Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Superación Personal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Superación Personal. Mostrar todas las entradas

Nadie te ata. Nadie te obliga. Sé tú mismo. No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar.


Muchas veces tenemos miedo...Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer. Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas. 
Decimos que no, cuando queremos decir que sí. Nos callamos cuando queremos gritar y gritamos
con todo cuando deberíamos cerrar la boca. ¿Por qué ? Después de todo sólo vivimos una vez. No hay tiempo de tener miedo. Entonces basta. Haz algo que nunca hiciste. Atrévete. Olvida que te están mirando. Intenta la jugada imposible. Corre el riesgo. No te preocupes por ser aceptado. No te conformes con ser uno más. Nadie te ata. Nadie te obliga. Sé tú mismo. No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar. Muchas veces creemos en el destino, rezamos, esperamos que las cosas pasen, olvidando lo más importante, ¡Creer en nosotros mismos!. Nos conformamos en vez de arriesgarnos, sin pensar que cada día que pasa nunca volverá. Nada está escrito, nada está hecho, ni siquiera lo imposible. Todo depende de nuestra voluntad. De esa fuerza que nos sale de adentro. De decir "si puedo" a cada desafío. Tenemos el poder cuando estamos decididos, cuando de verdad queremos algo, no hay obstáculo capaz de imponerse si queremos podemos llegar alto, hacer lo que sea... Sólo hay que proponérselo. Si sueñas con ser el mejor del mundo...Si sueñas con los aplausos...
Si sueñas con ganar campeonatos...!Despiértate!


Nadie te ata. Nadie te obliga. Sé tú mismo. No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar.

La vida no es fácil a veces pero nunca debemos perder la esperanza…

Tal vez todo lo que hoy nos preocupa y nos parece difícil e incierto con el tiempo se minimiza y nos damos cuenta que nos ayudó a crecer y a ser mejores cada día…Momentos de prosperidad…otros de incertidumbre y preocupación…De pronto cuando creemos tener todo en la vida alguien o algo derrumba nuestro castillo, nuestro imperio…y allí estamos nosotros…A veces llenos de miedo, otras a la espera de que todo sea una pesadilla y tarde o temprano despertemos…Pero nunca debemos perder la esperanza…De pronto al mirar alrededor siempre tenemos algo que nos dice que podemos resurgir. De todo debemos aprender…Aún cuando nos encontremos mirando con temor nuestro futuro, llenemos nuestro corazón y nuestra vida con un fuerte deseo de seguir…Que nada ni nadie nos desaliente…Somos nosotros los únicos que podemos elegir: Bajar los brazos o seguir peleando.  La vida no es fácil a veces…Pasamos por pruebas difíciles, pero siempre debe existir en cada uno de nosotros la fuerza necesaria que nos permita levantarnos y seguir caminando…

Tal vez todo lo que hoy nos preocupa y nos parece difícil e incierto con el tiempo se minimiza y nos damos cuenta que nos ayudó a crecer y a ser mejores cada día…Momentos de prosperidad…otros de incertidumbre y preocupación…De pronto cuando creemos tener todo en la vida alguien o algo derrumba nuestro castillo, nuestro imperio…y allí estamos nosotros…A veces llenos de miedo, otras a la espera de que todo sea una pesadilla y tarde o temprano despertemos…Pero nunca debemos perder la esperanza…De pronto al mirar alrededor siempre tenemos algo que nos dice que podemos resurgir. De todo debemos aprender…Aún cuando nos encontremos mirando con temor nuestro futuro, llenemos nuestro corazón y nuestra vida con un fuerte deseo de seguir…Que nada ni nadie nos desaliente…Somos nosotros los únicos que podemos elegir: Bajar los brazos o seguir peleando.
La vida no es fácil a veces…Pasamos por pruebas difíciles, pero siempre debe existir en cada uno de nosotros la fuerza necesaria que nos permita levantarnos y seguir caminando…


Lo siento, no siempre es suficiente.

