Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Recordar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Recordar. Mostrar todas las entradas

Soledad, para muchos el fin, para otros el comienzo.

"Soledad" Lugar solitario y sombrío, compañía de muchas personas, contraste de recuerdos invisibles, realidades que se esfumaron, ruido silencioso, reflejo de verdades y resultado de errores, vía para reflexionar, sendero oscuro o lleno de luz. Esa podría ser una simple, muy simple definición, para muchos el fin, para otros el comienzo. Hay quienes la odian, otros la aman, a veces para evitar dolor, otras veces para evitar la gente. Siento que puede ser un camino de transformación, reflexión y comunión con nosotros mismos, pero sobre todo de aprendizaje...Muchos la prefieren porque huyen de la realidad y creen que en ella evitan el dolor y el sufrimiento, pero creo que estar solo, la aumenta. Hay quienes huyen de ella buscando siempre con quién estar, sea como sea evitan estar solos, por el temor a la soledad. Otros están solos simplemente porque lo deciden y ven en ese estado una forma de reflexionar y aprender de sus errores, así estudian qué hicieron mal y lo toman como experiencia y ensayo...Hay personas que simplemente están solas no porque quieran sino porque así se labraron su futuro. Pienso que no debe ser vista como algo malo, sino como un espacio necesario para encontrarnos con nosotros mismos, para reflexionar, para saber qué queremos y para donde vamos...La soledad es esa que te grita recuerdos en la obscuridad, es esa que te abraza cuando las personas que más quieres se van, es esa que se convierte en tu amistad enemiga, amistad porque no te abandona, enemiga porque se encarga de mostrarte tus errores, la tristeza, el dolor y aflicción que sientes cuando ese ser querido no está contigo..."En esta soledad te busco, te llamo, vagamente te espero."

Soledad, para muchos el fin, para otros el comienzo.

Se enfría el café.


Como los Sábados de cada semana,
como el despertador de las 7:30,
como cepillarme los dientes,
como ponerme rimmel todas las mañanas, 
como desayunar tostadas calentitas. 

Apareces siempre rondando por mi mente, 
Como el café cubano,
siempre solo y sin azúcar (sin aliento);
algo que siempre sucede,
lo tengo ya por costumbre,
que entras sin avisar en mi mente y me rompes.
Un efecto mariposa; la mariposa que bate sus alas en Brasil
 y puede provocar un tornado en Estados Unidos. 
Contigo sucede igual. 

Escuchar una simple canción pueden arruinarme el día. 
Hechos sin una aparente relación pero que en mi mente 
encuentran el camino correcto para llegar hasta ti. 
Y se me sigue enfriando el café aquí sola pensando en ti. 



"En la soledad nadie escapa de los recuerdos."

Recordar es vivir.





Que rica es la sensación que genera devolverse en el tiempo y recordar los buenos momentos que han marcado nuestra existencia. Nunca debes borrar de tu mente todas las citas románticas que has tenido, los inicios de una historia de amor porque son fantásticos, en cierto modo, la vida se llena de magia en esa etapa. Los buenos momentos son los que realmente valen la pena recordar. Olvida los días nublados, y AGRADECE tus horas de sol y tus noches estrelladas. "Sólo porque alguien no te amo como tú quieres, no significa que no te amo con todo su ser." Podemos amar de mil maneras hasta el infinito y tal vez nunca suplir la necesidad de la persona amada. Recordar es vivir.

 Recordar es vivir.

Por aquellos amores secretos-va un sorbo de mi cigarrillo.


Hoy durante los 5 minutos que dura un cigarrillo
 me he sentido bien.
Han sido 5 minutos de completo relajamiento, 
paz y tranquilidad. 
5 minutos pensando en ti
y disfrutando del recuerdo por un momento.

