Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Abrazos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Abrazos. Mostrar todas las entradas

Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud.

Volver a sentir esa extraña picazón en el estómago, y te miras, pensando qué diablos has hecho mal esta vez. Porque querías intentar estar bien, porque al menos parecía valer la pena luchar con o sin espada contra todos aquellos que se atreviesen a tirarte abajo. Así creía que funcionaban las cosas. Pero las cosas cambian a un ritmo ensordecedor y muchas de esas veces me pierdo, me mareo y vuelvo para empezar de cero. Me canso, estoy cansada, y comienzo a sentir ese miedo de no saber a quien recurrir, con quien hablar. Siento esta picazón y me rasguño el estómago frente al espejo, pensando quien me querrá. No es fácil comprender. Claro que no. Eso lo comprendí cuando todos aquellos que decían entender se fueron y me dejaron sabiendo que al final, la que tenía razón era yo. Hoy mientras lloviznaba, me senté en el centro de la ciudad y vi como fue que se encendía el cielo, se escucha a lo lejos el ruido de el viento y la lluvia cayendo. Más que caer, las gotas de agua golpeaban el suelo, es todo lo que podía escuchar, ese ruido hueco de como toca el suelo o se hunde y formaba un charco. Las luces de la ciudad todas despampanantes, expectantes miraban como la gente se mueve corriendo, buscando asilo. Y otras tantas como yo, nos quedamos en un banco pensando que el mundo puede caerse y yo seguiré allí, con mi vista privilegiada, esperando que alguien quiera acompañarme. Quiero a alguien que me acompañe. Cuando se nubla creo que voy a perder los estribos o directamente, voy a perderme a mi misma entre las nubes que simulan ser arenas movedizas. Solo quería que alguien me abrasara. Lo necesitaba para pasar ese sabor amargo que se me vino a la garganta al pensar que estoy acá sola, y todos mis conocidos acompañados, felices entre sus miserias pero acompañados. Me encontré muchas veces, mirando el cielo, pidiéndole a las estrellas fugaces que me enviasen a alguien que me quisiera, que me cuidase un poco, que me respetase, que me abrace y me besara el alma más allá de mis defectos, más allá de mi cuerpo, de mis cicatrices, de mi mirada. Será que no me pinto. Será que no me visto bien o no lo suficientemente atrevida. Será algo que no se que es, que de pronto no los atrae, o será que no los veo cuando me ven, que no los escucho cuando me llaman, que ya de a poco no los siento cuando me abrazan. Coincide mi apariencia patética ahora, desarmada en la cama, escribiendo esto, escribiendo para desentrañar cual es el misterio o la magia que no tiene lógica, cual será la ecuación para poder ganar el corazón de alguien, o ser considerada verdaderamente por alguien. No soy de las que buscan, me gusta encontrar porque la vida es un hilo de coincidencias, de vidas cruzadas. Quiero coincidir con alguien. Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud. Es mucho, dicen que pido mucho. O muy simple.

Volver a sentir esa extraña picazón en el estómago, y te miras, pensando qué diablos has hecho mal esta vez. Porque querías intentar estar bien, porque al menos parecía valer la pena luchar con o sin espada contra todos aquellos que se atreviesen a tirarte abajo. Así creía que funcionaban las cosas. Pero las cosas cambian a un ritmo ensordecedor y muchas de esas veces me pierdo, me mareo y vuelvo para empezar de cero. Me canso, estoy cansada, y comienzo a sentir ese miedo de no saber a quien recurrir, con quien hablar. Siento esta picazón y me rasguño el estómago frente al espejo, pensando quien me querrá. No es fácil comprender. Claro que no. Eso lo comprendí cuando todos aquellos que decían entender se fueron y me dejaron sabiendo que al final, la que tenía razón era yo. Hoy mientras lloviznaba, me senté en el centro de la ciudad y vi como fue que se encendía el cielo, se escucha a lo lejos el ruido de el viento y la lluvia cayendo. Más que caer, las gotas de agua golpeaban el suelo, es todo lo que podía escuchar, ese ruido hueco de como toca el suelo o se hunde y formaba un charco. Las luces de la ciudad todas despampanantes, expectantes miraban como la gente se mueve corriendo, buscando asilo. Y otras tantas como yo, nos quedamos en un banco pensando que el mundo puede caerse y yo seguiré allí, con mi vista privilegiada, esperando que alguien quiera acompañarme. Quiero a alguien que me acompañe. Cuando se nubla creo que voy a perder los estribos o directamente, voy a perderme a mi misma entre las nubes que simulan ser arenas movedizas. Solo quería que alguien me abrasara. Lo necesitaba para pasar ese sabor amargo que se me vino a la garganta al pensar que estoy acá sola, y todos mis conocidos acompañados, felices entre sus miserias pero acompañados. Me encontré muchas veces, mirando el cielo, pidiéndole a las estrellas fugaces que me enviasen a alguien que me quisiera, que me cuidase un poco, que me respetase, que me abrace y me besara el alma más allá de mis defectos, más allá de mi cuerpo, de mis cicatrices, de mi mirada. Será que no me pinto. Será que no me visto bien o no lo suficientemente atrevida. Será algo que no se que es, que de pronto no los atrae, o será que no los veo cuando me ven, que no los escucho cuando me llaman, que ya de a poco no los siento cuando me abrazan. Coincide mi apariencia patética ahora, desarmada en la cama, escribiendo esto, escribiendo para desentrañar cual es el misterio o la magia que no tiene lógica, cual será la ecuación para poder ganar el corazón de alguien, o ser considerada verdaderamente por alguien. No soy de las que buscan, me gusta encontrar porque la vida es un hilo de coincidencias, de vidas cruzadas. Quiero coincidir con alguien. Me gustaría ser encontrada, salvada, quien sabe, al menos vista entre la multitud. Es mucho, dicen que pido mucho. O muy simple.

