Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Paz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Paz. Mostrar todas las entradas

Que la paz del universo te deje dormir hoy en paz.

Estar sola es un reto personal, es demostrarte a ti misma que eres capaz de seguir adelante, demostrarle al mundo y sobre todo a ti que puedes ser feliz y que puedes con todo lo que se ponga en tu camino…"Un día brillante depende más de tu actitud que del sol". Si yo actúo con el bien, recibiré el bien. Si actúo con el mal, recibiré el mal. Aquello que nuestros abuelos nos dijeron es la más pura verdad: “tendrás siempre el doble de aquello que deseares a los otros”. Feliz Noche. Ser feliz no es cuestión de destino. Es cuestión de elección. Que la paz del universo te deje dormir hoy en paz.

 -Que la paz del universo te deje dormir hoy en paz.

Lastima que solo fue....Un profundo sueño.

Un sueño. Un profundo sueño. Las sábanas me envuelven hasta dominar mi capacidad de sentir el espacio exterior, y sin abrir los ojos veo todo lo que quiero ver. Todo en blanco y negro, una vida distinta a la mía, un aglomerado de gente y a veces nadie, pero siempre reflejos sin sentido…Excepto tu y yo, en medio de todo, sonriéndome desde unos metros más allá, llenandome de paz… Y te agarro la manos y te abrazo como nunca…Y la gente sigue o no sigue, pero igual es como si no existiera. Nos vamos, tu y yo, caminando por ese suelo ya un poco pintado de algunos colores…Lastima que solo fue.....Un profundo sueño.


¡Como estoy empezando a confiar en ese gran arco iris que está sobre mi cabeza!


Siempre que comienzo a escribir, muchas veces sin ánimo y sin pasión, 
de pronto me encuentro encontrando un tema nuevo que me seduce y me enamora 
y entonces boto lo que escribía y me lanzo por el texto que me  despierta la cosquillita. 

Hoy voy hablar de paz, esa que sentí al salir esta noche
 y sentarme hablar por horas con dos amigas que no veía por mucho tiempo, 
disfrutar de unos tragos en lugar tranquilo y una música que se escuchaba cerca de nosotras.
 Paz porque no hablamos de amores frustrados ni de lágrimas.

 Paz porque el dolor se fue junto con el amor que un día sentí y me hizo tanto daño. 
Paz porque estoy en dieta, me corte el pelo. 
Paz porque tengo tiempo para mis hijos y para mi. 
Paz porque ya no tengo dolor que me quite el sueño, ni rencores que alimentar.

Paz porque me siento relajada, hablo despacio, no me altero por todo, 
salgo a caminar en las tardes pensando en quemar las calorías de mi comida. 
Paz porque me veo en el espejo y me gusto, porque sonrió mas seguido
 y creo que hasta se me fueron las arrugas.
Nunca pensé que dejarlo ir me hiciera tanto bien.


¡Como estoy empezando a confiar 
en ese gran arco iris 
que está sobre mi cabeza!


Me atrevo con la verdad y dejo mi inseguridad muy lejos,

Cuando miro un camino y no lo transito, estoy eligiendo huir de esa vivencia, siento que me mantengo al margen, dejo de caminar con mis propios pasos, tal vez estoy haciendo una proyección y me quede con la incertidumbre de una nueva experiencia. En general siempre intento no quedarme con la duda.


Así ocurre con las palabras, las cuales son un recurso para expresar lo que siento, lo que sueño, sin olvidarme de quien soy ahora. A veces esas palabras me hacen su esclava, sino las expreso, me limito, pero al exteriorizarlas no coarto mi libertad de expresión y las concedo sin que nadie las pida.


Me atrevo con la verdad y dejo mi inseguridad muy lejos, doy mi primer paso, acepto lo que venga, siento alegría, tristeza, tantos estados, pero a la vez siento mi propia fuerza, agradezco, me perdono y lo hago porque no siempre acierto en mis regalos para conmigo misma, pero tengo la intención de obsequiarme un sentimiento de paz interior, el cual a través de las palabras y de la verdad, me hace bien, me conforta y me ayuda en mis relaciones con las otras personas.

Los sueños son la ventana a los deseos mas profundos del alma.

En el momento que cada uno de nosotros lo deseemos de verdad, en medio de tanta oscuridad podremos producir el milagro de ver aparecer una ventana que se nos abre a una infinita sucesión de posibilidades representadas por el intenso brillo de un haz luminoso que sabrá traer a nuestras vidas la paz, el amor que deseamos y la felicidad que merecemos. La ventana será nuestra mente, la luz nuestros pensamientos. Así, la oscuridad y negrura que rodea nuestras vidas de pronto se hará tan clara que nos dará la sensación de estar viviendo  dentro de un Sol propio que nos cobija y nos proteje ofreciéndonos su calor sin quemarnos.



 Extraído del libro Sintonía de Rudy Spillman
Gracias a Merye Lopez por esta imagen que compartio conmigo para este post.

En el silencio muchos hombres se han hecho grandes, porque han podido pensar.