Recordé esa frase de
 "Sara Montiel" 
"Fumando espero"

Por aquellos Amores Secretos 
con la Necesidad de Gritarlo a los 4 Vientos
- Va un sorbo de mi cigarrillo-

"Te tengo en mi corazón. Pero no sabes que existo.
Te amo y te imagino en mi en silencio"
" Te espero sin plazo ni tiempo"



Corazones rotos, qué digo rotos,¡Rotísimos!


Los amores van y vienen hasta ahí está clarísimo, no hay duda. Uno, otro, el de más allá. Los amores de toda la vida no siempre duran toda la vida, algunas veces se nos quedan por ahí aparcados en quién sabe dónde y con quién sabe quién. ¡Después de todo lo que nos cuesta encontrarlo!…
Amores que dejamos partir para ir detrás de otro, para ilusionarnos nuevamente, dejando corazones rotos, qué digo rotos, ¡Rotísimos!, simplemente destrozados. Cuando alguien nos engaña sentimos que la confianza son solo palabras en un mundo de sordos. Todos somos capaces de superar un corazón roto, sobre todo, que la inmensa mayoría ya lo tiene herido y sigue viviendo. Aunque sientas que el mundo está de cabeza, recuerda que todo lo que puedes hacer luego de que te rompen el corazón es "SOBREVIVIR"



Una vida sin sueños no podría vivirla…quiero quedarme siempre con uno…


Nunca pedí un solo deseo, sino tantos como era capaz de recordar mientras hinchaba mis pulmones de aire y, poco a poco, lo dejaba escapar entre mis labios…Veía como volaban… y pensaba “Ahí van mis sueños, rumbo a ninguna parte… espero que algún día se cumplan, que alguien los recoja y los mime…”
Aún no sé por qué, pero siempre que lo hacía, nunca quedaba limpio…siempre quedaba uno imposible de arrancar.,,Y hoy lo entiendo… Por muchos sueños que deje volar, siempre me quedará alguno por lanzar y alguno por cumplir…Y es que una vida sin sueños no podría vivirla…quiero quedarme siempre con uno…



El mundo te quiere veloz para recordar sólo el sonido de tus pasos.

Fuera de mi ventana sólo veo coches veloces, 
motos alocadas, que dejan el tráfico atrás. 
He aprendido una pequeña verdad:
El mundo te quiere rápido para que llegues a tiempo,
te quiere veloz para recordar sólo el sonido de tus pasos 
y es por eso que cuando te acuerdas que no vas a ningún lado 
aceleras.

Porque no todos los días bloqueas recuerdos.


Querido pasado,

Esta noche ha empezado como otra cualquiera. Planificando qué hacer, cómo distribuir el tiempo de la que es una bonita noche por delante para mí, pensando en cómo desarrollar mi Yo, en cosas sin más. Y pensando en cosas, he pensado que era un buen momento para desempolvar esa parte del armario que todos tenemos y que hace mucho tiempo que no nos atrevemos a tocar por miedo a lo que pueda haber ahí. Además, que la parte de mi armario en cuestión es la más alejada, arriba al lado de la pared… es decir, bastante intocable. El caso es que me he puesto a hurgar, teniendo suerte de ser de siempre bastante escrupulosa y esta ordenado. Lleno de polvo, pero ordenado. Sacando cosas y más cosas, he sacado triunfal una caja. No es más grande que un cuaderno mediano de anillos. Y con querubines como decoración. Algo ñoños, con caras algunos a punto de disparar su flecha mortal, con cartas selladas en una mano otros. Lo primero que he pensado ha sido en contarlas. Y lo siguiente, en abrirla… claro. Al momento un olor a papel cerrado me ha golpeado. Y encuentro la caja llena. Hasta arriba. De cartas.

