Comparte mi blog

Visitor

Translate

Soledad, para muchos el fin, para otros el comienzo.

"Soledad" Lugar solitario y sombrío, compañía de muchas personas,
contraste de recuerdos invisibles, realidades que se esfumaron,
 ruido silencioso, reflejo de verdades y resultado de errores,
vía para reflexionar, sendero oscuro o lleno de luz.

Esa podría ser una simple, muy simple definición, 
para muchos el fin, para otros el comienzo.
Hay quienes la odian, otros la aman, a veces para evitar dolor,
otras veces para evitar la gente.
Siento que puede ser un camino de transformación,
reflexión y comunión con nosotros mismos, pero sobre todo de aprendizaje...

Muchos la prefieren porque huyen de la realidad y creen que en ella 
evitan el dolor y el sufrimiento, pero creo que estar solo, la aumenta.
Hay quienes huyen de ella buscando siempre con quién estar,
 sea como sea evitan estar solos, el temor es la soledad en este caso.
Otros están solos simplemente porque lo deciden y ven en ese estado 
una forma de reflexionar y aprender de sus errores,
así estudian qué hicieron mal y lo toman como experiencia y ensayo...

Hay personas que simplemente están solas no porque quieran sino porque así se labraron su futuro.
Pienso que no debe ser vista como algo malo, sino como un espacio necesario
 para encontrarnos con nosotros mismos, para reflexionar,
 para saber qué queremos y para donde vamos...

La soledad es esa que te grita recuerdos en la obscuridad,
es esa que te abraza cuando las personas que más quieres se van,
es esa que se convierte en tu amistad enemiga, amistad porque no te abandona,
enemiga porque se encarga de mostrarte tus errores, la tristeza, el dolor 
y aflicción que sientes cuando ese ser querido no está contigo...
"En esta soledad te busco, te llamo, vagamente te espero."


Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


Una torta y un beso. Una sonrisa y una lágrima a la vez.
Perder la cabeza, guiarse por impulsos y decir siempre las cosas claras,
tragándome la vergüenza y el orgullo a bocados, que no engordan.

Arriesgarme, saltar y subir el volumen al máximo de mi canción favorita.
Y escaparme de casa, viviendo al día, sin pensar en lo que pueda pasar mañana.
Pidiendo perdón antes que permiso, sin nada que me preocupe 
ni que me haga pensar más de la cuenta.

Sé que estaría bien eso de reflexionar un poco antes de actuar, 
pero me gusta más ir improvisando,
sin saber las posibles consecuencias ni calcular el daño que pueda sufrir.
De arriba abajo y de abajo arriba en una milésima de segundo.
Sin parar, como una frenética montaña rusa que parece no tener fin.

Muchos dicen que he cambiado, que antes yo no era así;
pero la verdad es que no me apetece parar a pensarlo.
Que antes pensaba, que ahora estoy loca, que camino sin rumbo fijo.
Todo por ese punto fuerte, o débil, según cómo lo mires.

El todo y la nada. Los dos extremos de la balanza; 
un desequilibrio constante que se me ha contagiado,
se ha introducido en mi sangre, y ya corre por mis venas envenenada.
Con ganas de gritar, de saltar, y automáticamente de quedarme en silencio.

Que nadie lo entienda, me da igual, no lo pretendo.
Darlo todo por una sonrisa, arriesgándome a tirar todo por la borda.
Pero, ¿sabes qué?
No hay tiempo de pararse a pensar, además, quien no arriesga, no gana.
Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


Expulsa el veneno, llora las penas, que cuando acabes quiero fumarme la vida a medias contigo.

¿ Para qué negarlo?

Todos necesitamos a alguien, más allá del amor, 
más allá del hombre o mujer perfecta...
Todos necesitamos que alguien, cuando no podemos más,
Cuando el mundo nos pesa; nos abrace y nos diga:
!Expulsa el veneno, llora las penas, 
que cuando acabes quiero fumarme la vida a medias contigo!
Oír eso, y sentir como con cada calada el mundo va perdiendo peso, 
como esa persona está ayudándote a sostener tu mundo, 
gana peso para que tú puedas volver a nadar.
Y un día, cuando tengas esa misma sensación, sabes que siempre, 
cuando el mundo vuelva a coger peso,
 cuando de nuevo te sientas incapaz de todo,
en ese momento sabes que volverá y te dirá: 
¿ Nos encendemos otro?

!Llora! No te avergüences.

Llora y llora hasta que el cuerpo te diga basta, luego descubrirás,
 que nada es lo suficientemente malo, que todo tiene su lado positivo..
 Las lágrimas pueden ser un verdadero bálsamo para el alma.
Llorar es de hombres y mujeres,
y el mejor alivio después de un problema o alegría.
No interrumpas lo que tu cuerpo quiere hacer. 
!Llora! No te avergüences.




Nostalgia...Tengo ganas de llorar y no puedo.


¿Alguna vez tuviste ese deseo irrefrenable de llorar?
¿Alguna vez no has tenido el valor para quedarte en un sitio?
¿O el deseo de permanecer allí, pese a todo y aún con todas las lágrimas a tus espaldas
por la tonta idea, tonta, de creer que serías feliz?

¿Por qué a veces ir en busca de las cosas bonitas son tan difíciles?
¿Por qué he de quedarme esperando?
 ¿Por qué tengo que perderme las locuras de la vida que desactivan la razón
 y agudizan sentimientos que se creían perdidos?

Tengo ganas de llorar y no puedo, ese nudo en el estómago y la mudez
 que se ha posado en mi garganta me indican que, ante la primera lágrima,
 no habrá marcha atrás. Será por eso que necesito varios segundos para derramar la primera
 y horas, muchas horas para que mis ojos se cansen y digan: ¡basta!