Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Placer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Placer. Mostrar todas las entradas

Oscuridad hecha de deseos y de ganas.

Oscuridad. Suspiros repentinos. Manos que se cruzan, divertidas, ligeras. Desabotonan, buscan, encuentran. Una caricia, un beso. Y otro beso y una camisa que resbala. Un cinturón que se abre. Una cremallera que baja lentamente. Un salto en la oscuridad pintada de oscuridad. Feliz de estar allí... Oscuridad hecha de deseo, de ganas, de ligera transgresión. La más hermosa, la más suave, las más deseable. Coches que pasan veloces por la carretera. Faros que iluminan como un rayo y desaparecen. Ráfagas de luz que dibujan bocas abiertas, deseos suspendidos, sufridos, alcanzados, cumplidos, ojos cerrados, luego abiertos. Y más y más. Como entre las nubes. Cabellos alborotados y asientos incómodos. Manos que proporcionan placer. Bocas en busca de un mordisco y autos que continúan pasando, tan veloces que nadie tiene tiempo de reparar en aquel amor que sigue el ritmo de una música al azar, procedente de la radio. Y dos corazones acelerados que no frenan, que están a punto de chocar dulcemente.

Oscuridad. Suspiros repentinos. Manos que se cruzan, divertidas, ligeras. Desabotonan, buscan, encuentran. Una caricia, un beso. Y otro beso y una camisa que resbala. Un cinturón que se abre. Una cremallera que baja lentamente. Un salto en la oscuridad pintada de oscuridad. Feliz de estar allí... Oscuridad hecha de deseo, de ganas, de ligera transgresión. La más hermosa, la más suave, las más deseable. Coches que pasan veloces por la carretera. Faros que iluminan como un rayo y desaparecen. Ráfagas de luz que dibujan bocas abiertas, deseos suspendidos, sufridos, alcanzados, cumplidos, ojos cerrados, luego abiertos. Y más y más. Como entre las nubes. Cabellos alborotados y asientos incómodos. Manos que proporcionan placer. Bocas en busca de un mordisco y autos que continúan pasando, tan veloces que nadie tiene tiempo de reparar en aquel amor que sigue el ritmo de una música al azar, procedente de la radio. Y dos corazones acelerados que no frenan, que están a punto de chocar dulcemente.

Oscuridad hecha de deseo, de ganas, de ligera transgresión. La más hermosa, la más suave, las más deseable.


Escribir es un acto de supervivencia.


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".

Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.

Hoy el día es diferente y el aliento aunque pareciera igual, se desvanece con el paso de las horas… Las palabras fluyen y entre la razón y el sentido todo encuentra lugar, pero al trasladarse al sentimiento el corazón se apresura, y entonces el dolor y la nostalgia invaden mi ser. Mi voz tiembla al sentir el vacío que emerge de mi alma, y un grito ensordecedor se emite desde lo más profundo, una voz sin eco sacude todo mi interior, cuando el alma desalentada pierde fuerza y se siente opaca.

Entre las tareas cotidianas el tiempo pasa y el afán del día no deja sentir el paso del silencio, de la pregunta, del vacío, de la soledad…No hay vuelta atrás el camino continua, a veces entre la niebla y la lluvia que acrecientan el frío y la nostalgia…Qué duele? La ausencia, la resignación, la falta de valor, el exceso de amor al trabajo, la falta de perspectiva. Hasta las palabras huyen de la tristeza… sin lugar a dudas mi corazón se esta rompiendo bajo mi mirada y puedo sentir como su aliento se debilita y ahoga las lágrimas que quieren brotar sin cesar. Todo se silencia y el mundo se cubre de nubes, nubes que esconden las imágenes de una historia desahuciada… Crónica de una vida terminada…

Es casi imposible atravesar la vida...sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que un amor nos abandone, sin que nadie de la familia fallezca, sin equivocarse en un negocio. Ese es el costo de la vida. Sin embargo lo importante no es lo que suceda, sino, como se reacciona. Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.


Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer, apetitos qué satisfacer.

Quiero lo suficiente… tal vez menos.
 Quiero una respuesta…a veces, 
para quedar con alguna intriga encantadora que me mantenga
 pensando por días.
 Quiero decir lo que siento, a veces, 
para darle la vuelta y escribirlo de la mejor manera que pueda ser leído, absorbido, asumido como verdad. 
Quiero una sonrisa, sólo a veces, 
para comprender que no es gratis, que no es inexorable sólo quererlo.
 Quiero radiantes rayos de sol, a veces,
 para, durante los días grises, cultivar la nostalgia y recibirlos plenamente, 
con el frío moribundo en mi pecho. 
No lo quiero todo, no lo quiero siempre.
   Quiero tener carencias qué solucionar, tristezas qué recorrer,
 apetitos qué satisfacer. 
Quiero seguir sintiendo lo placentero que puede llegar a ser la vida,
 sabiendo que parte de ese placer es la aventura de su persecución por caminos tortuosos, espinados; sabiendo que, aunque merecerlo nunca es la carta de triunfo,  llevamos la mitad del éxito por dentro, 
sólo esperando que la otra mitad aparezca… 
sólo a veces.

