Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Nostalgia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nostalgia. Mostrar todas las entradas

No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

Los días pasan. Es inevitable. Pasan las horas y los minutos. Y el tiempo te va cambiando. El tiempo te hace más fuerte, más sabio, más constante y coherente…o todo lo contrario. El tiempo te hace pensar que quizás no merece la pena esperar tanto por nada, o te dice a gritos que cuando le encuentres, quizás haya merecido la pena tanto tiempo. Las arrugas no solo aparecen en la piel de las personas. Todo acaba arrugándose. Los recuerdos, las letras de canciones, los papeles en los que escribías aquellos versos, las sábanas donde un día compartimos más que un sueño y un abrazo. Se arrugan y se secan como hojas de el otoño. Si. El otoño ya mismo volverá y con él la nostalgia y los días más tristes y largos. Los días con ese sabor a frió y helado que trae el invierno. Y será entonces cuando de nuevo recuerdes el calor que desprendía su corazón al latir cerca del tuyo…Esperaré paciente. Si. No sé cuánto tardará en pasar el tiempo. Pero no creo que los días duren más de 24 horas. Mientras, seguiré viviendo un verano especial. Un verano cualquiera de cualquier año. Seguiré disfrutando de los días de Sol que traen luz a mi vida. Mientras tanto…seguiré aquí. No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..


No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

!Llora! No te avergüences.

Llora y llora hasta que el cuerpo te diga basta, luego descubrirás,
 que nada es lo suficientemente malo, que todo tiene su lado positivo..
 Las lágrimas pueden ser un verdadero bálsamo para el alma.
Llorar es de hombres y mujeres,
y el mejor alivio después de un problema o alegría.
No interrumpas lo que tu cuerpo quiere hacer. 
!Llora! No te avergüences.





Nostalgia...Tengo ganas de llorar y no puedo.


¿Alguna vez tuviste ese deseo irrefrenable de llorar? ¿Alguna vez no has tenido el valor para quedarte en un sitio? ¿O el deseo de permanecer allí, pese a todo y aún con todas las lágrimas a tus espaldas por la tonta idea, tonta, de creer que serías feliz? ¿Por qué a veces ir en busca de las cosas bonitas son tan difíciles? ¿Por qué he de quedarme esperando? ¿Por qué tengo que perderme las locuras de la vida que desactivan la razón y agudizan sentimientos que se creían perdidos? Tengo ganas de llorar y no puedo, ese nudo en el estómago y la mudez que se ha posado en mi garganta me indican que, ante la primera lágrima, no habrá marcha atrás. Será por eso que necesito varios segundos para derramar la primera y horas, muchas horas para que mis ojos se cansen y digan: ¡basta!



Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.