Me ha sorprendido no haber reconocido antes esa caja. Pero ahí estaban. Todas las cartas de mi pasado. Perdón. Mi Pasado. Porque creo que no tengo en mi vocabulario una palabra con mayor propiedad que esa, Pasado. ¿Por qué? Muy simple, porque de él no queda hoy NADA. Bueno, eso creía hasta esta noche. Ahora tengo esta caja, y estas cartas. Muchos de esos pasados simplemente fueron disolviéndose, haciéndose difusos al principio para finalmente desaparecer. Otros están ahí, latentes pero tan lejanos que posiblemente no les reconocería hoy en día. Y luego está ese otro Pasado. El que hizo daño. El que dejó una herida que nunca va a cerrar y que sé que va a ser la causa de muchas de mis decisiones y actitudes. Ese Pasado. El único que todas las mañanas me repito que no es pasado porque, simplemente, niego su existencia. Es un ejercicio duro, porque no todos los días bloqueas recuerdos. Y lo consigo. Y lo he conseguido.  Lo sé porque esta noche ha sido cuando lo he comprobado. No he sentido nada. Ni rabia, ni pena, ni siquiera lo he echado de menos. Tan sólo lo he visto, y he sonreído. Porque ese pedacito es enteramente mío. Y aunque el día de hoy sé que niego la existencia de las personas que escribieron ese Pasado en esas cartas, también sé que hubo un día en que esas personas eran diferentes, éramos diferentes. Y era bonito. Así que he tomado una decisión. Tras desempolvar las un poco, coger algunas que aún danzaban por otra caja que sí tengo localizada y reunirlas con sus hermanas, y mirarlas por última vez hasta la próxima vez, he cerrado cuidadosamente la tapa. He limpiado el polvo que tenía por encima y la he vuelto a dejar donde estaba, en el hueco olvidado del armario.   Pero ahora será diferente. Ya puedo olvidar tranquila.

Me ha sorprendido no haber reconocido antes esa caja. Pero ahí estaban. Todas las cartas de mi pasado. Perdón. Mi Pasado. Porque creo que no tengo en mi vocabulario una palabra con mayor propiedad que esa, Pasado. ¿Por qué? Muy simple, porque de él no queda hoy NADA. Bueno, eso creía hasta esta noche. Ahora tengo esta caja, y estas cartas. Muchos de esos pasados simplemente fueron disolviéndose, haciéndose difusos al principio para finalmente desaparecer. Otros están ahí, latentes pero tan lejanos que posiblemente no les reconocería hoy en día. Y luego está ese otro Pasado. El que hizo daño. El que dejó una herida que nunca va a cerrar y que sé que va a ser la causa de muchas de mis decisiones y actitudes. Ese Pasado. El único que todas las mañanas me repito que no es pasado porque, simplemente, niego su existencia. Es un ejercicio duro, porque no todos los días bloqueas recuerdos. Y lo consigo. Y lo he conseguido.  Lo sé porque esta noche ha sido cuando lo he comprobado. No he sentido nada. Ni rabia, ni pena, ni siquiera lo he echado de menos. Tan sólo lo he visto, y he sonreído. Porque ese pedacito es enteramente mío. Y aunque el día de hoy sé que niego la existencia de las personas que escribieron ese Pasado en esas cartas, también sé que hubo un día en que esas personas eran diferentes, éramos diferentes. Y era bonito. Así que he tomado una decisión. Tras desempolvar las un poco, coger algunas que aún danzaban por otra caja que sí tengo localizada y reunirlas con sus hermanas, y mirarlas por última vez hasta la próxima vez, he cerrado cuidadosamente la tapa. He limpiado el polvo que tenía por encima y la he vuelto a dejar donde estaba, en el hueco olvidado del armario.


Pero ahora será diferente.
Ya puedo olvidar tranquila.


Tengo ganas de gritar, de sacar a flote el alma desgarrada.

Tengo ganas de enamorarme con la luz de la luna,
 con el canto del silencio y el cobijo de las estrellas........
Tengo ganas de reírme de la tristeza acumulada, 
de la soledad instalada y del llanto incesante que reclama el amor.......

Tengo ganas de gritar, de sacar a flote el alma desgarrada,
 de vaciar al corazón de los sentimientos
 profundos que solo causan dolor.......

Tengo ganas de ti,
 que aún sin conocerte mi alma te reclama,
 mis ojos buscan tu mirada,
 mi ser ya siente que te pertenece.......

