Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Depresión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Depresión. Mostrar todas las entradas

No encuentro razones para vivir.

No quería olvidar. Sí, las cosas habían cambiado con el tiempo, pero ese trozo de historia inconclusa marcó toda su vida. Tenía los labios rotos, impregnados de frío ausente. Cada noche debía acostarse sola en la cama que antes compartían. Abrazaba su almohada, y se aferraba a su recuerdo. Aún no encuentro la razón principal que me sostenga cada día, aquella que llene por completo mi corazón con un suspiro.




!Llora! No te avergüences.

Llora y llora hasta que el cuerpo te diga basta, luego descubrirás,
 que nada es lo suficientemente malo, que todo tiene su lado positivo..
 Las lágrimas pueden ser un verdadero bálsamo para el alma.
Llorar es de hombres y mujeres,
y el mejor alivio después de un problema o alegría.
No interrumpas lo que tu cuerpo quiere hacer. 
!Llora! No te avergüences.





No hay finales felices..pero si sigo soñando con uno.

¿Y qué hay detrás de los lamentos?... 
Sólo deseos reprimidos de esos que se anhela, que se vive, que se sueña. 
Los de ser, de creer, de saber, de vivir... Esos deseos que busco.
No pretendo cambiar el mundo... es precisamente el mundo el que me ha cambiado a mi,
todos los días, todas las horas, todos los segundos que he respirado. 
Me he asfixiado muchas veces, o he creído estarlo, 
pero finalmente mi capacidad de sobrevivir es más fuerte... 
Continúo viviendo, por costumbre, por falta de innovación, por inercia
 por seguir creyendo en el amor pero aun vivo.
No sé si algún día ésto cambie, por ahora me revuelco
 en mis propios fallidos intentos de alzarme,
 de caerme y levantarme. Estoy bien, o pretendo estarlo...

No soy todo lo que quisiera ser, pero eso es sólo otro detalle
 de los tantos que hoy decoran mi vida... de la colección de malos detalles,
de malos momentos, de malos respiros...de felicidad esfumada.
Y es así, una y otra vez... no hay espacios para detenerse en este remolino
 que a veces me parece la vida... es cierto, 
no hay finales felices..pero si sigo soñando con uno.
Sólo seguiré creyendo tal vez ilusamente en la felicidad, 
en un segundo de duración... en una luz 
que logre esclarecer mis grises días y dudas...


Hoy mi pasado me vuelve a atrapar.


Sábanas revueltas. Lágrimas, sombras y recuerdos.

El pasado vuelve, la atrapa, y la sumerge.

De repente, despierta.

Mira por toda la habitación, está asustada.

La ventana sigue abierta, pero todo es oscuridad.

Saca los pies de la cama, se incorpora y va al baño.

Está pálida y sudorosa. Tiene un aspecto horrible..

Recoge su pelo en una coleta alta, 

y se apoya en el lava-manos. 

Se lava la cara y regresa a su cuarto.

Son las cuatro y media de la mañana,

pero no tiene sueño.

Parece como si hubiera dormido

tres días sin pausa.

Se asoma a la ventana y una ráfaga de viento frío

hace que se le erice la piel.


Aveces es mas fácil expresar penas que alegrías.

Creo que la parte de mi corazón que no encuentro, te la llevaste tu.


Creo que la parte de mi corazón que no encuentro, te la llevaste tu. Que lastima que aveces escribimos solo cuando estamos pasando cierto dolor y sufrimiento. Aveces es mas fácil expresar penas que alegrías... o es que las alegrías son pocas y nos convertimos en musa con lápiz. "Escribir me lleva donde mis sueños habitan donde el tiempo no existe."


Aveces es mas fácil expresar penas que alegrías...

Mírate en el espejo suspira y date un beso en el alma.



Un día me levante y dije hasta aquí. Me cansé de llorar. Aprendí que mis lágrimas tenían demasiado valor para gastarlas en quien no valía la pena. Aprendí que las depresiones son como las tormentas se oscurece el cielo, llueve mucho durante algún tiempo y después llega la calma y el sosiego. Aprendí que A veces se gana y Aveces se pierde y que perdiendo Aveces ganamos. Me gustaría que un día dejes de llorar igual que yo. !Mírate en el espejo suspira y date un beso en el alma! y declarate amor eterno. Queriéndote mas cada día porque solo queriéndote mas, podrás dar y recibir amor sin angustias, temores ni falsas expectativas .


Mírate en el espejo suspira y date un beso en el alma.


Hace mucho rato nadie se queja, nadie llora, nadie pregunta.

