Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta besos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta besos. Mostrar todas las entradas

Así somos las mujeres.



Así somos las mujeres: Aveces necesitamos de un beso apasionado y sentir que volamos en el espacio, otras veces lo único que queremos es un tierno beso, y hasta un abrazo sincero en el que podamos sentir la mayor seguridad... Somos vulnerables, caprichosas, dulces, tiernas, inocentes, traviesas, arrogantes, orgullosas y hasta odiosas algunas veces... Basta un pequeño detalle, el mas sencillo y eso puede hacer que nuestros ojos brillen como estrellitas, y que en nuestra cara la sonrisa nos acompañe todo el día, basta un minuto de silencio para entristecer, y basta un piropo para que nuestras mejillas se sonrojen...




Así somos las mujeres: 

Aveces necesitamos de un beso apasionado y sentir que volamos en el espacio, otras veces lo único que queremos es un tierno beso, y hasta un abrazo sincero en el que podamos sentir la mayor seguridad... Somos vulnerables, caprichosas, dulces, tiernas, inocentes, traviesas, arrogantes, orgullosas y hasta odiosas algunas veces... Basta un pequeño detalle, el mas sencillo y eso puede hacer que nuestros ojos brillen como estrellitas, y que en nuestra cara la sonrisa nos acompañe todo el día, basta un minuto de silencio para entristecer, y basta un piropo para que nuestras mejillas se sonrojen...

Así somos las mujeres: Aveces necesitamos de un beso apasionado y sentir que volamos en el espacio, otras veces lo único que queremos es un tierno beso, y hasta un abrazo sincero en el que podamos sentir la mayor seguridad... Somos vulnerables, caprichosas, dulces, tiernas, inocentes, traviesas, arrogantes, orgullosas y hasta odiosas algunas veces... Basta un pequeño detalle, el mas sencillo y eso puede hacer que nuestros ojos brillen como estrellitas, y que en nuestra cara la sonrisa nos acompañe todo el día, basta un minuto de silencio para entristecer, y basta un piropo para que nuestras mejillas se sonrojen...

Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


Una torta y un beso. Una sonrisa y una lágrima a la vez.
Perder la cabeza, guiarse por impulsos y decir siempre las cosas claras,
tragándome la vergüenza y el orgullo a bocados, que no engordan.

Arriesgarme, saltar y subir el volumen al máximo de mi canción favorita.
Y escaparme de casa, viviendo al día, sin pensar en lo que pueda pasar mañana.
Pidiendo perdón antes que permiso, sin nada que me preocupe 
ni que me haga pensar más de la cuenta.

Sé que estaría bien eso de reflexionar un poco antes de actuar, 
pero me gusta más ir improvisando,
sin saber las posibles consecuencias ni calcular el daño que pueda sufrir.
De arriba abajo y de abajo arriba en una milésima de segundo.
Sin parar, como una frenética montaña rusa que parece no tener fin.

Muchos dicen que he cambiado, que antes yo no era así;
pero la verdad es que no me apetece parar a pensarlo.
Que antes pensaba, que ahora estoy loca, que camino sin rumbo fijo.
Todo por ese punto fuerte, o débil, según cómo lo mires.

El todo y la nada. Los dos extremos de la balanza; 
un desequilibrio constante que se me ha contagiado,
se ha introducido en mi sangre, y ya corre por mis venas envenenada.
Con ganas de gritar, de saltar, y automáticamente de quedarme en silencio.

