Seguidores

Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Poemas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poemas. Mostrar todas las entradas

Me hace falta un beso de esos que nunca se olvidan, de esos que cuando uno se acuerda hasta suspira.

Me hace falta un beso de esos que nunca se olvidan, de esos que cuando uno se acuerda hasta suspira, me hace falta una caricia, de esas que hacen vibrar hasta los huesos, necesito a alguien que me haga perder el equilibrio, que me quite el sueño e inquiete mis sentidos, me hace falta un beso que se quede impregnado en mi pecho, me hace falta un beso, que me haga perder el piso.-Frases de Amor, Poemas, besos, Caricias, Necesidad, Gritos del corazón,
Me hace falta un beso de esos que nunca se olvidan, de esos que cuando uno se acuerda hasta suspira, me hace falta una caricia, de esas que hacen vibrar hasta los huesos, necesito a alguien que me haga perder el equilibrio, que me quite el sueño e inquiete mis sentidos, me hace falta un beso que se quede impregnado en mi pecho, me hace falta un beso, que me haga perder el piso.
-Lilia Araceli Zepeda Vela


No creo en el azar, pero ojalá y corras con suerte, para tropezar conmigo.

Quiero que sepas,
 que tengo muchos problemas
 que no he podido resolver...
como cuando empiezo contando ovejas,
 y termino contándoles cuánto te quiero
 o como cuando daría lo que fuera,
 por volverte a ver....

No creo en el azar,
 pero ojalá y corras con suerte,
 para tropezar conmigo. 
No creo en magia, 
pero piso donde pisaste 
para caminar volando....

Extraño cosas contigo, 
que aún no han pasado. 
No tengo dinero, pero quiero
 gastarme la vida contigo. 
Y también he querido ser poema,
 o cualquier cosa que verse contigo...

Cómo quisiera que te fueras,
 pero sólo para que
 me lleves a donde vayas. 

Yo sé que me encuentro sin ti, 
pero con palabras, por eso,
 no sé cómo decirme que te amo.

 A demás, a mi me enseñaron
 a llamar a las personas por su nombre
 y a ti te quiero llamar amor...

Pero de todos, 
el mayor de mis problemas
 es que yo he llevado una doble vida...
la que sueño contigo y la que vivo sin ti...

Sin embargo, 
quiero que sepas, 
que para todo esto,
 sé que sí tengo algo en mente,
 y es a ti todo el tiempo.

-Autor Desconocido

Quiero que sepas,   que tengo muchos problemas   que no he podido resolver...  como cuando empiezo contando ovejas,   y termino contándoles cuánto te quiero   o como cuando daría lo que fuera,   por volverte a ver....    No creo en el azar,   pero ojalá y corras con suerte,   para tropezar conmigo.   No creo en magia,   pero piso donde pisaste   para caminar volando....    Extraño cosas contigo,   que aún no han pasado.   No tengo dinero, pero quiero   gastarme la vida contigo.   Y también he querido ser poema,   o cualquier cosa que verse contigo...    Cómo quisiera que te fueras,   pero sólo para que   me lleves a donde vayas.     Yo sé que me encuentro sin ti,   pero con palabras, por eso,   no sé cómo decirme que te amo.     A demás, a mi me enseñaron   a llamar a las personas por su nombre   y a ti te quiero llamar amor...    Pero de todos,   el mayor de mis problemas   es que yo he llevado una doble vida...  la que sueño contigo y la que vivo sin ti...    Sin embargo,   quiero que sepas,   que para todo esto,   sé que sí tengo algo en mente,   y es a ti todo el tiempo.    -Autor Desconocido

Encontrarse, de pronto, con las manos vacías, con el corazón vacío.

Pasa el lunes y pasa el martes
y pasa el miércoles y el jueves y el viernes
y el sábado y el domingo,
y otra vez el lunes y el martes
y la gotera de los días sobre la cama donde se quiere dormir,
la estúpida gota del tiempo cayendo sobre el corazón aturdido,
la vida pasando como estas palabras.
Lunes, martes, miércoles,
enero, febrero, diciembre, otro año, otro año, otra vida.
La vida yéndose sin sentido, entre la borrachera y la conciencia,
entre la lujuria y el remordimiento y el cansancio.
Encontrarse, de pronto, con las manos vacías,
con el corazón vacío,
con la memoria como una ventana hacia la obscuridad,
y preguntarse: ¿qué hice?, ¿qué fui?, ¿en donde estuve?
Sombra perdida entre las sombras,
¿cómo recuperarte, rehacerte, vida?