Así somos las mujeres.


Aveces necesitamos de un beso apasionado y sentir que volamos en el espacio, otras veces lo único que queremos es un tierno beso, y hasta un abrazo sincero en el que podamos sentir la mayor seguridad... Somos vulnerables, caprichosas, dulces, tiernas, inocentes, traviesas, arrogantes, orgullosas y hasta odiosas algunas veces... Basta un pequeño detalle,el mas sencillo y eso puede hacer que nuestros ojos brillen como estrellitas, y que en nuestra cara la sonrisa nos acompañe todo el día, basta un minuto de silencio para entristecer, y basta un piropo para que nuestras mejillas se sonrojen...



Para mi es la canción mas romántica del mundo.

Ed Sheeran - Thinking Out Loud -Traducion Para mi es la canción mas romántica del mundo.



Cuando tus piernas dejen de ser como solían ser y ya no pueda hacer que te enamores de mí. ¿Tu boca aún recordaría el sabor de mi amor? ¿Tus ojos seguirían sonriendo al son de tus mejillas? Baby, te seguiré amando hasta que tengamos 70. Baby, mi corazón te seguiría amando como ahora a los 23. Yo me pregunto, cómo las personas se enamoran de una manera tan mística y quizá sea por solo tocar sus manos. Cada día me enamoro más de ti y quiero decirte que aún lo estoy...Así que baby llévame hacia tus brazos provocativos y dame un beso bajo la luz de miles de estrellas. Coloca tu cabeza en mi corazón latente, Y ahora pienso en voz alta "que a lo mejor nos encontramos cuando mi cabello se haya caído y comience a perder mi memoria y la gente ya no recuerde mi nombre, cuando mis manos no toquen las cuerdas de la misma manera" pero sé que todavía me seguirás amando de la misma manera porque la dulzura de tu alma nunca podrá envejecer, Será siempre natural baby tu sonrisa siempre la llevaré en mi mente. Yo me pregunto, cómo las personas se enamoran de una manera tan mística, y quizá todo esto sea parte de un plan. Yo seguiré cometiendo los mismos errores esperando a que entiendas todo. Llévame hacia tus brazos provocativos dame un beso bajo la luz de miles de estrellas, coloca tu cabeza en mi corazón latente, y ahora pienso en voz alta que a lo mejor  encontramos el amor justo donde estamos.
Para mi esta es La Canción mas romántica del mundo. No se si la traducción es la mejor pero tiene una letra que me saca muchas lágrimas.

Expulsa el veneno, llora las penas, que cuando acabes quiero fumarme la vida a medias contigo.


¿ Para qué negadlo? Todos necesitamos a alguien, más allá del amor, más allá del hombre o mujer perfecta... Todos necesitamos que alguien, cuando no podemos más, Cuando el mundo nos pesa; nos abrace y nos diga: !Expulsa el veneno, llora las penas, que cuando acabes quiero fumarme la vida a medias contigo! Oír eso, y sentir como con cada calada el mundo va perdiendo peso, como esa persona está ayudándote a sostener tu mundo, gana peso para que tú puedas volver a nadar. Y un día, cuando tengas esa misma sensación, sabes que siempre, cuando el mundo vuelva a coger peso, cuando de nuevo te sientas incapaz de todo, en ese momento sabes que volverá y te dirá: ¿ Tengo una cajetilla entera Nos encendemos otro?.