Que nadie lo entienda, me da igual, no lo pretendo.
Darlo todo por una sonrisa, arriesgándome a tirar todo por la borda.
Pero, ¿sabes qué?
No hay tiempo de pararse a pensar, además, quien no arriesga, no gana.
Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


 Una torta y un beso. Una sonrisa y una lágrima a la vez.  Perder la cabeza, guiarse por impulsos y decir siempre las cosas claras,  tragándome la vergüenza y el orgullo a bocados, que no engordan.   Arriesgarme, saltar y subir el volumen al máximo de mi canción favorita.  Y escaparme de casa, viviendo al día, sin pensar en lo que pueda pasar mañana.  Pidiendo perdón antes que permiso, sin nada que me preocupe   ni que me haga pensar más de la cuenta.   Sé que estaría bien eso de reflexionar un poco antes de actuar,   pero me gusta más ir improvisando,  sin saber las posibles consecuencias ni calcular el daño que pueda sufrir.  De arriba abajo y de abajo arriba en una milésima de segundo.  Sin parar, como una frenética montaña rusa que parece no tener fin.   Muchos dicen que he cambiado, que antes yo no era así;  pero la verdad es que no me apetece parar a pensarlo.  Que antes pensaba, que ahora estoy loca, que camino sin rumbo fijo.  Todo por ese punto fuerte, o débil, según cómo lo mires.   El todo y la nada. Los dos extremos de la balanza;   un desequilibrio constante que se me ha contagiado,  se ha introducido en mi sangre, y ya corre por mis venas envenenada.  Con ganas de gritar, de saltar, y automáticamente de quedarme en silencio.   Que nadie lo entienda, me da igual, no lo pretendo.  Darlo todo por una sonrisa, arriesgándome a tirar todo por la borda.  Pero, ¿sabes qué?  No hay tiempo de pararse a pensar, además, quien no arriesga, no gana.  Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.


Me gusta la vida.



Creo que la vida también nos deja a veces la resaca de sus vivencias, pero no puedo ni quiero quedarme en la orilla contemplándola, viéndola pasar desde una estación de arena y sol, por muy bello y seguro que sea el paisaje desde fuera, prefiero ahogarme en su bravura, vivirla intensivamente, sentirla beso a beso de forma salvaje, aunque haya algún momento en que la sal de su agua impregne de dolor mi piel y mi ser. Me gusta la vida, me gusta, aunque haya muchas veces que no sea capaz de comprender porque vivo algunas cosas de la forma en que las vivo, con tanta intensidad, porque me produce dolor, y el dolor no me gusta, sin embargo aceptaré mi sensibilidad como una parte de mí.


Creo que la vida también nos deja a veces la resaca de sus vivencias, pero no puedo ni quiero quedarme en la orilla contemplándola, viéndola pasar desde una estación de arena y sol, por muy bello y seguro que sea el paisaje desde fuera, prefiero ahogarme en su bravura, vivirla intensivamente, sentirla beso a beso de forma salvaje, aunque haya algún momento en que la sal de su agua impregne de dolor mi piel y mi ser. 
Me gusta la vida, me gusta, aunque haya muchas veces que no sea capaz de comprender porque vivo algunas cosas de la forma en que las vivo, con tanta intensidad, porque me produce dolor, y el dolor no me gusta, sin embargo aceptaré mi sensibilidad como una parte de mí.


Creo que la vida también nos deja a veces la resaca de sus vivencias, pero no puedo ni quiero quedarme en la orilla contemplándola, viéndola pasar desde una estación de arena y sol, por muy bello y seguro que sea el paisaje desde fuera, prefiero ahogarme en su bravura, vivirla intensivamente, sentirla beso a beso de forma salvaje, aunque haya algún momento en que la sal de su agua impregne de dolor mi piel y mi ser. Me gusta la vida, me gusta, aunque haya muchas veces que no sea capaz de comprender porque vivo algunas cosas de la forma en que las vivo, con tanta intensidad, porque me produce dolor, y el dolor no me gusta, sin embargo aceptaré mi sensibilidad como una parte de mí.



Primavera en Diciembre.