-Jaime Sabines

Pasa el lunes y pasa el martes  y pasa el miércoles y el jueves y el viernes  y el sábado y el domingo,  y otra vez el lunes y el martes  y la gotera de los días sobre la cama donde se quiere dormir, la estúpida gota del tiempo cayendo sobre el corazón aturdido, la vida pasando como estas palabras. Lunes, martes, miércoles,  enero, febrero, diciembre, otro año, otro año, otra vida. La vida yéndose sin sentido, entre la borrachera y la conciencia,  entre la lujuria y el remordimiento y el cansancio. Encontrarse, de pronto, con las manos vacías,  con el corazón vacío,con la memoria como una ventana hacia la obscuridad,  y preguntarse: ¿qué hice?, ¿qué fui?, ¿en donde estuve? Sombra perdida entre las sombras, ¿cómo recuperarte, rehacerte, vida? -Jaime Sabines

Espero curarme de ti.


Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.   ¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se le puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.   Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. _Tú sabes como te digo que te quiero cuando digo: -"qué calor hace", -"dame agua", -"¿sabes manejar?", -"se hizo de noche"...Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te quiero".   Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tu quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar aun panteón.     Titulo: Espero curarme de ti  Autor: Jaime Sabines

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se le puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. _Tú sabes como te digo que te quiero cuando digo: -"qué calor hace", -"dame agua", -"¿sabes manejar?", -"se hizo de noche"...Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te quiero".

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tu quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar aun panteón.

 Titulo: Espero curarme de ti
Autor: Jaime Sabines


Suelo preguntarme cómo puede ser que un simple cigarro sea fuente de una inspiración desaparecida. De dónde salen las palabras cuando no hay sentimientos solo páginas blancas que rellenar.

Caricias, Cigarros, Escribir, Preguntas sin respuestas, Sentimientos, Palabras que hieren, Poemas, Otoño., Los colores, Tristeza, Dolor en el alma, Sentimientos de Vacío, besos, Caricias,
Suelo preguntarme cómo puede ser que un simple cigarro sea fuente de una inspiración desaparecida. De dónde salen las palabras cuando no hay sentimientos solo páginas blancas que rellenar.
Se cierran las flores con el sol del crepúsculo, rayos naranjas que tiñen un paisaje cargado de descuidos. No hay nada, ni siquiera sombras que asusten. Estoy sola, y aún así desearía ser invisible, una simple espía sin palabras que gritar, sin gritos que esconder.
Ha llegado el otoño , es como un lapicero lleno de colores grises, pero yo, me resisto a el, con mi bolígrafo azul; tintándolo todo de tristeza.
El frío en un corazón que se niega a latir por falta de sentimientos. No hacen falta nubes para que oscurezca, solamente las palabras de un alma en pena.
No estoy triste, tampoco me siento feliz, pero me siento vacía, e intento llenarme con caladas de humo peligroso, que me ennegrece por dentro y me calma las ansias. Ansias de algo que no tengo, ansío tan sólo una larga velada: Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas sin lágrimas. No se si soy yo la que escribe oh el eclipse de luna que me puso romántica.

Hoy mi pasado me vuelve a atrapar.

Sábanas revueltas. Lágrimas, sombras y recuerdos.    El pasado vuelve, la atrapa, y la sumerge.    De repente, despierta.    Mira por toda la habitación, está asustada.    La ventana sigue abierta, pero todo es oscuridad.    Saca los pies de la cama, se incorpora y va al baño.    Está pálida y sudorosa. Tiene un aspecto horrible..    Recoge su pelo en una coleta alta,     y se apoya en el lava-manos.     Se lava la cara y regresa a su cuarto.    Son las cuatro y media de la mañana,    pero no tiene sueño.    Parece como si hubiera dormido    tres días sin pausa.    Se asoma a la ventana y una ráfaga de viento frío    hace que se le erice la piel.

Sábanas revueltas. Lágrimas, sombras y recuerdos.

El pasado vuelve, la atrapa, y la sumerge.

De repente, despierta.

Mira por toda la habitación, está asustada.

La ventana sigue abierta, pero todo es oscuridad.

