Visitor

Translate

Dile que lo quise, ve y díselo.

Díselo en sueños, en la brisa del viento, en el recuerdo de mi pañuelo que todavía lleva consigo el aroma de mi perfume o díselo a la cara, de cualquier manera,pero díselo. Recuerda le que siempre fue él y que ya lo quería sin conocerlo. Dile que le quería con toda mi alma.
Dile que estaba dispuesta a dar mi vida por él y que incluso ahora también la daría aún no sabiendo si respira, aún no sabiendo nada de su vida. Recuerdale mi rareza que tanto le gustaba, recuerdale la primera vez que vi su voz escrita en papel y recuerdale también la única y última vez que vio mi triste mirada en aquel mensaje humedecido por las lágrimas del adiós no pronunciado.
Dile que mis días son los mismos pero aún más apagados desde que se fue, desde que decidió alejarse de alguien tan indefensa como yo y alguien que ahora le cuesta ver la luz. Solo soy alguien que saca fuerzas de dónde ya no las hay.
Mis noches siguen siendo pesadillas desde mi propia marcha, me perdí, me fui tan lejos que ya no sé a dónde fui y dónde estoy. Ya no sé cómo encontrarme, puede que esté a tu lado y sé dónde encontrarte, sé dónde te encuentras y por eso estamos tan perdidos. 
Me estoy muriendo, le falta azúcar a esta sangre que fluye por mis venas y me lleva por el camino de la amargura, pero velando por ti siempre estaré hasta el fin de mis días, aunque el resto de los días se me estén acabando y ahora probablemente con tanta enfermedad del alma vaya a estar protegiéndote desde arriba.

Díselo en sueños, en la brisa del viento, en el recuerdo de mi pañuelo que todavía lleva consigo el aroma de mi perfume o díselo a la cara, de cualquier manera,pero díselo. Recuerda le que siempre fue él y que ya lo quería sin conocerlo. Dile que le quería con toda mi alma. Dile que estaba dispuesta a dar mi vida por él y que incluso ahora también la daría aún no sabiendo si respira, aún no sabiendo nada de su vida. Recuerdale mi rareza que tanto le gustaba, recuerdale la primera vez que vi su voz escrita en papel y recuerdale también la única y última vez que vio mi triste mirada en aquel mensaje humedecido por las lágrimas del adiós no pronunciado. Dile que mis días son los mismos pero aún más apagados desde que se fue, desde que decidió alejarse de alguien tan indefensa como yo y alguien que ahora le cuesta ver la luz. Solo soy alguien que saca fuerzas de dónde ya no las hay. Mis noches siguen siendo pesadillas desde mi propia marcha, me perdí, me fui tan lejos que ya no sé a dónde fui y dónde estoy. Ya no sé cómo encontrarme, puede que esté a tu lado y sé dónde encontrarte, sé dónde te encuentras y por eso estamos tan perdidos.  Me estoy muriendo, le falta azúcar a esta sangre que fluye por mis venas y me lleva por el camino de la amargura, pero velando por ti siempre estaré hasta el fin de mis días, aunque el resto de los días se me estén acabando y ahora probablemente con tanta enfermedad del alma vaya a estar protegiéndote desde arriba.