 ¿ Para qué negadlo? Todos necesitamos a alguien, más allá del amor, más allá del hombre o mujer perfecta... Todos necesitamos que alguien, cuando no podemos más, Cuando el mundo nos pesa; nos abrace y nos diga: !Expulsa el veneno, llora las penas, que cuando acabes quiero fumarme la vida a medias contigo! Oír eso, y sentir como con cada calada el mundo va perdiendo peso, como esa persona está ayudándote a sostener tu mundo, gana peso para que tú puedas volver a nadar. Y un día, cuando tengas esa misma sensación, sabes que siempre, cuando el mundo vuelva a coger peso, cuando de nuevo te sientas incapaz de todo, en ese momento sabes que volverá y te dirá: ¿ Tengo una cajetilla entera Nos encendemos otro?.


Tengo ganas de un abrazo de sofá.



Tengo ganas de un abrazo de sofá. De esos que duran horas mientras se charla bajito . Si, de esos en los que el tiempo parece no pasar y te sientes rodeada de una burbuja protectora Y cerrar los ojos … y no sentir nada más que un pecho cálidoy unos brazos que me quieren abrazar.Abrázame.😘



Te invito a ser feliz. Feliz cumpleaños.


Te invito a descubrir cosas nuevas: reír, reír y reír, hasta no poder más, cantar alguna canción, bailar bajo la lluvia, saborear cada segundo, pedir deseos a las estrellas fugaces, contar un secreto, saltar de alegría, enviar una carta, soplar las velas cada vez que cumples años, sonreír a alguien, llorar, abrazar y ayudar...Te invito a que disfrutes conmigo de cada uno de estos momento y muchos otros.


Así de pequeña soy.


No soy grande. Muchos ni siquiera saben que existo. Pero hay días en los que siento que tengo el mundo a mis pies. Porque no soy grande, pero hay gente que así lo piensa. Porque para muchos ni existo, pero para otros soy insustituible. Porque tengo abrazos si los necesito. Porque me regalan sonrisas sin reembolso. Porque tengo sin pedir. Porque doy sin esperar recibir. Así de pequeña soy.

Así de pequeña soy.

Necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire.

Tengo guardados tantos recuerdos en cajas que a veces olvido que están ahí,
 tengo almacenados tantos sentimiento que a veces exploto, 
tengo escritas tantas palabras que a veces pierden sentido, 
tengo reservados tantos besos que a veces dejan de tener sentido.

Me falta tanta gente que quiero que a veces me veo sola,
 necesito tantos abrazos que a veces me falta el aire, 
tengo tantos sueños que a veces me pierdo,
 he derramado tantas lágrimas que a veces creo que no puedo llorar mas.

 He perdido tantas sonrisas que a veces creo que no volveré ha hacerlo, 
me han roto tantas veces el corazón que creo que ya no lo uso,
 me han demostrado tantas veces que la amistad no es nada
 que ya desconfió de todo el mundo,
 me han dicho que pida perdón y a veces 
soy yo la que espera que le pidan perdón.



Esas pequeñas sensaciones.

A veces una vieja estación deja de serlo y es un precioso lugar. A veces una sencilla comida servida sin mantel, es un sofisticado manjar lleno de glamour. A veces un parque es una ola azul donde sumergirnos entre risas. A veces por tanto, nada es lo que parece.

Somos nosotros los que dotamos de magia los momentos y les dotamos de vida. 
Somos nosotros los que nos entregamos en una sonrisa, en una mirada, en un silencio, en un abrazo, los que nos dejamos sorprender y sorprendemos, los que nos dejamos descubrir y descubrimos, somos nosotros los de siempre y los que acabamos de nacer, los que encerramos toda la sabiduría del mundo y toda su ingenuidad, y yo me siento feliz por tan bella entrega.

Sentir, sentir, sentir, sin miedo, porque el miedo se fue al sentirse derrotado tal y como la vida le enseñó, y algunos guerreros valientes somos capaces de ganarle cuando él ya sueña en la victoria.