Saca los pies de la cama, se incorpora y va al baño.

Está pálida y sudorosa. Tiene un aspecto horrible..

Recoge su pelo en una coleta alta, 

y se apoya en el lava-manos. 

Se lava la cara y regresa a su cuarto.

Son las cuatro y media de la mañana,

pero no tiene sueño.

Parece como si hubiera dormido

tres días sin pausa.

Se asoma a la ventana y una ráfaga de viento frío

hace que se le erice la piel.


Aprenderé a volar con mis alas rotas.

Enamorate, Con el tiempo aprendí, Vivir Para Volar, Después, Desengaño, besos, Labios, Poemas, Ilusiones,
Aprenderé a volar con mis alas rotas, después del doloroso choque contra el desengaño, es mitad estrellarse en el suelo a cada nuevo intento y mitad alcanzar el cielo y sus encantos. Besar se vuelve descubrir y rutina dependiendo de quien sean los labios. Una caminata bajo las estrellas se puede volver tan solo una lejana idea, una pintura hermosa descrita en mis poemas, todo menos una realidad que se acerca. Y el empezar a construir ilusiones desde cero, con esto me gusta y esto no lo quiero, se vuelve intolerable después de pedir un poco mas a la derecha, dos centímetros mas alto, no no, mejor más bajo, y al fin ves como nada queda bien centrado, dentro de ese espacio que ya decidiste crear, respetando todas esas normas que te permitirán no volverte a enamorar de otro idiota.
Enamorate, Con el tiempo aprendí, Vivir Para Volar, Después, Desengaño, besos, Labios, Poemas, Ilusiones,

La felicidad al menos con mayúscula no existe.

Mario Benedetti., Momentos, Poemas, soledad, Pensamientos de soledad, Después, Alegría, Amor, Silencio, Labios, Poemas,
Soledades de Mario Benedetti.
Ellos tienen razón esa felicidad al menos con mayúscula no existe ah pero si existiera con minúscula seria semejante a nuestra breve pre-soledad. Después de la alegría viene la soledad después de la plenitud viene la soledad después del amor viene la soledad ya se que es una pobre deformación pero lo cierto es que en ese durable minuto uno se siente solo en el mundo sin asideros sin pretextos sin abrazos sin rencores sin las cosas que unen o separan y en es sola manera de estar solo ni siquiera uno se apiada de uno mismo los datos objetivos son como sigue. Hay diez centímetros de silencio entre tus manos y mis manos una frontera de palabras no dichas entre tus labios y mis labios y algo que brilla así de triste entre tus ojos y mis ojos. Claro que la soledad no viene sola si se mira por sobre el hombro mustio de nuestras soledades se vera un largo y compacto imposible un sencillo respeto por terceros o cuartos ese percance de ser buena gente. Después de la alegría, después de la plenitud después del amor viene la soledad conforme pero que vendrá después de la soledad A veces no me siento tan solo si imagino mejor dicho si se que mas allá de mi soledad y de la tuya otra vez estas vos aunque sea preguntándote a solas que vendrá después de la soledad. -Poemas de Mario Benedetti.

Mario Benedetti., Momentos, Poemas, soledad, Pensamientos de soledad, Después, Alegría, Amor, Silencio, Labios, Poemas,


Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!



Hay días en que…, Estoy despierta y viva como un sol,   como una mariposa transmutándose sin descanso,   y recibo todas mis vidas en un vaso de inocencia,    uno que me presta la tierra para los días de insomnio.    Hay días, como ayer y mañana que presiento que la espera se va,   y la claridad, llega como un fuego níveo, profundo y terso,   me visto en él en cada segundo que me permite el momento.   Dime, dime, ¿que es la existencia toda de un hombre   si no los momentos que hubo de comprensión y consciencia?    Frase:    Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!  -Ambrose Bierce Escritor estadounidense


Hay días en que…, Estoy despierta y viva como un sol, 
como una mariposa transmutándose sin descanso,
 y recibo todas mis vidas en un vaso de inocencia, 
 uno que me presta la tierra para los días de insomnio.


Hay días, como ayer y mañana que presiento que la espera se va,
 y la claridad, llega como un fuego níveo, profundo y terso, 
me visto en él en cada segundo que me permite el momento.

Dime, dime, ¿que es la existencia toda de un hombre 
si no los momentos que hubo de comprensión y consciencia?

