuando no se cumplen   las disculpas no significan nada.