Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Desamor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Desamor. Mostrar todas las entradas

Todos aquellos recuerdos.


Metí en una caja todos tus regalos,
 tus cartas llenas de amor falso., 
los últimos pétalos de las rosas marchitas y.....,
 aunque era poco, en esa caja tan grande
 no entraron todos aquellos recuerdos, 
canciones, momentos, besos, llamadas,
 pasiones, abrazos; deseos y sueños 
que nunca pude hacer realidad.


Metí en una caja todos tus regalos,  tus cartas llenas de amor falso.,  los últimos pétalos de las rosas marchitas y.....,  aunque era poco, en esa caja tan grande  no entraron todos aquellos recuerdos,  canciones, momentos, besos, llamadas,  pasiones, abrazos; deseos y sueños  que nunca pude hacer realidad.

Casi siempre el corazón se te queda roto en mil pedazos.


Cuando era pequeña escuchaba a mi abuela decir: El amor es doloroso, cuando te enamorabas al final, casi siempre el corazón se te queda roto en mil pedazos. Yo no le quise hacer caso. Ahora sólo me queda esperar que el tiempo pase y ver si es verdad que las heridas se curan.


Casi siempre el corazón  se te queda roto en mil pedazos.

¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va?


¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va? …Te dice – , perdón.
Pasé por aquí pero ya me voy.


 ¿Por qué será que la felicidad te roza apenas y luego se va?

Enamorarse de un Idiota.


Volar con las alas rotas, después del doloroso choque contra el desengaño, es mitad estrellarse en el suelo a cada nuevo intento y mitad alcanzar el cielo y sus encantos. Besar se vuelve descubrir y rutina dependiendo de quien sean los labios. Una caminata bajo las estrellas se puede volver tan solo una lejana idea, una pintura hermosa descrita en mis poemas, todo menos una realidad que se acerca. Y el empezar a construir ilusiones desde cero, con esto me gusta y esto no lo quiero, se vuelve intolerable después de pedir un poco mas a la derecha, dos centímetros mas alto, no no, mejor más bajo, y al fin ves como nada queda bien centrado, dentro de ese espacio que ya decidiste crear, respetando todas esas normas que te permitirán no volverte a enamorar de otro idiota.



Corazones rotos, qué digo rotos,¡Rotísimos!


Los amores van y vienen hasta ahí está clarísimo, no hay duda. Uno, otro, el de más allá. Los amores de toda la vida no siempre duran toda la vida, algunas veces se nos quedan por ahí aparcados en quién sabe dónde y con quién sabe quién. ¡Después de todo lo que nos cuesta encontrarlo!…
Amores que dejamos partir para ir detrás de otro, para ilusionarnos nuevamente, dejando corazones rotos, qué digo rotos, ¡Rotísimos!, simplemente destrozados. Cuando alguien nos engaña sentimos que la confianza son solo palabras en un mundo de sordos. Todos somos capaces de superar un corazón roto, sobre todo, que la inmensa mayoría ya lo tiene herido y sigue viviendo. Aunque sientas que el mundo está de cabeza, recuerda que todo lo que puedes hacer luego de que te rompen el corazón es "SOBREVIVIR"


Aunque sientas que el mundo está de cabeza, recuerda que todo lo que puedes hacer luego de que te rompen el corazón es SOBREVIVIR


Se me acabo el amor.

Si yo pudiera encontrar hoy las palabras 
Y marcharme sin dejar dolor en tu corazón 
Si encontrara la manera de explicar mi despedida 
Sin dejar un mal sabor.

No es culpa de tus besos de tus manos que sin miedo me acarician 
No busques algo que ya sé ha perdido 
en una tonta discusión 
No tiene no le encuentro 
No existe explicación. 

Se me acabo el amor, se fue así nomás 
Sin avisármelo 
Y no pensó jamás en el dolor que viviría en ti 
Se me acabo el amor 
Se fue. 