Sentada aquí, puedo ver la sombra bien definida de una nube que pasa justo encima de mí. En los árboles cercanos, puedo ver los pájaros que se posan en sus ramas, como mirándome, para luego irse cantando. Por algunos instantes sentí que la gente que pasaba a mi alrededor me veía y sonreía, sin abrir los labios, para luego seguir su camino. Siento alegría. No sé por qué, pero por encima de cualquier dificultad, siento alegría. Siento, de vez en cuando, que soy el centro de la atención de buenos mensajes. Siento que soy la destinataria de buenas nuevas, aunque no sepa, por ahora, cuáles son. Al abrir la puerta, siento una brisa que en vez de soplar, me susurra algo. Veo La hamaca en el patio; se mueve como si hubiese sido usada para agradar a alguien. Hace mucho rato nadie se queja, nadie llora, nadie pregunta. A todos les ha dado por leer, por sonreír, por descansar en la hierba, por dormirse con la ventana abierta, como dejando de lado el miedo a la vulnerabilidad descubierta.  Parece que estoy en un paréntesis mágico, en un oasis, sin espejismos, que invita a aprovechar este minuto, esta hora, esta vida.

Cada vez duermo más y sueño menos.


Las personas se parecen a los árboles. Para saber la edad que tiene un árbol sólo necesitas contar los anillos que tiene en el tronco, y para saber la edad de una persona te basta con medir el brillo que tiene en los ojos. Y me da rabia, no debería ser así. Cada vez duermo más y sueño menos, cada vez la gente tiene menos ganas de comerse el mundo, y cada vez quiero rendirme antes. Los años, los daños, ya no sé como llamarlo, afectan a todos...Pero yo intento ser más fuerte.


Inexplicable angustia, hondo dolor del alma, recuerdo que no muere.

Me estoy desvaneciendo de a poquito,
mis ojos se van convirtiendo en dos gotitas de líquido salado. 
Es complicado, ¿sabes?
Porque no tengo ni la menor idea de lo que está pasando aquí, 
no sé qué estoy sintiendo, no sé por qué me pierdo en todo esto...

Ahora noté que, necesito apagar la luz. Es complicado,
porque ni siquiera estoy segura de querer salir de este lugar,
de prender la luz, de secarme las lágrimas.

Quiero salir corriendo a un lugar en que nadie me pueda encontrar,
 un lugar en que no pueda recibir noticias de ningún tipo, 
un sitio, en el que, pase lo que pase, yo no me entere.
Siento que me desvanezco,

cierro los ojos e intento abrirlos y me pesan los párpados, 
cada vez un poquito más. 
Siento esa cosa rara a la que todos le llaman angustia,
 pero no puedo definirla, no puedo describirla,
 por qué no estoy segura de qué es, ni cómo es precisamente...

Inexplicable angustia, hondo dolor del alma, recuerdo que no muere.

 Inexplicable angustia, hondo dolor del alma,
 recuerdo que no muere, deseo que no acaba.

Me pregunto si te AMO.

Silencio, espacios vacíos, recuerdos que me pertenecen y que son solo míos. 
No los llamo, no los quiero, solo espero en silencio.
Te llamo pero no me escuchas, te grito pero no me oyes,
Te escribo y no lees las letras que escribí por ti aquella noche.
 Me tiemblan las manos, las piernas, me siento pérdida y ajena,
Te nombro aunque no se tu nombre, no reconozco tu rostro como aquella noche.

Silencio espacios ausentes, te mire tanta veces, 
perdí tu nombre en aquel recuerdo que no era nuestro.
 Palabras gastadas que no me pertenecen, silencios, y nadas me alejan de noche. 
No te abrace tanto como he querido, me alejo la duda y me callo. 

Silencios de besos que se fueron yendo, de abrazos que parten con algún pretexto, 
te deje las letras un espacio en blanco una luz a medias y este triste llanto. 
Me miraste triste, me dejaste sola, te volviste gris, con frío en mis manos,
 una y otra lágrima y estoy llorando.

 Me miras en silencio, me siento pequeña, no consigo hablar y eso me sofoca,
 Me quejo de todo, todo me molesta, vestigios de fantasmas que dejas tan cerca,
 las dudas los miedos me acosas, me gritas, me dejas perpleja. 
Me hablan de confianza, de ser sincera, si digo que siento, 
Ya no hablamos como amigos, me enojo te enojas y nada es la respuesta.

 Silencio en mi alma el corazón no habla, y empieza el proceso del alma que añora.
 Palabras de aire, y siento que preciso mi espacio mi tiempo, y ya no tiemblo tanto, tengo tanto frío, me acosa, me agota y siento que nada es como he querido. 