Son estos unos días diferentes a todos los vividos anteriormente,  algunos momentos demasiado oscuros donde parece  que el sol se aleja y nunca más volverá a brillar. De repente unos besos me despiertan, y como el Ave Fénix  resurjo de mis cenizas  y al instante una sonrisa inunda mi corazón.. Nunca pude imaginar que un abrazo,  una caricia o una mirada  podían ser capaces de llenar tanto  a una persona en momentos de vacío. Tampoco entiendo esos malos ratos donde el miedo se apodera de mi y siento  que estoy al borde del abismo. Espero que esta Primavera en Diciembre  que de repente,  y sin esperarlo, ha florecido en mi corazón dure mucho tiempo y aleje definitivamente la oscuridad. Y es que, a pesar de todo, por muy dolorosa y oscura que sea la noche  al final el sol siempre vuelve a brillar.

Son estos unos días diferentes a todos los vividos anteriormente, algunos momentos demasiado oscuros donde parece que el sol se aleja y nunca más volverá a brillar. De repente unos besos me despiertan, y como el Ave Fénix resurjo de mis cenizas y al instante una sonrisa inunda mi corazón.. Nunca pude imaginar que un abrazo, una caricia o una mirada podían ser capaces de llenar tanto a una persona en momentos de vacío. Tampoco entiendo esos malos ratos donde el miedo se apodera de mi y siento que estoy al borde del abismo. Espero que esta Primavera en Diciembre que de repente, y sin esperarlo, ha florecido en mi corazón dure mucho tiempo y aleje definitivamente la oscuridad. Y es que, a pesar de todo, por muy dolorosa y oscura que sea la noche al final el sol siempre vuelve a brillar.


Perdonen la mala calidad de la foto fue tomada con un Celular. (Móvil)

Mensajes que son Caricias al corazón.


Estuve esta tarde 
( mi tarde y tu madrugada)
 en tu blog
"La Soledad".
Búscame cuando estés triste. 
Deja conmigo tu tristeza y vuelve a los tuyos 
con alegría y optimismo.
No me importa que vengas triste; 
me importa que me necesites. 
Me importa que sea parte de tu vida.
Un beso en la rodilla derecha,
Manuel.


 Esto lo recibí anoche de alguien que me lee desde el Japón.
Gracias Manuel por siempre estar cuando necesito gritar.

Buscaba sus besos, sus caricias, su olor.


Sus finos brazos abrazaron aún con más fuerza aquel cojín descosido. Era la quinta vez en esa semana que soñaba con él, y la décima que de sus verdes ojos llovían lágrimas con su nombre y apellido.
En mi calendario había una fecha marcada en rojo: el día en que volvería a verlo. Pero aún quedaba mucho para eso. Su confundida mente no alcanzaba a comprender por qué echaba de menos a alguien que me HABÍA DESPRECIADO TANTAS VECES.
Lo necesitaba tanto como al oxígeno que ambos respiramos. Se había enganchado a algo mejor que cualquier droga, mucho más adictivo. Que colocaba el triple y no traía efectos secundarios.
Buscaba sus besos, sus caricias, su olor. Pero es que lo que no sabía era que mientras yo lloraba su ausencia, él ya no recordaba SOLO el nombre de aquella MUJER a quien había seducido hacía un par de semanas.


Sus finos brazos abrazaron aún con más fuerza aquel cojín descosido. Era la quinta vez en esa semana que soñaba con él, y la décima que de sus verdes ojos llovían lágrimas con su nombre y apellido.  En mi calendario había una fecha marcada en rojo: el día en que volvería a verlo. Pero aún quedaba mucho para eso. Su confundida mente no alcanzaba a comprender por qué echaba de menos a alguien que me HABÍA DESPRECIADO TANTAS VECES. Lo necesitaba tanto como al oxígeno que ambos respiramos. Se había enganchado a algo mejor que cualquier droga, mucho más adictivo. Que colocaba el triple y no traía efectos secundarios.  Buscaba sus besos, sus caricias, su olor. Pero es que lo que no sabía era que mientras yo lloraba su ausencia, él ya no recordaba SOLO el nombre de aquella MUJER a quien había seducido hacía un par de semanas.

Besar...