Tengo ganas de sentir,  de que las palabras se expresen en miradas,  de que las caricias sean tatuadas,  tatuadas por siempre en lo profundo de mi alma  y que al recordarlas las vuelva a vivir......  Tengo ganas de vivir,  de que el amor me envuelva,  de volver a reír,  tengo ganas de creer que el amor es para siempre,  de que tu estas en un lugar esperándome impacientemente.......

Tengo ganas de sentir, 
de que las palabras se expresen en miradas, 
de que las caricias sean tatuadas, 
tatuadas por siempre en lo profundo de mi alma 
y que al recordarlas las vuelva a vivir......

Tengo ganas de vivir,
 de que el amor me envuelva,
 de volver a reír,
 tengo ganas de creer que el amor es para siempre, 
de que tu estas en un lugar esperándome impacientemente.......

Hoy brindo por mi.

Hoy me río de el, por las veces que me he caído y no ha estado, por todas las lágrimas que he derramado y no las ha entendido, por que cuando más lo necesitaba se fugo, dejando en mí un vacío imperdonable, puesto que no era mi amigo, no era mi novio, no era una bocanada de aire fácil olvidar, era una de esas personas que me vio crecer, pero hoy grito al mundo entero que gracias a el he madurado, gracias a el me fui a buscar por otro mundo, por un mundo que no sabría bien decir hoy por hoy si del todo va a funcionar, pero que estoy segura que el clímax de la vida, llamado felicidad un día lo voy a pisar, eso sí, sin el.... ¡Lo juro! Hoy brindo por mi, por la fortaleza que he necesitado para soportar todo lo que he llegado a soportar, por la gente que ha estado a mi lado y me ha demostrado que me quiere, por todos los errores que he cometido y que he sabido enmendar...


Escribir es un acto de supervivencia.


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".


No hay deseo ni anhelo, a veces ambición de compañía, donde sólo está la cama y un techo con lámpara que no deja de ser solitaria en la inmensidad de la nada y que nos tiene cautivos con la mirada fija. Y eso provoca sentir y recordar que hoy como ayer estamos... Solos... Como diría Paul Auster: "No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago". "Escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia".

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar.

Malditos Recuerdos que llegan sin avisar, de improvisto, cuando nadie les esperaba, y como ladrones invaden mi espacio, mi tiempo, mi corazón y como ellos se instalan en mi casa y se llevan algo de mí.Y provocan zozobra, malestar, escozor de ojos y dolor de alma y cuando se van, después de llevarse su peaje, uno se queda como después de la fiebre: cansado, desanimado, débil… El tiempo puede curar un corazón herido, pero también puede herir de muerte a un corazón que espera.


Recuerda que...Las noches no son eternas.

Recuerda que una sonrisa, puede cambiarte la vida. Recuerda que no hay mal que por bien no venga. 
Recuerda que siempre las cosas pasan por algo, aunque aveces no encontremos el porque. Recuerda que nada esta perdido. Recuerda que por mucho que uno sueñe, siempre hay que realizarlos y no quedarse en el sueño. Recuerda que no hay mal que dure 100 años. Recuerda que una pena compartida, es mejor. Recuerda que no por mucho errar hay que dejar de jugar. Recuerda que la vida es una sola, y hay que saber vivirla. Recuerda que siempre que te caigas tienes que levantarte.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

Recuerda que...Las noches no son eternas, siempre sale el sol.

Y es que a pesar de todo la vida sigue.



En mi mesita de noche siempre guardo un libro de Neruda
 que me encanta y lo leo bastante amenudo.
Hoy quiero resaltar un verso que siento especialmente:

"La misma noche que hace blanquear los mismos árboles".
"Nosotros, los de entonces ya no somos los mismos"

Algunas veces en nuestra vida conocemos a personas que nos tocan el corazón
y les prometemos que nunca va a cambiar nada entre nosotros,
que todo va a estar siempre como en ese momento tan especial
en el que las miradas hablan por si solas.
Lo cierto es que la vida da muchas vueltas y que las situaciones nos cambian.
No dejamos de querer, si no que las cosas son diferentes.

