Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Tatuajes en la piel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tatuajes en la piel. Mostrar todas las entradas

Quiero un lugar donde el amor no sea tan pasajero como las penas.

Quiero un lugar donde no importe 
como te llames ni cuantas penas hayas pasado, un lugar donde no haga falta 
tatuarte en la piel todo por lo que algún día luchaste y conseguiste, un lugar donde las lágrimas signifiquen felicidad, un lugar donde no existan palabras como 
"siempre" o "nunca" 
o palabras que abarcan más tiempo del que deberían; un lugar donde no te digan lo que hay que hacer como obligación, si no como posibilidad; un lugar sin orgullos ni prejuicios; un lugar que esté insonorizado para poder gritar fuerte. 
 Un lugar donde el amor no sea 
tan pasajero como las penas,
  donde se sueñe sin estar dormido;
  donde libertad y personas
 vallan en el mismo contexto... 
Al final y al cabo, 
sólo quiero mi lugar en este mundo.


Esas huellas que tus besos dejaron en mi piel.


Perjuré y grité, clamando que desaparecieras. Clamé, rogué, solicité a los mil dioses y demonios el saberte lejos y verme a salvo de ti. Me arranqué la piel, intentando quitar de mi memoria las huellas que tus besos tatuaron en mi cuerpo. Es increíble pensar cómo un corazón es capaz de aferrarse a un sentimiento más allá de la brevedad que puede vivir tal emoción. Los días que compartimos juntos se traducen, ahora, en milenios de nostalgia y melancolía.
Por eso mismo, me arrastré en el abismo donde las almas abandonan sus maldiciones y ofrecen parte de su pureza para vivir un poco más de tiempo con algo de paz. Llegué al fondo y levanté mi cuerpo a duras penas, sosteniéndome de rodillas, cubierta de barro y dolor, empapada en llanto y tristeza.




Cada uno siente a su manera y lo demuestra a su manera.


La gente está empezando a olvidar que lo importante no es el aspecto físico. Sino la capacidad interior que uno tiene para hacer el bien a los demás. Cada uno siente a su manera y lo demuestra a su manera.

La gente está empezando a olvidar que lo importante no es el aspecto físico. Sino la capacidad interior que uno tiene para hacer el bien a los demás. Cada uno siente a su manera y lo demuestra a su manera.

Me esperarías del otro lado.

Siempre me gustó saltar al vacío con los ojos vendados esperando que alguien me pusiera una colchoneta. Y me arriesgo una vez más. Cruzaré ese puente movedizo esperando que seas tu quien me espere al otro lado. ¿Me esperarías del otro lado?


Siempre me gustó saltar al vacío con los ojos vendados esperando que alguien me pusiera una colchoneta. Y me arriesgo una vez más. Cruzaré ese puente movedizo esperando que seas tu quien me espere al otro lado. ¿Me esperarías del otro lado?