Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Otoño.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Otoño.. Mostrar todas las entradas

Solo se que el pecho se me aprieta y el corazón me duele.


Llamenlo egoísmo, schizophrenia o lo que se les antoje. Yo soy una persona y también siento, siento como todos ustedes aunque lo anden cubriendo con su orgullo. A mi también me duele que al parecer nadie te diga las cosas de verdad, y te creen expectativas que derrumaban con una sola frase. A mi igual me da celos saber que no soy la única, que por mas que trate entrar en la vida de alguien nunca logro abrir por completo la puerta, y con el tiempo se entrecierra y me desmotivo a abrirla, o intentarlo siquiera. Siempre dije que intentarlo lo era todo, pero yo me canso, me pesa el sentir. Me enferma saber que hay gente que me supera en cualquier ámbito y que con cualquier acto pueden hacer de mi mayor gracia, un simple detalle. Odio saber que soy tan influenciable como usable, que todos no sienten ni el mas mínimo remordimiento en pisotearme y culparme de sus desgracias. Quiero aprender a ser una piedra, a dejar de sentir, a tener un radar que me diga "este no, te traicionara". Quiero que la velocidad del viento se lleve lo malo de mi, que las hojas del otoño al caer me hagan sentir bien conmigo misma. Quiero gritarle a todos lo que mi garganta anudo dentro, y que ahora me esta asfixiando hasta ahogarme. Quiero acariciarme la cara y sentir consuelo, sin necesidad de recordarme que me tengo solo a mi misma. Quiero mirar a la gente y decirme que son hermosas, por dentro y por fuera. Quiero estabilidad emocional, quiero creer que significo algo para alguien, pero de verdad, no pura boca. No se si sentir bronca, pena, rabia o qué.... solo se que el pecho se me aprieta y el corazón me duele. 
 
Solo se que el pecho se me aprieta y el corazón me duele.
 

No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

Los días pasan. Es inevitable. Pasan las horas y los minutos. Y el tiempo te va cambiando. El tiempo te hace más fuerte, más sabio, más constante y coherente…o todo lo contrario. El tiempo te hace pensar que quizás no merece la pena esperar tanto por nada, o te dice a gritos que cuando le encuentres, quizás haya merecido la pena tanto tiempo. Las arrugas no solo aparecen en la piel de las personas. Todo acaba arrugándose. Los recuerdos, las letras de canciones, los papeles en los que escribías aquellos versos, las sábanas donde un día compartimos más que un sueño y un abrazo. Se arrugan y se secan como hojas de el otoño. Si. El otoño ya mismo volverá y con él la nostalgia y los días más tristes y largos. Los días con ese sabor a frió y helado que trae el invierno. Y será entonces cuando de nuevo recuerdes el calor que desprendía su corazón al latir cerca del tuyo…Esperaré paciente. Si. No sé cuánto tardará en pasar el tiempo. Pero no creo que los días duren más de 24 horas. Mientras, seguiré viviendo un verano especial. Un verano cualquiera de cualquier año. Seguiré disfrutando de los días de Sol que traen luz a mi vida. Mientras tanto…seguiré aquí. No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..


No me iré muy lejos, por si un día, te da por aparecer..

Diciembre otro mes que se nos va.


DICIEMBRE:
 Último mes del año, en el que se nos vienen todos los recuerdos vividos, y la de momentos que hemos desaprovechado.


Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas sin lágrimas.

Suelo preguntarme
 cómo puede ser que un simple cigarro sea fuente
de una inspiración desaparecida.

 De dónde salen las palabras
 cuando no hay sentimientos solo páginas blancas que rellenar.

Se cierran las flores con el sol del crepúsculo,
 rayos naranjas que tiñen un paisaje cargado de descuidos.
No hay nada, ni siquiera sombras que asusten.

Estoy sola, y aún así desearía ser invisible,
 una simple espía sin palabras que gritar,
 sin gritos que esconder.

Ha llegado el otoño ,
es como un lapicero lleno de colores grises,
 pero yo, me resisto a el, con mi bolígrafo azul;
tintándolo todo de tristeza.

 El frío en un corazón que se niega a latir  por falta de sentimientos.
 No hacen falta nubes para que oscurezca,
 solamente las palabras de un alma en pena.

No estoy triste, tampoco me siento feliz,
 pero me siento vacía, e intento llenarme con caladas de humo peligroso,
que me ennegrece por dentro y me calma las ansias.
 Ansias de algo que no tengo, ansío tan sólo una larga velada:
 Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas sin lágrimas.

 Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas sin lágrimas.
No se si soy yo la que escribe oh el eclipse de luna que me puso romántica.

Llega otoño y con el se van los recuerdos.


Tristemente caen las hojas de otoño, y tras el cristal de mi ventana veo la tarde gris que cede el paso a la noche que nuevamente invade mi vida triste y sombría desde el día que perdí el amor de mi vida.
Las gotas de lluvia caen lentamente en mi piel, y se confunden con mis lágrimas que derraman mis ojos por el amor que hoy no está a mi lado, la melancolía envuelve mi alma y la soledad nuevamente hace presa de mí. El corazón quiere gritarle al viento que te ama, pero le digo que no puede amarte, que eres un ser efímero que ya no volverá, que te has ido lejos y jamás regresarás, como lejos se van los recuerdos que duelen en el alma. La luna con sus reflejos de plata tratan de iluminar mi alma en la penumbra, esa penumbra que invade mi vida desde que tu no estás, ay corazón como te extraño, cuanta falta me haces, pero esta es la realidad, tu ya nunca más volverás. Tarde gris de otoño, en donde recuerdo tristemente el día de tu partida, solo me queda el dolor, el vacío y el desamor que has dejado después de tu triste huida.


Llegó el momento de decirle adiós al año viejo.


Ha llegado el momento de abandonar el año, de empezar uno nuevo y con él, dejar atrás viejas metas cumplidas o no. Reinventar nuevos sueños, comenzar a reflexionar en lo que hemos hecho bien o mal y ser suficientemente sabios para saber rectificar, disfrutar todos los momentos con la gente que más quieres y hacer oídos sordos a quién con malas intenciones, lo único que pretende es hacerte llorar. Llegó el momento de decirle adiós al año viejo y guardar en ese cajón dorado todo lo lindo que vivimos y desechar todo lo malo, porque solo así podemos empezar un año nuevo. Mis Bendiciones para el que me lee y para todos los que un día pasaron por aquí y dejaron su huella. Besos.


 Ha llegado el momento de abandonar el año, de empezar uno nuevo y con él, dejar atrás viejas metas cumplidas o no. Reinventar nuevos sueños, comenzar a reflexionar en lo que hemos hecho bien o mal y ser suficientemente sabios para saber rectificar, disfrutar todos los momentos con la gente que más quieres y hacer oídos sordos a quién con malas intenciones, lo único que pretende es hacerte llorar. Llegó el momento de decirle adiós al año viejo y guardar en ese cajón dorado todo lo lindo que vivimos y desechar todo lo malo, porque solo así podemos empezar un año nuevo. Mis Bendiciones para el que me lee y para todos los que un día pasaron por aquí y dejaron su huella. Besos.


De eso está hecha la vida, sólo de momentos.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años...
y sé que me estoy muriendo.

 "Instantes"



De eso está hecha la vida, sólo de momentos.