Una Botella, Una Pena y un Pene.

Ya no queda más que la locura encerrada entre los abrazos de unos y otros. 
Ya nadie sabe lo que es sexo con amor ni hacer el amor sin sexo, 
y las caricias han quedado para regalarse los sábados por la noche
junto a la publicidad del Vodka.
Ya solo se miran las faldas cortas, y las sonrisas exageradas
 que surgen del placer de recibir un piropo.
Ya está de más preguntar por el
 ¿Qué te pasa?
Y la gente se limita a preguntar por el
 ¿Con quién te has acostado?
Ya se han quedado atrás los días que hacías botellón de botella,
 y ahora uno se limita a mezclar vino, con cervezas y con chupeteos baratos,
 para ahogar unas penas en alcohol que ni siquiera tenemos,
pero que sí exageramos.
 Lloramos con las películas antiguas en las que el hombre se vuelve loco por la mujer,
  le regala flores, perfumes y la viste de Prada, 
la persigue hasta el final del mundo y ella lo espera en un puerto.
Pero en la vida real no buscan nada más que una botella, una pena y un pene.
Parece que retrocedemos, en vez de avanzar y,
por eso, el futuro estará formado por lo mismo.
 La vida de muchas de nosotras acabará consistiendo:
 en un consolador, un cóctel, y una película de amor basada en Titanic,
 cuyo argumento nunca se atreverá a llevarlo a su propia realidad.
 "Hoy en día todo es sexo"
¿Dónde quedo el amor en estos tiempos?
¿Acaso se los tragó la tierra?
http://marylinlagata.blogspot.com/

El placer acompaña al amor, pero no es el amor.


El placer es solo una parte del amor. No lo es todo. El placer no es más que un efecto, un producto secundario. Una especie de barniz que acompaña las acciones de los humanos y se diluye como la nieve en verano. El placer sigue, no se persigue. El placer acompaña al amor, pero no es el amor.


El placer es solo una parte del amor. No lo es todo. El placer no es más que un efecto, un producto secundario. Una especie de barniz que acompaña las acciones de los humanos y se diluye como la nieve en verano. El placer sigue, no se persigue. El placer acompaña al amor, pero no es el amor.



Pero y....... 

¿Qué pasa cuando acaba el placer?


Se mide el amor cuando acaba el placer

Estar con alguien sin amor y por puro placer
de seguro nunca te hará olvidar a la persona que amas y terminaras tan vacía(o)
que cuando empezasteis. Piénsalo para que no te pase como esta hermosa canción que es tan real.!!!!!


  Hoy hago el amor con otra persona
pero el corazón por siempre tuyo es
Mi cuerpo se da y el alma perdona
Tanta soledad va hacerme enloquecer
Contare que es amor
Jurare que es pasión
y diré lo que siento con todo cariño
y en ti pensare dejare el corazón
seré todo emoción...
La verdad es que miento
que vivo pensando si te olvidare
Cuando al fin acabo la ilusión que invente
y se va la emoción yo quisiera también ver el tiempo correr
Ya no se quien me amo
Que habré dicho? No se
y es entonces que entiendo se mide el amor
Cuando acaba el placer
Coro:
Sigues dentro de mi pecho y vives recordando
Cuando pienso en ti yo pienso que te estoy amando
y cuando llega el deseo es tu nombre el que llamo
Puede que no seas tu pero es a ti a quien amo
Contare que es amor
jurare que es pasión
y diré lo que siento con todo cariño
y en ti pensare dejare el corazón
seré todo emoción...
La verdad es que miento que vivo pensando si te olvidare
Cuando al fin acabo la ilusión que invente
y se va la emoción yo quisiera también ver el tiempo correr
Ya no se quien me amo
Que habré dicho? No se
y es entonces que entiendo se mide el amor
Cuando acaba el placer



La soledad lo es todo cuando no tienes nada.


La sensación de soledad es un placer para muchas personas. Un placer que es difícil de entender para aquellos que se aburren en cuanto no tienen a una persona al lado. Pensamos que estar solos es el fin de la vida y no nos damos cuenta que a veces la soledad nos ayuda a encontrar respuestas que no estaban…La soledad lo es todo cuando no tienes nada.


La soledad lo es todo cuando no tienes nada.


Hay un placer en la locura que sólo los locos conocemos.




Que no todo lo que se siente se disfruta   pero si consigues un 90% de sonrisas de oreja a oreja   cada día desde que te levantas   hasta que decides que el día termine valdrá la pena.  "Hay un placer en la locura que sólo los locos conocemos"

Que no todo lo que se siente se disfruta
 pero si consigues un 90% de sonrisas de oreja a oreja
 cada día desde que te levantas
 hasta que decides que el día termine
valdrá la pena.

"Hay un placer en la locura que sólo los locos conocemos"