Dicen que la gente que los amigos vienen y van. Hay personas que conoces en una estación de paso y eso ya condiciona la relación. Va a ser solo eso, una parada. Luego cada cual se ira y seguirá su camino. Quizá alguna vez recuerdes ese amigo de paso, pero no trascenderá. Solo se queda en eso. Hay otras personas que llevas contigo siempre, aunque no las puedas ver todos los días, aunque incluso pasen meses…da igual, son personas que han calado hondo, han dejado huellas y pase lo que pase, siempre te acordarás de ellas. Incluso aunque a veces el recuerdo duela. Es inevitable. Si una marca se graba con fuego, no se puede quitar. Y luego están otras personas, que empiezan siendo amigos, gente con la que compartes muchas cosas, risas, noches, días, películas, llantos, miles de cosas. Gente con la que te sientes bien, pero un día las cosas se tuercen. Las personas cambian, nosotros cambiamos, y si el cambio se produce por ambas partes, se produce una escisión en la amistad, una rotura por ambas partes, por lo que se nota menos. Sin embargo si el cambio solo viene de parte de uno entonces surgen la distancia y el dolor, porque es solo uno el que ve. Porque uno no puede luchar por acercarse cuando el otro solo le pone barreras. Puedes tener paciencia, pero seamos realistas, la paciencia no cura las heridas, y no puedes esperar eternamente a que esa persona que era, aparezca de nuevo. No va a aparecer porque si ha cambiado ha sido por algo, quizá simplemente ha dejado una parte de su ser de lado, la pena es que sea la parte que te hacía estar ahí por él (o por ella). Cuando eso pasa te ves en una situación complicada. Tienes muchos recuerdos buenos, pero tienes también muchas rencillas producidas por el cambio. Rencores, o frases que te has callado por hacer caso a la paciencia (que a escondidas de todos te susurraba: chsss no digas nada, tiene un mal día, no le des importancia a tal o cual comentario). Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos. Estás en guerra, una guerra que si no acabas te hace meterte en un círculo difuso que parece no tener fin (por algo los círculos son infinitos). No le dices nada porque ya apenas le ves pero si tienes oportunidad de verle luchas por estar callado y no causar problemas (porque para una vez que le ves no merece la pena gritar). Entonces asumes la realidad, que ese amigo con el que tienes años de recuerdos ya no está, y lo que más duele, no va a volver. Te das cuenta de que solo compartís los mismos silencios incómodos, que es eso lo que tenéis en común, las pausas eternas donde nadie dice nada porque ninguno se atreve a lanzar ,al aire o a la cara, la excusa adecuada para rechazar la invitación ( y así no tener que verse) Y cuando descubres todo esto, cuando te paras a pensar y ves lo que fuisteis y lo que nunca más volverás a ser, te envuelve una nostalgia extraña. Pero el tiempo pasa, y al final lo que es nostalgia se convierte en indiferencia. Aunque es cierto que a veces esa indiferencia viene porque, el cambio ha producido tantos golpes, que ya eres inmune. Eres inmune a las frases mal dichas, a desprecios, desplantes y a cualquier cosa que pueda herirte. Y con esa indiferencia como arma podrías romper el círculo, pero en realidad no se rompe. Sigue ahí, con el silencio de palabras que todo el mundo sabe pero nadie se atreve a decir. Bueno yo creo que ya es hora de decir algo, algo que me he dicho a mi misma: Felicidades, has perdido un amigo. La parte positiva es que, no merece la pena ponerse triste. Si se ha ido, ha sido por cuenta propia. Uno solo no puede tirar del carro. Esto es ley de vida. Y como último consejo: las cosas nunca vuelve a ser como antes. Nunca. Mejor asumir y seguir sonriendo junto a las personas que de verdad quieran tu sonrisa. Estas son mis reflexiones y así las he contado. . Y deja de coser tu sombra a mis pies.

Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.

Escribir es un acto de supervivencia.


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Si la vida borrara de repente todas mis horas vividas y así todo mi ser se extinguiera sin quedar rastro de mi, si todo volviera a resurgir de la nada y mi alma comenzara nuevamente a existir, sólo quiero la bendita suerte de volver a tenerte, de quedarme en tus brazos y todo lo vivido, volverlo a vivir. Necesito un "Te amo" de esos que te erizan la piel. Ya no recuerdo que lindos se escuchan.

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Lo que me falta son caricias.



Lo que extraño es ser amada,
lo que echo de menos son abrazos,
lo que me da miedo es "soledad",
a lo que no me acostumbro es a dormir sola.

Lo que me falta son caricias,
ese café en las mañanas en mi cama,
el calor de la chimenea cuando tengo frió, 
ese alguien que me hable al oído.

Necesito la pasión de un cuerpo,
 el calor de unas manos que me abracen,
unos ojos donde vea el reflejo de mi cuerpo desnudo,
!extraño tantas noches de intimidad!
ese cosquilleo en el estómago,
esa extraña sensación en el corazón.

!!Dios,
esos pequeños detalles que ya nadie tiene conmigo.
Necesito amar y ser amada.
No, a el no lo extraño,
solo lo que era yo cuando el estaba conmigo.