Me ha costado mucho darme cuenta y aceptar esas cosas.
En este último bajón, me he dado cuenta de que necesitaba estar sola
 y ver que puedo con lo que me pasa.
Me ha costado un poco pero al final parece que las cosas
 más o menos han vuelto a su cauce.

También he recordado otra que tenía aprendida
 pero que a veces se me olvida un poco.
"Y es que a pesar de todo la vida sigue."


Recordando a ese alguien que ya no esta.

Hablemos hoy sobre el vacío. De este raro amorío con la soledad, mientras estamos solo con nosotros mismos, recordando a ese alguien que ya no esta o simplemente no ha llegado. Hablemos en este instante de este dolor que ningún otro cuerpo, palabra o sinfonía puede calmar, saciemos esta oscura hambre de plenitud con la verdad. Hablemos de esa verdad tan irreverente y dialécticamente inexistente. Veamos en este sucio vacío el esplendor de una muerte mas, Para que lleguen esos labios que nos darán las alas de fénix que nos harán volar a la eternidad. 
No se si es el calor o si la noche esta triste pero esta noche leyendo un blog
 encontré esto y me puse a llorar como quinceañera.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido.


Hoy me di cuenta lo importante que es para mi, poder mirar hacia atrás sin una gótica de rencor, recordar con exactitud como fue mi ayer, observar viejas fotografías, y reír y llorar con ellas.

Recuerdo como antes bastaba con sacar el viejo álbum del closet, o del cajón del buro, y disfrutar de aquel olor al pegamento de la película protectora de cada pagina, un olor que te envolvía en viejos y bellos recuerdos, como lo era la foto escolar con todo el grupo, la foto del gran patio trasero de mi abuelita, en el que yo disfrute tanto la niñez, etc..

Hoy nos limitamos solo a dar click en las fotos que queremos ver, y nos es tan fácil eliminar aquellas en donde no salimos tan guapas(o salimos francamente feas), por lo que vamos dejando solo las mejores fotos según nuestro ego, sin embargo hay un peligro latente de dar un mal click y no tener ni un solo recuerdo de los últimos cinco años al menos; hoy sentí un escalofrío al ver que parte de mi se había ido para siempre cuando por error borre la memoria en mi computadora.

El punto es que una vez mas confirmo que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, y que los recuerdos modernos, ya sean fotos o vídeos tienen un valor inimaginable, al menos para mi.


Echa la vista atrás, repasa tu vida, no te costará.


Todos los títulos buenos ya están cogidos y todas las palabras ya están dichas. A menudo, la Musa olvida que ya le contó ese mismo chiste a otro hace algún tiempo. La excusa era el recuerdo. Echa la vista atrás, repase tu vida, no te costará, todos lo hacemos a menudo. No recordarás semanas completas, ni días, ni tan siquiera horas...Recordarás momentos -más largos o más cortos- pero tan sólo momentos.




¿Dónde quedó todo eso para poder recuperarlo?


Me pregunto dónde quedaron todos aquellos amores olvidados, las amistades perdidas, los trenes que dejamos de coger, las personas que nos apreciaban y que rechazamos, los buenos momentos vividos, las promesas que alguna vez hicimos pero que no cumplimos,  los chismes que perdimos en alguna parte, y los besos que nos dejamos dar alguna vez. Me pregunto dónde se han guardado, también, todos los recuerdos que desaparecieron de nuestra mente, y las palabras bonitas que nos dijeron y que se fueron con el viento,  los deseos que pedimos a aquella estrella fugaz, y esas oportunidades que dejamos pasar tan a menudo… ¿Dónde quedó todo eso para poder recuperar-lo?


