Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Después. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Después. Mostrar todas las entradas

Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.


Dicen que la gente que los amigos vienen y van. Hay personas que conoces en una estación de paso y eso ya condiciona la relación. Va a ser solo eso, una parada. Luego cada cual se ira y seguirá su camino. Quizá alguna vez recuerdes ese amigo de paso, pero no trascenderá. Solo se queda en eso. Hay otras personas que llevas contigo siempre, aunque no las puedas ver todos los días, aunque incluso pasen meses…da igual, son personas que han calado hondo, han dejado huellas y pase lo que pase, siempre te acordarás de ellas. Incluso aunque a veces el recuerdo duela. Es inevitable. Si una marca se graba con fuego, no se puede quitar. Y luego están otras personas, que empiezan siendo amigos, gente con la que compartes muchas cosas, risas, noches, días, películas, llantos, miles de cosas. Gente con la que te sientes bien, pero un día las cosas se tuercen. Las personas cambian, nosotros cambiamos, y si el cambio se produce por ambas partes, se produce una escisión en la amistad, una rotura por ambas partes, por lo que se nota menos. Sin embargo si el cambio solo viene de parte de uno entonces surgen la distancia y el dolor, porque es solo uno el que ve. Porque uno no puede luchar por acercarse cuando el otro solo le pone barreras. Puedes tener paciencia, pero seamos realistas, la paciencia no cura las heridas, y no puedes esperar eternamente a que esa persona que era, aparezca de nuevo. No va a aparecer porque si ha cambiado ha sido por algo, quizá simplemente ha dejado una parte de su ser de lado, la pena es que sea la parte que te hacía estar ahí por él (o por ella). Cuando eso pasa te ves en una situación complicada. Tienes muchos recuerdos buenos, pero tienes también muchas rencillas producidas por el cambio. Rencores, o frases que te has callado por hacer caso a la paciencia (que a escondidas de todos te susurraba: chsss no digas nada, tiene un mal día, no le des importancia a tal o cual comentario). Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos. Estás en guerra, una guerra que si no acabas te hace meterte en un círculo difuso que parece no tener fin (por algo los círculos son infinitos). No le dices nada porque ya apenas le ves pero si tienes oportunidad de verle luchas por estar callado y no causar problemas (porque para una vez que le ves no merece la pena gritar). Entonces asumes la realidad, que ese amigo con el que tienes años de recuerdos ya no está, y lo que más duele, no va a volver. Te das cuenta de que solo compartís los mismos silencios incómodos, que es eso lo que tenéis en común, las pausas eternas donde nadie dice nada porque ninguno se atreve a lanzar ,al aire o a la cara, la excusa adecuada para rechazar la invitación ( y así no tener que verse) Y cuando descubres todo esto, cuando te paras a pensar y ves lo que fuisteis y lo que nunca más volverás a ser, te envuelve una nostalgia extraña. Pero el tiempo pasa, y al final lo que es nostalgia se convierte en indiferencia. Aunque es cierto que a veces esa indiferencia viene porque, el cambio ha producido tantos golpes, que ya eres inmune. Eres inmune a las frases mal dichas, a desprecios, desplantes y a cualquier cosa que pueda herirte. Y con esa indiferencia como arma podrías romper el círculo, pero en realidad no se rompe. Sigue ahí, con el silencio de palabras que todo el mundo sabe pero nadie se atreve a decir. Bueno yo creo que ya es hora de decir algo, algo que me he dicho a mi misma: Felicidades, has perdido un amigo. La parte positiva es que, no merece la pena ponerse triste. Si se ha ido, ha sido por cuenta propia. Uno solo no puede tirar del carro. Esto es ley de vida. Y como último consejo: las cosas nunca vuelve a ser como antes. Nunca. Mejor asumir y seguir sonriendo junto a las personas que de verdad quieran tu sonrisa. Estas son mis reflexiones y así las he contado. . Y deja de coser tu sombra a mis pies.

Y al final tienes un cúmulo de cosas negativas luchando por recuerdos positivos.

Todos los sentimientos que una vez perdí los recuperé.

