Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Gritos del corazon. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gritos del corazon. Mostrar todas las entradas

Soledad, la mujer de hierro la niña en un cuerpo de mujer.

Soy La Soledad, la mujer que se esconde tras una mascara de seguridad, 
la que nunca demuestra en persona su debilidad, 
la que llora a escondidas por una vida perdida, por no haber sido feliz, 
porque nunca vera realizado su sueño de tener un hombre a quien amar a su lado,
 porque aprendió de mala manera que los sueños no se cumplen,
 que soñar es sólo eso, soñar, que pasará el resto de su vida sola pensando
 y buscando que fue lo que hizo mal para nunca haber podido encontrar la felicidad.

La Soledad, la mujer de hierro, la niña en un cuerpo de mujer,
 la que nunca vivió aún estando viva, la que murió y renació de sus cenizas, 
la que ríe a carcajadas mientras por su rostro corre llanto de amargura, 
la que canta a todo pulmón mientras su corazón sangra, 
la que día a día se levanta a seguir luchando, porque no tiene opción, 
la que vive porque respira, la que se conmueve del dolor ajeno
 y se olvida del suyo propio, la que daría la vida y el alma por sus hijos
 pero no movería un dedo para su propio beneficio, 
la que guarda tus secretos y te escucha, la que confía en el ser humano a pesar
 de haber sido dañada por las personas que debieron protegerla,
 la que ama demasiado y no sabe odiar, la que sólo dejará de escribir cuando muera.

La Soledad
 Esa soy yo, sólo aquí me veras tal cual soy, cuando deje el teclado seré simplemente una una mujer,
cuando regrese al teclado seré, La Soledad.


Nostalgia...Tengo ganas de llorar y no puedo.


¿Alguna vez tuviste ese deseo irrefrenable de llorar? ¿Alguna vez no has tenido el valor para quedarte en un sitio? ¿O el deseo de permanecer allí, pese a todo y aún con todas las lágrimas a tus espaldas por la tonta idea, tonta, de creer que serías feliz? ¿Por qué a veces ir en busca de las cosas bonitas son tan difíciles? ¿Por qué he de quedarme esperando? ¿Por qué tengo que perderme las locuras de la vida que desactivan la razón y agudizan sentimientos que se creían perdidos? Tengo ganas de llorar y no puedo, ese nudo en el estómago y la mudez que se ha posado en mi garganta me indican que, ante la primera lágrima, no habrá marcha atrás. Será por eso que necesito varios segundos para derramar la primera y horas, muchas horas para que mis ojos se cansen y digan: ¡basta!



No hay finales felices..pero si sigo soñando con uno.

¿Y qué hay detrás de los lamentos?... 
Sólo deseos reprimidos de esos que se anhela, que se vive, que se sueña. 
Los de ser, de creer, de saber, de vivir... Esos deseos que busco.
No pretendo cambiar el mundo... es precisamente el mundo el que me ha cambiado a mi,
todos los días, todas las horas, todos los segundos que he respirado. 
Me he asfixiado muchas veces, o he creído estarlo, 
pero finalmente mi capacidad de sobrevivir es más fuerte... 
Continúo viviendo, por costumbre, por falta de innovación, por inercia
 por seguir creyendo en el amor pero aun vivo.
No sé si algún día ésto cambie, por ahora me revuelco
 en mis propios fallidos intentos de alzarme,
 de caerme y levantarme. Estoy bien, o pretendo estarlo...

No soy todo lo que quisiera ser, pero eso es sólo otro detalle
 de los tantos que hoy decoran mi vida... de la colección de malos detalles,
de malos momentos, de malos respiros...de felicidad esfumada.
Y es así, una y otra vez... no hay espacios para detenerse en este remolino
 que a veces me parece la vida... es cierto, 
no hay finales felices..pero si sigo soñando con uno.
Sólo seguiré creyendo tal vez ilusamente en la felicidad, 
en un segundo de duración... en una luz 
que logre esclarecer mis grises días y dudas...


Te veré al otro lado de la cama.