Sí, necesitamos silencio en nuestras vidas para poder vivir a plenitud en nuestros corazones, para contemplar las maravillas que nos rodean, la belleza de un atardecer, de una noche de luna, o de un día soleado. La paz se pierde porque nos falta silencio y soledad para contemplar y meditar sobre la paciencia que han tenido algunos con nosotros. El silencio no es una amenaza a la soledad como algunos piensan, sino un excelente lugar de encuentro y conexión con lo más profundo de nuestro ser. Por falta de silencio se ahogan oportunidades maravillosas de amar, el ruido nos impide pensar, nos impide reflexionar. Necesitamos silencio porque la lengua es un arma muy peligrosa. En el sólo se escucha lo esencial. Con nuestro ruido robamos a otras personas la paz que podrían tener. En el silencio se han concebido las grandes obras artísticas, se han escrito los mejores poemas, la mejor música, las mas grandes reflexiones, los mejores descubrimientos científicos y hasta los mas apasionados versos. "En el silencio muchos hombres se han hecho grandes, porque han podido pensar."


En el silencio muchos hombres se han hecho grandes, porque han podido pensar.


"En el silencio 
 muchos hombres se han hecho grandes, 
porque han podido pensar"

Hay que aceptar que no todos los días son iguales.


Hay que aceptar que los días no son iguales, y que por uno de color negro aparecerán cien amarillos
para que veas que el sol brilla cada día,  cien rosas para que tu corazón sea tierno, cien verdes para que puedas observar tu entorno lleno de bella naturaleza, cien azules para que puedas mirar al cielo explotando con su grandiosidad, y cien rojos para que puedas arder con la pasión de un amor… del bueno.

Gracias a mi querida amiga Lola del blog
http://sinimportanciaparanadie.blogspot.com/

Soy un poco llorona así que no dudes que me sacasteis una lágrima.


Existen cosas que no tienen precio.



Siento tranquilidad...Paz...Calma...no siento ansiedad. Esas cosas "NO TIENEN PRECIO." La madurez que uno adquiere a través de los años lleva a uno a tener una vida más tranquila.. Mi consejo amigas(o): Se tu siempre sin importar que los demás piensen sobre ti, haz el bien siempre y no intentes complacer a todo el mundo por aceptación porque por cada uno que te critique, habrá diez que en silencio crecen con tu ejemplo, y tu coraje los impulsará a buscar en sí mismos la fuerza que tú tienes. "Nada te puede traer paz más que tú mismo"


Ama para que el odio no te envenene el alma.


Esas personas que te han lastimado tanto no son malas, simplemente se equivocaron. Aprende a meterte en su piel y no sólo no los juzgarás con odio, sino que serás capas de perdonarlos con amor. Míralos con los ojos de Dios, con compasión y con tolerancia. Son como el ciego que no puede ver. Ámalos para que el odio no te envenene el alma. Perdónalos si no quieres hacerte más daño con el rencor que con la ofensa. Ámalos aunque te convenga tenerlos muy lejos de ti. Que este texto te lleve a perdonar de corazón. Así estarás libre de la culpa y el rencor y podrás vivir en paz.

Las palabras duelen, más que puñaladas, más que piquetes de alacranes.



Las palabras se las lleva el viento, aún así suelen ser armas muy peligrosas, devastadoras, insolentes, crueles, dañinas, nefastas…Yo ya no quiero palabras, no quiero un “TE AMO” no quiero un “TE QUIERO” no quiero promesas, no quiero sueños, no quiero ilusiones, sólo quiero paz, tranquilidad, serenidad…Ojala hubieras sido mi caballero andante que se aventura y enfrenta toda clase de peligros para salvar a su princesa, pero no, debió ser por que yo… yo no soy una princesa. Las palabras duelen, más que puñaladas, más que piquetes de alacranes, más que la mordedura de una serpiente, más que la muerte, más que la tortura más cruel, ya no quiero palabras, les temo, ya no quiero promesas, el futuro no existe, ya no quiero mentiras, no soportaría de nuevo tener que arrancarme un pedazo de corazón putrefacto, solo quiero vivir en paz lo que me queda de vida…



Siempre voy a sonreír aunque se me rompa el alma.


Ha pasado tanto tiempo desde que intente amar y salí tan mal librada de eso que no pensé jamás encontrar la paz, lucho por olvidar el pasado, pero es difícil porque hay cosas que te desgarran el alma. He perdonado a todos de corazón, a pesar del daño que me han hecho yo no soy nadie para juzgar, se que la vida se cobra todo tarde o temprano y por eso le pido a Dios que esas personas que me causaron dolor y amargura no pasen por momentos malos y es que si algo les pasa yo me sentiré mal, se que Dios me entiende, no soy buena, solo no se odiar, no soy perfecta, pero no se guardar rencor, no soy nadie para desear un mal. ¿Que sucederá? no lo se, pero espero que por una vez en la vida las cosas mejoren, quiero olvidar, quiero empezar de cero, dejar todo lo malo y ser solo yo misma, eso no puede cambiar, quiero conservar lo bueno y desechar lo malo, quiero vivir los últimos días de mi vida con paz..Siempre voy a sonreír aunque se me rompa el alma.