Todo volvió a su cauce... 
Todos los sentimientos que una vez perdí los recuperé. 
Cogí un barco y los pesqué donde una vez los tiré. 
Los cogí y los guardé en un sitio secreto, bajo llave. 
Donde nadie me los cogiera y volviera a jugar con ellos. 

Donde yo pudiera mostrarlos si quisiera. 
Donde la única que tiene la llave soy yo.
Es un lugar perfecto, hecho a mi manera. 
Porque soy yo la dueña de todo eso.

Allí donde mi imaginación hecha a volar para después volver
 y plasmar mis historias en papel y que la gente lo lea y vea
 que cada uno puede tener su sitio secreto. 
Ese lugar donde podemos guardar recuerdos e historias...
 para soñar y dejarse llevar por la magia de saber plasmar lo que se siente.



¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va?


¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va? …Te dice – , perdón.
Pasé por aquí pero ya me voy.


 ¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va?

Enamorarse de un Idiota.


Volar con las alas rotas, después del doloroso choque contra el desengaño, es mitad estrellarse en el suelo a cada nuevo intento y mitad alcanzar el cielo y sus encantos. Besar se vuelve descubrir y rutina dependiendo de quien sean los labios. Una caminata bajo las estrellas se puede volver tan solo una lejana idea, una pintura hermosa descrita en mis poemas, todo menos una realidad que se acerca. Y el empezar a construir ilusiones desde cero, con esto me gusta y esto no lo quiero, se vuelve intolerable después de pedir un poco mas a la derecha, dos centímetros mas alto, no no, mejor más bajo, y al fin ves como nada queda bien centrado, dentro de ese espacio que ya decidiste crear, respetando todas esas normas que te permitirán no volverte a enamorar de otro idiota.



Fúmate las penas.


Voy a encender un cigarrillo, a verter todas mis preocupaciones en él, le voy a ordenar que me desestrese, que me llene un poco, que ese humo que se escapa por mis labios es lo único que me llenaba. Voy a fumarme esta mierda de vida, ha hacer un porro con los complejos, y ha quemar mis putas comidas de cabeza. Voy a expulsar todo, y aunque no sea capaz de hacer todo esto en una calada, lo intentare en otra, y intentare que mi humo, llegue hasta las estrellas, vea todo lo que no puedo ver y me lo cuente, para poder llegar a putear de la misma forma de la que me putean. Y espero que así sea, espero que después de este descanso, de esta liberación, después de saber que hago algo que a mucha gente no le gustaría, espero sentirme también como me siento cuando atraigo el cigarro a mi boca. Desde luego lo mejor del mundo es saber que hay cosas que no te juzgaran aunque primero las utilices para desahogarte y luego lo tires al suelo y lo pises. Fúmate las penas.




Que difícil es poner punto final a una historia de amor.



Claro que no estoy sola,
 detrás de esa puerta esta la felicidad esperando por mí,
lo difícil de reunirme con ella es cruzar el umbral del olvido...
Las cajas llenas de recuerdos que están amontonadas a mis espaldas, 
tienen mi nombre escrito y siento como si me sujetaran, sin embargo, 
el aire tiene olor a derrota irrevocable y el piso esta todo inundado de lágrimas y dolor.
¡Las paredes curtidas de este espacio desierto, 
no tienen ya ni un mínimo espacio para que yo escriba tu nombre una vez más,
por las ventanas hace tiempo que no pasa la luz de la esperanza!
Me encojo de hombros, me siento confusa...
¿Es aquí de veras donde quiero quedarme?
¿Es aquí donde quiero gastar mis días?
Afuera la soledad me aguarda con una sonrisa y aquí adentro, 
la sombra de tu adiós me rodea de tristeza.
¿Porqué es tan difícil cambiar todo este dolor por una nueva ilusión? 
¡Que difícil es poner punto final a una historia de amor inconclusa, 
que difícil es... Remendar mi corazón!

La Soledad.


Hoy brindo por mi.