Frase:

Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!

-Ambrose Bierce Escritor estadounidense

Hay días en que…, Estoy despierta y viva como un sol,   como una mariposa transmutándose sin descanso,   y recibo todas mis vidas en un vaso de inocencia,    uno que me presta la tierra para los días de insomnio.    Hay días, como ayer y mañana que presiento que la espera se va,   y la claridad, llega como un fuego níveo, profundo y terso,   me visto en él en cada segundo que me permite el momento.   Dime, dime, ¿que es la existencia toda de un hombre   si no los momentos que hubo de comprensión y consciencia?    Frase:    Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!  -Ambrose Bierce Escritor estadounidense


Tengo en la cabeza la pesadez de los domingos y en el estómago la resaca del sábado.

Alcohol, Domingo, Sabado, Corazón roto, Momentos, desilusión, Poemas, Frases de Amor,
Tengo en la cabeza la pesadez de los domingos y en el estómago la resaca del sábado. Tengo en el corazón el temblor del momento y en los pies la incertidumbre de cada día. Tengo, una valla por saltar, un castillo de arena y una ilusión miope.

Así como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido... desengáñate, ¡así no te querrán!

Dios, Gustavo Adolfo Becquer, Poemas, Rosas, Mensajes de Amor, Frases Románticas, Parejas,
Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales,
jugando llamarán; pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar; aquellas que aprendieron nuestros nombres, esas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar, y otra vez a la tarde, aun mas hermosas, sus flores abrirán; pero aquellas cuajadas de rocío, cuyas gotas mirábamos temblar y caer, como lágrimas del día... esas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar; tu corazón, de su profundo sueño tal vez despertará; pero mudo y absorto y de rodillas como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido... desengáñate, ¡así no te querrán! 
-Gustavo Adolfo Becquer

Y es que a pesar de todo la vida sigue.

En mi mesita de noche siempre guardo un libro de Neruda   que me encanta y lo leo bastante a menudo.  Hoy quiero resaltar un verso que siento especialmente:    "La misma noche que hace blanquear los mismos árboles".  "Nosotros, los de entonces ya no somos los mismos"    Algunas veces en nuestra vida conocemos a personas que nos tocan el corazón  y les prometemos que nunca va a cambiar nada entre nosotros,  que todo va a estar siempre como en ese momento tan especial  en el que las miradas hablan por si solas.  Lo cierto es que la vida da muchas vueltas y que las situaciones nos cambian.  No dejamos de querer, si no que las cosas son diferentes.    Me ha costado mucho darme cuenta y aceptar esas cosas.  En este último bajón, me he dado cuenta de que necesitaba estar sola   y ver que puedo con lo que me pasa.  Me ha costado un poco pero al final parece que las cosas   más o menos han vuelto a su cauce.    También he recordado otra que tenía aprendida   pero que a veces se me olvida un poco.  "Y es que a pesar de todo la vida sigue."  -Neruda


En mi mesita de noche siempre guardo un libro de Neruda
 que me encanta y lo leo bastante a menudo.
Hoy quiero resaltar un verso que siento especialmente:

"La misma noche que hace blanquear los mismos árboles".
"Nosotros, los de entonces ya no somos los mismos"

Algunas veces en nuestra vida conocemos a personas que nos tocan el corazón
y les prometemos que nunca va a cambiar nada entre nosotros,
que todo va a estar siempre como en ese momento tan especial
en el que las miradas hablan por si solas.
Lo cierto es que la vida da muchas vueltas y que las situaciones nos cambian.
No dejamos de querer, si no que las cosas son diferentes.

Me ha costado mucho darme cuenta y aceptar esas cosas.
En este último bajón, me he dado cuenta de que necesitaba estar sola
 y ver que puedo con lo que me pasa.
Me ha costado un poco pero al final parece que las cosas
 más o menos han vuelto a su cauce.