Si yo pudiera encontrar hoy las palabras  Y marcharme sin dejar dolor en tu corazón  Si encontrara la manera de explicar mi despedida  Sin dejar un mal sabor.  No es culpa de tus besos de tus manos que sin miedo me acarician  No busques algo que ya sé ha perdido  en una tonta discusión  No tiene no le encuentro  No existe explicación.   Se me acabo el amor, se fue así nomás  Sin avisármelo  Y no pensó jamás en el dolor que viviría en ti  Se me acabo el amor  Se fue.

Como olvidar esos momentos que vivimos 
La intensidad de cada día lo descubierto junto a ti 
Los momentos compartidos, lo felices que hemos sido 
Mas no se como se fue.

No se como pedirte perdón por mis palabras sin sentido 
No se como encender de nuevo el corazón 
Solo tengo este adiós 
No tienen no le encuentro No existe explicación. 


¿Tú me preguntas si soy feliz?

¿Tú me preguntas si soy feliz?

Tú me preguntas si soy feliz, Si la dicha es una habitación vacía, Con botellas vacías, Y ceniceros llenos de cigarrillos a medio fumar. Entonces te contesto si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz Si la dicha es el teléfono que no contesta. Y la tarde que no se acaba. Y las cartas que nunca mandas. Entonces te aseguro que soy feliz feliz feliz. Tú preguntas si soy feliz. Si la dicha es una cama desecha. En una habitación desecha. Donde en un espejo desecho se ve el rostro de una mujer desecha. Entonces te lo juro si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz. Pero si la dicha es una sonrisa. Si la dicha es una mirada. Si la dicha es una ternura. Si la dicha es una caricia. Entonces te contestare con lágrimas. Es verdad que no soy feliz no. Verdaderamente no. 

Sola, a pesar del murmullo que la acompañaba.

Llovía en su interior...
De pie entre dos mundos, la joven sentía perdida la mirada al otro lado de su ser.
Contemplaba en su reflejo impasible, como una a una iban resbalando las lágrimas por su rostro,
 lo recorrían lentamente, algunas reposaban entre sus pestañas  antes de lanzarse
 a la aventura de su recorrido.

Estaba de espaldas al mundo, cubierta solo por un manto de impotencia y un sentimiento de pérdida.
El espejo robaba su reflejo, aprovechándose de su vulnerabilidad.
Cada uno de los poros de su piel sentía la tristeza que la acontecía y en ese momento, era mucha.
No luchaba contra la humedad ni ejercía resistencia sobre sus emociones, 
sencillamente las reconocía, las aceptaba, las dejaba pasar, 
como si a su marcha todo pudiera quedar como antes de su inesperada aparición, 
pero nada fue igual a partir de ese momento.

Dejo por momentos de llorar, aunque no pudo abandonar la tristeza así que la llevó consigo
como si fuera parte de su equipaje de mano sin mediar palabra.
Comenzó a avanzar, no estaba segura de hacía adonde se dirigía, solo tímidamente lo intuía, 
necesitaba ayuda, pero no estaba segura de poder obtenerla, así que primero un paso y luego el otro, 
 'Sola', a pesar del murmullo que la acompañaba. 'Sola'...
Dejo de oír su propia voz, reconoció su respiración junto a sus huellas, 
en el silencio del camino y en su mente solo lograba construir un pensamiento
 "Esperanza".

 Sola, a pesar del murmullo que la acompañaba.

Tengo el amor castigado en un rincón.

Tengo el amor castigado en un rincón, de cara a la pared. 
Lo castigué por abuso de poder. 
Se me desbordó a manos llenas como solía usarlo, 
y ahora me dicen que lo tengo que repartir con migajas 
de lo que antes fue un amor lleno de efusividad,
 de largos besos de amante promiscua.

Tengo el amor amarrado a una de las patas de la cama, 
para que no vaya de casa en casa mendigando un poco de amor,
 no eso se acabó.
Sobreviviré, ya no lo necesito.
 Cambié la cerradura de la puerta, y puse clave en Internet 
para que no navegues regalando amor.

