Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Traición. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Traición. Mostrar todas las entradas

Sólo cerrando puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.


Aunque sientas el cansancio...
...aunque el triunfo te abandone,
aunque un error te lastime,
aunque una traición te hiera,
aunque una ilusión se apague,
aunque el dolor queme tus ojos,
aunque ignoren tus esfuerzos,
aunque la ingratitud sea la paga,
aunque la incomprensión corte tu risa,
aunque todo parezca nada…
¡¡ VUELVE A EMPEZAR!!

Cuando me parece que todo se vuelve en contra,
cuando todas las puertas parece que se cierran,
automáticamente me viene a la cabeza la frase
 "¿dónde está la ventana?"
 y comienzo a buscar. 
Sólo cerrando puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir. 


 Aunque sientas el cansancio...  ...aunque el triunfo te abandone,  aunque un error te lastime,  aunque una traición te hiera,  aunque una ilusión se apague,  aunque el dolor queme tus ojos,  aunque ignoren tus esfuerzos,  aunque la ingratitud sea la paga,  aunque la incomprensión corte tu risa,  aunque todo parezca nada…  ¡¡ VUELVE A EMPEZAR!!    Cuando me parece que todo se vuelve en contra,  cuando todas las puertas parece que se cierran,  automáticamente me viene a la cabeza la frase   "¿dónde está la ventana?"   y comienzo a buscar.   Sólo cerrando puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.

Eso de que al final te acostumbras es pura patraña.


A ella la marca se la dejó la diferencia de haberse tenido que acostumbrar a casi todo. A entrar sin llamar y salir con la traición clavada en los ventrículos y en las aurículas. También se ha acostumbrado a oír sin escuchar y a que la oigan sin ser escuchada. Pero no se ha acostumbrado a todo. Hace dos semanas dicen que gritó ante las estrellas del cielo rotundo que seguiría la bonita costumbre de permanecer enamorada del amor y de la sonrisa eterna. Lo prometió el día que llorando por dentro se dio cuenta que eso de que al final te acostumbras es pura patraña.

A ella la marca se la dejó la diferencia de haberse tenido que acostumbrar a casi todo. A entrar sin llamar y salir con la traición clavada en los ventrículos y en las aurículas. También se ha acostumbrado a oír sin escuchar y a que la oigan sin ser escuchada. Pero no se ha acostumbrado a todo. Hace dos semanas dicen que gritó ante las estrellas del cielo rotundo que seguiría la bonita costumbre de permanecer enamorada del amor y de la sonrisa eterna. Lo prometió el día que llorando por dentro se dio cuenta que eso de que al final te acostumbras es pura patraña.


Infidelidades y traiciones que nos hacen vivir con amargura en los labios.


El tiempo pasa, y mientras tanto vivimos con sufrimientos a causa del amor, del desamor, de las infidelidades y traiciones que nos hacen vivir con amargura en los labios… Hasta llegamos a odiar al viento que nos despeina el cabello, vivimos una constante inseguridad ante la vida, y desconfiamos de todas las cosas que giran a nuestro alrededor… Actuamos mal, y hacemos daño a quien menos se lo merece.


El tiempo pasa, y mientras tanto vivimos con sufrimientos a causa del amor, del desamor, de las infidelidades y traiciones que nos hacen vivir con amargura en los labios… Hasta llegamos a odiar al viento que nos despeina el cabello, vivimos una constante inseguridad ante la vida, y desconfiamos de todas las cosas que giran a nuestro alrededor… Actuamos mal, y hacemos daño a quien menos se lo merece.