También he recordado otra que tenía aprendida
 pero que a veces se me olvida un poco.
"Y es que a pesar de todo la vida sigue."
-Neruda


En mi mesita de noche siempre guardo un libro de Neruda   que me encanta y lo leo bastante a menudo.  Hoy quiero resaltar un verso que siento especialmente:    "La misma noche que hace blanquear los mismos árboles".  "Nosotros, los de entonces ya no somos los mismos"    Algunas veces en nuestra vida conocemos a personas que nos tocan el corazón  y les prometemos que nunca va a cambiar nada entre nosotros,  que todo va a estar siempre como en ese momento tan especial  en el que las miradas hablan por si solas.  Lo cierto es que la vida da muchas vueltas y que las situaciones nos cambian.  No dejamos de querer, si no que las cosas son diferentes.    Me ha costado mucho darme cuenta y aceptar esas cosas.  En este último bajón, me he dado cuenta de que necesitaba estar sola   y ver que puedo con lo que me pasa.  Me ha costado un poco pero al final parece que las cosas   más o menos han vuelto a su cauce.    También he recordado otra que tenía aprendida   pero que a veces se me olvida un poco.  "Y es que a pesar de todo la vida sigue."  -Neruda

Quiero...



Quiero lo suficiente… tal vez menos.  Quiero una respuesta…a veces,  para quedar con alguna intriga encantadora que me mantenga  pensando por días.  Quiero decir lo que siento, a veces,  para darle la vuelta y escribirlo de la mejor manera que pueda ser leído,  absorbido, asumido como verdad.  Quiero una sonrisa, sólo a veces,  para comprender que no es gratis, que no es inexorable sólo quererlo.  Quiero radiantes rayos de sol, a veces,  para, durante los días grises, cultivar la nostalgia y recibirlos plenamente,  con el frío moribundo en mi pecho.  No lo quiero todo, no lo quiero siempre.    Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer,  apetitos qué satisfacer.  Quiero seguir sintiendo lo placentero que puede llegar a ser la vida,  sabiendo que parte de ese placer es la aventura de su persecución  por caminos tortuosos, espinados;  sabiendo que, aunque merecerlo nunca es la carta de triunfo,   llevamos la mitad del éxito por dentro,  sólo esperando que la otra mitad aparezca…  sólo a veces.


Quiero lo suficiente… tal vez menos.
 Quiero una respuesta…a veces, 
para quedar con alguna intriga encantadora que me mantenga
 pensando por días.
 Quiero decir lo que siento, a veces, 
para darle la vuelta y escribirlo de la mejor manera que pueda ser leído, 
absorbido, asumido como verdad. 
Quiero una sonrisa, sólo a veces, 
para comprender que no es gratis, que no es inexorable sólo quererlo.
 Quiero radiantes rayos de sol, a veces,
 para, durante los días grises, cultivar la nostalgia y recibirlos plenamente, 
con el frío moribundo en mi pecho. 
No lo quiero todo, no lo quiero siempre.
   Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer,
 apetitos qué satisfacer. 
Quiero seguir sintiendo lo placentero que puede llegar a ser la vida,
 sabiendo que parte de ese placer es la aventura de su persecución 
por caminos tortuosos, espinados; 
sabiendo que, aunque merecerlo nunca es la carta de triunfo, 
 llevamos la mitad del éxito por dentro, 
sólo esperando que la otra mitad aparezca… 
sólo a veces.

Soledad que se cuelga de nuestro dolor y desgarra las palabras.



No escogemos La Soledad.    Tal vez ella nos escoja y nos prueba.   Hay La Soledad del poeta, del enamorado,   Soledad que amamos y Soledad que odiamos.   Soledad que se cuelga de nuestro dolor   y desgarra las palabras.  Soledad tierna, soledad que arde bajo la lengua.  Soledad de versos, Y la soledad de mis manos  cuando acaricio el rostro de esta vida inerte.   Algunos la escogen para decorarla en sus escritos,  en sus poemas,   otros no podemos evitarla.  Porque ella ha sido la compañera de muchos ..


No escogemos La Soledad.  
Tal vez ella nos escoja y nos prueba. 
Hay La Soledad del poeta, del enamorado,
 Soledad que amamos y Soledad que odiamos.

Soledad que se cuelga de nuestro dolor
 y desgarra las palabras.
Soledad tierna, soledad que arde bajo la lengua.
Soledad de versos, Y la soledad de mis manos
cuando acaricio el rostro de esta vida inerte.

Algunos la escogen para decorarla en sus escritos,  en sus poemas,
 otros no podemos evitarla.
Porque ella ha sido la compañera de muchos ..



Un asco que alienta el cinismo una caída imparable hacia la mentira.

Pasará, 
¿y qué nos quedará?,
un balance de fracasos velados
un asco que alienta el cinismo
una caída imparable hacia la mentira.

