Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Quiero sentirme deseada y amada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Quiero sentirme deseada y amada. Mostrar todas las entradas

Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud.

Volver a sentir esa extraña picazón en el estómago, y te miras, pensando qué diablos has hecho mal esta vez. Porque querías intentar estar bien, porque al menos parecía valer la pena luchar con o sin espada contra todos aquellos que se atreviesen a tirarte abajo. Así creía que funcionaban las cosas. Pero las cosas cambian a un ritmo ensordecedor y muchas de esas veces me pierdo, me mareo y vuelvo para empezar de cero. Me canso, estoy cansada, y comienzo a sentir ese miedo de no saber a quien recurrir, con quien hablar. Siento esta picazón y me rasguño el estómago frente al espejo, pensando quien me querrá. No es fácil comprender. Claro que no. Eso lo comprendí cuando todos aquellos que decían entender se fueron y me dejaron sabiendo que al final, la que tenía razón era yo. Hoy mientras lloviznaba, me senté en el centro de la ciudad y vi como fue que se encendía el cielo, se escucha a lo lejos el ruido de el viento y la lluvia cayendo. Más que caer, las gotas de agua golpeaban el suelo, es todo lo que podía escuchar, ese ruido hueco de como toca el suelo o se hunde y formaba un charco. Las luces de la ciudad todas despampanantes, expectantes miraban como la gente se mueve corriendo, buscando asilo. Y otras tantas como yo, nos quedamos en un banco pensando que el mundo puede caerse y yo seguiré allí, con mi vista privilegiada, esperando que alguien quiera acompañarme. Quiero a alguien que me acompañe. Cuando se nubla creo que voy a perder los estribos o directamente, voy a perderme a mi misma entre las nubes que simulan ser arenas movedizas. Solo quería que alguien me abrasara. Lo necesitaba para pasar ese sabor amargo que se me vino a la garganta al pensar que estoy acá sola, y todos mis conocidos acompañados, felices entre sus miserias pero acompañados. Me encontré muchas veces, mirando el cielo, pidiéndole a las estrellas fugaces que me enviasen a alguien que me quisiera, que me cuidase un poco, que me respetase, que me abrace y me besara el alma más allá de mis defectos, más allá de mi cuerpo, de mis cicatrices, de mi mirada. Será que no me pinto. Será que no me visto bien o no lo suficientemente atrevida. Será algo que no se que es, que de pronto no los atrae, o será que no los veo cuando me ven, que no los escucho cuando me llaman, que ya de a poco no los siento cuando me abrazan. Coincide mi apariencia patética ahora, desarmada en la cama, escribiendo esto, escribiendo para desentrañar cual es el misterio o la magia que no tiene lógica, cual será la ecuación para poder ganar el corazón de alguien, o ser considerada verdaderamente por alguien. No soy de las que buscan, me gusta encontrar porque la vida es un hilo de coincidencias, de vidas cruzadas. Quiero coincidir con alguien. Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud. Es mucho, dicen que pido mucho. O muy simple.