No soy victima ni héroe, no soy maestra ni alumna, no soy verdad o mentira,
 solo soy una humana con buenos y malos días, no me perteneces, no te pertenezco, 
no hay formulas mágicas, ni cuentos en rosas como en otros tiempos. 

Te miro en silencio no tienes rostro ni nombre, no tienes tonos mas que grises,
 no tienes respuestas solo dudas, no tienes halagos sino esa mirada perdida, 
me alejo de tus silencios que ahogan, me alejo de las conversaciones que nunca llegaron. 

El espacio en blanco se llena de las letras que tanto preciso como el aire mismo,
 te miro sonrío, te miro y te alejas, miro al cielo y me pregunto quien es para mí la fortaleza,
 de esta alma que no quiere perderse en medio de tanta grandeza. 

Hago silencio sin dudas, sin temores, confiando una vez mas, me pregunto si lo AMO, 
y sonrío sin pensar, con o sin tristezas, con buenos y malos días, sin recetas mágicas, 
Solo amando como ley fundamental, pero amando sin ser amada. 
Me pregunto si te AMO.

¿Cómo hago para olvidarte?


Como hecho de menos lo que un día fuimos, 
lo que por mucho tiempo sentimos juntos. 
Ya no sé como matar estos recuerdos 
que no me dejan avanzar
y sacarte de mi mente, 
de mi piel y de mi memoria. 
No quiero pensar mas en ti, 
ni en todo el bien y todo el dañó 
que nos hemos hecho juntos...
Necesito olvidarte.
¿Cómo LE HAGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO?


Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar, de improvisto, cuando nadie les esperaba, y como ladrones invaden mi espacio, mi tiempo, mi corazón y como ellos se instalan en mi casa y se llevan algo de mí.Y provocan zozobra, malestar, escozor de ojos y dolor de alma y cuando se van, después de llevarse su peaje, uno se queda como después de la fiebre: cansado, desanimado, débil… El tiempo puede curar un corazón herido, pero también puede herir de muerte a un corazón que espera.


Ahora lo único que importa es mi presente.



Veo como mis párpados se cierran... Veo como mis pestañas se mezclan con los suspiros que lanzan mis poros... Puedo sentir que a veces necesito callar, necesito calmar mi ritmo y meditar un poco más antes de hacer las cosas... Pero, no lo sé... Ahora no estoy segura de nada... Sólo siento que quiero estar a tu lado, siento que quiero oír una segunda oportunidad que provenga desde tus labios, desde tus manos, desde tu corazón. Y es que no puedo seguir viviendo culpando a los demás de lo que me sucede, pues yo soy la única que maneja mi mente... Nada ni nadie mas está dentro de mi cabeza, por lo tanto, yo soy la única responsable también de los buenos y malos momentos que suelen rodearme. Me cansé de una vez por todas de todo el daño que me han causado, y estoy dispuesta a salir adelante sin pensar mas en el pasado, sin pensar en lo que pudo haber sido, sin pensar en lo que pude haber echo... ¿De qué me sirve lamentarme? De nada, pues lo hecho ya está hecho, y ya nadie lo puede cambiar, ahora lo único que importa es mi presente, y así podré ir creando un futuro perfecto, con ventajas y desventajas, pero será mí futuro, y de nadie más.


Ahora lo único que importa es mi presente.



Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora, ni un tiempo más cierto que el presente.

La vida es frágil.
Irrumpe, nos bandea de un lado a otro, nos acerca y nos separa. 
Nos atrapa, nos aisla. Nos sorprende, nos conquista, nos convence.

Y, algunas veces, y sin previo aviso, nos golpea con violencia
 y de forma inesperada desaparece.

 A nuestro lado, surge entonces, el silencio, el vacío.
 Las palabras se ahogan en la desesperación;
porque el dolor busca ser compartido
 pero no quiere ser aliviado.

Y la convulsión transforma el ahora en el ayer,
 y el mañana en agonía.
No sabemos esquivarlo,
no podemos ignorarlo y no queremos aceptarlo.

Por eso, si un día a las tres de la madrugada
tienes ganas de dar los buenos días,
 no esperes a que amanezca.

Si una noche el teléfono te despierta, no dejes de contestarlo. 
No renuncies a un paseo porque esté lloviendo,
a encender un fuego
  porque sea verano o a un momento
 porque haga frío.

Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora,
 ni un tiempo más cierto que el presente.
Y ahora, estamos, aquí.
Y hoy, el cielo se puede convertir en  lágrimas.


En el fondo de mi alma tengo un mar de silencios...

