Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta cellular. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cellular. Mostrar todas las entradas

Una llamada cambia tu vida.

En la vida hay momentos en los que estas arriba, en la cima donde tienes todo y estas en control de absolutamente todo lo que ocurre en tu universo. Y es precisamente cuando estas arriba cuando llegan muchos lobos disfrazados de mansos corderitos. Pero es muy diferente la historia cuando por cosas de la misma vida, te toca descender y tocar fondo, ahí el escenario cambia completamente de repente los corderos (que nunca lo fueron) sacan sus garras y muestran sus colmillos. Aunque hay decepciones cuando se esta Abajo, también hay grandes gratificaciones una de ellas la comparto con ustedes: Hoy cuando estoy en esta situación he descubierto quienes son realmente las personas que me quieren, esas que se quedan, esas que te recuerdan, que te llaman sin ninguna otra intención simplemente para saber de ti, aquellas que permanecen leales aun cuando no te sientas como " La Reina del mundo" aun cuando no estas en la "Cima del Cielo" aun cuando la popularidad escasea o el poder se haya agotado...Es cuando se esta abajo que se encuentran a los verdaderos Corderos, esos que no tuvieron la necesidad de disfrazarse porque siempre lo fueron.



Quizás lo único que falta era el color que le ponías a mi vida.

"Tampoco es para tragedias, que vivir sin tí, francamente, es bastante fácil." 
La ausencia da un poquito de ventaja y ya aprendí
 a no revisar el teléfono  ahora que nunca envías mensajes.
 Río a diario y el mundo es exactamente igual a antes de conocerte.
 "Quizás lo único que falta era el color que le ponías a mi vida."


¿Tú me preguntas si soy feliz?

¿Tú me preguntas si soy feliz?

Tú me preguntas si soy feliz, Si la dicha es una habitación vacía, Con botellas vacías, Y ceniceros llenos de cigarrillos a medio fumar. Entonces te contesto si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz Si la dicha es el teléfono que no contesta. Y la tarde que no se acaba. Y las cartas que nunca mandas. Entonces te aseguro que soy feliz feliz feliz. Tú preguntas si soy feliz. Si la dicha es una cama desecha. En una habitación desecha. Donde en un espejo desecho se ve el rostro de una mujer desecha. Entonces te lo juro si soy feliz. Tú me preguntas si soy feliz. Pero si la dicha es una sonrisa. Si la dicha es una mirada. Si la dicha es una ternura. Si la dicha es una caricia. Entonces te contestare con lágrimas. Es verdad que no soy feliz no. Verdaderamente no. 

Las llamadas a medianoche que duran horas.

Reírse tan fuerte hasta que te duelan las mandíbulas. 
Una ducha caliente con el amor de tu vida.
 Una mirada especial.

 Encender la radio justo en el momento que están poniendo tu canción preferida. 
Quedarse tumbados en la cama escuchando la lluvia. 
El perfume de las toallas calientes tendidas al sol. Un trago de Vodka. Una llamada a alguien lejano. 
Un largo baño de espuma. Una bonita charla.

La playa. Encontrarse un billete de $100 en la chaqueta del invierno pasado. 
Reírse de uno mismo. Las llamadas a medianoche que duran horas. 
Correr debajo de las tormentas de verano. Reírse sin motivo alguno. 
Los amigos.  Escuchar de manera casual a alguien decir algo bonito sobre ti.

Despertarte en medio de la noche y darte cuenta
de que aún te quedan algunas horas para dormir. 
Conocer nuevos amigos o pasar un poco de tiempo con los viejos.

Tener a alguien que juega con tu pelo. Tener un bonito sueño.
Una taza de chocolate caliente. Cruzar la mirada con un guapo desconocido. 
Ganar un desafío. Ver las sonrisas y oír las risas de tus amigos. 
Cogerte de la mano con alguien a quien quieras.

Encontrarte por la calle un viejo conocido y descubrir 
que algunas cosas (buenas o malas) no cambian nunca. 
Mirar el amanecer.....

!!!!Eso es VIDA!!!!
A esto yo lo llamo FELICIDAD.


Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora, ni un tiempo más cierto que el presente.

La vida es frágil.
Irrumpe, nos bandea de un lado a otro, nos acerca y nos separa. 
Nos atrapa, nos aisla. Nos sorprende, nos conquista, nos convence.

Y, algunas veces, y sin previo aviso, nos golpea con violencia
 y de forma inesperada desaparece.

 A nuestro lado, surge entonces, el silencio, el vacío.
 Las palabras se ahogan en la desesperación;
porque el dolor busca ser compartido
 pero no quiere ser aliviado.

Y la convulsión transforma el ahora en el ayer,
 y el mañana en agonía.
No sabemos esquivarlo,
no podemos ignorarlo y no queremos aceptarlo.

Por eso, si un día a las tres de la madrugada
tienes ganas de dar los buenos días,
 no esperes a que amanezca.

Si una noche el teléfono te despierta, no dejes de contestarlo. 
No renuncies a un paseo porque esté lloviendo,
a encender un fuego
  porque sea verano o a un momento
 porque haga frío.

Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora,
 ni un tiempo más cierto que el presente.
Y ahora, estamos, aquí.
Y hoy, el cielo se puede convertir en  lágrimas.


Corazones malheridos y sueños rotos.

Aunque pasen años luz, todo lo que nos sucedió en aquel tiempo que quedó atrás.. nos acompañará en el camino de nuestra vida. Recuerdos como el día más feliz, como cuando recibimos la mejor felicitación de cumpleaños, la canción perfecta que se convirtió en la banda sonora de tu vida, aquel abrazo inolvidable e irrepetible que nos dio calor, el primer beso, la primera carta de amor, miradas, manos entrelazadas, espacios compartidos, lealtad, sonrisas de complicidad, llamadas, amistades, la unión de una familia, las luchas y sus triunfos. Recuerdos como aquellas noches entre mantas llorando como si el mundo se acabara, aquella sensación de soledad y vacío, los terribles miedos de tu mente, la maldita distancia, esa desconfianza e inseguridad en uno mismo y en todo lo que le rodea, las despedidas, aburridos domingos de nostalgia, corazones malheridos, sueños rotos y la agonía provocada por la mayor de las impotencias. Vivimos con el cúmulo de todos ellos en nuestro presente y serán para el resto de nuestros días las marcas indestructibles de nuestro interior , algo así como la cicatriz de una herida.

Aunque pasen años luz, todo lo que nos sucedió en aquel tiempo que quedó atrás.. nos acompañará en el camino de nuestra vida. Recuerdos como el día más feliz, como cuando recibimos la mejor felicitación de cumpleaños, la canción perfecta que se convirtió en la banda sonora de tu vida, aquel abrazo inolvidable e irrepetible que nos dio calor, el primer beso, la primera carta de amor, miradas, manos entrelazadas, espacios compartidos, lealtad, sonrisas de complicidad, llamadas, amistades, la unión de una familia, las luchas y sus triunfos. Recuerdos como aquellas noches entre mantas llorando como si el mundo se acabara, aquella sensación de soledad y vacío, los terribles miedos de tu mente, la maldita distancia, esa desconfianza e inseguridad en uno mismo y en todo lo que le rodea, las despedidas, aburridos domingos de nostalgia, corazones malheridos, sueños rotos y la agonía provocada por la mayor de las impotencias. Vivimos con el cúmulo de todos ellos en nuestro presente y serán para el resto de nuestros días las marcas indestructibles de nuestro interior , algo así como la cicatriz de una herida.


Sexo por teléfono o internet


Este es un tema delicado amigas, pero conveniente de exponerlo y quizá, por el cual, muchas mujeres se escandalizarían si quiera mencionarlo, pero algunas otras que abandonadas en su propia soledad y desamparo emocional, se atreven a probar suerte o a buscar aventuras a la deriva de cualquier circunstancia, incluso con personas que ni siquiera conocen personalmente sin medir consecuencias.


