Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Fracasos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fracasos. Mostrar todas las entradas

Cuando algo se quiebra, jamás vuelve a ser igual.

No, no creo en los re-intentos, porque siempre se cometen los mismos errores...Tal vez es mejor plantear una metamorfosis,pero en esencia, no sólo de palabras...No estoy hablando de una segunda oportunidad, No lo olvido; sé bien que jamás se volverá al comienzo, porque cuando algo se quiebra, por más que intentes reconstruirlo juntando los pedazos, jamás vuelve a ser igual... esa es la realidad...siempre saldrán a flote esos errores que nos llevaron al abismo de la cuerda floja.

Tampoco pretendo hacer como si nada pasara...no tengo la suficiente madurez como para hacer un borrón y cuenta nueva, lamentablemente, aún no encuentro la opción para formatear mi disco duro emocional,por lo tanto, acumulo cada uno de los fracasos y mal sabores de la vida en pareja...

Es que aún hay quienes no comprenden que la vida no es un juego, que los sentimientos son valiosos cuando se entregan con sinceridad, ni menos entienden que la vida se puede terminar para quienes no pueden enfrentar un quiebre emocional...

Por suerte, he aprendido a medio pararme después de cada caída...tambaleando, pero de pie al fin y al cabo. No necesito ahora comenzar a escarbar en las heridas que, después de sangrar por mucho tiempo, comienzan a cicatrizar, menos con la excusa de abrirlas para buscar por si algo quedó entre las tantas grietas...

No... ya no es tiempo de releer páginas antiguas...Es tiempo de comenzar a dar vuelta esas páginas, esperando por un mañana en blanco, listo para comenzar a escribir nuevas historias, nuevos capítulos...No pretendo olvidar esas heridas del pasado...La idea es recordar por siempre lo que jamás quiero que se vuelva a repetir...

Cuando algo se quiebra, jamás vuelve a ser igual.


Con el corazón en la mano...a pedazos así me siento.




Que tengo las rodillas descarnadas de rozar el suelo y suplicar; y las manos las tengo ensangrentadas de agarrar la voluntad... de seguir, de vivir. Y no me quedan uñas para arañar, ni me quedan dientes para morder. No me queda voz para gritar. Y las lágrimas se secan y yo quiero llorar. A pecho descubierto, a brazo partido, a ojos ciegos; con el corazón en la mano... a pedazos así me siento.

Arriesgarnos es la clave


En algún momento debemos dejar de pensar y empezar a actuar de lo contrario, corremos el riesgo de quedarnos en el mundo de los sueños para siempre. Se puede uno deslizar por la vida sin entregarse enérgicamente a ella. No exponerse a los fracasos, a los errores, a las decepciones, a los azares adversos, al dolor, eso es una decisión, pero arriesgarse es perder pie por un tiempo, pero no arriesgarse es perder la vida por completo. Arriesgar es desprenderse de lo conocido y seguro y aspirar a algo que creemos que es mejor que lo que poseemos en la actualidad, o por lo menos, necesario para sobrevivir. "Sólo si nos arriesgamos seremos libre internamente… o por lo menos ya estamos en el camino porque es en esos momentos de riesgo es donde nuestra mente se abre y nuestro corazón crece."

En algún momento debemos dejar de pensar y empezar a actuar de lo contrario, corremos el riesgo de quedarnos en el mundo de los sueños para siempre. Se puede uno deslizar por la vida sin entregarse enérgicamente a ella. No exponerse a los fracasos, a los errores, a las decepciones, a los azares adversos, al dolor, eso es una decisión, pero arriesgarse es perder pie por un tiempo, pero no arriesgarse es perder la vida por completo. Arriesgar es desprenderse de lo conocido y seguro y aspirar a algo que creemos que es mejor que lo que poseemos en la actualidad, o por lo menos, necesario para sobrevivir. "Sólo si nos arriesgamos seremos libre internamente… o por lo menos ya estamos en el camino porque es en esos momentos de riesgo es donde nuestra mente se abre y nuestro corazón crece."

Ser sincera es lo peor que puedes hacer.


Hoy aprendí que ser sincera es lo peor que puedes hacer. Aprendí que hay gente que tapa el sol con un dedo y así viven, a la sombra de su dedo... Otra relación amorosa terminada por decir las cosas cómo son.... Esto me lleva a pensar: Que quizá no he aprendido nada de la vida.



El paisaje es evocador, pero el cristal está sucio.


El paisaje es evocador, pero el cristal está sucio. Se puede ver, de vez en cuando, claro, pero no es lo mismo que ven lo demás. Hay manchas atravesadas que no dejan distinguir las aves, ciertos brillos, el río. Me muevo de un lado al otro y no logro la plenitud. Sé que todo está ahí, pero, simplemente, no puedo verlo. No es un cristal que esté incrustado en una pared, que esté incrustado en mi nariz o en mis ojos: es un cristal que llevo dentro de mí, no manipularle, extremadamente difícil de limpiar o quitar. Dondequiera que voy es la misma esclavitud, que comienza en mis ojos y parece no terminar más. He usado todo tipo de medicamentos, pero éstos no encuentran la enfermedad en ninguna parte de mi cuerpo. Al parecer, según los entendedores, debo comenzar por usar mis ojos, por querer abrirlos… pero dicen que, tal vez, cuando lo logre, ya no habrá paisaje.

Sé que todo está ahí, pero, simplemente, no puedo verlo.


You killed me

Existen relaciones que no tienen segunda oportunidad.


