Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Sensual. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sensual. Mostrar todas las entradas

No aptos para cardíacos.


Si el señorito ya no se fija en ti, no te queda otra: sorpréndele con ¡una nueva versión de ti misma! Cumple sus fantasías y atrévete a vivir al máximo el placer con tu pareja!! Imagínate que te pilla con esas braguitas de fondo de armario o con un sujetador medio desecho, ¡¡arggg!! ¡esto no es bueno para las técnicas de seducción! Y si todavía vas un poco más lejos y ¿le ofreces una chica nueva para una noche? ¡Tranquila! ¡Eres tú! Cogelé prestada una peluca a una amiga y ropa que no te pegue en absoluto y espérale en la habitación. ¡Prohibido hablar!

Si el señorito ya no se fija en ti, no te queda otra: sorpréndele con ¡una nueva versión de ti misma! Cumple sus fantasías y atrévete a vivir al máximo el placer con tu pareja!! Imagínate que te pilla con esas braguitas de fondo de armario o con un sujetador medio desecho, ¡¡arggg!! ¡esto no es bueno para las técnicas de seducción! Y si todavía vas un poco más lejos y ¿le ofreces una chica nueva para una noche? ¡Tranquila! ¡Eres tú! Cogelé prestada una peluca a una amiga y ropa que no te pegue en absoluto y espérale en la habitación. ¡Prohibido hablar!

Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos.


Hoy me apetece conducir caricias por los kilómetros de tu piel.       Tirarme de cabeza en el verde de tus ojos, nadar en él.       Ahogarme, ahogarme hasta adentrarme en tu interior para saber lo que piensas.       Hoy me apetece llamarte ‘cariño’ y pasar mis dedos por tu espalda.       Mirar todas tus sonrisas, vestirme sin ropa. Soñarte en mis pesadillas.       Que me rescates desde el otro lado de la cama.       Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos.       Buscarte entre las sábanas, decirte que te he echado de menos.       Hoy me gustaría esconderte en abrazos,      de esos en lo que la ropa más que nada, estorba.      Así te quiero hoy.



Hoy me apetece conducir caricias por los kilómetros de tu piel. 


Tirarme de cabeza en el verde de tus ojos, nadar en él. 


Ahogarme, ahogarme hasta adentrarme en tu interior para saber lo que piensas. 


Hoy me apetece llamarte ‘cariño’ y pasar mis dedos por tu espalda. 


Mirar todas tus sonrisas, vestirme sin ropa. Soñarte en mis pesadillas. 


Que me rescates desde el otro lado de la cama. 


Hoy me apetece besarte y que te falte el aire con mis besos. 


Buscarte entre las sábanas, decirte que te he echado de menos. 


Hoy me gustaría esconderte en abrazos,


de esos en lo que la ropa más que nada, estorba.


Así te quiero hoy.