Ese momento cuando besas a alguien y desaparece todo lo que tienes alrededor y lo único que existe eres tu y esa persona. Y te das cuenta de que esa persona es el único hombre al que debes besar el resto de tu vida y sientes por un momento algo realmente asombroso y quieres reír y también llorar.  Te inunda la felicidad de haberlo encontrado Si besar es un pecado, yo no tendría perdón de Dios. y te invade el temor de perderle al mismo tiempo.


Ese momento cuando besas a alguien y desaparece todo lo que tienes alrededor y lo único que existe eres tu y esa persona. Y te das cuenta de que esa persona es el único hombre al que debes besar el resto de tu vida y sientes por un momento algo realmente asombroso y quieres reír y también llorar.
Te inunda la felicidad de haberlo encontrado Si besar es un pecado, yo no tendría perdón de Dios.
y te invade el temor de perderle al mismo tiempo.

Ese momento cuando besas a alguien y desaparece todo lo que tienes alrededor y lo único que existe eres tu y esa persona. Y te das cuenta de que esa persona es el único hombre al que debes besar el resto de tu vida y sientes por un momento algo realmente asombroso y quieres reír y también llorar.  Te inunda la felicidad de haberlo encontrado Si besar es un pecado, yo no tendría perdón de Dios. y te invade el temor de perderle al mismo tiempo.

Si puedo Y tú también.



Esculpir la propia vida, ser capaces de sacar lo que sobra, de modelarnos,      para finalizar siendo alguien realmente bello a nuestros propios ojos,      para embellecer el mundo y luego ser capaces de elevarnos a las nubes       y posarnos en ellas mientras compartimos un beso, yo creo que es posible,      en el fondo dentro de cada uno de nosotros existe un escultor, un artista.      Nuestra obra será el resultado de nuestra manera de entender la vida y el mundo.



Si puedo Y tú también...

Esculpir la propia vida, ser capaces de sacar lo que sobra, de modelarnos,


para finalizar siendo alguien realmente bello a nuestros propios ojos,


para embellecer el mundo y luego ser capaces de elevarnos a las nubes 


y posarnos en ellas mientras compartimos un beso, yo creo que es posible,


en el fondo dentro de cada uno de nosotros existe un escultor, un artista.


Nuestra obra será el resultado de nuestra manera de entender la vida y el mundo.

Si puedo Y tú también...    Esculpir la propia vida, ser capaces de sacar lo que sobra, de modelarnos,      para finalizar siendo alguien realmente bello a nuestros propios ojos,      para embellecer el mundo y luego ser capaces de elevarnos a las nubes       y posarnos en ellas mientras compartimos un beso, yo creo que es posible,      en el fondo dentro de cada uno de nosotros existe un escultor, un artista.      Nuestra obra será el resultado de nuestra manera de entender la vida y el mundo.

Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos.


Hoy me apetece conducir caricias por los kilómetros de tu piel.       Tirarme de cabeza en el verde de tus ojos, nadar en él.       Ahogarme, ahogarme hasta adentrarme en tu interior para saber lo que piensas.       Hoy me apetece llamarte ‘cariño’ y pasar mis dedos por tu espalda.       Mirar todas tus sonrisas, vestirme sin ropa. Soñarte en mis pesadillas.       Que me rescates desde el otro lado de la cama.       Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos.       Buscarte entre las sábanas, decirte que te he echado de menos.       Hoy me gustaría esconderte en abrazos,      de esos en lo que la ropa más que nada, estorba.      Así te quiero hoy.



Hoy me apetece conducir caricias por los kilómetros de tu piel. 


Tirarme de cabeza en el verde de tus ojos, nadar en él. 


Ahogarme, ahogarme hasta adentrarme en tu interior para saber lo que piensas. 


Hoy me apetece llamarte ‘cariño’ y pasar mis dedos por tu espalda. 


Mirar todas tus sonrisas, vestirme sin ropa. Soñarte en mis pesadillas. 


Que me rescates desde el otro lado de la cama. 


Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos. 


Buscarte entre las sábanas, decirte que te he echado de menos. 


Hoy me gustaría esconderte en abrazos,


de esos en lo que la ropa más que nada, estorba.