Hoy me río de el, por las veces que me he caído y no ha estado, por todas las lágrimas que he derramado y no las ha entendido, por que cuando más lo necesitaba se fugo, dejando en mí un vacío imperdonable, puesto que no era mi amigo, no era mi novio, no era una bocanada de aire fácil olvidar, era una de esas personas que me vio crecer, pero hoy grito al mundo entero que gracias a el he madurado, gracias a el me fui a buscar por otro mundo, por un mundo que no sabría bien decir hoy por hoy si del todo va a funcionar, pero que estoy segura que el clímax de la vida, llamado felicidad un día lo voy a pisar, eso sí, sin el.... ¡Lo juro! Hoy brindo por mi, por la fortaleza que he necesitado para soportar todo lo que he llegado a soportar, por la gente que ha estado a mi lado y me ha demostrado que me quiere, por todos los errores que he cometido y que he sabido enmendar...


Me pregunto si alguien me extrañara mañana.


¿Y si me muero mañana quién me recordará?

Si la muerte viene por mí

quisiera no ser solo un fugaz pensamiento,

ni un llanto desechable,

quizás esto que siento sea algo egoísta de mi parte.

Tal vez ya no vuelva a perder un suspiro,

una lágrima, de esas que regalo y nunca me quedo.

¿Si muero mañana?

No cerrare los ojos si estos no se abren,

no me dejare caer si mi cuerpo queda frió e inerte,

no diré tengo miedo por orgullo.

¿Quedare inmortalizada en recuerdos?

¿U olvidada al momento?

¿Seré borrada de este mundo?

¿O añorada por todos?

Que falsa mi sonrisa blanca,

que mentirosos mis ojos secos,

y mi alma que llora en silencio.

Y como cada triste mañana,

con mi corazón herido y el miedo por delante

¿me pregunto si alguien me extrañara mañana ?.


Los sentimientos no se controlan porque lo digamos párate.

No existen recetas mágicas para superar una ruptura en tres días o para volver a enamorarte en una semana. No es tan fácil pasar página. Los sentimientos no se controlan porque le digamos "Párate".
Suele decirse con el ánimo de estimular a la otra persona para que le de un giro a su vida y animarla a que se olvide de las experiencias desagradables. No tengo ninguna duda de que casi siempre se invoca esta expresión con buenos fines y mejores intenciones.
Pero en el simple hecho de pasar página, te puedes encontrar con que esa hoja que parece a simple vista tan inofensiva y delicada, se convierta en el filo de una cuchilla tan fina y afilada que sea capaz de desgarrar el tejido de la piel con solo rozarla. En ese preciso instante tenemos que pararnos a la lavar y desinfectar la herida, a curarla, para luego vendarla , mientras vamos tirando del carro de la vida. Ya nada será igual que antes, porque cada gesto repercutirá en esa herida, y algo tan simple como sentarnos a la mesa, coger la cuchara y ponernos a comer, nos recordará que tenemos una herida y si tropezamos la misma nos dolerá de nuevo.


Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar, de improvisto, cuando nadie les esperaba, y como ladrones invaden mi espacio, mi tiempo, mi corazón y como ellos se instalan en mi casa y se llevan algo de mí.Y provocan zozobra, malestar, escozor de ojos y dolor de alma y cuando se van, después de llevarse su peaje, uno se queda como después de la fiebre: cansado, desanimado, débil… El tiempo puede curar un corazón herido, pero también puede herir de muerte a un corazón que espera.


Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.

Hoy el día es diferente y el aliento aunque pareciera igual, se desvanece con el paso de las horas… Las palabras fluyen y entre la razón y el sentido todo encuentra lugar, pero al trasladarse al sentimiento el corazón se apresura, y entonces el dolor y la nostalgia invaden mi ser. Mi voz tiembla al sentir el vacío que emerge de mi alma, y un grito ensordecedor se emite desde lo más profundo, una voz sin eco sacude todo mi interior, cuando el alma desalentada pierde fuerza y se siente opaca.