Volverán las oscuras golondrinas.

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales,
jugando llamarán;
pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar;
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
esas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun mas hermosas,
sus flores abrirán;
pero aquellas cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
esas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido... desengáñate,
¡así no te querrán!

Gustavo Adolfo Becquer


Volverán las oscuras golondrinas.

Se fué y me dejó haciéndome preguntas.


Se fué y no dijo nada. Se fué y no sé cuándo. No dejó ninguna de sus cosas… por eso digo que se fué.
Se fué y me dejó haciéndome preguntas. Se fué y no me dejó una pista, para descubrir la razón de su ausencia. Lo que si parece definitivo, es que no está. Cuando me levanto, quedo con el comentario escurrido. Cuando llego, el grito de saludo se desinfla a su mitad. No hay destinatario para mis miradas, para mis regalos, para mis ganas. Tal vez si sepa la razón, aunque no la he pensado. Tal vez se fue con tantas preguntas como yo quedé. Tal vez tampoco comprendió las respuestas que no di. Tal vez se había ido antes, aunque estaba aquí, a mi lado. Quizás se preguntaba por mi ausencia cuando estábamos en el mismo lugar. Quizás yo soy quien se fue primero, y ahora me niego a responder las mismas preguntas que me fueron encargadas antes, cuando todavía tenía futuro. Y es que a veces el amor se apaga.



Escondida entre los arbustos, resignada e inmóvil.



Haber sido feliz alguna vez te encadena a ser esclava de tus huellas,
 a pisar mierda, revolver la basura y vivir entre ella... 
Mientras, los días se te caen encima como pianos desafinados,
 como macetas de cemento que esconden semillas de lugares inútiles e inoportunos
 que tocan a tu puerta.. y tu abres sin mirar, sin preguntar nada... 
Las carcajadas y las miradas se revientan como insectos contra tu invisible coraza
 que de a poco se degrada... Llevas en el bolsillo vidrios rotos, 
antiguas copas que reventaste contra esa pared amarga que intentaste atravesar tantas veces
 y que tantas veces te rebotó como una pelotita de goma, dejándote lejos... 
difícil de encontrarte... escondida entre los arbustos, resignada e inmóvil, débil y cobarde..


Tal vez deba despertarme...y dejar de soñar.


Casi no respiro..siento el aire pasar por mi rostro,como si no estuviera en este plano y pudiera ver todo desde arriba.
Qué debo hacer con este vacío, lo único que llena mi vida. Debo ser feliz porque estoy viva, porque logré mucho, porque tengo amigos, porque existe el sol, porque alguna vez..... sentí el amor.
Solo tengo un deseo y es volver a sentirlo. No puedo vivir si no siento  fuego en mi cuerpo. No puedo si no siento esas mariposas  en mi vientre. Tampoco sin volar. Quiero volar como antes. Quiero volar con alguien que adore cruzarse en mi vuelo. Quiero vivir sin redes, pero atada a un corazón. Quiero vivir pensando que voy a morir de amor. Necesito de esa pasión como el aire que me falta. No voy a poder respirar hasta no volver a sentirla. Solo espero...Miro mi habitación y no la reconozco. Creo que no estoy en ella, tal vez sea un sueño, esos en los que quiero despertar. Tal vez si no despierto, te vea en ese sueño y vuelvas a ser el que me hizo sentir mujer hasta la médula. Tal vez deba despertarme...y dejar de soñar. Tal vez es el momento de volver a vivir. Tal vez...no debería haber vuelto a escribir.

Hoy se acaba mi adicción a tí.


Quizás cuando pase un tiempo te des cuenta de como he podido llegar a sentirme,

de todo el dolor que me has podido llegar a causar tan solo con palabras. 

Puede que sea mi culpa haber llegado a este punto, 

que en el primer momento tenia que haberte olvidado, pero no solo no te olvidé, 

sino que me arrastré una y otra vez para poder conseguir algo de tí 

pero nunca tuve la suerte de haberlo conseguido. 