Soñé que era feliz…

Como cada noche, desde hace unas cuantas noches, 
vencida por el sueño y tropezando con las puertas que me negaban el camino a la cama,
 llegué, por fin, sana y salva a mi dulce lecho…

Y como cada noche, desde hace unas cuantas noches, me dejé abrazar por el silencio,
 acariciar por las sábanas y comencé a sentir ese maravilloso estado de sueño en el que,
 no se sabe muy bien por qué, uno solo quiere dejarse llevar…

Y entonces, esa noche, como cada noche desde hace unas cuantas, comencé a soñar…
Aunque esta vez el sueño era diferente al que había tenido cada noche desde hacia unas cuantas,
 era un sueño en el que me sentía feliz…

Y de repente, y como por un extraño encantamiento,
todos mis problemas habían desaparecido: 
me sentía bien, alegre, ligera, contenta, feliz…

Miraba a mi alrededor y solo veía campo, pero era un campo cortado,
limpio, con un camino sinuoso que no tortuoso limitado por bancos de madera,
 por bancos que uno quisiera habitar…
Y de repente quise sentarme en uno de esos bancos, siii, 
solo quiero quedarme allí y ver pasar la vida, sentir el aire, y la luz, y el sol… 
y respirar y oler a hierba húmeda y a mar, y a hierbabuena y a tomillo… 
quería quedarme allí…

Pero ocurrió algo extraño… no supe bien por qué, el camino, 
ese camino que llevaba al mar me llamaba como un canto de sirenas, 
me hacia llegar hacia un lugar donde los girasoles llegaban hasta el final del horizonte,
 donde se escuchaba música y donde quería quedarme… siiii… 
en la ladera de una colina, un hombre tocaba la guitarra, y era un sonido conocido,
 era una canción conocida y era una voz conocida… y yo quería quedarme allí, 
con él, escuchando esa música, sintiéndome bien… 
quería cantar, gritarle al mundo que me sentía bien… que era feliz…

Pero tampoco pude hacerlo… no podía dejar de andar… mis pasos me llevaban, 
uno tras otro, al mar, al horizonte, allí donde el olor era diferente, el aroma era azul inmenso, 
era tan fuerte que casi me impedía respirar… y allí, al final del camino estaba mi casa…
 una casa que me resultaba tremendamente familiar, cálida, acogedora… 
una casa que olía a pan recién hecho y que me hacía sentir bien… 
un lugar donde pareciera que hubiera vivido mil años ya…

Y allí, en el porche de mi casa, sentada en un balancín, mirando el mar,
 sintiendo el aire y el sol, relajada, tranquila, contenta, sentí que un hombre me abrazaba… 
y quise esconderme entre sus brazos, oler su aroma, sentirme pequeña, niña, 
tranquila, protegida, feliz… y así, en un balancín orientado al norte, 
en una casa pintada de color lavanda, abrazada por un hombre que me hacía sentirme bien,
Soñé que era feliz…

Soñé que era feliz…

Con cada calada el pecho duele cada vez más, pero el cigarrillo es inagotable.


Brindaré al vacío alzando mi copa mientras mi sonrisa es arrastrada por el cansancio y el hastío, con mis ojos cerrados y una lágrima traviesa quemando el vacío.



Es de noche. Me encuentro bajo un hormigueo y un calor negro alimentado por el cansancio. Me siento rota y con la vista cansada. Apago la luz y enciendo un cigarrillo. Puedo escuchar el sonido arrugado del tabaco quemándose cada vez que aspiro una profunda calada. El humo atraviesa mi interior, se mezcla con mis extrañas y las difuminada con la oscuridad. Con cada calada el pecho duele cada vez más, pero el cigarrillo es inagotable. Toso ligeramente y observo como la ceniza es expulsada en un gris artificioso y armónico contrastado por la luz del cigarro..." Brindaré al vacío alzando mi copa mientras mi sonrisa es arrastrada por el cansancio y el hastío, con mis ojos cerrados y una lágrima traviesa quemando el vacío. Entonces caeré de rodillas mientras el vaso impacta erramando todo su interior. Lloraré, casi riendo, porque todo ha acabado de una vez por todas. Lloraré, lloraré y lloraré, besaré tu saliva; y entonces me iré, para no volver nunca más..." Las cosas cuando se acaban se acaban, y punto. ¿Qué oscuro placer encontramos en la sujeción de elementos rotos? Lo único que conseguimos es cortarnos mientras intentamos volver a recomponer las piezas de nuevo. Desvincularse no es una elección fácil. Pero el dos es un fiel compañero del uno.