Pasará,   ¿y qué nos quedará?,  un balance de fracasos velados  un asco que alienta el cinismo  una caída imparable hacia la mentira.

 Fragmento del Poema 
De la escritora Española Ohma

Siento como mis ojos se humedecen -pero rayos, no quiero llorar.

Y en el silencio y la oscuridad de mi habitación,   siento como mis ojos se humedecen,  pero rayos, no quiero llorar…     No puedo evitarlo,  sólo siento un constante hilo de agua salada  que se esparce por mis mejillas.    Te extrañaré, y no quiero ni puedo evitarlo,   porque eres tú quien me da la armonía necesaria para caminar,   para dar un respiro, para sentir los latidos,   para mirar a un espacio sin vida e inventarme una propia.     Te amo. ¿Qué tan difícil es de entender?   Si eres tú quien me presta un poco de energía,   eres tu quien se preocupa de que yo viva,   eres tú, sólo tú,  quien sabrá hacerme sonreír…


Y en el silencio y la oscuridad de mi habitación, 
siento como mis ojos se humedecen,
pero rayos, no quiero llorar… 

No puedo evitarlo,
sólo siento un constante hilo de agua salada
que se esparce por mis mejillas.

Te extrañaré, y no quiero ni puedo evitarlo, 
porque eres tú quien me da la armonía necesaria para caminar, 
para dar un respiro, para sentir los latidos, 
para mirar a un espacio sin vida e inventarme una propia. 

Te amo. ¿Qué tan difícil es de entender? 
Si eres tú quien me presta un poco de energía, 
eres tu quien se preocupa de que yo viva, 
eres tú, sólo tú,  quien sabrá hacerme sonreír…



Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.

Ahora ya todas las horas que pase contigo me saben a poco; 
siempre quise más, nunca fue suficiente. 
Y, la verdad es que no pasamos tantas horas juntos, 
si te das cuenta solo fueron un puñado de minutos, que formaron horas, 
los momentos más felices de mi vida.

Deje de lado a mis amistades, con las que lleve toda la vida, para estar contigo.
 Llegue tarde a casa, soporte broncas monumentales, 
discutiendo con mis padres y desatendido mis obligaciones por ti. 
Que  llegaste a mi vida y la has pusisteis patas arriba, me has dejado huella, ya no soy la misma.

 Si en una noche fuiste capaz de quedarte con mi corazón,
 imagina lo que nos hubiese quedado por delante. 
No tienes idea de lo que te quise, de lo que hubiese sido capaz de hacer por estar contigo. 
Fuiste muchísimo... más que eso, mucho más.

No encuentro una palabra que exprese
 lo mucho que significaste para mí, así que, mejor,  
déjame que te lo explique con un beso.
¿Y si nos dejamos de tonterías, y nos decimos ya de una vez que nos queremos?
 Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.

Ahora ya todas las horas que pase contigo me saben a poco;   siempre quise más, nunca fue suficiente.   Y, la verdad es que no pasamos tantas horas juntos,   si te das cuenta solo fueron un puñado de minutos, que formaron horas,   los momentos más felices de mi vida.    Deje de lado a mis amistades, con las que lleve toda la vida, para estar contigo.   Llegue tarde a casa, soporte broncas monumentales,   discutiendo con mis padres y desatendido mis obligaciones por ti.   Que  llegaste a mi vida y la has pusisteis patas arriba, me has dejado huella, ya no soy la misma.     Si en una noche fuiste capaz de quedarte con mi corazón,   imagina lo que nos hubiese quedado por delante.   No tienes idea de lo que te quise, de lo que hubiese sido capaz de hacer por estar contigo.   Fuiste muchísimo... más que eso, mucho más.    No encuentro una palabra que exprese   lo mucho que significaste para mí, así que, mejor,    déjame que te lo explique con un beso.  ¿Y si nos dejamos de tonterías, y nos decimos ya de una vez que nos queremos?   Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.

Porque a pesar de todo, quiero amarte.