Un día cualquiera estas mujeres se deciden a ingresar a fríos e impersonales chats públicos, donde impera la osadía más atroz, la majadería y el desorden psicológico de cualquiera, como si fuera un mercadeo de intercambio de emociones fuertes a cualquier precio, e incluso hasta gratis.


Tan pronto alguien les aborda: “hola preciosa”, contestan inmediatamente a tal “halago traicionero”, sin siquiera imaginar lo que les espera. Se entabla la comunicación en el mejor de los términos con las preguntas de rigor: De dónde eres?, ¿qué edad tienes?, ¿a qué te dedicas? ¿eres casada, soltera, viuda, separada, divorciada o qué?– Huy, dan un brinco de emoción estas mujeres, pensando que ya flecharon y que tal vez hasta les propongan matrimonio –


Sigue el cortejo y galanteo deliberado de parte y parte, hasta que llegan a la parte culminante y más emocionante de la conversación: “Dame tu teléfono, hablaremos más a gusto”, y sin pensarlo dos veces, aquella solitaria y ansiosa mujer suelta toda la sopa de números enseguida a la hora que sea y desde donde sea, o a quien sea.


Suena el teléfono más que inmediatamente y empieza el intercambio de adulaciones. De pronto todo el mundo de soledad de aquella pobre ilusa, cambia como por arte de magia, pensando que hasta se sacó la lotería sin comprar cachito, para terminar entregándose en caricias íntimas a aquel perfecto desconocido, y en algunas ocasiones, para ya nunca volver a saber de él jamás.

¿Y qué decir del amigo o compañero, vecino o simplemente conocido que pretende lo mismo vía telefónica, y algunos lo logran con bastante éxito no sólo la primera vez, sino en repetidas ocasiones?


Pero yo me pregunto: ¿Sexo por teléfono?, motivos, causas, circunstancias o lo que sea… ¿no resulta para tal caso lo mismo, un insulto a la integridad de la mujer?
 ¿Cómo es posible que una mujer se preste a tales bajezas?

Algunas lo hacen por amor con su pareja en la distancia, otras porque son casadas y no pueden reunirse con el oportunista en turno, otras por satisfacer instintos, otras por vergüenza de hacerlo personalmente, otras porque les gustan las relaciones ocasionales en secreto absoluto, y otras que se dedican hasta a vender sexo profesionalmente por teléfono mediante las famosas compañías de “online sexo shop”…
¡qué horror! ¿pero qué les pasa por Dios! 
¿Hasta dónde se ha denigrado la mujer hoy día?

Y me sigo preguntando: ¿Es prudente, conveniente y digno de una mujer decente, este tipo de relaciones por teléfono? ¿y por Internet?, también se dan millones de casos de éste tipo, en que ambos, hombre y mujer terminan abrazando su computadora, o besando el micrófono, resarciéndose de las ganas frente a ella y hasta casi adorando su propio teclado, desnudándose frente a la camarita para que al otro se le alteren sus hormonas, y algunos (no todos), por supuesto no les satisface ya la camarita y terminan pidiendo el teléfono de la mujer, para culminar en verdaderas orgías a través de los cables y redes… ¡qué degenere y qué asco!

¿Sería conveniente amigas queridas que tratemos sanamente éste tema? ¿qué les parece? ¿qué opinan ustedes de las relaciones sexuales por teléfono o por Internet? ¿será que a algunas les parece muy sano éste tipo de actividades? ¿justo, prudente y digno de una mujer?

Por favor y con todo respeto, fuera miedos para expresarse amigas:
Quiero aclarar que esto es algo tomado 
de la red y no significa que tenga que ver con mi opinión personal .
¿Ustedes qué opinan al respecto?

Hola perdón que te moleste a esta hora, pero te extraño, te necesito y quiero verte.

Porque es bonito recordar esos
 “Te Quiero” 
que pudieron decirse y que parecen destinados a perderse en el olvido.

Me encantaría que a las 3 de la mañana suene mi celular y que seas tu diciendo 
"Hola perdón que te moleste a esta hora, pero te extraño, te necesito y quiero verte"
Esos textos de cada mañana al despertar de Tu:
 Hola amor, ¿Cómo dormiste?..
 !Como los echo de menos!.