Con los ojos abiertos, con la sonrisa abierta, con la piel abierta, con el corazón y el alma bailando en una balada donde la música no necesita de violines para sonar sublime en nuestros oídos y donde ni siquiera se necesita seguir el ritmo para sentir que estas bailando con el alma entre los brazos.

A veces solo a veces la realidad puede ser más bella que lo imaginado y entonces
 rompes el silencio sin necesidad de palabras y sigues sonriendo y bailando
 sin moverte del sitio y sientes que sientes y sentir te hace feliz. 
Y echas de menos un abrazo y un beso incluso antes de que se hayan separado de tu piel.
 Y sabes que la vida puede estar llena de momentos perfectos solo tienes que dejarte fluir solo eso.

El amor siempre ha sido un salto al vacío.

Como si se pudiera elegir en el amor,
como si no fuera un rayo que te parte los huesos
y te deja estoqueado en la mitad del patio.

Se trata de bailar, de cantar, de andar descalzo, de dormir hasta tarde,
de compartir tazas, vasos y comidas, de llorar, de discutir,
de manejar lejos y no querer volver, de sentirnos volar, de abrazar, besar,
 tocar y volver a abrazar, de hablar por los codos,
de imaginar futuros a años luz de distancia.

Se trata de permitirnos equivocarnos, de apostar a lo incierto,
de desafiarse a uno mismo.
Porque, a fin de cuentas, el amor siempre ha sido un salto al vacío.
Nadie nos da las garantías ni nos lee los derechos,
aunque muchas veces sintamos que nos rige un contrato invisible.


Para sentirse decepcionado de algo, primero hay que haber creído
en el mundo y sus posibilidades antes.

Y, de repente, ya no tienes miedo.

Hace un par de años inicié una nueva etapa de mi vida, intensa y un tanto extraña. La verdad es que cuando parece que ya te quedan pocas cosas nuevas por experimentar a nivel de emociones, sentimientos y vivencias, te das cuenta de que la vida es un constante ir y venir, un fluir permanente de experiencias nuevas que te siguen sorprendiendo a cada paso y te hacen descubrir nuevos recovecos en lo más hondo de ti misma, por donde nunca te habías adentrado.

Sin ninguna duda, lo más sorprendente para mí y lo que más me ha marcado estos últimos meses, ha sido el ver como se tambaleaban bajo mis pies algunos de los cimientos sobre los que había construido mi vida. Aprender a caminar por la vida guardando silencios, practicando el oficio de soltar algunas de las cosas a las que me había ido aferrado sin darme cuenta, y aceptar su pérdida.

Tengo que reconocer que he llorado mucho en estos meses y que tuve que aprender a vivir con muchos miedos nuevos que nunca había experimentado, y aprender a enfrentarme a ellos para seguir caminando.

A veces me tambaleaba y, cuando estaba a punto de caer, conseguía abandonarme a la vida, acallar mi mente, incluso ir más allá del corazón, más allá de mí misma, más allá del más allá. Entonces me sentía renacer y el único sentimiento que me embargaba era el de la profunda gratitud a la Vida por su infinita generosidad.

Voy, vengo, vengo, voy..., hoy me pierdo, mañana me encuentro y me vuelvo a perder...Pero anoche, bajo un cielo plagado de estrellas, en la soledad de la noche, volví a agradecer a la vida por tanto y tanto. Y, mirando ese cielo, volví a recocer en cada estrella a cada amigo y en cada amigo, cada sueño compartido y cada abrazo.

Estamos solos, es verdad. En el fondo, todos lo sabemos. Pero qué dulce es saber que aunque caminamos solos siempre hay una estrella que te guía y un amigo que te abraza y sueña contigo. Y, de repente, ya no tienes miedo. Tan solo, esa infinita gratitud que aletea con cada latido de tu corazón y con cada bocanada de aire que respiras.



Me gustaría no extrañarte como te extraño.


Me gustaría decir que todo esta bien, que yo estoy bien, que la vida esta bien y que todo lo que esta a mi alrededor esta bien. Me gustaría sentir que las cosas no cambiaron, que todo y todos seguimos siendo los mismos. Me gustaría fingir por un momento que todo esta igual que hace dos semanas. Me gustaría saber que vas a volver, que vas a estar cuando llegue a casa. Me gustaría verte reír, joder y trabajar. Me gustaría que todo lo que paso no sea más que una horrible pesadilla, levantarme, abrazarte y respirar tranquila. Me gustaría que la vida no se convierta en esto, que haya algo más. Me gustaría recuperar mi felicidad que hace días la vida me robo. Me gustaría no extrañarte como te extraño, no sentir este vació profundo que se congela en mi alma.



