Visitor

Translate

Reír a través de los rayos del sol.

Existen días en los que te sientes como Mercurio; 
tienes tan cercano ese calor que necesitas
 cuando te das cuenta en lo pequeño que eres al lado de la luna. 

Días en los que te levantas siendo Venus; 
esos en los que el mundo para ti gira muy lentamente 
y sólo tienes ganas de dejarte llevar.

Días que desprendes ese magnetismo propio de la Tierra;
 cuando habitan dentro de ti millones de emociones
 y demuestras ser humano por llorar en forma de lluvia 
y reír a través de los rayos del sol. 

 Días en los que eres como Marte
 porque en tu interior surgen erosiones de sentimientos 
que provocan grandes tempestades y pueden degradarte.

 Días tan fugaces que hacen que reacciones
 tan rápido como Júpiter. 

Días en los que pareces Saturno
 por llevar un anillo como símbolo de compromiso
 y que provocan un gran misterio. 

Días tan fríos en los que eres como Urano,
 tan lejano del sol como si fuese una diminuta estrella brillante.

 Días en los que te crees Neptuno
 porque las huellas que dejaron las tempestades pasadas, 
se dejan notar con fuertes vientos que remueven tu interior.

Existen días en los que te sientes como Mercurio;  tienes tan cercano ese calor que necesitas  cuando te das cuenta en lo pequeño que eres al lado de la luna.   Días en los que te levantas siendo Venus;  esos en los que el mundo para ti gira muy lentamente  y sólo tienes ganas de dejarte llevar.  Días que desprendes ese magnetismo propio de la Tierra;  cuando habitan dentro de ti millones de emociones  y demuestras ser humano por llorar en forma de lluvia  y reír a través de los rayos del sol.    Días en los que eres como Marte  porque en tu interior surgen erosiones de sentimientos  que provocan grandes tempestades y pueden degradarte.   Días tan fugaces que hacen que reacciones  tan rápido como Júpiter.   Días en los que pareces Saturno  por llevar un anillo como símbolo de compromiso  y que provocan un gran misterio.   Días tan fríos en los que eres como Urano,  tan lejano del sol como si fuese una diminuta estrella brillante.   Días en los que te crees Neptuno  porque las huellas que dejaron las tempestades pasadas,  se dejan notar con fuertes vientos que remueven tu interior.