Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Años. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Años. Mostrar todas las entradas

Y llegará Enero



Y llegará Enero, y continuarás guardando en tu mochila años y daños, orgasmos y golpes, abrazos y despedidas. Y las decepciones cada vez pesarán más. Y el año comenzará con nuevos ciclos, con aires frescos, pero tú seguirás atrapada, ahuyentando fantasmas, prescribiendo finales, huyendo de los principios. Te camuflarás tras los auriculares y te aferrarás a un “mejor malo conocido que bueno por conocer”, porque crees que todos acabarán siendo igual, que continuarán expandiendo tu vacío en el mejor de los casos, o difuminando el brillo de tu mirada en el peor de ellos. Y las hojas de los árboles caerán inertes, para empezar de nuevo, mientras tú seguirás alimentando tu mundo de miedos, tu abismo de melancolías. Y llegará Enero, y tal vez descubras que no todo está cortado siguiendo el mismo patrón, que las segundas oportunidades también existen o tal vez sean las quintas… He perdido la cuenta. Y si me permites un consejo, no continúes con esta lucha interna… Que el viento de otoño limpie tus lágrimas, que el frío invierno te arrope en tu nuevo hogar. No tienes que seguir fingiendo todo. No hay motivos para seguir levantando murallas. Busca la belleza en la fragilidad y no sigas corriendo persiguiendo sombras. Deja que llegue Enero y déjate llevar con él. Deja que entre la luz en tu vida.



  Y llegará Enero, y continuarás guardando en tu mochila años y daños, orgasmos y golpes, abrazos y despedidas. Y las decepciones cada vez pesarán más. Y el año comenzará con nuevos ciclos, con aires frescos, pero tú seguirás atrapada, ahuyentando fantasmas, prescribiendo finales, huyendo de los principios. Te camuflarás tras los auriculares y te aferrarás a un “mejor malo conocido que bueno por conocer”, porque crees que todos acabarán siendo igual, que continuarán expandiendo tu vacío en el mejor de los casos, o difuminando el brillo de tu mirada en el peor de ellos. Y las hojas de los árboles caerán inertes, para empezar de nuevo, mientras tú seguirás alimentando tu mundo de miedos, tu abismo de melancolías. Y llegará Enero, y tal vez descubras que no todo está cortado siguiendo el mismo patrón, que las segundas oportunidades también existen o tal vez sean las quintas… He perdido la cuenta. Y si me permites un consejo, no continúes con esta lucha interna… Que el viento de otoño limpie tus lágrimas, que el frío invierno te arrope en tu nuevo hogar. No tienes que seguir fingiendo todo. No hay motivos para seguir levantando murallas. Busca la belleza en la fragilidad y no sigas corriendo persiguiendo sombras. Deja que llegue Enero y déjate llevar con él. Deja que entre la luz en tu vida.

Nada más atractivo y excitante que una mujer de 50 años sonriente y serena en la vida.


Los 30 fueron una tragedia: me pillaron separada y con dos hijas. Ahora es tiempo para mí. Más que las arrugas o las canas, la fatalidad de que por mucho que hagas ejercicio la piel se suelta. Cuesta mirarte y ver que no tienes una piel de mujer joven. Para mí, los 30 años, los 40, no fueron tema. Pero cumplir 50, medio siglo… Me costó asumirlo. Las arrugas se han marcado y ni las cremas ni las bases las tapan. Veo que el tiempo se va acortando y quiero aprovecharlo. Ya no hago cosas que me dan problemas. Salgo a caminar, leo y me levanto temprano, porque la mañana tiene una energía especial. “Nada más atractivo y excitante que una mujer de 50 años sonriente y serena en la vida”

 Los 30 fueron una tragedia: me pillaron separada y con dos hijas. Ahora es tiempo para mí. Más que las arrugas o las canas, la fatalidad de que por mucho que hagas ejercicio la piel se suelta. Cuesta mirarte y ver que no tienes una piel de mujer joven. Para mí, los 30 años, los 40, no fueron tema. Pero cumplir 50, medio siglo… Me costó asumirlo. Las arrugas se han marcado y ni las cremas ni las bases las tapan. Veo que el tiempo se va acortando y quiero aprovecharlo. Ya no hago cosas que me dan problemas. Salgo a caminar, leo y me levanto temprano, porque la mañana tiene una energía especial. “Nada más atractivo y excitante que una mujer de 50 años sonriente y serena en la vida”

Y, de repente, ya no tienes miedo.


Hace un par de años inicié una nueva etapa de mi vida, intensa y un tanto extraña. La verdad es que cuando parece que ya te quedan pocas cosas nuevas por experimentar a nivel de emociones, sentimientos y vivencias, te das cuenta de que la vida es un constante ir y venir, un fluir permanente de experiencias nuevas que te siguen sorprendiendo a cada paso y te hacen descubrir nuevos recovecos en lo más hondo de ti misma, por donde nunca te habías adentrado.    Sin ninguna duda, lo más sorprendente para mí y lo que más me ha marcado estos últimos meses, ha sido el ver como se tambaleaban bajo mis pies algunos de los cimientos sobre los que había construido mi vida. Aprender a caminar por la vida guardando silencios, practicando el oficio de soltar algunas de las cosas a las que me había ido aferrado sin darme cuenta, y aceptar su pérdida.    Tengo que reconocer que he llorado mucho en estos meses y que tuve que aprender a vivir con muchos miedos nuevos que nunca había experimentado, y aprender a enfrentarme a ellos para seguir caminando.    A veces me tambaleaba y, cuando estaba a punto de caer, conseguía abandonarme a la vida, acallar mi mente, incluso ir más allá del corazón, más allá de mí misma, más allá del más allá. Entonces me sentía renacer y el único sentimiento que me embargaba era el de la profunda gratitud a la Vida por su infinita generosidad.    Voy, vengo, vengo, voy..., hoy me pierdo, mañana me encuentro y me vuelvo a perder... Pero anoche, bajo un cielo plagado de estrellas, en la soledad de la noche, volví a agradecer a la vida por tanto y tanto. Y, mirando ese cielo, volví a recocer en cada estrella a cada amigo y en cada amigo, cada sueño compartido y cada abrazo.    Estamos solos, es verdad. En el fondo, todos lo sabemos. Pero qué dulce es saber que aunque caminamos solos siempre hay una estrella que te guía y un amigo que te abraza y sueña contigo. Y, de repente, ya no tienes miedo. Tan solo, esa infinita gratitud que aletea con cada latido de tu corazón y con cada bocanada de aire que respiras.


Hace un par de años inicié una nueva etapa de mi vida, intensa y un tanto extraña. La verdad es que cuando parece que ya te quedan pocas cosas nuevas por experimentar a nivel de emociones, sentimientos y vivencias, te das cuenta de que la vida es un constante ir y venir, un fluir permanente de experiencias nuevas que te siguen sorprendiendo a cada paso y te hacen descubrir nuevos recovecos en lo más hondo de ti misma, por donde nunca te habías adentrado.

Sin ninguna duda, lo más sorprendente para mí y lo que más me ha marcado estos últimos meses, ha sido el ver como se tambaleaban bajo mis pies algunos de los cimientos sobre los que había construido mi vida. Aprender a caminar por la vida guardando silencios, practicando el oficio de soltar algunas de las cosas a las que me había ido aferrado sin darme cuenta, y aceptar su pérdida.

Tengo que reconocer que he llorado mucho en estos meses y que tuve que aprender a vivir con muchos miedos nuevos que nunca había experimentado, y aprender a enfrentarme a ellos para seguir caminando.

A veces me tambaleaba y, cuando estaba a punto de caer, conseguía abandonarme a la vida, acallar mi mente, incluso ir más allá del corazón, más allá de mí misma, más allá del más allá. Entonces me sentía renacer y el único sentimiento que me embargaba era el de la profunda gratitud a la Vida por su infinita generosidad.

Voy, vengo, vengo, voy..., hoy me pierdo, mañana me encuentro y me vuelvo a perder... Pero anoche, bajo un cielo plagado de estrellas, en la soledad de la noche, volví a agradecer a la vida por tanto y tanto. Y, mirando ese cielo, volví a recocer en cada estrella a cada amigo y en cada amigo, cada sueño compartido y cada abrazo.

Estamos solos, es verdad. En el fondo, todos lo sabemos. Pero qué dulce es saber que aunque caminamos solos siempre hay una estrella que te guía y un amigo que te abraza y sueña contigo. Y, de repente, ya no tienes miedo. Tan solo, esa infinita gratitud que aletea con cada latido de tu corazón y con cada bocanada de aire que respiras.

Hace un par de años inicié una nueva etapa de mi vida, intensa y un tanto extraña. La verdad es que cuando parece que ya te quedan pocas cosas nuevas por experimentar a nivel de emociones, sentimientos y vivencias, te das cuenta de que la vida es un constante ir y venir, un fluir permanente de experiencias nuevas que te siguen sorprendiendo a cada paso y te hacen descubrir nuevos recovecos en lo más hondo de ti misma, por donde nunca te habías adentrado.    Sin ninguna duda, lo más sorprendente para mí y lo que más me ha marcado estos últimos meses, ha sido el ver como se tambaleaban bajo mis pies algunos de los cimientos sobre los que había construido mi vida. Aprender a caminar por la vida guardando silencios, practicando el oficio de soltar algunas de las cosas a las que me había ido aferrado sin darme cuenta, y aceptar su pérdida.    Tengo que reconocer que he llorado mucho en estos meses y que tuve que aprender a vivir con muchos miedos nuevos que nunca había experimentado, y aprender a enfrentarme a ellos para seguir caminando.    A veces me tambaleaba y, cuando estaba a punto de caer, conseguía abandonarme a la vida, acallar mi mente, incluso ir más allá del corazón, más allá de mí misma, más allá del más allá. Entonces me sentía renacer y el único sentimiento que me embargaba era el de la profunda gratitud a la Vida por su infinita generosidad.    Voy, vengo, vengo, voy..., hoy me pierdo, mañana me encuentro y me vuelvo a perder... Pero anoche, bajo un cielo plagado de estrellas, en la soledad de la noche, volví a agradecer a la vida por tanto y tanto. Y, mirando ese cielo, volví a recocer en cada estrella a cada amigo y en cada amigo, cada sueño compartido y cada abrazo.    Estamos solos, es verdad. En el fondo, todos lo sabemos. Pero qué dulce es saber que aunque caminamos solos siempre hay una estrella que te guía y un amigo que te abraza y sueña contigo. Y, de repente, ya no tienes miedo. Tan solo, esa infinita gratitud que aletea con cada latido de tu corazón y con cada bocanada de aire que respiras.

Cada vez duermo más y sueño menos.


Las personas se parecen a los árboles. Para saber la edad que tiene un árbol sólo necesitas contar los anillos que tiene en el tronco, y para saber la edad de una persona te basta con medir el brillo que tiene en los ojos.
Y me da rabia, no debería ser así. Cada vez duermo más y sueño menos, cada vez la gente tiene menos ganas de comerse el mundo, y cada vez quiero rendirme antes.
 Los años, los daños, ya no sé como llamarlo, afectan a todos...Pero yo intento ser más fuerte.

Las personas se parecen a los árboles. Para saber la edad que tiene un árbol sólo necesitas contar los anillos que tiene en el tronco, y para saber la edad de una persona te basta con medir el brillo que tiene en los ojos. Y me da rabia, no debería ser así. Cada vez duermo más y sueño menos, cada vez la gente tiene menos ganas de comerse el mundo, y cada vez quiero rendirme antes. Los años, los daños, ya no sé como llamarlo, afectan a todos...Pero yo intento ser más fuerte.

Es sorprendente encontrar a alguien que se quede con uno para siempre.

  Tener alguien a quien amar es suficiente,    pero imagínese que vive con la persona que amas, por años y años;   usted come, duerme, ríe, llora, discuten juntos y todavía se aman.   Es sorprendente encontrar a alguien que se quede con uno para siempre,   pase lo que pase .. alguien que se preocupa por ti ...   alguien que te hace sentir bien contigo mismo ...   alguien que te cuide cuando estás enfermo y cambia tu estado de ánimo   cuando estas teniendo un día difícil.   Miras sus ojos, el amor brilla en ellos ..   Ellos están llenos de alegría ..   parecen estar fascinados y cautivados en su amor ....  Me estas seduciendo.


Tener alguien a quien amar es suficiente, 
pero imagínese que vive con la persona que amas, por años y años;
 usted come, duerme, ríe, llora, discuten juntos y todavía se aman. 
Es sorprendente encontrar a alguien que se quede con uno para siempre, 
pase lo que pase .. alguien que se preocupa por ti ... 
alguien que te hace sentir bien contigo mismo ... 
alguien que te cuide cuando estás enfermo y cambia tu estado de ánimo 
cuando estas teniendo un día difícil. 
Miras sus ojos, el amor brilla en ellos .. 
Ellos están llenos de alegría .. 
parecen estar fascinados y cautivados en su amor ....
Me estas seduciendo.

  Tener alguien a quien amar es suficiente,    pero imagínese que vive con la persona que amas, por años y años;   usted come, duerme, ríe, llora, discuten juntos y todavía se aman.   Es sorprendente encontrar a alguien que se quede con uno para siempre,   pase lo que pase .. alguien que se preocupa por ti ...   alguien que te hace sentir bien contigo mismo ...   alguien que te cuide cuando estás enfermo y cambia tu estado de ánimo   cuando estas teniendo un día difícil.   Miras sus ojos, el amor brilla en ellos ..   Ellos están llenos de alegría ..   parecen estar fascinados y cautivados en su amor ....  Me estas seduciendo.

La vida debería terminar en un orgasmo.


La vida debería ser al revés.
Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado.
Luego despiertas en una residencia mejorando día a día.
Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.
Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.
Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral.
Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y luego empiezas el colegio, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé, y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice, etc…
Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.

Encontré esto en google y me tentó a compartirlo.

Disfruten la filosofía de Quino que esta vez interpreta cómo debería ser el mundo.
Se me ocurre que si así fuera, cuando los que le hacen daño a este mundo llegaran a la niñez,
los buscaría en la escuela, les arrebataría la merienda y los mancharía de caca infantil para que fueran la burla de los demás niños y así los que vinieran detrás se retractarían de hacer lo que están haciendo
los que ahora están dirigiendo a la humanidad.
La vida debería ser al revés.

La vida debería ser al revés.  Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado.  Luego despiertas en una residencia mejorando día a día.  Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.  Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.  Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral.  Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y luego empiezas el colegio, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé, y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice, etc…  Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.    Encontré esto en google y me tentó a compartirlo.   Disfruten la filosofía de Quino que esta vez interpreta cómo debería ser el mundo.  Se me ocurre que si así fuera, cuando los que le hacen daño a este mundo llegaran a la niñez,  los buscaría en la escuela, les arrebataría la merienda y los mancharía de caca infantil para que fueran la burla de los demás niños y así los que vinieran detrás se retractarían de hacer lo que están haciendo  los que ahora están dirigiendo a la humanidad.  La vida debería ser al revés.


Nunca te detengas.



Mientras estés viva, siéntete viva. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas...Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!! ( Madre Teresa de Calcuta )



Mientras estés viva, siéntete viva. 
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas...
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
 Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
 Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
 ¡Pero nunca te detengas!!

 -Madre Teresa de Calcuta 



 Mientras estés viva, siéntete viva. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas...Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!! ( Madre Teresa de Calcuta )


A Través de los Años.


Soy fuerte y soy orgullosa...y puedo decirte que no habrá una sola piedra que evite que llegue a mi meta. Me siento feliz por las cosas que hice y no me arrepiento de las que no hice. Siempre he sido una mujer que a sabido aguantar los golpes de la vida, unas veces llorando y sufriendo pero otras veces curando mis heridas. ... Gracias a la vida por hacerme la mujer fuerte que soy hoy por que A Través de los Años y desilusiones he aprendido. Agradezco todo el que ha venido a mi vida y se que fue por un motivo, tal vez por que por un momento me harían feliz o por que al irse de mi vida me convertirían en una persona mas fuerte.   “ Ser fuerte es hacer alegre a alguien   aunque tú tengas el corazón roto."


Soy fuerte y soy orgullosa...

y puedo decirte que no habrá una sola piedra que evite que llegue a mi meta. Me siento feliz por las cosas que hice y no me arrepiento de las que no hice. Siempre he sido una mujer que a sabido aguantar los golpes de la vida, unas veces llorando y sufriendo pero otras veces curando mis heridas. Gracias a la vida...
 por hacerme la mujer fuerte que soy hoy por que A Través de los Años y desilusiones he aprendido. 
Agradezco...
 todo el que ha venido a mi vida y se que fue por un motivo, tal vez por que por un momento me harían feliz o por que al irse de mi vida me convertirían en una persona mas fuerte.

“ Ser fuerte es hacer alegre a alguien
 aunque tú tengas el corazón roto."
                    
Soy fuerte y soy orgullosa...y puedo decirte que no habrá una sola piedra que evite que llegue a mi meta. Me siento feliz por las cosas que hice y no me arrepiento de las que no hice. Siempre he sido una mujer que a sabido aguantar los golpes de la vida, unas veces llorando y sufriendo pero otras veces curando mis heridas. ... Gracias a la vida por hacerme la mujer fuerte que soy hoy por que A Través de los Años y desilusiones he aprendido. Agradezco todo el que ha venido a mi vida y se que fue por un motivo, tal vez por que por un momento me harían feliz o por que al irse de mi vida me convertirían en una persona mas fuerte. “ Ser fuerte es hacer alegre a alguien  aunque tú tengas el corazón roto."