Volver a sentir esa extraña picazón en el estómago, y te miras, pensando qué diablos has hecho mal esta vez. Porque querías intentar estar bien, porque al menos parecía valer la pena luchar con o sin espada contra todos aquellos que se atreviesen a tirarte abajo. Así creía que funcionaban las cosas. Pero las cosas cambian a un ritmo ensordecedor y muchas de esas veces me pierdo, me mareo y vuelvo para empezar de cero. Me canso, estoy cansada, y comienzo a sentir ese miedo de no saber a quien recurrir, con quien hablar. Siento esta picazón y me rasguño el estómago frente al espejo, pensando quien me querrá. No es fácil comprender. Claro que no. Eso lo comprendí cuando todos aquellos que decían entender se fueron y me dejaron sabiendo que al final, la que tenía razón era yo. Hoy mientras lloviznaba, me senté en el centro de la ciudad y vi como fue que se encendía el cielo, se escucha a lo lejos el ruido de el viento y la lluvia cayendo. Más que caer, las gotas de agua golpeaban el suelo, es todo lo que podía escuchar, ese ruido hueco de como toca el suelo o se hunde y formaba un charco. Las luces de la ciudad todas despampanantes, expectantes miraban como la gente se mueve corriendo, buscando asilo. Y otras tantas como yo, nos quedamos en un banco pensando que el mundo puede caerse y yo seguiré allí, con mi vista privilegiada, esperando que alguien quiera acompañarme. Quiero a alguien que me acompañe. Cuando se nubla creo que voy a perder los estribos o directamente, voy a perderme a mi misma entre las nubes que simulan ser arenas movedizas. Solo quería que alguien me abrasara. Lo necesitaba para pasar ese sabor amargo que se me vino a la garganta al pensar que estoy acá sola, y todos mis conocidos acompañados, felices entre sus miserias pero acompañados. Me encontré muchas veces, mirando el cielo, pidiéndole a las estrellas fugaces que me enviasen a alguien que me quisiera, que me cuidase un poco, que me respetase, que me abrace y me besara el alma más allá de mis defectos, más allá de mi cuerpo, de mis cicatrices, de mi mirada. Será que no me pinto. Será que no me visto bien o no lo suficientemente atrevida. Será algo que no se que es, que de pronto no los atrae, o será que no los veo cuando me ven, que no los escucho cuando me llaman, que ya de a poco no los siento cuando me abrazan. Coincide mi apariencia patética ahora, desarmada en la cama, escribiendo esto, escribiendo para desentrañar cual es el misterio o la magia que no tiene lógica, cual será la ecuación para poder ganar el corazón de alguien, o ser considerada verdaderamente por alguien. No soy de las que buscan, me gusta encontrar porque la vida es un hilo de coincidencias, de vidas cruzadas. Quiero coincidir con alguien. Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud. Es mucho, dicen que pido mucho. O muy simple.

Me enamore de la forma en que me miraba.

Tenia que ser él. Me enamore de la forma en que me miraba, en el reflejo que sus ojos guardaban, y en la chispa que se notaba. En su sonrisa torcida, sus labios en curva de lado, mirando mis ojos, mi cabello, mis manos, todo y nada a la vez. Supe que tenía que ser el indicado porque no se fijo en mi ropa, en el color de mis prendas, ni en la marca de mis etiquetas. No miró mis zapatos, ni en mi bolsa de mano, y tampoco mi cuerpo. Sólo me miraba a mí, directo a mis ojos con un brillo sorprendente que me hacia arder por dentro por tan sólo mirarlo. Supe que sería él cuando tomo mi mano y la acarició suavemente, tomando un mechón de mi cabello mientras lo enredaba en sus dedos. Sin duda, supe que tenía que ser él cuando se acercó a mi cuello, inhaló profundamente y llevo uno de sus dedos a mis labios susurrando despacio "a partir de ahora somos nosotros".



Soledad, la mujer de hierro la niña en un cuerpo de mujer.

Soy La Soledad, la mujer que se esconde tras una mascara de seguridad, 
la que nunca demuestra en persona su debilidad, 
la que llora a escondidas por una vida perdida, por no haber sido feliz, 
porque nunca vera realizado su sueño de tener un hombre a quien amar a su lado,
 porque aprendió de mala manera que los sueños no se cumplen,
 que soñar es sólo eso, soñar, que pasará el resto de su vida sola pensando
 y buscando que fue lo que hizo mal para nunca haber podido encontrar la felicidad.

La Soledad, la mujer de hierro, la niña en un cuerpo de mujer,
 la que nunca vivió aún estando viva, la que murió y renació de sus cenizas, 
la que ríe a carcajadas mientras por su rostro corre llanto de amargura, 
la que canta a todo pulmón mientras su corazón sangra, 
la que día a día se levanta a seguir luchando, porque no tiene opción, 
la que vive porque respira, la que se conmueve del dolor ajeno
 y se olvida del suyo propio, la que daría la vida y el alma por sus hijos
 pero no movería un dedo para su propio beneficio, 
la que guarda tus secretos y te escucha, la que confía en el ser humano a pesar
 de haber sido dañada por las personas que debieron protegerla,
 la que ama demasiado y no sabe odiar, la que sólo dejará de escribir cuando muera.