Y pensar en lo triste que es ver cómo se hace cenizas -frente a tus ojos- lo que quieres construir con alguien; el lugar, las esperanzas, todo lo que pusiste en ello: las ganas, las ilusiones, todo. A veces siento que estoy en una caída en un abismo sin fondo y que tú no vendrás a salvarme; a veces siento que estoy por volverme cuerdo y que tú no vendrás a sacarme a bailar. Hay noches en las que me da por desviar la mirada a la luna y querer que tú me eches de menos. De que, en cualquier día de estos, saldrás corriendo y tocarás la puerta, o entrarás por la ventana y te veré al otro lado de la cama. Y haremos temblar al frío.

                                           Benjamín Griss

Y pensar en lo triste que es ver cómo se hace cenizas -frente a tus ojos- lo que quieres construir con alguien; el lugar, las esperanzas, todo lo que pusiste en ello: las ganas, las ilusiones, todo. A veces siento que estoy en una caída en un abismo sin fondo y que tú no vendrás a salvarme; a veces siento que estoy por volverme cuerdo y que tú no vendrás a sacarme a bailar. Hay noches en las que me da por desviar la mirada a la luna y querer que tú me eches de menos. De que, en cualquier día de estos, saldrás corriendo y tocarás la puerta, o entrarás por la ventana y te veré al otro lado de la cama. Y haremos temblar al frío.

No sé si llegues a leerme aunque espero que cuando llegue la soledad me leas por error.



"Hoy estás lejos y el olvido está cerca, tu olvido, de mí, de mis horas, de las dulces noches poseídas por la poesía. Tu ausencia que llega liviana y silenciosa como el filo de la mañana, mis manos se congelan en el frío de tu recuerdo y la vida es amarga como el café que has dejado servido. No me queda más consuelo, más miseria, que regarte como agua en mis palabras, para que así a mis letras le crezcan flores y nazca un jardín en la parte trasera de los ojos. No sé si llegues a leerme aunque espero que cuando llegue la soledad me leas por error cuando cruces la calle y ahí pueda tocar tu corazón. No es fortuna, es un verdadero triunfo."

-Juan Felipe M

Recordando a ese alguien que ya no esta.

Hablemos hoy sobre el vacío. De este raro amorío con la soledad, mientras estamos solo con nosotros mismos, recordando a ese alguien que ya no esta o simplemente no ha llegado. Hablemos en este instante de este dolor que ningún otro cuerpo, palabra o sinfonía puede calmar, saciemos esta oscura hambre de plenitud con la verdad. Hablemos de esa verdad tan irreverente y dialéctica-mente inexistente. Veamos en este sucio vacío el esplendor de una muerte mas, Para que lleguen esos labios que nos darán las alas de fénix que nos harán volar a la eternidad. No se si es el calor o si la noche esta triste pero esta noche leyendo un blog  encontré esto y me puse a llorar como quinceañera.

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Si la vida borrara de repente todas mis horas vividas y así todo mi ser se extinguiera sin quedar rastro de mi, si todo volviera a resurgir de la nada y mi alma comenzara nuevamente a existir, sólo quiero la bendita suerte de volver a tenerte, de quedarme en tus brazos y todo lo vivido, volverlo a vivir. Necesito un "Te amo" de esos que te erizan la piel. Ya no recuerdo que lindos se escuchan.

Necesito un -Te amo- de esos que te erizan la piel.

Alguien me va a venir a decir que todo pasa, que el SHOW debe continuar.

Se quemó todo............. 
Lo que se pueden ver son las llamas,
pero realmente lo que arde ya desapareció.
No puedo hacer nada. Tanto tiempo viendo las cosas crecer, reproducirse,
 y ahora las veo morir sin poder hacer nada. Seguramente es natural.

Alguien me va a venir a decir que todo pasa, que el “SHOW” debe continuar, 
que son ciclos de la vida, y todo esas tonterías. 
Seguro saldrán nuevos soles, se podrán ver pajaritos volando 
y atardeceres muy lindos y todo eso, pero igual me quedé sin nada. 
Sé que nacerán niños, morirán malandros.

Sé que todavía queda gente que me quiere
y que me podría echar una mano en la reconstrucción, 
pero la verdad es que me da la gana de deprimirme
y ejercer mi derecho de
 “Pobrecita yo”.


Aquellas canciones me siguen diciendo lo mismo.