Lloraré, lloraré y lloraré, besaré tu saliva; y entonces me iré, para no volver nunca más...

Todo lo que necesito es una caricia de Buenas noches.


Este blog es mi pedacito de cielo, mi almohada, 
mi diario vivir, mis subida y bajadas.
Aquí escribo en noches que me siento fuerte,
 en días que soy mas débil que el viento.

En una noche como esta así me siento.
Todo lo que necesito es una caricia de  
Buenas noches.

Eso de que al final te acostumbras es pura patraña.


A ella la marca se la dejó la diferencia de haberse tenido que acostumbrar a casi todo. A entrar sin llamar y salir con la traición clavada en los ventrículos y en las aurículas. También se ha acostumbrado a oír sin escuchar y a que la oigan sin ser escuchada. Pero no se ha acostumbrado a todo. Hace dos semanas dicen que gritó ante las estrellas del cielo rotundo que seguiría la bonita costumbre de permanecer enamorada del amor y de la sonrisa eterna. Lo prometió el día que llorando por dentro se dio cuenta que eso de que al final te acostumbras es pura patraña.



Preguntas, Silencios, Sentimientos y Dudas.


Cuántas cosas pasan con el tiempo.
 Cuántas mas quedaran. 
Cuántas silencios llenos de palabras feas,
 Cuántas huecos difíciles de llenar. 
Cuántas sentimientos aun por dar.

He recorrido el mundo de la duda

más de un millón de veces en las últimas semanas.


Los puentes de nubes fueron nuestra peor mentira.

Cuando estemos muertos pensaré en la cobardía,
en los barcos que no construí,
pensaré que hay distancias más tristes que las carreteras
y que los puentes de nubes fueron nuestra peor mentira.

Cuando estemos muertos pensaré que siempre lo supe:
que cualquier cosa llegaría antes, mucho antes,
de que fuéramos valientes, de que fuéramos descomunales.

Cuando estemos muertos sabré que ya es tarde,
que el error no estaba en ser nostálgicos o fatalistas,
sino en haberle creído todas las mentiras al futuro que no llegó.



La lluvia.


 La lluvia siempre será un sinónimo de nostalgia y recuerdos,   muchas gotas que caen del cielo y nos mojan el alma.   Múltiples recuerdos trae la lluvia, recuerdos   que ayer fueron olvidos y ahora surgen   como magnánimos regalos de la memoria,   recuerdos que vienen y se van   y se pierden como lágrimas en la lluvia.   Miro la lluvia.. tu recuerdo ante mi aparece,   y mis manos al aire pretendiendo detenerte...  El recordar lo vivido, me duele y quiero olvidar,   quiero vivir el presente, reír y volver a amar,   sin tener que recordar...   -Desconozco el autor de estos versos


La lluvia siempre será un sinónimo de nostalgia y recuerdos, 
muchas gotas que caen del cielo y nos mojan el alma.
 Múltiples recuerdos trae la lluvia, recuerdos
 que ayer fueron olvidos y ahora surgen
 como magnánimos regalos de la memoria,
 recuerdos que vienen y se van 
y se pierden como lágrimas en la lluvia.
 Miro la lluvia.. tu recuerdo ante mi aparece, 
y mis manos al aire pretendiendo detenerte...
El recordar lo vivido, me duele y quiero olvidar,
 quiero vivir el presente, reír y volver a amar,
 sin tener que recordar...


-Desconozco el autor de estos versos

 La lluvia siempre será un sinónimo de nostalgia y recuerdos,   muchas gotas que caen del cielo y nos mojan el alma.   Múltiples recuerdos trae la lluvia, recuerdos   que ayer fueron olvidos y ahora surgen   como magnánimos regalos de la memoria,   recuerdos que vienen y se van   y se pierden como lágrimas en la lluvia.   Miro la lluvia.. tu recuerdo ante mi aparece,   y mis manos al aire pretendiendo detenerte...  El recordar lo vivido, me duele y quiero olvidar,   quiero vivir el presente, reír y volver a amar,   sin tener que recordar...   -Desconozco el autor de estos versos



Es que A veces soy...YO.