Puede que ahora vea todo muy negro, que no vea un futuro sin tí 

pero tal vez es cuestión de tiempo, que solo me hace falta abrir los ojos

y pensar con la cabeza y dejar a un lado el corazón

y darme cuenta de que sin tí todo será mejor, 

de que alguien podrá llegar a quererme como tú no supiste hacerlo

y que yo podré querer a alguien como te quise a tí.
Hoy se acaba mi adicción a tí.


Hoy se acaba mi adicción a tí.

Cuando la batalla está perdida, solo los que huyen pueden combatir en otra.

Intentaré escapar de esta madriguera. De este pequeño agujero donde todo ya se me queda grande. Recogeré mis cosas, las meteré en una caja, como en las películas americanas y saldré por la puerta. Me despediré de todos mis recuerdos. Y comenzaré a andar. Por otros caminos, donde no pueda encontrarme contigo. Escapar es en lo único que pienso ahora. Huir como un hábil ratón. Porque cuando la batalla está perdida, solo los que huyen pueden combatir en otra.



Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.

Ahora ya todas las horas que pase contigo me saben a poco; 
siempre quise más, nunca fue suficiente. 
Y, la verdad es que no pasamos tantas horas juntos, 
si te das cuenta solo fueron un puñado de minutos, que formaron horas, 
los momentos más felices de mi vida.

Deje de lado a mis amistades, con las que lleve toda la vida, para estar contigo.
 Llegue tarde a casa, soporte broncas monumentales, 
discutiendo con mis padres y desatendido mis obligaciones por ti. 
Que  llegaste a mi vida y la has pusisteis patas arriba, me has dejado huella, ya no soy la misma.

 Si en una noche fuiste capaz de quedarte con mi corazón,
 imagina lo que nos hubiese quedado por delante. 
No tienes idea de lo que te quise, de lo que hubiese sido capaz de hacer por estar contigo. 
Fuiste muchísimo... más que eso, mucho más.

No encuentro una palabra que exprese
 lo mucho que significaste para mí, así que, mejor,  
déjame que te lo explique con un beso.
¿Y si nos dejamos de tonterías, y nos decimos ya de una vez que nos queremos?
 Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.


El amor es como el agua que corre; si intentas retenerla se te escurre entre las manos.

¿Por qué se fue? ¿Por qué me dejó? Puede haber miles de respuestas a esta duda; casi tantas como casos de abandono encontremos, y a la vez múltiples respuestas para cada caso en particular, pero por distinto que sea cada caso, todos tienen algo en común: si la relación terminó es porque ella no era la persona adecuada para ti o porque dejó de serlo. Y si ella decidió que tú no eras la persona adecuada para ella, tarde o temprano ella tampoco lo sería para ti, porque no podría responderte como tú lo necesitas, no estaría en posibilidades de darte lo que te hace falta, habría un desequilibrio, una desigualdad que los conduciría a la incompatibilidad.

Cada quien tiene sus motivaciones, sus razones, su jerarquía de valores, su muy particular visión de la vida, sus cualidades y defectos, sus aciertos y equivocaciones. Si ella te dejó, puede que el problema esté en ella y no en ti, que su alejamiento no tenga nada que ver contigo, sino con sus propias incapacidades o hasta con sus traumas y complejos. Si después de un análisis honesto de ti mismo no encuentras razón de peso para que ella se haya alejado, no te atormentes ni pierdas el tiempo tratando de buscarle cinco pies al gato; si su decisión no te atañe ¿qué caso tiene culparte inútilmente? Y si el alejamiento se debe a que ella no supo amarte ni valorarte, a que no tomó en cuenta tus sentimientos ni tus necesidades, ya sea por su inmadurez, por su egoísmo o por su falsedad ¿Para qué lo quieres contigo si no vale la pena? "Si la escalera no está apoyada en la pared correcta, cada paso que demos no hará más que acercarnos al lugar erróneo".