Entre las tareas cotidianas el tiempo pasa y el afán del día no deja sentir el paso del silencio, de la pregunta, del vacío, de la soledad…No hay vuelta atrás el camino continua, a veces entre la niebla y la lluvia que acrecientan el frío y la nostalgia…Qué duele? La ausencia, la resignación, la falta de valor, el exceso de amor al trabajo, la falta de perspectiva. Hasta las palabras huyen de la tristeza… sin lugar a dudas mi corazón se esta rompiendo bajo mi mirada y puedo sentir como su aliento se debilita y ahoga las lágrimas que quieren brotar sin cesar. Todo se silencia y el mundo se cubre de nubes, nubes que esconden las imágenes de una historia desahuciada… Crónica de una vida terminada…

Es casi imposible atravesar la vida...sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que un amor nos abandone, sin que nadie de la familia fallezca, sin equivocarse en un negocio. Ese es el costo de la vida. Sin embargo lo importante no es lo que suceda, sino, como se reacciona. Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.


No existe la varita mágica, ni la lámpara de aladino.


Los deseos en realidad no se tratan de pedírselos a cualquier estrella fugaz que te encuentres en una noche de luna llena. Ni tampoco se trata de apagar unas velas, de coger una pestaña que se te haya caído o esperar a una hora exacta en la que coincida con los minutos, porque si fuese así, también tendría que coincidir con los segundos y con las milésimas de éstos y no, no sirve porque mientras que deseas eso que tu quieres, esa exactitud de números desaparece por completo. Los deseos para mí son sueños que sólo podrán cumplirse con las ganas de tenerlos, de saborearlos y cómo no, de admirarlos y valorarlos cuando los tengas en tu poder porque son frutos de tu esfuerzo. No hay deseo que valga, si no pones el alma íntegra en ellos. No existe la varita mágica, ni la lámpara de aladino. No hay mejor deseo que soplar las asperezas que dificultan tu camino, los daños que se van acumulando en tu vida. No hay mejor deseo que deshacerse de ellos y empezar. Empezar de cero con el único deseo de ser feliz ante todas las cosas.



Recuerda que...Las noches no son eternas.

Recuerda que una sonrisa, puede cambiarte la vida. Recuerda que no hay mal que por bien no venga. 
Recuerda que siempre las cosas pasan por algo, aunque aveces no encontremos el porque. Recuerda que nada esta perdido. Recuerda que por mucho que uno sueñe, siempre hay que realizarlos y no quedarse en el sueño. Recuerda que no hay mal que dure 100 años. Recuerda que una pena compartida, es mejor. Recuerda que no por mucho errar hay que dejar de jugar. Recuerda que la vida es una sola, y hay que saber vivirla. Recuerda que siempre que te caigas tienes que levantarte.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

Y es que a pesar de todo la vida sigue.



En mi mesita de noche siempre guardo un libro de Neruda
 que me encanta y lo leo bastante amenudo.
Hoy quiero resaltar un verso que siento especialmente:

"La misma noche que hace blanquear los mismos árboles".
"Nosotros, los de entonces ya no somos los mismos"

Algunas veces en nuestra vida conocemos a personas que nos tocan el corazón
y les prometemos que nunca va a cambiar nada entre nosotros,
que todo va a estar siempre como en ese momento tan especial
en el que las miradas hablan por si solas.
Lo cierto es que la vida da muchas vueltas y que las situaciones nos cambian.
No dejamos de querer, si no que las cosas son diferentes.

Me ha costado mucho darme cuenta y aceptar esas cosas.
En este último bajón, me he dado cuenta de que necesitaba estar sola
 y ver que puedo con lo que me pasa.
Me ha costado un poco pero al final parece que las cosas
 más o menos han vuelto a su cauce.

También he recordado otra que tenía aprendida
 pero que a veces se me olvida un poco.
"Y es que a pesar de todo la vida sigue."


Quiero que me lean un cuento dulce que me espante el insomnio de esta vida.

Quiero meterme en un vestido blanco y llorarle el luto que le debo, quiero tomar mi muñeca de trapo abrazarla cantándole una melodía que diga todo va a estar bien quiero esconderme debajo de la cama con la luz de mi lámpara prendida, quiero una canción de cuna, quiero quedarme en posición fetal, quiero que me lean un cuento dulce que me espante el insomnio de esta vida, quiero dormirme y no despertar algunos días, quiero soñarme en un lugar distinto, con otra naturaleza, quiero llorar mis dudas, quiero mancharme el rostro con sal y que esa sal seque mi piel, quiero que cada uno de mis huesos sea molido, quiero que el tiempo entre por una rendija y me deje pasar los días durmiendo y llorando, quiero gritar dormida y ahogarlo todo.

Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer, apetitos qué satisfacer.

Quiero lo suficiente… tal vez menos.
 Quiero una respuesta…a veces, 
para quedar con alguna intriga encantadora que me mantenga
 pensando por días.
 Quiero decir lo que siento, a veces, 
para darle la vuelta y escribirlo de la mejor manera que pueda ser leído, absorbido, asumido como verdad. 
Quiero una sonrisa, sólo a veces, 
para comprender que no es gratis, que no es inexorable sólo quererlo.
 Quiero radiantes rayos de sol, a veces,
 para, durante los días grises, cultivar la nostalgia y recibirlos plenamente, 
con el frío moribundo en mi pecho. 
No lo quiero todo, no lo quiero siempre.
   Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer,
 apetitos qué satisfacer. 
Quiero seguir sintiendo lo placentero que puede llegar a ser la vida,
 sabiendo que parte de ese placer es la aventura de su persecución por caminos tortuosos, espinados; sabiendo que, aunque merecerlo nunca es la carta de triunfo,  llevamos la mitad del éxito por dentro, 
sólo esperando que la otra mitad aparezca… 
sólo a veces.

¡Quien riendo la hace, llorando la paga!


Si te molesto, entiendo. Si no te importo, entiendo. Si no tienes tiempo para mi, entiendo. Si me ignoras, entiendo. Si te enojas, entiendo. Pero cuando me pierdas, no preguntes de quien fue la culpa, es tu turno de entender. ¡Quien riendo la hace, llorando la paga! Ley de vida.

¡Quien riendo la hace, llorando la paga!

¡Como estoy empezando a confiar en ese gran arco iris que está sobre mi cabeza!


Siempre que comienzo a escribir, muchas veces sin ánimo y sin pasión, 
de pronto me encuentro encontrando un tema nuevo que me seduce y me enamora 
y entonces boto lo que escribía y me lanzo por el texto que me  despierta la cosquillita. 

Hoy voy hablar de paz, esa que sentí al salir esta noche
 y sentarme hablar por horas con dos amigas que no veía por mucho tiempo, 
disfrutar de unos tragos en lugar tranquilo y una música que se escuchaba cerca de nosotras.
 Paz porque no hablamos de amores frustrados ni de lágrimas.

 Paz porque el dolor se fue junto con el amor que un día sentí y me hizo tanto daño. 
Paz porque estoy en dieta, me corte el pelo. 
Paz porque tengo tiempo para mis hijos y para mi. 
Paz porque ya no tengo dolor que me quite el sueño, ni rencores que alimentar.

Paz porque me siento relajada, hablo despacio, no me altero por todo, 
salgo a caminar en las tardes pensando en quemar las calorías de mi comida. 
Paz porque me veo en el espejo y me gusto, porque sonrió mas seguido
 y creo que hasta se me fueron las arrugas.
Nunca pensé que dejarlo ir me hiciera tanto bien.


¡Como estoy empezando a confiar 
en ese gran arco iris 
que está sobre mi cabeza!


Tu eres el único que puede volver a encenderme.

Tu eres el único que puede volver a encenderme.

Como una flor esperando florecer. Como una bombilla. En una oscura habitación. Sólo estoy sentada aquí, esperándote ara que vengas a casa y me enciendas. Como el desierto esperando a la lluvia. Como un colegial esperando a la primavera. Sólo estoy sentada aquí, esperándote para que vengas a casa y me enciendas. Mi pobre corazón ha estado tan oscuro desde que te fuiste. Después de todo, eres el único que me ha podido apagar Tu eres el único que puede volver a encenderme Mi wi-fi está esperando un nuevo tono. Mi vaso está esperando algunos frescos hielos. Sólo estoy sentada aquí, esperándote Para que vuelvas a casa y me enciendas.


El amor es cuando no respiras.

Soñamos con el amor, lo perseguimos, lo encontramos y luego acabamos perdiéndolo. 
Día tras día, pensando que lo bueno estaba aún por llegar, esperando... y sin darnos cuenta acabamos perdidos en el presente. El amor es cuando no respiras,  cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura...