Comparte mi blog

Visitor

Translate

Y es que una vida sin sueños no podría vivirla…quiero quedarme siempre con uno…

Nunca pedí un solo deseo, sino tantos como era capaz de recordar mientras hinchaba mis pulmones de aire y , poco a poco, lo dejaba escapar entre mis labios… Veía como volaban… y pensaba “Ahí van mis sueños, rumbo a ninguna parte… espero que algún día se cumplan, que alguien los recoja y los mime…” 

Aún no sé por qué, pero siempre que lo hacía , nunca quedaba limpio…siempre quedaba uno imposible de arrancar…Y hoy lo entiendo… Por muchos sueños que deje volar, siempre me quedará alguno por lanzar y alguno por cumplir…Y es que una vida sin sueños no podría vivirla…quiero quedarme siempre con uno…

Cometí muchos errores pero la vida no viene con manual de instrucciones.

Cometí muchos errores, lloré por quien no debía y reí con falsas amistades. Tropecé dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que no lo haría más, me empujaron y caí estampada contra la tercera. Perdoné mucho, demasiado; callé tantos "te quiero" que, por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire, a veces los digo camuflados en besos.

Regalé bastantes "te quiero" simplemente por cumplir, muchas veces me desperté con ganas de comerme al mundo y otras me parece que el mundo me comía a mí, grite con fuerza pero mi voz nunca salía. Callé verdades por no hacer daño. Salí de fiesta sin ganas, y volví con los tacones rotos de tanto bailar. Hay días que dormía solo para poder verte en mis sueños y días en los que no podía dormir pensando que a la mañana siguiente te tendría a mi lado. Fui una niña inmadura e insensible y madure a base de palos. Creí en lo imposible hasta que se destrozaron mis metas,abrace a la persona que pensé que nunca me haría daño y me di cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel. Canté en la ducha hasta que mi garganta no podía más. Hubo días que me sentía preciosa y otros que no quería ni mirarme al espejo. Disfruté de pequeños detalles, y aprendí poco a poco en que consiste la vida...
*El secreto de la vida esta en no arrepentirse de nada y afrontar todo con una sonrisa, el secreto de la vida esta en vivirla.

Sólo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que suceda lo inesperado.

Es necesario correr riesgos. Sólo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que suceda lo inesperado.
Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. Todos los días tratamos de fingir que no percibimos ese momento, que ese momento no existe, que hoy es igual que ayer y será igual que mañana.


Pero quien presta atención a su día, descubre el instante mágico.
Puede estar escondido en la hora en que metemos la llave en la puerta por la mañana, en el instante de silencio después del almuerzo, en las mil y una cosas que nos parecen iguales.
Ese momento existe: un momento en el que toda la fuerza de las estrellas pasa a través de nosotros y nos permite hacer milagros.
La felicidad es a veces una bendición, pero por lo general es una conquista. El instante mágico del día nos ayuda a cambiar, nos hace ir en busca de nuestros sueños. Vamos a sufrir, vamos a afrontar muchas desilusiones…., pero todo es pasajero, y no deja marcas. Y en el futuro podemos mirar hacia atrás con orgullo y fe.
Pobre del que tiene miedo de correr riesgos. Porque ése quizá no se decepcione nunca, ni tenga desilusiones, ni sufra como los que persiguen un sueño.
Pero al mirar atrás -porque siempre miramos hacia atrás- oirá que el corazón le dice:
“Qué hiciste con los milagros que Dios sembró en tus días? Qué hiciste con los talentos que tu Maestro te confió? Los enterraste en el fondo de una cueva, porque tenías miedo de perderlos.
Entonces, ésta es tu herencia: la certeza de que has desperdiciado tu vida”.
Pobre de quien escucha estas palabras. Porque entonces creerá en milagros, pero los instantes mágicos de su vida ya habrán pasado.

en “A orillas del río Piedra me senté y lloré”

✿*¨*•.¸❤ PAULO COELHO ❤¸.•*¨*✿


La ternura está en aquello que parece pequeño pero que se hace grande en el corazón.

La ternura es un sentimiento grande y noble 
que engrandece a las personas.
Hay muchas cosas y situaciones que despiertan ternura: 
la inocencia o la candidez de un niño, 
las personas desvalidas, el sufrimiento, el dolor...
Decimos que se puede hablar con ternura, 
mirar con ternura, abrazar con ternura
.
Ternura es ser sensible ante las situaciones del otro.
La ternura es el arte de “sentir” a la persona, 
al ser humano en su totalidad.

El beso sincero, el apretón cálido de manos, 
el abrazo inesperado, 
una mirada llena de cariño que nos dice:
 ¡estoy aquí, puedes contar conmigo!

La ternura parece por momentos olvidada. 
Tendríamos que revivirla pues es lo que logra 
que nuestros días  y nuestra vida pasen
 de ser un mero transitar a ser inolvidables.

La Ternura es la fuerza más humilde, 
y sin embargo la más poderosa, para cambiar el mundo. 
No es debilidad, no es flalqueza, sino fuerza que surge 
sólo en un corazón libre, capaz de ofrecer y recibir amor.

Es la manifestación de dos exigencias fundamentales del corazón: 
desear amar y saber ser amado. 
Es la capacidad que tiene cada ser humano de dar lo mejor de si, 
para recibir como única recompensa la felicidad del otro.

Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en la caricia,
en el detalle sutil, en el regalo inesperado,
en la mirada cómplice, en el abrazo entregado y sincero.
 La ternura es la expresión más serena, bella y firme del amor.
  
La ternura está en aquello que parece pequeño
 pero que se hace grande en el corazón.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

  1.  Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. 
  2. Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces. 
  3. Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra. 
  4. Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces. 
  5. Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas. 
  6. Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a si mismo. 
  7. Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar. 
  8. Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad. 
  9. Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible. 
  10. Nadie reconoce la oportunidad hasta que esta pasa por su lado y la deja ir. 
  11. Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores.
  12. Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce. 
  13. Nadie puede intercambiar un apretón de manos con el puño cerrado.

 Lo que aprendí de otros

¿Quién dijo eso El tren pasa una sola vez?

Miami Lakes, FL, USA Wauchula, FL 33873, USA
¿Quién dijo eso El tren pasa una sola vez?

Probablemente alguien que cuando perdió el que quería coger
 no esperó al siguiente.
 Seguramente perdió todas sus esperanzas y acabó abandonando todos sus sueños
 y todo terminó cuando vio a lo lejos que se iba y no retrocedía. 
Pensaría que era la única oportunidad para ser libre y quizás sus ganas de vivir 
terminaron entre los incontables carriles de la vía.


 Cierto es que el tren no va a esperar por ti. 
Ni por ti ni por nadie.
 Pero sí vuelve después de marcharse. 
Regresa para llevarte a la "casualidad de tu vida". 
Esa que todo el mundo desconoce de antemano.

Y te das cuenta de que vale la pena esperar todo el tiempo que haga falta
 para poder coger 
ese tren e irte para escaparte con lo preciso;
 "fuerza y sonrisa" 
y evadirte del pasado para vivir el presente como mejor puedas
 y comenzar a construir tu futuro con los cimientos del amor por lo que quieres.

¡Ningún copo de nieve cae nunca en el lugar equivocado!

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después.
 Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas,
es allí cuando comenzará.

.

Hay días, como ayer y mañana que presiento que la espera se va


Hay días en que…, Estoy despierta y viva como un sol, 
como una mariposa transmutándose sin descanso,
 y recibo todas mis vidas en un vaso de inocencia, 
 uno que me presta la tierra para los días de insomnio.


Hay días, como ayer y mañana que presiento que la espera se va,
 y la claridad, llega como un fuego níveo, profundo y terso, 
me visto en él en cada segundo que me permite el momento.

Dime, díme, ¿que es la existencia toda de un hombre 
si no los momentos que hubo de comprensión y consciencia?


Cuando algo se quiebra, jamás vuelve a ser igual.

No, no creo en los reintentos, porque siempre se cometen los mismos errores...Tal vez es mejor plantear una metamorfosis,pero en esencia, no sólo de palabras...No estoy hablando de una segunda oportunidad, No lo olvido; sé bien que jamás se volverá al comienzo, porque cuando algo se quiebra,
por más que intentes reconstruirlo juntando los pedazos, jamás vuelve a ser igual... esa es la realidad...siempre saldrán a flote esos errores que nos llevaron al abismo de la cuerda floja.

Tampoco pretendo hacer como si nada pasara...no tengo la suficiente madurez como para hacer un borrón y cuenta nueva, lamentablemente, aún no encuentro la opción para formatear mi disco duro emocional,por lo tanto, acumulo cada uno de los fracasos y mal sabores de la vida en pareja...

Es que aún hay quienes no comprenden que la vida no es un juego, que los sentimientos son valiosos
cuando se entregan con sinceridad, ni menos entienden que la vida se puede terminar para quienes no pueden enfrentar un quiebre emocional...

Por suerte, he aprendido a medio pararme después de cada caída...tambaleando, pero de pie al fin y al cabo. No necesito ahora comenzar a escarbar en las heridas que, después de sangrar por mucho tiempo, comienzan a cicatrizar, menos con la excusa de abrirlas para buscar por si algo quedó entre las tantas grietas...


No... ya no es tiempo de releer páginas antiguas...Es tiempo de comenzar a dar vuelta esas páginas,
esperando por un mañana en blanco, listo para comenzar a escribir nuevas historias, nuevos capítulos...No pretendo olvidar esas heridas del pasado...La idea es recordar por siempre
lo que jamás quiero que se vuelva a repetir...

La vida es un continuo y precioso imprevisto.

Pensar en lo que he vivido y en lo que me queda por vivir. 
No sabré si mi felicidad durará demasiado tiempo, 
pero me conformo con disfrutarla día a día. 
Con aprovechar los momentos que me regala la vida 
y tomarme un tiempo para mi.


Todavía me queda mucho por luchar, mucho por contar. 
Muchos deseos por cumplir, muchos sueños que soñar... 
Me queda tanto que es como mirar al horizonte: 
no sabes lo que hay, no sabes lo que te espera, pero tampoco importa.