Así te quiero hoy.

Después de un beso está dicho todo.


He leído en un articulo de Internet que cuando nos reímos utilizamos 15 músculos de la cara, aunque no nos demos cuenta 15 músculos se mueven a la vez... El mismo articulo decía que cuando gritamos,
usamos 13 músculos, y cuando andamos en bicicleta 9. Al parecer cuando besamos es cuando mas músculos se mueven, 34 músculos, el artículo no lo decía, pero existen muchas clases de besos, besos de pasión, de amistad, besos que no dicen nada y otros que lo dicen todo... Quizá por eso un beso signifique tantas cosas, porque después de darlo no es necesario hablar, está dicho todo..


He leído en un articulo de Internet que cuando nos reímos utilizamos 15 músculos de la cara, aunque no nos demos cuenta 15 músculos se mueven a la vez... El mismo articulo decía que cuando gritamos, usamos 13 músculos, y cuando andamos en bicicleta 9. Al parecer cuando besamos es cuando mas músculos se mueven, 34 músculos, el artículo no lo decía, pero existen muchas clases de besos, besos de pasión, de amistad, besos que no dicen nada y otros que lo dicen todo... Quizá por eso un beso signifique tantas cosas, porque después de darlo no es necesario hablar, está dicho todo..


Odio que me hagan callar.

Soy así. Tengo mucha confianza en mi misma. 
Puedo ser tan encantadora por las mañanas, como por las tardes,
 pero depende del pie con el que me levante cada mañana.

Tengo miradas que matan y sonrisas que emboban.
 Para mi es blanco o negro, el gris no existe. O te quiero o te odio
o me da igual o todo me afecta. O algo me gusta o no puedo ni verlo.
 Hago lo que quiero y cuando quiero.

Tengo por costumbre soñar despierta todas las noches.
 Soy de las que prefiere un beso sincero que mil "te quiero" fingidos. 
Me callo muchas cosas que me gustaría decir. 
Tengo mis mas y mis menos. Odio que me hagan callar.
 Me encanta hacer locuras.

Me tengo que caer 1000 veces, si no no aprendo.
  Que si el mundo me da mil razones para llorar,
 yo le tengo que dar mil y una para sonreír.


Soy así. Tengo mucha confianza en mi misma.   Puedo ser tan encantadora por las mañanas, como por las tardes,   pero depende del pie con el que me levante cada mañana.    Tengo miradas que matan y sonrisas que emboban.   Para mi es blanco o negro, el gris no existe. O te quiero o te odio  o me da igual o todo me afecta. O algo me gusta o no puedo ni verlo.   Hago lo que quiero y cuando quiero.    Tengo por costumbre soñar despierta todas las noches.   Soy de las que prefiere un beso sincero que mil "te quiero" fingidos.   Me callo muchas cosas que me gustaría decir.   Tengo mis mas y mis menos. Odio que me hagan callar.   Me encanta hacer locuras.    Me tengo que caer 1000 veces, si no no aprendo.    Que si el mundo me da mil razones para llorar,   yo le tengo que dar mil y una para sonreír.


Beso cuatro letras que encierran un mundo de sensaciones.



Que increíble que una palabra tan sencilla encierre tantas cosas, cosas que a veces no logramos expresar de manera adecuada Beso cuatro letras que encierran un mundo de sensaciones. Como dice mi querido amigo Salomón:
 Un beso enamora. Coincido con él, un beso es magia, es una obra de arte. Hoy ya no tengo besos, tal vez alguien me regale o me robe uno antes de que esté aún más vieja y decrépita.

Que increíble que una palabra tan sencilla encierre tantas cosas, cosas que a veces no logramos expresar de manera adecuada Beso cuatro letras que encierran un mundo de sensaciones. Como dice mi querido amigo Salomón: Un beso enamora. Coincido con él, un beso es magia, es una obra de arte. Hoy ya no tengo besos, tal vez alguien me regale o me robe uno antes de que esté aún más vieja y decrépita.