En esta noche calurosa, no puedo dormir. Mientras miro la luna desde mi ventana, esa luna enorme, blanca y muda….…..pienso en mi vida. Una noche oscura, aunque a la vez iluminada por una inmensa luna trae a mi mente, lo que he tenido y tengo, lo que he perdido y perderé. Y estoy descubriendo tantas cosas…Que he perdonado errores casi imperdonables, Que hice muchas cosas por impulso. Cuantas veces he saltado primero y pensado después…Me decepcioné con algunas personas, pero también ellas se decepcionaron conmigo, He abrazado para proteger, me he reído cuando no podía…He tenido miedo de perder alguien especial, (y he terminado perdiéndolo…)pero he sobrevivido, y vivo. No soy de una forma determinada, a veces lluvia, a veces sol, otras tormenta o calma. Gata, mujer o niña. A veces, curiosa, buscadora de no se qué. Inquieta y tranquila y tantas veces silenciosa…Porque un día comprendí, que el silencio, muchas veces, vale más que mil palabras…Soy sentimiento pasión, nunca hielo, aunque deje que lo parezca. Lo mismo me acerco, que me alejo. A veces… yo.


En esta noche calurosa, no puedo dormir. Mientras miro la luna desde mi ventana, esa luna enorme, blanca y muda….…..pienso en mi vida. Una noche oscura, aunque a la vez iluminada por una inmensa luna trae a mi mente, lo que he tenido y tengo, lo que he perdido y perderé. Y estoy descubriendo tantas cosas…Que he perdonado errores casi imperdonables, Que hice muchas cosas por impulso. Cuantas veces he saltado primero y pensado después…Me decepcioné con algunas personas, pero también ellas se decepcionaron conmigo, He abrazado para proteger, me he reído cuando no podía…He tenido miedo de perder alguien especial, (y he terminado perdiéndolo…)pero he sobrevivido, y vivo. No soy de una forma determinada, a veces lluvia, a veces sol, otras tormenta o calma. Gata, mujer o niña. A veces, curiosa, buscadora de no se qué. Inquieta y tranquila y tantas veces silenciosa…Porque un día comprendí, que el silencio, muchas veces, vale más que mil palabras…Soy sentimiento pasión, nunca hielo, aunque deje que lo parezca. Lo mismo me acerco, que me alejo. A veces… yo.

En esta noche calurosa, no puedo dormir. Mientras miro la luna desde mi ventana, esa luna enorme, blanca y muda….…..pienso en mi vida. Una noche oscura, aunque a la vez iluminada por una inmensa luna trae a mi mente, lo que he tenido y tengo, lo que he perdido y perderé. Y estoy descubriendo tantas cosas…Que he perdonado errores casi imperdonables, Que hice muchas cosas por impulso. Cuantas veces he saltado primero y pensado después…Me decepcioné con algunas personas, pero también ellas se decepcionaron conmigo, He abrazado para proteger, me he reído cuando no podía…He tenido miedo de perder alguien especial, (y he terminado perdiéndolo…)pero he sobrevivido, y vivo. No soy de una forma determinada, a veces lluvia, a veces sol, otras tormenta o calma. Gata, mujer o niña. A veces, curiosa, buscadora de no se qué. Inquieta y tranquila y tantas veces silenciosa…Porque un día comprendí, que el silencio, muchas veces, vale más que mil palabras…Soy sentimiento pasión, nunca hielo, aunque deje que lo parezca. Lo mismo me acerco, que me alejo. A veces… yo.


No sé dónde encontrarte ni donde alcanzarte.


Antes de que esta luz se desvanezca. Antes de que me quede sin fe. Sé el único hombre que me diga: Que oirás mi corazón, que darás tu vida y te quedarás para siempre.

No sé dónde encontrarte ni donde alcanzarte. Oigo tu voz en el viento. Te siento por toda mi piel. Dentro de mi corazón y mi alma que Te Espera. Todas estas noches sin ti. Todos mis sueños los tengo contigo. Veo y toco tu cara. Caigo entre tus abrazos. Y cuando el tiempo sea correcto, sé que estarás en mis brazos. Cierro mis ojos y encuentro un camino. No necesito ya rezar. He caminado tan lejos. He luchado tan duro. No queda nada más para explicar. Antes de que esta luz se desvanezca. Antes de que me quede sin fe. Sé el único hombre que me diga: Que oirás mi corazón, que darás tu vida y te quedarás para siempre. No dejes que esta luz se desvanezca. No dejes que se acabe mi fe.