La Soledad
 Esa soy yo, sólo aquí me veras tal cual soy, cuando deje el teclado seré simplemente una una mujer,
cuando regrese al teclado seré, La Soledad.


Quiero volverme a enamorar (aunque eso suene a ranchera).

Se va cayendo la careta, se vuelve demasiado pesada, es duro tratar de ser madura y coherente con las situaciones, es duro comprender que te han dejado de amar, es difícil controlar esa rabia, humillación, decepción, y la esperanza mutilada.  Envidio a todo aquel que por despecho hizo y deshizo, al que se bebió todo un bar o dos o mas, al que llevo serenata aunque nunca nadie asomara, al que olvido que tenia una vida y se dedico a vivir a sus anchas su derrota y los envidio solo por ese dicho que te asegura, que después de la tormenta viene la calma, por que tuvieron la verraquera de gritar lo que sentían.  Los envidio por que después de tanto tiempo no tengo paz, por que rió sin reír; a pesar de la familia, del trabajo, de los amigos y de los años que han pasado persiste el vació. No he vuelto a sentir mariposas por nadie, se fueron las mariposas del todo, es muy extraño por que las sigo viendo,  las sigo buscando.   A veces creo que fue un simple sueño pero el pellizcón me duele. Quiero volverme a enamorar  (aunque eso suene a ranchera). Me gustaría regresar a ese pasado donde fui feliz.

Se va cayendo la careta, se vuelve demasiado pesada, es duro tratar de ser madura y coherente con las situaciones, es duro comprender que te han dejado de amar, es difícil controlar esa rabia, humillación, decepción, y la esperanza mutilada.

Envidio a todo aquel que por despecho hizo y deshizo, al que se bebió todo un bar o dos o mas,
al que llevo serenata aunque nunca nadie asomara, al que olvido que tenia una vida y se dedico a vivir a sus anchas su derrota y los envidio solo por ese dicho que te asegura, que después de la tormenta viene la calma, por que tuvieron la verraquera de gritar lo que sentían.

Los envidio por que después de tanto tiempo no tengo paz, por que rió sin reír; a pesar de la familia, del trabajo, de los amigos y de los años que han pasado persiste el vació. No he vuelto a sentir mariposas por nadie, se fueron las mariposas del todo, es muy extraño por que las sigo viendo, 
las sigo buscando. 

A veces creo que fue un simple sueño pero el pellizcón me duele. Quiero volverme a enamorar 
(aunque eso suene a ranchera). Me gustaría regresar a ese pasado donde fui feliz.


Y llega la noche y de nuevo comprendo que te necesito.


Procuro olvidarte, siguiendo la huella de un pájaro herido. Procuro alejarme, de aquellos lugares donde nos quisimos. Me enredo en amores, sin ganas ni fuerzas, por ver si te olvido. Y llega la noche, de nuevo comprendo que te necesito. Procuro olvidarte, haciendo en el día mil cosas distintas. Procuro olvidarte, pisando y contando las hojas caídas. Procuro cansarme, llegar a la noche apenas sin vida y al ver nuestra casa, tan sola y callada no sé lo que haría, porque estuvieras tú, por que vinieras tú conmigo. Lo que haría porque estuvieras tú, por que vinieras tú conmigo. Lo que haría por no vivir así, por no sentirme así, perdida.

Simone - Procuro Olvidarte




No quiere volar, no sabe cómo hacerlo.





Escritos desde una agenda, en momentos de soledad, de espera, en medio de su rutina diaria. 


Ella siempre espera algo, o a alguien. Sigue una luz, es la fe la que la acompaña. 


Escribe a diario, no lo comparte con nadie. Piensa que Dios la lee. 


Ella nunca saldrá del nido, ahí se siente segura. No quiere volar, no sabe cómo hacerlo.


Cada día mira al cielo y sonríe. Ella espera, siempre espera.

http://mujerdenido.blogspot.com
Quería hacerte este regalo el que espero te guste.
Tienes un corazón gigante amiga.

Y llega esa persona que te cambia tu vida para siempre.



"A veces las cosas que más te interesa no sucede, a veces, lo que nunca esperas que suceda, sucede. Conoces miles de personas, y ninguna de ellos realmente te toca. Y entonces, te encuentras con una sola, y tu vida cambia para siempre ... " Para mi, es simplemente hermoso…y estoy plenamente segura que todos hemos sentido o sentiremos esto por alguien…Y llega esa persona que te cambia tu vida para siempre. Pero lo que en realidad todos queremos, es que alguien sienta esto por nosotros. Sometimes the things you most want doesn’t happen, and sometimes the thing you never expect to happen, does. You meet thousands of people, and none of them really touch you. And then, you meet one person, and your life is changed… Forever.”



 "A veces las cosas que más te interesa no sucede, a veces, lo que nunca esperas que suceda, sucede. Conoces miles de personas, y ninguna de ellos realmente te toca. Y entonces, te encuentras con una sola, y tu vida cambia para siempre ... " Para mi, es simplemente hermoso…y estoy plenamente segura que todos hemos sentido o sentiremos esto por alguien…Y llega esa persona que te cambia tu vida para siempre. Pero lo que en realidad todos queremos, es que alguien sienta esto por nosotros… Sometimes the things you most want doesn’t happen, and sometimes the thing you never expect to happen, does. You meet thousands of people, and none of them really touch you. And then, you meet one person, and your life is changed… Forever.”

Aprovecho esta entrada para agradecer a Sandra Bar por este premio del blog
http://rumaniadiferente.blogspot.com
Segundo premio al blog de Idolidia Gonzalez
http://idolidiaglez22.blogspot.com


Gracias a todos por recordarme y Feliz Miércoles.


Soñé que era feliz…

Como cada noche, desde hace unas cuantas noches, 
vencida por el sueño y tropezando con las puertas que me negaban el camino a la cama,
 llegué, por fin, sana y salva a mi dulce lecho…

Y como cada noche, desde hace unas cuantas noches, me dejé abrazar por el silencio,
 acariciar por las sábanas y comencé a sentir ese maravilloso estado de sueño en el que,
 no se sabe muy bien por qué, uno solo quiere dejarse llevar…

Y entonces, esa noche, como cada noche desde hace unas cuantas, comencé a soñar…
Aunque esta vez el sueño era diferente al que había tenido cada noche desde hacia unas cuantas,
 era un sueño en el que me sentía feliz…

Y de repente, y como por un extraño encantamiento,
todos mis problemas habían desaparecido: 
me sentía bien, alegre, ligera, contenta, feliz…

Miraba a mi alrededor y solo veía campo, pero era un campo cortado,
limpio, con un camino sinuoso que no tortuoso limitado por bancos de madera,
 por bancos que uno quisiera habitar…
Y de repente quise sentarme en uno de esos bancos, siii, 
solo quiero quedarme allí y ver pasar la vida, sentir el aire, y la luz, y el sol… 
y respirar y oler a hierba húmeda y a mar, y a hierbabuena y a tomillo… 
quería quedarme allí…

Pero ocurrió algo extraño… no supe bien por qué, el camino, 
ese camino que llevaba al mar me llamaba como un canto de sirenas, 
me hacia llegar hacia un lugar donde los girasoles llegaban hasta el final del horizonte,
 donde se escuchaba música y donde quería quedarme… siiii… 
en la ladera de una colina, un hombre tocaba la guitarra, y era un sonido conocido,
 era una canción conocida y era una voz conocida… y yo quería quedarme allí, 
con él, escuchando esa música, sintiéndome bien… 
quería cantar, gritarle al mundo que me sentía bien… que era feliz…

Pero tampoco pude hacerlo… no podía dejar de andar… mis pasos me llevaban, 
uno tras otro, al mar, al horizonte, allí donde el olor era diferente, el aroma era azul inmenso, 
era tan fuerte que casi me impedía respirar… y allí, al final del camino estaba mi casa…
 una casa que me resultaba tremendamente familiar, cálida, acogedora… 
una casa que olía a pan recién hecho y que me hacía sentir bien… 
un lugar donde pareciera que hubiera vivido mil años ya…

Y allí, en el porche de mi casa, sentada en un balancín, mirando el mar,
 sintiendo el aire y el sol, relajada, tranquila, contenta, sentí que un hombre me abrazaba… 
y quise esconderme entre sus brazos, oler su aroma, sentirme pequeña, niña, 
tranquila, protegida, feliz… y así, en un balancín orientado al norte, 
en una casa pintada de color lavanda, abrazada por un hombre que me hacía sentirme bien,
Soñé que era feliz…

Soñé que era feliz…

Tan sola como siempre.