Entre tus brazos quisiera perder esa noción que es el paso del tiempo…

"Entre tus brazos"

Entre tus brazos quisiera perder esa noción que es el paso del tiempo…
Entre tus brazos, percibiendo como el corazón se emociona, y se encienden esos sentidos que no se controlan, los que surgen entre esa bella sonrisa que muestra, tantas cosas…
Entre tus brazos quisiera perder cualquier lógica, no alcanzar a entender absolutamente nada, hasta llegar a confundir,tal vez, la noche con el día, el invierno con la primavera…
Entre tus brazos quisiera dejar allí la vida, para que se viera vivida de pasional manera…
Entre tus brazos quisiera…. olvidarme de cualquier resistencia para que fluya lo que el corazón siente, guarda, y vive….

Poema escrito por Enrique Guisado conocido entre sus amigos como "Kike"
Disfruten de este maravilloso escritor.
Aquí les dejo el enlace.


Kike ""Que nunca falte el amor y la inspiración en tu corazón.

Tequila, Limón y Sal.



Mis pobres cuerdas vocales me piden clemencia, llevan un buen rato trabajando sin parar. Trago de Tequila. Limón y Sal. Y vuelta a empezar. A medida que mi sobriedad disminuye, mi afonía aumenta.
Grito, chillo, al cielo, a las nubes que esta noche me cubran las estrellas. Me descargo, abro los brazos. Me doy cuenta de que pocas veces antes había sido tan feliz. Pienso, hago trabajar a mi cerebro, las botellas de tequila no le hacen bien. Ahora pruebo con el corazón. Enamorarse no sirve de nada, excepto para sufrir. Solo un tipo de entre un millón merece la pena, y resulta que en el 99% de los casos, ya está cogido. Dejando a un lado la estadística y volviendo al mundo real, encontrar a un hombre por el que merezca la pena arriesgar es algo muy difícil. Y difícil no es sinónimo de imposible, pero, mientras tanto, yo sigo ahogando mis penas en el cielo, ese que tanto ansiamos rozar con la yema de los dedos. Solo que yo utilizo el tequila, limón y sal. Prefiero maltratar a mi hígado antes que a mi ya destrozado corazón.



Lastima que solo fue....Un profundo sueño.

Un sueño. Un profundo sueño. Las sábanas me envuelven hasta dominar mi capacidad de sentir el espacio exterior, y sin abrir los ojos veo todo lo que quiero ver. Todo en blanco y negro, una vida distinta a la mía, un aglomerado de gente y a veces nadie, pero siempre reflejos sin sentido…Excepto tu y yo, en medio de todo, sonriéndome desde unos metros más allá, llenandome de paz… Y te agarro la manos y te abrazo como nunca…Y la gente sigue o no sigue, pero igual es como si no existiera. Nos vamos, tu y yo, caminando por ese suelo ya un poco pintado de algunos colores…Lastima que solo fue.....Un profundo sueño.


Ama, perdona y olvida.

Todos nos vamos a morir algún día, por eso lo importante no es cuánto tiempo vivamos, sino que estemos orgullosos de cómo vivimos el tiempo que nos toco estar.

1 ¿A quién le dirías Gracias?
2 ¿A quién le pedirías Perdón?
3 ¿A quién le Pegarías?
4 ¿A quién le darías el último Abrazo?
5 ¿A quién le harías la última Pregunta?
6 ¿A quién le dirías el Te Amo que nunca le dijiste?
7 ¿A quién le contarías que te vas a Morir?
8 ¿A quién le darías el Beso que nunca le diste?
9 ¿Con quién tendrías tu última Charla?
10 ¿Con quién pasarías la última Noche?

Ama, perdona y olvida.  "Ahora" no mañana.


Me pregunto si te AMO.

Silencio, espacios vacíos, recuerdos que me pertenecen y que son solo míos. 
No los llamo, no los quiero, solo espero en silencio.
Te llamo pero no me escuchas, te grito pero no me oyes,
Te escribo y no lees las letras que escribí por ti aquella noche.
 Me tiemblan las manos, las piernas, me siento pérdida y ajena,
Te nombro aunque no se tu nombre, no reconozco tu rostro como aquella noche.

Silencio espacios ausentes, te mire tanta veces, 
perdí tu nombre en aquel recuerdo que no era nuestro.
 Palabras gastadas que no me pertenecen, silencios, y nadas me alejan de noche. 
No te abrace tanto como he querido, me alejo la duda y me callo. 