Me pregunto dónde quedaron todos aquellos amores olvidados, las amistades perdidas, los trenes que dejamos de coger, las personas que nos apreciaban y que rechazamos, los buenos momentos vividos, las promesas que alguna vez hicimos pero que no cumplimos, los chismes que perdimos en alguna parte, y los besos que nos dejamos dar alguna vez.
Me pregunto dónde se han guardado, también, todos los recuerdos que desaparecieron de nuestra mente, y las palabras bonitas que nos dijeron y que se fueron con el viento, los deseos que pedimos a aquella estrella fugaz, y esas oportunidades que dejamos pasar tan a menudo… ¿Dónde quedó todo eso para poder recuperar-lo?

Me pregunto dónde quedaron todos aquellos amores olvidados, las amistades perdidas, los trenes que dejamos de coger, las personas que nos apreciaban y que rechazamos, los buenos momentos vividos, las promesas que alguna vez hicimos pero que no cumplimos,  los chismes que perdimos en alguna parte, y los besos que nos dejamos dar alguna vez. Me pregunto dónde se han guardado, también, todos los recuerdos que desaparecieron de nuestra mente, y las palabras bonitas que nos dijeron y que se fueron con el viento,  los deseos que pedimos a aquella estrella fugaz, y esas oportunidades que dejamos pasar tan a menudo… ¿Dónde quedó todo eso para poder recuperar-lo?


Los colores del arco iris se visten de negro.


Cuando se parte el corazón se seca una parte del alma…Cuando la razón deja de existir, no cicatrizan las heridas, se anestesia la vida, se vive en la respiración, se siente caminar en el vacío sin rumbo.
Se pierde la edad, los días no tienen nombre, ni color, no hay fecha, la vida no tiene años, las estaciones pierden las temperaturas, se mira el horizonte sin alcanzar vas tratando de agarrar el aire sin pronunciar palabras, se pierden las fuerzas, se asumen las rabias, se olvidan los hechos, no se construye nada, hay hoyos en las estancias,espinas en el camino, desaciertos al palpar, gritos sin lágrimas para llorar, ideas vagas que no se quieren juntar, dolor que solo se siente al mirar, risas que no paran, pero a nadie pueden alegrar. Cuando se pierde la razón se deshabita el corazón, se cierran las puertas a los abrazos y la ternura se busca desolada en cada rincón, se borra el pasado sin encontrar el presente para llegar al futuro. Se pierden los sueños acumulados en el tiempo, las flores pierden la fragancia, los colores del arco iris se visten de negro. La existencia se vuelve preguntas vanas que nadie quiere contestar porque no hay respuestas que puedan llegar, ni frases, ni teorías, todo se vuelve filosofía. Cuando se pierde la razón, no se puede ver la silueta de la verdad, solo la sombra que deja el sol al caminar ¿Sabes por qué? "Por que La vida es un arco iris que incluye el negro"

Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.

Ahora ya todas las horas que pase contigo me saben a poco; 
siempre quise más, nunca fue suficiente. 
Y, la verdad es que no pasamos tantas horas juntos, 
si te das cuenta solo fueron un puñado de minutos, que formaron horas, 
los momentos más felices de mi vida.

Deje de lado a mis amistades, con las que lleve toda la vida, para estar contigo.
 Llegue tarde a casa, soporte broncas monumentales, 
discutiendo con mis padres y desatendido mis obligaciones por ti. 
Que  llegaste a mi vida y la has pusisteis patas arriba, me has dejado huella, ya no soy la misma.

 Si en una noche fuiste capaz de quedarte con mi corazón,
 imagina lo que nos hubiese quedado por delante. 
No tienes idea de lo que te quise, de lo que hubiese sido capaz de hacer por estar contigo. 
Fuiste muchísimo... más que eso, mucho más.

No encuentro una palabra que exprese
 lo mucho que significaste para mí, así que, mejor,  
déjame que te lo explique con un beso.
¿Y si nos dejamos de tonterías, y nos decimos ya de una vez que nos queremos?
 Las horas pasaron muy despacio, y mis lágrimas contaron mis recuerdos.