Cabe la posibilidad de que nunca llegues a saber a ciencia cierta por qué se fue, por qué tomó la decisión de separarse de ti, debido a que muchas veces ni la otra persona sabe bien a bien qué fue lo que la impulsó a tomar un camino diferente. Esa tarea de escudriñar en su interior es responsabilidad y asunto de ella, y puede llevarle años o la vida entera. ¿Para qué te tomas tú la molestia de andar interpretando lo que a ella a lo mejor ni le interese desentrañar? ¿Vas a dedicarle tu tiempo, tu valioso tiempo a un acertijo que tal vez no tenga solución? Eso es como meterte en un laberinto que sólo te alejará más y más de tu meta, de tu recuperación.

¿Qué hacer para no sufrir?
El primer paso para dejar de sufrir es entender por qué se sufre. Al respecto no he encontrado explicación más clara y efectiva que la que aporta Carlos G. Vallés, cuyos libros constituyen mi terapia favorita. Vallés es un sacerdote jesuita español que ha vivido muchos años en la India y ha conocido profundamente el pensamiento oriental, del que deriva enseñanzas aplicables a todo ser humano, independientemente de su procedencia, raza, religión y cultura. Siguiendo el pensamiento de Vallés, sufro porque yo me hago sufrir; sufro cuando me opongo a la realidad. Y la raíz de este sufrimiento es el apego.

Apegarse a alguien significa creer erróneamente que sin ella no podemos vivir, que nos es indispensable e imprescindible. El apego es nublar el pensamiento y obsesionarse, es estar atado, estar preso y querer apresar, es depender y aferrarse, es perder la libertad. Apegarse no es amar. El amor es como el agua que corre; si intentas retenerla se te escurre entre las manos.

Particularmente útil me ha sido un proverbio japonés que leí en uno de sus libros: "Si las entiendes, las cosas son lo que son; y si no las entiendes... las cosas son lo que son". Así que de todas maneras la realidad manda. Si te adaptas a ella, todo será más fácil; si te opones, la única que sale perdiendo eres tú, porque es como estrellarte contra una roca. (Creo que necesito leerme esto a diario)


El amor es como el agua que corre si intentas retenerla se te escurre entre las manos.


La desilusión te anestesia.


  



La indiferencia hiere a muerte al corazón y la desilusión te anestesia.

El amor tiene dos enemigos principales: la indiferencia, que lo mata lentamente,

y la desilusión, que lo elimina de una vez...


Corazones rotos.


Cuando pierdes a alguien importante te preguntas: ¿Cómo la vida es tan insensible y no detiene al mundo aunque sea por un segundo? Un segundo por las lágrimas derramadas, un segundo por los corazones rotos, un segundo por los recuerdos, un segundo por los muchos días vividos… Un segundo por el amor.

 Cuando pierdes a alguien importante te preguntas: ¿Cómo la vida es tan insensible y no detiene al mundo aunque sea por un segundo? Un segundo por las lágrimas derramadas, un segundo por los corazones rotos, un segundo por los recuerdos, un segundo por los muchos días vividos… Un segundo por el amor.

Cuando hay una despedida el ultimo café siempre sabe amargo..


¿Quién no ha tenido un último encuentro El último café en la despedida?
¿A quién no se le ha hecho un nudo en la garganta,
 esperando escuchar esas palabras
"Lo nuestro terminó"
que aunque aporten paz porque son sinceras
 generan desdicha y dolor?

"Cuando hay una despedida..el ultimo café siempre sabe amargo.."

 ¿Quién no ha tenido un último encuentro El último café en la despedida?  ¿A quién no se le ha hecho un nudo en la garganta,   esperando escuchar esas palabras  "Lo nuestro terminó"  que aunque aporten paz porque son sinceras   generan desdicha y dolor?    "Cuando hay una despedida..el ultimo café siempre sabe amargo.."