Quiero darme esa gran dicha de volver a sentir la alegría del amor.


Un día pedí a Dios que cerrara mi Corazón y que yo nunca volviese amar. Hoy cambie de opinión quiero intentarlo, creo que me debo ese sueño y me lo merezco. Quiero darme esa gran dicha de volver a sentir la alegría del amor. Quiero sonreír desde lo más profundo de mi corazón, tanto, que en cada centímetro de mi cuerpo se manifieste esa sonrisa. .
Te busco en la noche te encuentro entre sueños te advierto que traigo desnudos el alma y el cuerpo. Anclada en tus manos me gasto en tus besos no hay nada ni el aire más puro se cuela tan dentro. Y vamos volando sin alas y vamos restando silencios si no me despiertas te debo este sueño.


No importa si hoy descubriste que la mayoría fueron mentiras, que viviste un fracaso.


De repente un día descubriste que es bueno estar sola otra vez. Por ahí te cruzas con sentimientos encontrados. No sabes si estas realmente bien o si de un momento a otro te caerás en el abismo de "ESTAR SOLA"... Pero te pones a pensar en todo lo que deseabas hacer y no podías y te ves explorando esas posibilidades. Entonces te das cuenta que no es un ABISMO... que no puedes caer en él, que si te sientes deprimida de vez en cuando o sientes nostalgia... está bien! Es buena la nostalgia, porque aunque ahora te duelan ciertas cosas, la nostalgia que sientes es porque te pasaron cosas buenas. No importa si hoy descubristeis que la mayoría fueron mentiras, que viviste un fracaso... no importa, porque fuiste feliz mientras duró. HOY siento como es BUENA mi propia compañía. Porque estar sola no es lo mismo que sentirse sola. Y hoy puedo recuperar mi propia espontaneidad. Me di cuenta, a pesar de mis nostalgias, que hacer cosas sola puede ser: Divertido, relajante, animado, alegre, creativo. Este es el contacto con la persona más importante de mi vida: YO... Y estoy aprendiendo a gustar de mi propia compañía...

 No importa si hoy descubristeis que la mayoría fueron mentiras, que viviste un fracaso... no importa, porque fuiste feliz mientras duró.

Lo mejor del mundo es imaginar lo que queramos.

 A veces tengo la necesidad de saber, de saber ¿En qué dirección sopla el viento?, de saber ¿dónde está el norte o dónde el sur?, de saber ¿En qué estrella estará?. A veces me pregunto ¿ por qué tengo esa necesidad de saber. Cuándo lo que siento es real, a veces pienso alternativas sobre los sucesos, incluso sobre lo que no ha sucedido. Aunque hay veces que es mejor quedarse con el beneficio de la duda e imaginar. Lo mejor del mundo es imaginar lo que queramos.

A veces tengo la necesidad de saber, de saber ¿En qué dirección sopla el viento?, de saber ¿dónde está el norte o dónde el sur?, de saber ¿En qué estrella estará?. A veces me pregunto ¿ por qué tengo esa necesidad de saber. Cuándo lo que siento es real, a veces pienso alternativas sobre los sucesos, incluso sobre lo que no ha sucedido. Aunque hay veces que es mejor quedarse con el beneficio de la duda e imaginar. Lo mejor del mundo es imaginar lo que queramos.

 A veces tengo la necesidad de saber, de saber ¿En qué dirección sopla el viento?, de saber ¿dónde está el norte o dónde el sur?, de saber ¿En qué estrella estará?. A veces me pregunto ¿ por qué tengo esa necesidad de saber. Cuándo lo que siento es real, a veces pienso alternativas sobre los sucesos, incluso sobre lo que no ha sucedido. Aunque hay veces que es mejor quedarse con el beneficio de la duda e imaginar. Lo mejor del mundo es imaginar lo que queramos.