Me callo este dolor. Y te digo que todo esta bien. Que nuestro hijo va creciendo que me entretengo en novelas. Que estoy tan ocupada que no pienso. Lo que no quiero decirte es que detrás de un timón, 
manejo por las calles y no se cual es la luz que alumbra los semáforos. !Dios, me duele tanto perderte!!! Solo quisiera que este dolor desapareciera, poder dormir por las noches, poder vivir día a día, solo quiero estar bien y juro que lo intento. Solo quiero sentirme viva y no vacía como me siento.
Quiero ser feliz. ¿Dios por qué me lo niegas?
En el fondo de mi alma tengo un mar de silencios...

En el fondo de mi alma
tengo un mar de silencios...

¿Qué se siente cuando ya no se siente nada?

Y es hoy, cuando me miro al espejo y no tengo que convencerme de lo que soy,
 es hoy que mi reflejo me sorprende gratamente 
y veo de mi rostro borradas las heridas que me causaste.
 Ni odiarte puedo. ¿Qué se siente? No siento nada.
 Años amándote y de pronto te sales de mi vida. 
No te conozco, no sé quién eres, ni siquiera recuerdo tu nombre. 
Creo que hasta eso era falso en ti.
Amanecerá pronto el día y yo junto con el,
 respirare aire profundo hasta llenar mis pulmones y volveré a nacer.



Yo se de reír sin motivos pero no de sentir sin sentido.

Falta mucho por aprender, me toco volar sin alas, 
decir adiós sin morirme y renunciar a mi destino para comenzar a escribir otro.

 Yo se de reír sin motivos pero no de sentir sin sentido.

 Yo se de reír sin motivos
pero no de sentir sin sentido.


¿Por qué duele tanto el amor?

Todos en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido ese gran sentimiento que llamamos AMOR. Todos nos hemos preguntado alguna vez…. ¿Por qué duele tanto? Quizás…. Cuando lo ves imposible. Cuando no te sientes correspondido. Cuando te deja un gran vació. Cuando sientes que tu alma se aleja. Cuando tu corazón deja de latir. Cuando nada a tu alrededor te llena. Cuando todo parece nada. Cuando la distancia es inevitable. Cuando el amor se va…. ¿Por qué duele tanto el amor? ¿ Como saberlo? Dios….….como duele.


¿Por qué duele tanto el amor?

Con cada calada el pecho duele cada vez más, pero el cigarrillo es inagotable.

Es de noche. Me encuentro bajo un hormigueo y un calor negro alimentado por el cansancio. Me siento rota y con la vista cansada. Apago la luz y enciendo un cigarrillo. Puedo escuchar el sonido arrugado del tabaco quemándose cada vez que aspiro una profunda calada. El humo atraviesa mi interior, se mezcla con mis extrañas y las difuminada con la oscuridad. Con cada calada el pecho duele cada vez más, pero el cigarrillo es inagotable. Toso ligeramente y observo como la ceniza es expulsada en un gris artificioso y armónico contrastado por la luz del cigarro..." Brindaré al vacío alzando mi copa mientras mi sonrisa es arrastrada por el cansancio y el hastío, con mis ojos cerrados y una lágrima traviesa quemando el vacío. Entonces caeré de rodillas mientras el vaso impacta erramando todo su interior. Lloraré, casi riendo, porque todo ha acabado de una vez por todas. Lloraré, lloraré y lloraré, besaré tu saliva; y entonces me iré, para no volver nunca más..." Las cosas cuando se acaban se acaban, y punto. ¿Qué oscuro placer encontramos en la sujeción de elementos rotos? Lo único que conseguimos es cortarnos mientras intentamos volver a recomponer las piezas de nuevo. Desvincularse no es una elección fácil. Pero el dos es un fiel compañero del uno.



Se fué y me dejó haciéndome preguntas.


Se fué y no dijo nada. Se fué y no sé cuándo. No dejó ninguna de sus cosas… por eso digo que se fué.
Se fué y me dejó haciéndome preguntas. Se fué y no me dejó una pista, para descubrir la razón de su ausencia. Lo que si parece definitivo, es que no está. Cuando me levanto, quedo con el comentario escurrido. Cuando llego, el grito de saludo se desinfla a su mitad. No hay destinatario para mis miradas, para mis regalos, para mis ganas. Tal vez si sepa la razón, aunque no la he pensado. Tal vez se fue con tantas preguntas como yo quedé. Tal vez tampoco comprendió las respuestas que no di. Tal vez se había ido antes, aunque estaba aquí, a mi lado. Quizás se preguntaba por mi ausencia cuando estábamos en el mismo lugar. Quizás yo soy quien se fue primero, y ahora me niego a responder las mismas preguntas que me fueron encargadas antes, cuando todavía tenía futuro. Y es que a veces el amor se apaga.