Terminar el libro con el que tanto disfrutaste mientras leías. Llegar a la última página. Al último renglón. A la última frase, la última palabra. Y de repente, el punto y final. Y se acabó. No hay más. Por más que el dedo lo intente ya no hay más páginas para pasar. Y todo acaba ahí. Suspiras profundo porque te encantó mientras leías. Porque sentiste cosas que jamás habías sentido con otros libros. Pero de vuelta a la realidad el punto y final te oprime el pecho. Te hace daño. Y el nudo en la garganta aparece sin querer. No se puede hacer nada. Terminaste de leer. Sabes que llegó el fin. Y el autor dijo que no habría segunda parte. Que esa historia no tendría continuación. Ahora lo único que queda es dejar el libro en la estantería. Olvidar la historia y comenzar a leer otras. Existen relaciones que no tienen segunda oportunidad.



Lucha, busca estrategias, y no pongas limites a tus sueños. "Vive con la esperanza del amanecer y la llegada de un nuevo día".


Luchar por nuestros sueños contra un mundo indiferente, ya es una victoria. Fracaso, es un fantasma del cual no debemos tener miedo. Estrategia es una palabra que mostrará que los límites son impuestos por nuestros pensamientos. Y Esperanza es un sentimiento, una creencia, una ilusión, una fe, la confianza de que algo sucederá y que sucederá para bien. Evita quejarte, no apuntes en situaciones negativas, elige enfocarte en los logros que has alcanzado por pequeños que estos sean, disfruta tu vida actual con todo lo que la compone y valora cada cosa que tienes la oportunidad de experimentar en tu vida hoy. Me pregunté: ¿Qué debe ser más grave, la incapacidad de caminar o la incapacidad de amar? ¿Cuantas veces aquellos que son obligados a vencer una cantidad mayor de obstáculos llegan más lejos de lo que aquellos que siempre tuvieron el camino abierto? Lucha, busca estrategias, y no pongas limites a tus sueños. "Vive con la esperanza del amanecer y la llegada de un nuevo día".



Lucha, busca estrategias, y no pongas limites a tus sueños. "Vive con la esperanza del amanecer y la llegada de un nuevo día".


Este valiente corazón se está pegando una sobredosis de cobardía.

Dicen que los trenes, nunca pasan dos veces, que cuando se cierra una puerta otra ventana se abrirá.
Que los cuentos, sueños son, que si las miradas matasen, habría lista de espera en el cementerio. Que cada siete segundos una pareja de todo el mundo fracasa, que las miradas se valoran más que las palabras. Que los supuestos regresos, nunca salen como uno quiere y que la frase -si te vas no vuelvas- me persigue. Que escucho esa canción y me obliga cada vez a recordarte, me hundo sí, me hundo con tus palabras. Este valiente corazón se está pegando una sobredosis de cobardía, y que menos, que darle la razón se la quito. Odio las despedidas montadas en un adiós, las miradas que desprecian, y sobre todo, me odio a mí misma por estar así, sobre una cuerda floja hecha de pita a punto de caer, pero bueno, me dicen que no llore, que no merece la pena, y empiezo a darles la razón. Que si me hundo, soy yo la que sufre, y hoy me he cansado de eso. Me he cansado.


Sonreír cuando el corazón llora.

Aveces la vida no es del color que creemos, 
aveces hay que sonreír cuando el corazón llora.
Es de valientes irse con la frente bien en alto tras la derrota, 
aveces hay que asumir las cosas y aprender que no podemos cambiarlas,
 solamente hay que " dejarlo ser ".

Por más que duela hay que aprender que es lo mejor,
aunque ni tu puedas creerlo y no quieras que sea así, de esa manera. 
Siempre hay alguien con quien hablar, 
aunque te sientas en la mas fría y oscura realidad el sol brillará para ti.

Es increíble, me siento así de fría y sola
 pero no puedo seguir mi propio consejo de sonreír.
 Simplemente cuesta sonreír cuando mi corazón se está cayendo a pedazos. 
Pero juro que lo intentare y buscaré
 mi felicidad en el mas frió y solitario invierno.


Nada nutre más al amor que la paciencia..

Nada nutre más al amor que la paciencia. Es la cualidad que nos ayuda a esperar, entender y tener esperanzas. A veces parece quedar olvidada en un mundo que avanza a doble velocidad. Esto significa mantener la serenidad y la contemplación frente a las desilusiones y los fracasos. No obstante, queremos acción, queremos soluciones, queremos respuestas. Y queremos que lleguen inmediatamente. Esta filosofía es la responsable de juicios apresurados, que causan mucho dolor y desesperación innecesarios. En el amor, las respuestas más importantes llevan tiempo, y ese tiempo debe estar lleno de esperanzas y vacío de presiones. Muchos problemas son sólo sombras que generalmente desaparecen si se tiene paciencia. Aquellos que realmente aman aprendieron a enfrentar los tiempos difíciles con alegría. El premio más grande de la paciencia es el amor duradero.


Nada nutre más al amor que la paciencia. Es la cualidad que nos ayuda a esperar, entender y tener esperanzas. A veces parece quedar olvidada en un mundo que avanza a doble velocidad. Esto significa mantener la serenidad y la contemplación frente a las desilusiones y los fracasos. No obstante, queremos acción, queremos soluciones, queremos respuestas. Y queremos que lleguen inmediatamente. Esta filosofía es la responsable de juicios apresurados, que causan mucho dolor y desesperación innecesarios. En el amor, las respuestas más importantes llevan tiempo, y ese tiempo debe estar lleno de esperanzas y vacío de presiones. Muchos problemas son sólo sombras que generalmente desaparecen si se tiene paciencia. Aquellos que realmente aman aprendieron a enfrentar los tiempos difíciles con alegría. El premio más grande de la paciencia es el amor duradero.