¿Recuerdas cuando eran pequeños y mordían   a otro niño sin querer en el recreo?   El maestro decía ¡Pídele perdón!   Lo decíamos pero no lo pensábamos   porque el mocoso al que habíamos mordido se lo merecía.    Pero cuando creces disculparse no es tan fácil,   cuando acaban los días de recreo hay que decirlo en serio.   Lo siento, no siempre es suficiente,   quizás porque se utiliza muchas veces,   como arma, como excusa.   Pero cuando lo sentimos y lo utilizamos como es debido,   cuando lo pensamos…  cuando nuestras acciones dicen más que las palabras…   cuando lo hacemos bien, lo siento es perfecto.   Cuando lo hacemos bien, lo siento nos redime.

¿Recuerdas cuando eran pequeños y mordían
 a otro niño sin querer en el recreo? 
El maestro decía ¡Pídele perdón!
 Lo decíamos pero no lo pensábamos 
porque el mocoso al que habíamos mordido se lo merecía.

Pero cuando creces disculparse no es tan fácil, 
cuando acaban los días de recreo hay que decirlo en serio.

Lo siento, no siempre es suficiente,
 quizás porque se utiliza muchas veces, 
como arma, como excusa.

Pero cuando lo sentimos y lo utilizamos como es debido, 
cuando lo pensamos…
cuando nuestras acciones dicen más que las palabras… 
cuando lo hacemos bien, lo siento es perfecto. 
Cuando lo hacemos bien, lo siento nos redime.

¿Recuerdas cuando eran pequeños y mordían   a otro niño sin querer en el recreo?   El maestro decía ¡Pídele perdón!   Lo decíamos pero no lo pensábamos   porque el mocoso al que habíamos mordido se lo merecía.    Pero cuando creces disculparse no es tan fácil,   cuando acaban los días de recreo hay que decirlo en serio.   Lo siento, no siempre es suficiente,   quizás porque se utiliza muchas veces,   como arma, como excusa.   Pero cuando lo sentimos y lo utilizamos como es debido,   cuando lo pensamos…  cuando nuestras acciones dicen más que las palabras…   cuando lo hacemos bien, lo siento es perfecto.   Cuando lo hacemos bien, lo siento nos redime.

Creo en el amor.


No creo en el matrimonio, creo en el amor. No creo en la idea de que DEBO estar con alguien por el resto de mi vida, eso sólo me crea culpa e infelicidad cuando he fracasado, de hecho, no creo en el fracaso, creo en salir adelante, en tomar decisiones buenas o malas, pero las mías, creo en cambiar de opinión tan seguido como sea necesario.


 no creo en el fracaso, creo en salir adelante, en tomar decisiones buenas o malas, pero las mías

Voy a sonreír como si no hubiese dolor.


No expongas, tu vida, tu alma, tu corazón, tus sentimientos, tu amor y tus suspiros a morir, por el frío devastador de la soledad. La fortuna de la vida, es la compañía que tengas, porque, la soledad es mala consejera.  Por ahí EXISTIMOS muchos protagonistas de el teatro llamado vida, que, tras bastidores se visten de soledad y salen al público, con una bella sonrisa y un elegante vestido, pero llenos de la fría y húmeda soledad. Voy a sonreír como si no hubiese dolor, a hablar como si todo fuese perfecto, a actuar como si mi vida fuese un sueño, a fingir que todo esto no me está hiriendo.



No expongas, tu vida, tu alma, tu corazón, tus sentimientos, tu amor y tus suspiros a morir, por el frío devastador de la soledad. La fortuna de la vida, es la compañía que tengas, porque, la soledad es mala consejera.  Por ahí EXISTIMOS muchos protagonistas de el teatro llamado vida, que, tras bastidores se visten de soledad y salen al público, con una bella sonrisa y un elegante vestido, pero llenos de la fría y húmeda soledad. Voy a sonreír como si no hubiese dolor, a hablar como si todo fuese perfecto, a actuar como si mi vida fuese un sueño, a fingir que todo esto no me está hiriendo.