Mi vida pasa por mi mente como un largometraje
donde el final se iguala al comienzo, 
donde con asombro y tal vez desconsuelo, 
descubro que los anhelos de ayer son los mismos de hoy,
que el tiempo ha pasado pero yo sigo siendo la misma;
las distancias se han agrandado pero yo sigo estando
en el mismo lugar y tan sola como siempre.


Y se que mañana es otro día.


Y se que mañana es otro día, pero esta noche necesito perderme en mi locura, en mis desordenes y mi cansancio, esta noche necesito permiso para el tropiezo, llenar mi cara de lágrimas y olvidarme hasta del motivo por el cual empecé a llorar. Y aunque sangren mis heridas, solo tengo que vendarlas, apretar fuerte los dientes, respirar hondo y seguir. porque sino la vida desgraciadamente se para.



Cuando la batalla está perdida, solo los que huyen pueden combatir en otra.

Intentaré escapar de esta madriguera. De este pequeño agujero donde todo ya se me queda grande. Recogeré mis cosas, las meteré en una caja, como en las películas americanas y saldré por la puerta. Me despediré de todos mis recuerdos. Y comenzaré a andar. Por otros caminos, donde no pueda encontrarme contigo. Escapar es en lo único que pienso ahora. Huir como un hábil ratón. Porque cuando la batalla está perdida, solo los que huyen pueden combatir en otra.



Porque a pesar de todo, quiero amarte.


Hoy quiero amarte. Con tus defectos, con tus virtudes, con tus caricias, con todo tu ser. Hoy quiero amarte y quiero sentirte a mi lado. Hoy he notado más allá de todo tu importancia, porque mi amor es sincero y si no se va es porque tiene y siente razones para seguir viviendo. Hoy te amo y mi amor crece cada día más. Con llantos, con suspiros, con tristeza, con felicidad. Así te amo, más allá de lo físico, más allá de nuestros cuerpos, más allá de los humano. Así te amo, rozando la perfección, sabiendo que volveremos a encontrarnos. Y de a poco voy entendiendo que el amor no se puede definir, ni describir porque cada amor es especial, único, perfecto y el sólo hecho de sentir amor me hace ser mejor cada día. Te amo y no dejaré de hacerlo, porque a pesar de todo, quiero amarte.
(Esto lo encontré en un blog abandonado) 
Merecía la pena compartirlo

Somos personas y todos vamos en el mismo saco.



Bajo toda la capa de maquillaje, las sonrisas forzadas, y las muecas de alegría, todos tenemos pensamientos que nos atormentan, cosas que queremos ocultar, imperfecciones que queremos perfeccionar...Hasta la persona que menos te esperas tiene complejos e inseguridades, lo que ocurre es que cada uno lo esconde a su manera, y aunque alguien parezca la persona más segura del mundo,
nunca hay que creérselo, todos tenemos complejos y miedos, aunque algunos parezcan más seguros o felices que otros, hay que recordar que es un caparazón, y que bajo toda esa gran capa de superficialidad, hay una pequeña persona, deseando que la abracen y le aparten los miedos de un manotazo. Porque el miedo no tendría sentido si no conociéramos el éxtasis de la felicidad, la alegría.. y todas esas cosas que hacen que el miedo, los complejos y las pesadillas carezcan de significado. Por eso, no te ciegues con tus problemas, no te martirices, no te acomplejes más de la cuenta, porque somos personas y todos vamos en el mismo saco.

