Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Madrugadas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Madrugadas. Mostrar todas las entradas

Lo aceptaba todo porque te queria.

 Fuiste tú, Tenerte fue una foto tuya puesta en mi cartera, un beso y verte hacer pequeño por la carretera. Lo tuyo fue la intermitencia y la melancolía, lo mío fue aceptarlo todo porque te quería. Verte llegar fue luz, verte partir un blues. Fuiste tú, de más está decir que sobra decir tantas cosas, o aprendes a querer la espina o no aceptes rosas. Jamás te dije una mentira o te inventé un chantaje, las nubes grises también forman parte de paisaje. Y no me veas así, si hubo un culpable aquí…Fuiste tú. Que fácil fue tocar el cielo la primera vez, cuando los besos fueron el motor de arranque, que encendió la luz que hoy se desaparece. Así se disfraza el amor para su conveniencia, aceptando todo sin hacer preguntas, y dejando al tiempo la estocada a muerte. Nada más que decir, sólo queda insistir… Dilo…. Fuiste tú, la luz de neón del barrio sabe que estoy tan cansada, me ha visto caminar descalza por la madrugada. Estoy en medio del que soy y del que tú quisieras, queriendo despertar pensando como no quisiera. Y no me veas así, si hubo un culpable aquí… Fuiste tú. Lo aceptaba todo porque te quería.


Fuiste tú, Tenerte fue una foto tuya puesta en mi cartera, un beso y verte hacer pequeño por la carretera. Lo tuyo fue la intermitencia y la melancolía, lo mío fue aceptarlo todo porque te quería. Verte llegar fue luz, verte partir un blues. Fuiste tú, de más está decir que sobra decir tantas cosas, o aprendes a querer la espina o no aceptes rosas. Jamás te dije una mentira o te inventé un chantaje, las nubes grises también forman parte de paisaje. Y no me veas así, si hubo un culpable aquí…Fuiste tú. Que fácil fue tocar el cielo la primera vez, cuando los besos fueron el motor de arranque, que encendió la luz que hoy se desaparece. Así se disfraza el amor para su conveniencia, aceptando todo sin hacer preguntas, y dejando al tiempo la estocada a muerte. Nada más que decir, sólo queda insistir… Dilo…. Fuiste tú, la luz de neón del barrio sabe que estoy tan cansada, me ha visto caminar descalza por la madrugada. Estoy en medio del que soy y del que tú quisieras, queriendo despertar pensando como no quisiera. Y no me veas así, si hubo un culpable aquí… Fuiste tú. Lo aceptaba todo porque te quería.


Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora, ni un tiempo más cierto que el presente.

La vida es frágil.
Irrumpe, nos bandea de un lado a otro, nos acerca y nos separa. 
Nos atrapa, nos aisla. Nos sorprende, nos conquista, nos convence.

Y, algunas veces, y sin previo aviso, nos golpea con violencia
 y de forma inesperada desaparece.

 A nuestro lado, surge entonces, el silencio, el vacío.
 Las palabras se ahogan en la desesperación;
porque el dolor busca ser compartido
 pero no quiere ser aliviado.

Y la convulsión transforma el ahora en el ayer,
 y el mañana en agonía.
No sabemos esquivarlo,
no podemos ignorarlo y no queremos aceptarlo.

Por eso, si un día a las tres de la madrugada
tienes ganas de dar los buenos días,
 no esperes a que amanezca.

Si una noche el teléfono te despierta, no dejes de contestarlo. 
No renuncies a un paseo porque esté lloviendo,
a encender un fuego
  porque sea verano o a un momento
 porque haga frío.

Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora,
 ni un tiempo más cierto que el presente.
Y ahora, estamos, aquí.
Y hoy, el cielo se puede convertir en  lágrimas.

La vida es frágil.  Irrumpe, nos bandea de un lado a otro, nos acerca y nos separa.   Nos atrapa, nos aisla. Nos sorprende, nos conquista, nos convence.    Y, algunas veces, y sin previo aviso, nos golpea con violencia   y de forma inesperada desaparece.     A nuestro lado, surge entonces, el silencio, el vacío.   Las palabras se ahogan en la desesperación;  porque el dolor busca ser compartido   pero no quiere ser aliviado.    Y la convulsión transforma el ahora en el ayer,   y el mañana en agonía.  No sabemos esquivarlo,  no podemos ignorarlo y no queremos aceptarlo.    Por eso, si un día a las tres de la madrugada  tienes ganas de dar los buenos días,   no esperes a que amanezca.    Si una noche el teléfono te despierta, no dejes de contestarlo.   No renuncies a un paseo porque esté lloviendo,  a encender un fuego    porque sea verano o a un momento   porque haga frío.    Porque no hay nunca un instante mejor que el ahora,   ni un tiempo más cierto que el presente.  Y ahora, estamos, aquí.  Y hoy, el cielo se puede convertir en  lágrimas.

El amor es el arte de las madrugadas.


Estamos demasiado acostumbrados a vivir con prisa y sin meditar en la realidad que supone que el tiempo no existe y los relojes son obra del demonio.  Por eso yo no uso.  Por eso yo bebo agua fría durante todo el año y me dedico a entregarme de forma cuántica a la noche.  Hablo de ecuaciones y realidades que se componen de dos factores:  El y Yo. Dos artistas incomprendidos por el mundo,  extasiados de vida y de lógica. El amor es el arte de las madrugadas. Por eso, de profesión soy noctámbula, para amarte cuando el cielo es un lienzo y tú estás en tu auge.  -Hermoso poema que encontré en la red y desconozco su autor.e supone que el tiempo no existe y los relojes son obra del demonio.  Por eso yo no uso.  Por eso yo bebo agua fría durante todo el año y me dedico a entregarme de forma cuántica a la noche.  Hablo de ecuaciones y realidades que se componen de dos factores:  El y Yo. Dos artistas incomprendidos por el mundo,  extasiados de vida y de lógica. El amor es el arte de las madrugadas. Por eso, de profesión soy noctámbula, para amarte cuando el cielo es un lienzo y tú estás en tu auge.  -Hermoso poema que encontré en la red y desconozco su autor.

Estamos demasiado acostumbrados a vivir con prisa
y sin meditar en la realidad que supone que el tiempo
no existe y los relojes son obra del demonio. 
Por eso yo no uso. 
Por eso yo bebo agua fría durante todo el año
y me dedico a entregarme de forma cuántica a la noche. 
Hablo de ecuaciones y realidades que se componen de dos factores: 
El y Yo. Dos artistas incomprendidos por el mundo, 
extasiados de vida y de lógica.
El amor es el arte de las madrugadas.
Por eso, de profesión soy noctámbula,
para amarte cuando el cielo es un lienzo y tú estás en tu auge.

-Hermoso poema que encontré en la red y desconozco su autor.

Estamos demasiado acostumbrados a vivir con prisa y sin meditar en la realidad que supone que el tiempo no existe y los relojes son obra del demonio.  Por eso yo no uso.  Por eso yo bebo agua fría durante todo el año y me dedico a entregarme de forma cuántica a la noche.  Hablo de ecuaciones y realidades que se componen de dos factores:  El y Yo. Dos artistas incomprendidos por el mundo,  extasiados de vida y de lógica. El amor es el arte de las madrugadas. Por eso, de profesión soy noctámbula, para amarte cuando el cielo es un lienzo y tú estás en tu auge.  -Hermoso poema que encontré en la red y desconozco su autor.