En realidad nada ha cambiado,

 aquellas canciones

 me siguen diciendo lo mismo, 

el sol brilla con la misma intensidad, 

y todo lo que hace un tiempo 

despertaba con mucho ruido 

a esa manada de hormigas en mi tripa, 

sigue haciendo el mismo ruido.

 Y las mismas cosquillas.


Eso de que al final te acostumbras es pura patraña.


A ella la marca se la dejó la diferencia de haberse tenido que acostumbrar a casi todo. A entrar sin llamar y salir con la traición clavada en los ventrículos y en las aurículas. También se ha acostumbrado a oír sin escuchar y a que la oigan sin ser escuchada. Pero no se ha acostumbrado a todo. Hace dos semanas dicen que gritó ante las estrellas del cielo rotundo que seguiría la bonita costumbre de permanecer enamorada del amor y de la sonrisa eterna. Lo prometió el día que llorando por dentro se dio cuenta que eso de que al final te acostumbras es pura patraña.



Haz que tu corazón lata a mil por hora.


¡¡CORRE!! Huye ahora que puedes. 
Haz que tu corazón lata a mil por hora y ahógate de cansancio.
 ¿Ves ese lugar en lo alto? Cuando acabes tu carrera infinita, subes. 
Te sientas... coges aire, y respiras. Eres libre. 
Estás a cientos de kilómetros de tus problemas
y las lágrimas no han podido alcanzarte.
 La huida ha sido exitosa. Ahora, ... respira tranquila...


El amor nos hace volar tan alto que nos hace tocar el cielo con el corazón.

El amor nos hace volar tan alto que nos hace tocar el cielo con el corazón.


Me siento romántica. Me siento feliz. Me siento inspirada. Me siento la mujer más feliz del mundo
Me siento bendecida, siento el amor. Al paso del tiempo vamos perdiendo la realidad de cómo ser romántico, por eso cuando sabemos que realmente estamos enamorados debemos de expresar al máximo lo que sentimos. Los actos de amor tienen que salir del corazón, tienen que ser un reflejo fiel de nuestros sentimientos. “ El amor nos hace volar tan alto que nos hace tocar el cielo con el corazón.”


“ El amor nos hace volar tan alto  que nos hace tocar el cielo con el corazón ”

A veces las lágrimas son lágrimas de rabia y de impotencia.

A veces las lágrimas no son lágrimas de tristeza. A veces las lágrimas son lágrimas de rabia y de impotencia. A veces las lágrimas son lágrimas por la valentía olvidada en los recuerdos de la infancia. A veces las lágrimas son sólo lágrimas, porque no deseamos analizarlas no vaya a ser que nos expliquen más cosas, de las que estamos preparados para escuchar. Mis lágrimas huelen a existencia porque ellas me recuerdan que aún no he muerto y que las cosas y las personas no me son indiferentes. Mis lágrimas saben a sal, como el mar, porque son intensas y en cada gota se condensan todos mis sentimientos en ese instante.


Sé tan poquito de la vida, y lo poquito que sé es de errores.


Sé tan poquito de la vida, y lo poquito que sé es de errores.
De esos que me prometo que nunca más cometeré, y cometo siempre.
Sé tan poquito del mundo, de los lugares, del hambre, de la pobreza, tan poquito.
Que me creo cualquier cosa que pueda salir en las noticias,
o en los periódicos de todos los días..
Sé tan poquito de la ciencia. Del movimiento de los planetas,
de la química cuántica, de todas esas cosas que llevan números.
Sé poquito de las calles, y de las aceras de las grandes ciudades
y de los puentes que cruzan grandes mares, sé tan poquito.
Conozco bien las cuatro paredes de ésta Ciudad,
cada rincón que esconde alguna historia de amor, algún enfado,
celos, bromas, algún beso, rincones de secretos..
que se quedarán ahí por siempre.
Conozco el dolor y la horrible sensación de echar de menos.
Lo bonito de los abrazos y lo triste que te sientes cuando te faltan;
los besos y su sabor, y su calor..
Conozco bien éste cielo que algún día veré desde algún otro lugar,
tal vez lejano, cerca de alguien.
En lo alto de alguna torre, o de algún puente, de esos que tan poquito conozco.
Sé del mar y de la tranquilidad que me ofrece, 
del descanso y las ansias de vida que me da mirar
y no saber donde acaba, y no encontrar su fin.
Conozco la amistad. La confidencialidad, y la fidelidad.
Sé algo de la sinceridad y del cariño, conozco el amor de madre,
y la emoción cuando un bebé aprieta tus dedos.
Sé de las sonrisas y la felicidad,
y es cierto que es la chispa necesaria para cada día.
Sé qué es caerse y sentir que no puedes levantarte.
Pero también sé, que si hoy estoy escribiendo esto,
es porque ya más de una vez me he caído,
y más de dos me he levantado.
Y seguiré haciéndolo, porque aún hay alguien que confía
y sabe que puedo levantarme aún cuando no tengo fuerza.
Porque aún, creo en mí misma.