Silencios de besos que se fueron yendo, de abrazos que parten con algún pretexto, 
te deje las letras un espacio en blanco una luz a medias y este triste llanto. 
Me miraste triste, me dejaste sola, te volviste gris, con frío en mis manos,
 una y otra lágrima y estoy llorando.

 Me miras en silencio, me siento pequeña, no consigo hablar y eso me sofoca,
 Me quejo de todo, todo me molesta, vestigios de fantasmas que dejas tan cerca,
 las dudas los miedos me acosas, me gritas, me dejas perpleja. 
Me hablan de confianza, de ser sincera, si digo que siento, 
Ya no hablamos como amigos, me enojo te enojas y nada es la respuesta.

 Silencio en mi alma el corazón no habla, y empieza el proceso del alma que añora.
 Palabras de aire, y siento que preciso mi espacio mi tiempo, y ya no tiemblo tanto, tengo tanto frío, me acosa, me agota y siento que nada es como he querido. 

No soy victima ni héroe, no soy maestra ni alumna, no soy verdad o mentira,
 solo soy una humana con buenos y malos días, no me perteneces, no te pertenezco, 
no hay formulas mágicas, ni cuentos en rosas como en otros tiempos. 

Te miro en silencio no tienes rostro ni nombre, no tienes tonos mas que grises,
 no tienes respuestas solo dudas, no tienes halagos sino esa mirada perdida, 
me alejo de tus silencios que ahogan, me alejo de las conversaciones que nunca llegaron. 

El espacio en blanco se llena de las letras que tanto preciso como el aire mismo,
 te miro sonrío, te miro y te alejas, miro al cielo y me pregunto quien es para mí la fortaleza,
 de esta alma que no quiere perderse en medio de tanta grandeza. 

Hago silencio sin dudas, sin temores, confiando una vez mas, me pregunto si lo AMO, 
y sonrío sin pensar, con o sin tristezas, con buenos y malos días, sin recetas mágicas, 
Solo amando como ley fundamental, pero amando sin ser amada. 
Me pregunto si te AMO.

Las cosquillas en la panza existen.


Las cosquillas en la panza existen.


Colecciono abrazos, disfruto las sonrisas, comparto silencios, sueño mucho, quiero un montón, creo, confío, siento y también entiendo. Si vas a querer, respeta. Si vas a ilusionar, cumple. Si estás dispuesto, intenta… Y si no, hecha-te a un costado, la desilusión destruye. Todos venimos de historias duras, otros mas, algunos menos, pero al final, todos tuvimos a alguien que nos lastimo, nos daño, nos hizo sentir horribles, nos hizo sufrir, nos hizo doler tanto el alma que creímos que jamás íbamos a volver a tener fuerzas para intentar sentirnos vivos y creer que las cosquillas en la panza existen…Soy una convencida que si realmente encontramos a una persona que llena todos nuestros vacíos, nos alegra, nos hace sentir segura, viva… Se puede salir de tanta desilusión para subirse al tren de la felicidad pura… Pero eso sí, no ilusiones, duele. No juegues, humilla. No uses, parte el corazón en pedazos. No lastimes, no se supera fácil. Nací para ser feliz, y voy a cumplirlo.



Las cosquillas en la panza existen.


Siempre Necesitamos Compañía.


¿Porque será esto cierto? ¿Que tan difícil es vivir tu vida sin esperar nada a cambio? Sin pertenecer a nadie, sin tener que rendir cuentas a nadie. Creo que la respuesta todos lo sabemos: La compañía; el sentir un ligero abrazo o un suave beso o una delicada caricia es algo que TODOS en algún momento de nuestra vida lo necesitamos. La libertad es algo muy 'tuyo' cuídalo, pero no abuses de ella pues no sabes en que momento puedes necesitar a alguien; a ese ser especial que te hará sentir como si realmente pudieras volar. El hombre es un "animal social" por eso vivir aislados va contra nuestra naturaleza. 


Siempre Necesitamos Compañía.


Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Si la vida borrara de repente todas mis horas vividas y así todo mi ser se extinguiera sin quedar rastro de mi, si todo volviera a resurgir de la nada y mi alma comenzara nuevamente a existir, sólo quiero la bendita suerte de volver a tenerte, de quedarme en tus brazos y todo lo vivido, volverlo a vivir. Necesito un "Te amo" de esos que te erizan la piel. Ya no recuerdo que lindos se escuchan.

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.