 Bajo toda la capa de maquillaje, las sonrisas forzadas, y las muecas de alegría, todos tenemos pensamientos que nos atormentan, cosas que queremos ocultar, imperfecciones que queremos perfeccionar...Hasta la persona que menos te esperas tiene complejos e inseguridades, lo que ocurre es que cada uno lo esconde a su manera, y aunque alguien parezca la persona más segura del mundo,  nunca hay que creérselo, todos tenemos complejos y miedos, aunque algunos parezcan más seguros o felices que otros, hay que recordar que es un caparazón, y que bajo toda esa gran capa de superficialidad, hay una pequeña persona, deseando que la abracen y le aparten los miedos de un manotazo. Porque el miedo no tendría sentido si no conociéramos el éxtasis de la felicidad, la alegría.. y todas esas cosas que hacen que el miedo, los complejos y las pesadillas carezcan de significado. Por eso, no te ciegues con tus problemas, no te martirices, no te acomplejes más de la cuenta, porque somos personas y todos vamos en el mismo saco.

 Lo importante es aprender a quererse y valorarse, 
hasta darse cuenta de que esos complejos apenas tienen sentido 
y aprendamos a reírnos de ellos.

Fuiste mi principio y mi fin.

Alfa y Omega. El principio y el fin. Este significado radica en el hecho de que Alfa y Omega son la primera y última letras del alfabeto griego clásico. Alfa es la primera letra del alfabeto griego y omega la última. Cuando alguien habla de alfa - omega, generalmente quiere decir desde principio a fin. ¿Sentisteis alguna vez el Alfa y Omega en tu vida? ¿Sentisteis que lo que era principio ahora se convierte en el fin? Si alguna vez sentiste curiosidad por el concepto del fin de los tiempos ¿Cuántas cosas pendientes quieres resolver antes del fin? Fuisteis mi Alfa y Omega, mi principio y fin, mi amor y mi destrucción.



Siento que te pierdo de apoco y eso me está matando...


Es como en las historias de miedo, cuando vez a lo lejos del camino el zombie que alguna vez estuvo vivo y que ahora aun cuando muerto vuelve y te persigue, corres por un largo sendero y ves que ya te pisa los talones y que no solo quiere agarrarte a ti ... sino que también quiere devorar a quien mas amas...Fantasma del pasado que no se si aun es una realidad, no se si aun está viva para el, debería decir con seguridad que no, que está mas que muerta y enterrada, que estas aquí conmigo, que soy luz en tus ojos y que nadie mas puedes ver, que me tienes tatuada en tu pecho, que vivirás eternamente y tus hermosos años los vivirás conmigo, que cuando vea tu rostro jurarme algo este completamente segura de que dices la verdad... pero lamentable mente, por culpa de ese zombie no puedo... lo odio!
Con el alma envuelta en llamas, con todas las fuerzas que necesite para mover el mundo, lo odio...por el solo hecho de hacerme dudar de ti, de los "TE AMO" que me has regalado, de los abrazos que me han quitado el frió, de las pocas y valiosas lágrimas que eh visto en tus mejillas...lo odio... y quizá me eh dejado llevar y me siento mal por ocultarte las cosas, tal vez estoy reprimiendo mi amor o quizá es mi imaginación, te siento lejos, penoso, triste...lo notas en mi y yo en ti..siento que te pierdo de apoco y eso me está matando...Si eh de morir prefiero que sea de golpe...no quiero agonizar días y días siendo devorada por un zombie come almas de enamorados...

Siento que te pierdo de apoco y eso me está matando...

Estar solo invita a mirar dentro de uno mismo.



Cuando deseamos apartarnos del bullicio y la locura de la cuidad, cuando queremos descansar, así me siento hoy. Pocas veces hacemos un alto en el camino y a la prisa esquizofrenia de nuestras vidas,
necesitamos estar con nosotros mismos. La verdad es que estar solo invita a mirar dentro de uno y también a pensar en posibles cambios con los que te gustaría afrontar la vida. Quiero tener la capacidad de observar aquello que funciona bien y aquello que puedo mejorarse. Necesito un poco de aire fresco y solo sentir el canto de los pájaros. Una frase que me gusta: "Si eres capaz de ser feliz cuando estás solo, habrás encontrado el secreto de la felicidad".



Empiezo a sentir una oleada de caricias desordenadas en mi piel.

Siento el susurro de una mirada en la nuca, la reconozco, mientras respondo a su invitación dándome la vuelta, dejándome llevar por la dulce tentación de su sonrisa que me toma y comienza a bailar suavemente al ritmo de mi boca. Solo quiero dejarme llevar por sus manos, dejo de pensar, un latido se desperdicia en mi corazón, cada uno armoniza con el siguiente, empiezo a sentir una oleada de caricias desordenadas en mi piel, envolviéndome. Me abandono a ellas. Solo soy piel, bendita piel.


Siento el susurro de una mirada en la nuca, la reconozco, mientras respondo a su invitación dándome la vuelta, dejándome llevar por la dulce tentación de su sonrisa que me toma y comienza a bailar suavemente al ritmo de mi boca. Solo quiero dejarme llevar por sus manos, dejo de pensar, un latido se desperdicia en mi corazón, cada uno armoniza con el siguiente, empiezo a sentir una oleada de caricias desordenadas en mi piel, envolviéndome. Me abandono a ellas. Solo soy piel, bendita piel.

Hay momentos, en que la tristeza es la mejor alegría.

Hay momentos, en que lo mejor que puedes no hacer, es hacer. Hay momentos, en que lo mejor que puedes decir, es el silencio. Hay momentos, en que ser tu misma se convierte en una religión. Hay momentos, en que la tristeza es la mejor alegría. Hay momentos en que la mejor compañía es la soledad. Hay momentos en que un beso se convierte en Ley. Hay momentos en que solo necesitas saber.... que hay momentos.

Hay momentos, en que lo mejor que puedes no hacer, es hacer. Hay momentos, en que lo mejor que puedes decir, es el silencio. Hay momentos, en que ser tu misma se convierte en una religión. Hay momentos, en que la tristeza es la mejor alegría. Hay momentos en que la mejor compañía es la soledad. Hay momentos en que un beso se convierte en Ley. Hay momentos en que solo necesitas saber.... que hay momentos.

Hay momentos en los que te gustaría volver al pasado.




Suele decirse que las cosas que merecen la pena, cuestan esfuerzo y trabajo, muchas veces tu esfuerzo queda en vano, ya que no siempre dependen de ti las cosas, si no de terceras personas. Se dice que si no arriesgas no ganas, no creo que tampoco se pierda, ya que lo has intentado y es con eso con lo que te tienes que quedar, hay momentos en los que te gustaría volver al pasado, para empezar con otro principio y probar otro final, pero los errores se convierten en experiencias con el paso del tiempo, y esas experiencias, en nuevas oportunidades, aprovecha cada momento, y no te comas la cabeza, comete el mundo.






Lista para dormir y me encuentro con este nuevo premio que me deja sin palabras... Se lo dedico a todoooos y cada uno de mis seguidores y a todas esas personas que me leen desde los lugares mas escondidos del mundo. El segundo premio que recibe mi blog y tengo que agradecérselo a mi querida amiga Ainoa 13♥ Gracias por pensar en mi es poco para todo lo que quisiera decirte. Besos muchos grandes y gordos uhhhhhhhhhhh no me puede faltar un abrazo.. !!!!Esta nena escribe con su corazón.. 

Necesito esa sonrisa para vivir.

Yo también me he sentido frágil cuando alguien me ha mirado fijamente a los ojos, yo también he visto mi mundo derrumbarse sobre mi espalda cuando menos fuerza tenía para sostenerlo, yo también necesito esa sonrisa para vivir, necesito mil motivos, mil movimientos, mil susurro para sobrevivir día a día.

Yo también me he sentido frágil cuando alguien me ha mirado fijamente a los ojos, yo también he visto mi mundo derrumbarse sobre mi espalda cuando menos fuerza tenía para sostenerlo, yo también necesito esa sonrisa para vivir, necesito mil motivos, mil movimientos, mil susurro para sobrevivir día a día. 

yo también necesito esa sonrisa para vivir, necesito mil motivos, mil movimientos, mil susurro para sobrevivir día a día.