 Sé tan poquito de la vida, y lo poquito que sé es de errores.

No se cuanto tiempo hace que no lloro por amor.

Me pregunto una y otra vez
¿Qué es lo que me impide enamorarme de alguien?
y por más vueltas que le doy no encuentro la razón. 
Creo que mi ultima relación me endurecido el corazón...

Ni siquiera lloro..ufffffff no se cuanto tiempo hace que no lloro por amor.
Podría decir que soy feliz sin enamorarme, 
pero es taaaaaannnnnnnnnnn aburrido,
 que no se lo recomiendo a nadie. 
Y como dice mi querido amigo del  
Aveces usamos la autodefensa... 

"El primer paso al abismo es la dureza del corazón"

Como soy adicta a leer frases que encuentro
 hoy apareció esta
"El primer paso al abismo es la dureza del corazón"

Corazones rotos.


Cuando pierdes a alguien importante te preguntas: ¿Cómo la vida es tan insensible y no detiene al mundo aunque sea por un segundo? Un segundo por las lágrimas derramadas, un segundo por los corazones rotos, un segundo por los recuerdos, un segundo por los muchos días vividos… Un segundo por el amor.

 Cuando pierdes a alguien importante te preguntas: ¿Cómo la vida es tan insensible y no detiene al mundo aunque sea por un segundo? Un segundo por las lágrimas derramadas, un segundo por los corazones rotos, un segundo por los recuerdos, un segundo por los muchos días vividos… Un segundo por el amor.

El amor es la única decepción programada.


El amor es una catástrofe espléndida: saber que te vas a estrellar contra una pared, y acelerar a pesar de todo. Correr en dirección de tu propio desastre con una sonrisa en los labios; esperar con curiosidad el momento en que todo se va a ir al carajo. Es la única decepción programada, la única desgracia previsible que deseamos repetir. Así de loco es el amor.



Nadie va a romper mi corazón.


¿Qué pasa por nuestra mente cuando el alma duele y el corazón llora mucho?
Muchas preguntas sin respuestas, muchas dudas… 
Nos preguntamos una y mil veces por qué tenemos esa angustia en la boca del estómago
 insistiendo en que no merecemos semejante dolor, sabiendo que vamos por la vida
 haciendo todo lo que podemos para poder lograr sentir por una puta vez
 todo lo contrario a lo que sentimos hoy.
 Hay dolores que no tienen explicación, hay angustias que sabemos no tienen solución
 pero también hay esperanzas que nos hacen seguir por el mismo camino,
 el cual nos hace tanto daño, pero en nuestra mente inventamos un final súper feliz.
Nadie va a romper mi corazón.



Y en mi presente y futuro seguirás allí porque las cosas no acabaron ese día.


¿Sabes lo que es perder a alguien? ¿Has llegado a odiar la frase "debes ser fuerte"? ¿Aún esperas el momento de despertarte de esta pesadilla? Pues yo también. Sigo mirando por la ventana esperando verte pasar. Yo también deseo que todo fuese mentira. Quise mil y una vez devolver el tiempo. Sé lo que es no poder despedirte, ver tus fuerzas dejar de existir. Pero también recuerdo todo lo que vivimos y eso me ayuda a decir "gracias". Por el honor de conocerte, por el tiempo que pasamos juntos. Por las sonrisas y lágrimas retenidas, por enseñarme de la manera más cruel a echar de menos. Y en mi presente y futuro seguirás allí porque las cosas no acabaron ese día. Las cosas acabarán el día en el que yo ya no esté aquí.