"La diferencia entre las promesas y los recuerdos es
 que solemos romper las promesas, 
pero los recuerdos nos rompen a nosotros".

En la nevera hay una nota:
 "Mañana vendrá a verte el hombre de tus sueños'. 
Pero siempre es mañana.

Las noches me saben a puro dolor...

Perdona si te estoy llamando en este momento
Pero me hacia falta escuchar de nuevo
aunque sea un instante tu respiracion.



Disculpa se que estoy violando nuestro juramento. Se que estas con alguien, que no es el momento,
pero hay algo urgente que decirte este hoy. Estoy muriendo, muriendo por verte, agonizando muy lento y muy fuerte. Vida, devuelve me mis fantasías,, mis ganas de vivir la vida. Devuelve me el aire...Cariño mio, sin ti yo me siento vació. Las tardes son un laberinto y las noches me saben a puro dolor...Quisiera decirte que hoy estoy de maravilla. Que no me ha afectado lo de tu partida pero con un dedo no se tapa el sol.





¡Suena el teléfono! y se te para el corazón.


Siempre dices: Este sí!...Es el mejor!..Es lo que estaba esperando!...¿Y qué haces? Dejas el celular encendido 24 horas esperando que te llame, durante una semana te vistes como una reina, te pones perfume todo el día, te peinas cada 5 minutos y llevas esa sonrisa idiota que sale cada dos por tres..
.¡Y suena el teléfono!, se te para el corazón, y tu sonrisa se sale de tu cara, miras la pantallita con la misma cara de idiota y sigues esperando porque no es él, pero no te importa. Vuelves a tu casa contenta porque piensas que va a estar en la puerta con un ramo de flores. No, mejor! ¡Tirado en el suelo pidiéndote disculpas! Y llegas a casa, y ahí está tu madre, le mandas un texto, dices: este no falla, fijo que lo lee....y ahí te quedas esperando a que le de la puñetera gana de contestarlo.
Pero tú lo entiendes y le das otra oportunidad... tan buena tú...¡Seguro que te mandó un privado en el facebook! Y qué haces? Llamas a todas tus amigas y les quemas el cerebro con los hechos...y recuerdas que ya te pasó lo mismo con el resto de los hombres anteriores...Y dices: " a este no le contesto nunca...Pero aun después de tanta desilusión, después de esperar esas llamadas, esos detalles que te hacen sentir valorada, especial e importantes, después de caer y equivocarte mil veces, después de llorar porque tu corazón está roto, del dolor, de la vergüenza, jamás pierdes "LA ESPERANZA".


¡Suena el teléfono! y se te para el corazón.

Si la verdad soy rara y me encanta.

Voy en busca de un día que solucione,
 que alivie, que amigue, que sepa, 
que escuche, que piense, que tenga patas.
 Si que tenga patas y aprenda a caminar.

Ir caminando por la calle cantando como una loca,
 gritar sin que te importe lo que digan los demás,
 intentar ser feliz sin saber que ya lo eres, 
buscar respuestas hasta no saber cuales son las preguntas, 
divertirte con un chiste que no le causo gracia a nadie, 
estar escribiendo un texto que tal vez no lea nadie.

Si la verdad soy rara y me encanta.
 Ojala siempre pueda mirar a la vida así,
de una manera tan ingenua pero a la vez tan feliz.


Odio pelearme por una estupidez con gente que realmente me importa.



Debo confesar que cuando estoy incomoda agarro el celular y hago como que hago algo. Que en mi mente planeo conversaciones que nunca se van a llevar a cabo. Que odio pelearme por una estupidez con gente que realmente me importa. Que odio cuando me dicen " Te extraño " y no hacen nada para verme. Confieso que a mi también se me paró el corazón, que yo también tuve un nudo en la garganta cuando me entere de algo y tuve que fingir que estaba todo bien. Que cuando no entiendo lo que alguien me esta diciendo, yo solo sonrió hasta que se calle. Confieso que yo también tuve un ataque de sinceridad y después pensé:¿Para qué carajo se lo dije?