Hoy quiero amarte. Con tus defectos, con tus virtudes, con tus caricias, con todo tu ser. Hoy quiero amarte y quiero sentirte a mi lado. Hoy he notado más allá de todo tu importancia, porque mi amor es sincero y si no se va es porque tiene y siente razones para seguir viviendo. Hoy te amo y mi amor crece cada día más. Con llantos, con suspiros, con tristeza, con felicidad. Así te amo, más allá de lo físico, más allá de nuestros cuerpos, más allá de los humano. Así te amo, rozando la perfección, sabiendo que volveremos a encontrarnos. Y de a poco voy entendiendo que el amor no se puede definir, ni describir porque cada amor es especial, único, perfecto y el sólo hecho de sentir amor me hace ser mejor cada día. Te amo y no dejaré de hacerlo, porque a pesar de todo, quiero amarte.
(Esto lo encontré en un blog abandonado) 
Merecía la pena compartirlo

A la orilla de la chimenea.


A la orilla de la chimenea.   Puedo ponerme cursi y decir, que tus labios me saben igual que los labios que beso en mis sueños,   puedo ponerme triste y decir que me basta con ser tu enemigo, tu todo, tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.  Y si quieres también puedo ser tu estación y tu tren, tu mal y tu bien, tu pan y tu vino, tu pecado, tu Dios, tu asesino…O tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea. Puedo ponerme humilde y decir que no soy el mejor, que me falta valor para atarte a mi cama, puedo ponerme digno y decir “toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos de un rato… me llamas”. Y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu “ven”, tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastió…O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazada a una duda, en mitad de la calle y desnuda. Y si quieres también puedo ser tu abogado y tu juez, tu miedo y tu fe, tu noche y tu día. Tu rencor, tu por qué, tu agonía…o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea.    -Joaquín Sabina.



A la orilla de la chimenea.

Puedo ponerme cursi y decir, que tus labios me saben igual que los labios que beso en mis sueños, 
puedo ponerme triste y decir que me basta con ser tu enemigo, tu todo, tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.
Y si quieres también puedo ser tu estación y tu tren, tu mal y tu bien, tu pan y tu vino, tu pecado, tu Dios, tu asesino…O tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea. Puedo ponerme humilde y decir que no soy el mejor, que me falta valor para atarte a mi cama, puedo ponerme digno y decir “toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos de un rato… me llamas”. Y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu “ven”, tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastió…O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazada a una duda, en mitad de la calle y desnuda. Y si quieres también puedo ser tu abogado y tu juez, tu miedo y tu fe, tu noche y tu día. Tu rencor, tu por qué, tu agonía…o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea.

-Joaquín Sabina.


A la orilla de la chimenea.   Puedo ponerme cursi y decir, que tus labios me saben igual que los labios que beso en mis sueños,   puedo ponerme triste y decir que me basta con ser tu enemigo, tu todo, tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.  Y si quieres también puedo ser tu estación y tu tren, tu mal y tu bien, tu pan y tu vino, tu pecado, tu Dios, tu asesino…O tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea. Puedo ponerme humilde y decir que no soy el mejor, que me falta valor para atarte a mi cama, puedo ponerme digno y decir “toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos de un rato… me llamas”. Y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu “ven”, tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastió…O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazada a una duda, en mitad de la calle y desnuda. Y si quieres también puedo ser tu abogado y tu juez, tu miedo y tu fe, tu noche y tu día. Tu rencor, tu por qué, tu agonía…o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea.    -Joaquín Sabina.





En una noche deprimida, algunos escriben poesía, otros leen, hacen llamadas de teléfono, salen o se dejan llevar.

Depresión, Escribir, Mi Soledad, Noches, Nostalgia, Oraciones, Poemas, Sentimientos del alma, Tristeza, desilusión,
En una noche deprimida, algunos escriben poesía, otros leen, hacen llamadas de teléfono, salen o se dejan llevar. Yo intento escribirlo hoy. Rabia, desilusión, dolor, tristeza, amargura, soledad, cuantos sentimientos que me aturden. A veces el optimismo deja de ser el motor y las pequeñas cosas del día dejan de ser increíbles. Quisieras salir corriendo pero no sabes hacia donde. Hoy no me acostaré valorando un día mas y mañana no me levantaré pensando que va a ser un día diferente. Hoy es uno de esas noches en que me siento harta de muchas cosas. De que se me pudran los sentimientos dentro. De no volar a voluntad y de sentir solo la mitad de mi corazón.💘
Depresión, Mi Soledad, Noches, Oraciones, Poemas, Tristeza, Escribir, Nostalgia, Sentimientos del alma,