Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Día Internacional del Libro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Día Internacional del Libro. Mostrar todas las entradas

Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera.

 Deberíamos dedicarnos a leer sobre temas que nos aporten cosas buenas
 a nuestra vida y no que nos depriman.  Hoy quiero compartir con ustedes estas palabras de Facundo Cabral.

Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera,
el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos,
el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros,
Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote,
el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero
y las poesías de Whitman, Mäiller, Mozart, Chopin, Beethoven,
Caraballo, Rembrandt, Velásquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.
¡A vivir se ha dicho!
Y ¡Menos quejas! ¿No crees?.



Quiero creer en la palabra - esperanza.


Se esperó a que el tren pasase puntual. Sin ninguna compañía se adentró en el primer vagón y avanzó hasta sentarse en el último asiento. Aquel lugar era tan acogedor como solitario, resultaba hasta íntimo. Sí, había escogido un buen sitio. Y miró por última vez el paisaje, nostálgico. Sabía que era mucho lo que dejaba atrás, pero quizás fuera más lo que se encontraría delante. Había aprendido que quien no arriesga, no gana, y ella nunca perdía. Que por poca fuese la probabilidad, nada es imposible. No consiste en creer en el azar, sino creer en uno mismo. Veía cada vez su destino más cerca, pero a la vez, nuevas metas lejanas. Y aunque fuese una locura, se deshizo de toda una vida para marcar con su huella otra. Le iban los retos. "Quiero creer en la palabra "esperanza" tal como está escrita en el libro de los humanos."


Quiero creer en la palabra - esperanza.

No hay nada como estar enamorado y cantarlo en voz alta.

No hay nada como estar enamorado y cantarlo en voz alta,
predicar a garganta limpia, la timidez que el corazón, 
resguarda con celos
 para proteger un amor verdadero.

No hay nada como las ganas de querer cambiar tu mundo,
no cambiar el mundo de los demás sino el tuyo propio,
el mundo que conquistas día a día e invitar a los ajenos a tu mundo
para que lean las historias que no hacen falta escribir
porque a leguas se pueden palpar en nuestros rostros.

Sin embargo hay historias que si es necesario escribir,
no por ser la mas importantes o las mejores,
sino por ser las historias que abanderan la vida que vives hoy.


"Todos los días escribimos un libro en nuestro interior
 que muy tristemente nadie se detiene a leer"
"Daniel Sanchez"